Argen­ti­na. Facun­do Cas­tro: encuen­tran en un patru­lle­ro un ele­men­to simi­lar al que usa­ba el joven

Por Adria­na Meyer, 18 de sep­tiem­bre de 2020.

Un perro adies­tra­do dio con la pie­dra de un collar 

El auto peri­ta­do es el que se des­vió de su ruta habi­tual y fue detec­ta­do cer­ca del lugar don­de lue­go apa­re­ció el cuer­po. «Facun­do estu­vo en ese móvil», ase­gu­ró el peri­to de la fami­lia Castro.

Cristina Castro con otra piedra turmalina que le cedieron empleados de la cervecería donde trabajaba Facundo.

Cris­ti­na Cas­tro con otra pie­dra tur­ma­li­na que le cedie­ron emplea­dos de la cer­ve­ce­ría don­de tra­ba­ja­ba Facundo. 

En medio de un exhaus­ti­vo peri­ta­je que comen­zó esta maña­na a car­go de exper­tos de Gen­dar­me­ría y con la par­ti­ci­pa­ción del peri­to de la fami­lia Cas­tro, el perro Yatel encon­tró un tro­zo de pie­dra tur­ma­li­na simi­lar al que solía lle­var en su cue­llo Facun­do Astu­di­llo Cas­tro. Fuen­tes de la inves­ti­ga­ción afir­ma­ron a Página12 que se tra­ta de un hallaz­go «impor­tan­te» en el con­tex­to de la hipó­te­sis de que el joven des­apa­re­ci­do el 30 de abril y dete­ni­do al menos dos veces en la ruta por la Poli­cía Bonae­ren­se habría esta­do en manos de esa fuer­za. El obje­to que sería de Facun­do apa­re­ció en el patru­lle­ro de la Bonae­ren­se que des­vió su ruta habi­tual a pocos días de la des­apa­ri­ción del joven y fue detec­ta­do cer­ca del lugar don­de final­men­te apa­re­ció el cuer­po.

«La tur­ma­li­na que ten­go col­ga­da del cue­llo (foto) me la man­da­ron los chi­cos de la cer­ve­ce­ría has­ta que yo encon­tra­ra la tur­ma­li­na de Facu, hoy la encon­tré así que voy a tener que devol­ver­la«, dijo Cris­ti­na Cas­tro a este dia­rio a los pocos minu­tos del hallaz­go. Tur­ma­li­na es el nom­bre del bar en el que Facun­do tra­ba­jó con sus ami­gos antes del ini­cio de la cuarentena.

Facun­do Cas­tro fren­te a la cer­ve­ce­ría Tur­ma­li­na, cuya pie­dra era un dis­tin­ti­vo del local.

El patru­lle­ro peri­ta­do apa­re­ció en esce­na lue­go de que fue­ra encon­tra­do el cuer­po, cuan­do la que­re­llan­te Comi­sión Pro­vin­cial por la Memo­ria pidió los datos de todos los AVL (loca­li­za­ción auto­ma­ti­za­da, según sigla en inglés) de vehícu­los que pudie­ron estar en la zona de rías y can­gre­ja­les de Villa­rino Vie­jo.

Asun­tos Inter­nos de la Poli­cía Bonae­ren­se infor­mó a la fis­ca­lía sobre el Toyo­ta Etios habría esta­do el 8 de mayo en la zona, en un reco­rri­do «sos­pe­cho­so y fue­ra de su ruta habi­tual». Con­tra­ria­men­te a lo que afir­mó el minis­tro Ser­gio Ber­ni res­pec­to a un posi­ble error en la lec­tu­ra, las fuen­tes del caso indi­ca­ron que «la empre­sa Mega­trans con­fir­mó que el AVL fun­cio­na bien, varios saté­li­tes con­fir­ma­ron que ese patru­lle­ro estu­vo en la zona de Villarejo». 

El vehícu­lo fue some­ti­do a peri­ta­je a prin­ci­pios de este mes y el perro Yatel del adies­tra­dor Mar­cos Herre­ro ya había detec­ta­do ras­tros de Facun­do. Aho­ra que la Poli­cía Fede­ral fue apar­ta­da del caso, Herre­ro soli­ci­tó reite­rar el estu­dio pero qui­tan­do los asien­tos y fue así que el pas­tor ale­mán dio con el tro­zo de la piedra. 

El patru­lle­ro don­de fue encon­tra­da la pie­dra turmalina.

«Fue en la par­te de atrás del baúl, entre los plie­gues de la alfom­bra, Cris­ti­na ase­gu­ra que Facun­do lo tenía pues­to en el cue­llo el día que salió de su casa«, dijo Herre­ro a Página12. La pri­me­ra vez que Yatel reac­cio­nó «deses­pe­ra­do» con los asien­tos, el entre­na­dor de canes había dicho que se juga­ba su carre­ra res­pec­to de la posi­bi­li­dad de encon­trar algún ele­men­to con­tun­den­te, pen­só que podría ser uno de los telé­fo­nos o su docu­men­to. Por eso soli­ci­tó vol­ver a lle­var al perro al patru­lle­ro qui­tan­do los asien­tos. «Esto me per­mi­te afir­mar que Facun­do estu­vo en ese móvil», agre­gó.

A cri­te­rio de los inves­ti­ga­do­res, estos nue­vos ele­men­tos son «con­cor­dan­tes» con la hipó­te­sis de que Facun­do pudo haber sido víc­ti­ma del accio­nar poli­cial, a saber: la acti­va­ción de su telé­fono en Bahía Blan­ca, el paso del patru­lle­ro por la mis­ma zona don­de apa­re­ció el cuer­po, el ras­tro que encuen­tra el perro de Herre­ro, y el hecho de que en la Uni­dad de la Poli­cía Local de esa ciu­dad don­de fue secues­tra­do el Toyo­ta Etios tra­ba­jan poli­cías de Mayor Bura­to­vich, la loca­li­dad don­de fue dete­ni­do por pri­me­ra vez aque­lla maña­na del 30 de abril por cir­cu­lar sin per­mi­so en medio de la pandemia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *