Vene­zue­la. Gángs­ters del Cari­be: se reve­la una nue­va tra­ma delic­ti­va por par­te del gobierno fake de Guaidó

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de sep­tiem­bre de 2020.

La perio­dis­ta anti­cha­vis­ta vene­zo­la­na radi­ca­da en Mia­mi, Patri­cia Poleo, ha dis­pa­ra­do nue­va­men­te con­tra el “líder” impues­to de la opo­si­ción vene­zo­la­na Juan Guai­dó, esta vez, reve­lan­do una tra­ma de extor­sión a empre­sa­rios a expen­sas de su arti­fi­cial e inexis­ten­te gobierno.

Los cada vez más intrin­ca­dos even­tos de corrup­ción del gobierno para­le­lo de Guai­dó sos­te­ni­do por pode­ro­sos fac­to­res en el extran­je­ro, de la mano esta­dou­ni­den­se, supo­nen una afren­ta con­tra los bie­nes nacio­na­les y el legí­ti­mo con­trol del Esta­do vene­zo­lano sobre ellos.

Dichos recur­sos son tam­bién la man­za­na de la dis­cor­dia entre fac­to­res polí­ti­cos y empre­sa­ria­les fue­ra de Vene­zue­la; ade­más de ello, cau­sa de extor­sio­nes, pre­sio­nes y chan­ta­jes mutuos, que emer­gen tal como dispu­tas carroñeras.

Todo esto tie­ne lugar median­te la tra­ma de “recu­pe­ra­ción” de los bie­nes vene­zo­la­nos en el extran­je­ro del “gobierno fake”, que una vez colo­ca­dos en manos de fun­cio­na­rios de Guai­dó fue­ra de Vene­zue­la, se man­tie­nen al mar­gen de las ins­ti­tu­cio­nes vene­zo­la­nas, sin ren­dir cuen­tas y bajo tur­bias moda­li­da­des de negocios.

Sica­rios eco­nó­mi­cos en el Caribe

Poleo reve­ló una serie de docu­men­tos que dan cuen­ta de la con­for­ma­ción de un con­sor­cio deno­mi­na­do Carib­bean Reco­very Assets (CRA) con­for­ma­do por las empre­sas Loc­kin­Ca­pi­tal y Glo­bal Risk Mana­ge­ment, cuyos direc­to­res son Jor­ge Reyes y Pedro Antar.

CRA, crea­do estric­ta­men­te para ir a la cace­ría de bie­nes nacio­na­les en el Cari­be, guar­da las carac­te­rís­ti­cas de ser el ros­tro cor­po­ra­ti­vo para actuar, como un ter­cer actor, en la eje­cu­ción de accio­nes “admi­nis­tra­ti­vas” del “gobierno para­le­lo” de Guaidó.

Vene­zue­la, a tra­vés de PDV Cari­be, tie­ne un ran­go de por­cen­ta­je capi­tal entre 25% y 60% en empre­sas fun­da­das en 12 paí­ses del Cari­be, que son par­te de la pla­ta­for­ma de bie­nes y ser­vi­cios de Petro­ca­ri­be para la dis­tri­bu­ción de com­bus­ti­ble en el mar­co de dicho tra­ta­do de coope­ra­ción ener­gé­ti­ca. Estos bie­nes serían el “obje­ti­vo” de estas ope­ra­cio­nes de cor­sa­rios finan­cie­ros pseu­do legales.

Según Poleo, “el pro­pó­si­to de la pro­pues­ta de CRA, sería eje­cu­tar un plan estra­té­gi­co a cor­to pla­zo (3 meses) para recu­pe­rar las deu­das ven­ci­das y atra­sa­das e ini­ciar la rene­go­cia­ción de rees­truc­tu­ra­ción del 50% de las cuen­tas finan­cia­das, con lo que el gobierno inte­ri­no con­ta­ría con nue­vos ingre­sos y fon­dos en dólares”.

El con­sor­cio CRA actua­ría como inter­me­dia­rio en las ges­tio­nes de deu­da, pero ade­más de ello, abor­dan­do dichas empre­sas, pro­mo­vien­do la “recu­pe­ra­ción de bie­nes” y rea­li­zan­do labo­res de “inte­li­gen­cia” finan­cie­ra en 19 paí­ses del Cari­be. Por ello, serían bene­fi­cia­rios de un 18% del valor de los mon­tos “recu­pe­ra­dos”, tan­to en recur­sos líqui­dos como en acti­vos físicos.

Tan­tos eufe­mis­mos pro­pios de la jer­ga finan­cie­ra en reali­dad encu­bren actos de sica­ria­to cor­po­ra­ti­vo, median­te el con­sor­cio CRA como mato­nes que tenían el obje­ti­vo de ir con­tra empre­sas y gobier­nos en el Cari­be ejer­cien­do presiones.

Una nego­cia­ción frus­tra­da, extor­sión y seña­la­mien­tos entre sica­rios económicos

Poleo, quien en su infor­me está cla­ra­men­te de acuer­do con el des­plie­gue de CRA, refie­re que las ges­tio­nes de dicho con­sor­cio se vie­ron frus­tra­das por nego­cia­cio­nes falli­das con el equi­po de Guaidó.

Las accio­nes del con­sor­cio esta­rían res­pal­da­das median­te un con­tra­to entre ellos y el “gobierno inte­ri­no”, un con­tra­to de Guai­dó con CRA que aun­que tuvo una “bue­na pro” ini­cial, no con­ti­nuó, según Poleo, “debi­do a que los repre­sen­tan­tes del Con­sor­cio se nega­ron a caer en el chan­ta­je, a pagar las comi­sio­nes y coimas que exi­gía cada uno de los fun­cio­na­rios del Gobierno Inte­ri­no, a cam­bio de otor­gar­les el contrato”.

Hay que apun­tar que, en esta tra­ma, Poleo no repre­sen­ta una defen­so­ra del buen pro­ce­der que debe­ría tener el pro­to-gobierno de Guai­dó. Su labor como info­mer­ce­na­ria, en este caso, está cla­ra­men­te sos­te­ni­da por cap­tu­ras de pan­ta­lla, prue­bas y demás datos que le fue­ron apor­ta­dos por los “afec­ta­dos”, a saber, los repre­sen­tan­tes del con­sor­cio CRA, quie­nes hacen un recla­mo evi­den­te por vías del enlo­da­mien­to mediá­ti­co por el frus­tra­do nego­cio, por no lograr hacer­se del 18% de los recur­sos que pre­ten­dían saquear en el Caribe.

En esta com­po­nen­da par­ti­ci­pa­rían los her­ma­nos Fer­nan­do y Magin Bla­si-Blan­chard. Fer­nan­do, como encar­ga­do de nego­cios de Guai­dó en Washing­ton y mano dere­cha del “emba­ja­dor” de Guai­dó en ese país, Car­los Vecchio.

Reapa­re­ce tam­bién José Igna­cio Her­nán­dez, el pro­cu­ra­dor fake de Guai­dó, quien habría dado el vis­to bueno a CRA para su “labor” y su comi­sión de 18%. Tam­bién el pre­si­den­te de la Jun­ta Ad Hoc de PDVSA, o la PDVSA fake de Guai­dó, Luis Augus­to Pache­co Rodrí­guez, y Yon Goi­coe­chea como diputado.

Todos par­ti­ci­pa­ron en reunio­nes pre­pa­ra­ti­vas para orques­tar las cru­za­das en el Cari­be a car­go del refe­ri­do con­sor­cio. Varias reunio­nes se rea­li­za­ron con ese obje­to a ini­cios de 2019, jus­to en el furor del “gobierno para­le­lo” y la bús­que­da de los acti­vos venezolanos.

Sin embar­go, todo desem­bo­ca­ría, para octu­bre de 2019, en la recién crea­da Comi­sión Pre­si­den­cial para la Ges­tión de Acti­vos, por lo que los repre­sen­tan­tes del con­sor­cio comen­za­ron a par­tir de ese momen­to a enten­der­se con Javier Tro­co­nis, jefe de esa comi­sión desig­na­do por Guaidó.

Poleo refie­re que Fer­nan­do y Magin Bla­si-Blan­chard, auto­ri­za­dos por Tro­co­nis, exi­gie­ron a CRA “una comi­sión de 750 mil dóla­res, y que del 18% de los hono­ra­rios del Con­sor­cio, se les die­ra a ellos el 50%. Es decir, que se les con­si­de­ra­ra como socios del con­sor­cio que ellos mis­mos esta­ban con­tra­tan­do”. Esto sólo para dar pie a su contrato.

Papel don­de se mues­tra que el equi­po de Guai­dó exi­ge al con­sor­cio CRA el 50% de las ganan­cias por la “recu­pe­ra­ción de acti­vos”. Foto: Fac­to­res de Poder

Lue­go de meses de dila­ción y ante la nega­ti­va de CRA de pagar la extor­sión, estos serían nue­va­men­te abor­da­dos por Magin Bla­si-Blan­chard, exi­gien­do un ade­lan­to de los 750 mil dóla­res: “Tie­nen cin­co minu­tos para que me depo­si­ten los 50 mil. Si no…¡Olvídense de contrato!”.

Al mejor esti­lo gangs­te­ril tropical.

Deli­tos fede­ra­les, polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses e instituciones

Estas denun­cias, con fra­ses al deta­lle, lle­gan a manos de Poleo por acu­sa­cio­nes de Jor­ge Reyes y Pedro Antar, los supues­tos “afec­ta­dos”. La perio­dis­ta, acor­de a sus fuen­tes (CRA), ha con­clui­do que la extor­sión de la que fue­ron obje­to estos empre­sa­rios cons­ti­tu­ye un deli­to fede­ral en Esta­dos Uni­dos, acor­de al tex­to de la Ley de Prác­ti­cas Corrup­tas en el Extranjero.

Dicha ley “prohí­be en Esta­dos Uni­dos, a las empre­sas y a los esta­dou­ni­den­ses, pagar sobor­nos a fun­cio­na­rios extran­je­ros para pro­mo­ver acuer­dos comer­cia­les. La ley se apli­ca a con­duc­tas prohi­bi­das en cual­quier par­te del mun­do y se extien­de a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses que coti­zan en bol­sa”, refie­re Poleo.

La tra­ma se vuel­ve más intrin­ca­da y más peli­gro­sa, dado que fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses esta­rían al tan­to de las inten­cio­nes del con­sor­cio CRA y sus frus­tra­das nego­cia­cio­nes con el “gobierno interino”.

Poleo le pre­gun­tó a los direc­ti­vos del con­sor­cio CRA si algún fun­cio­na­rio de Esta­dos Uni­dos lle­gó a cono­cer de la pro­pues­ta de “recu­pe­ra­ción” de bie­nes de Vene­zue­la en Petro­ca­ri­be, y res­pon­die­ron que tan­to el ex gober­na­dor del esta­do de la Flo­ri­da y aho­ra sena­dor Rick Scott, como el sena­dor Mar­co Rubio, la cono­cen, éste últi­mo a tra­vés de una comu­ni­ca­ción por escri­to que le fue envia­da a su correo elec­tró­ni­co el 24 de febre­ro del 2020.

Este seña­la­mien­to podría enten­der­se como un meca­nis­mo adi­cio­nal de pre­sión que CRA hace a tra­vés de Poleo con­tra Guai­dó y sus per­so­ne­ros, al hacer­les saber que tan­to Scott como Rubio (alia­dos cla­ves del anti­cha­vis­mo) esta­rían al tan­to de sus prácticas.

Las denun­cias pican y se extien­den. En otro orden de ideas, pero tam­bién sobre las prác­ti­cas delic­ti­vas del “gobierno para­le­lo” de Guai­dó, que­da­ron al relie­ve otros actos de extor­sión con­tra empre­sa­rios y el uso de la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros (OFAC) en Esta­dos Uni­dos para dichos fines.

Poleo publi­có nue­vos seña­la­mien­tos en los que varios empre­sa­rios vene­zo­la­nos fue­ron extor­sio­na­dos por fun­cio­na­rios de Guai­dó, sien­do ame­na­za­dos con incluir­los en una “lis­ta negra” de la OFAC por tener rela­cio­nes con el gobierno venezolano.

La com­ple­ji­dad de los enfren­ta­mien­tos entre los fac­to­res polí­ti­cos y empre­sa­ria­les del anti­cha­vis­mo, por los bie­nes vene­zo­la­nos y por la este­la de con­tra­dic­cio­nes que deja el blo­queo con­tra el país, ha alcan­za­do el ámbi­to de lo comu­ni­ca­cio­nal, sumán­do­se a las cada vez más cuan­tio­sas denun­cias con­tra Guai­dó y sus acó­li­tos fue­ra de Venezuela.

Fuen­te: Misión Ver­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *