Vene­zue­la. ¿De qué nos van a acu­sar? (Opi­nión)

Por Daniel Cór­do­va Zer­pa. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de sep­tiem­bre de 2020.

Ape­nas se cono­ció la noti­cia de un infor­me de la Misión Inter­na­cio­nal «Inde­pen­dien­te» de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU), don­de se seña­la a Vene­zue­la de come­ter gra­ves vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos, inme­dia­ta­men­te recor­dé un escri­to del Sub­co­man­dan­te Mar­cos del año 1994, titu­la­do: «¿De qué nos van a perdonar?»

Aque­lla misi­va del líder zapa­tis­ta con su títu­lo tan pro­vo­ca­dor, retra­ta­ba de cuer­po ente­ro las inmo­ra­li­da­des de un sis­te­ma impre­sen­ta­ble. Que lejos de mejo­rar ha lle­ga­do a nive­les increí­bles de des­com­po­si­ción. Es que en el deno­mi­na­do esta­blish­ment mun­dial cam­pea la men­ti­ra, el cinis­mo, el doble rase­ro, la mal­dad y el dedo pres­to para acu­sar falsamente.

¿Quién tie­ne que pedir perdón?

Hace casi 30 años el Sub­co­man­dan­te, hacía refle­xio­nes como estas: «¿De qué tene­mos que pedir per­dón? ¿De qué nos van a per­do­nar? (…) ¿Quién tie­ne que pedir per­dón y quién pue­de otor­gar­lo? ¿Los que duran­te años se sen­ta­ron ante una mesa lle­na y se sacia­ron mien­tras con noso­tros se sen­ta­ba la muer­te, tan coti­dia­na, tan nues­tra, que aca­ba­mos por dejar de tener­le miedo?»

Nues­tra ama­da patria some­ti­da a las más bru­ta­les agre­sio­nes, aho­ra es pre­sen­ta­da en las vitri­nas mediá­ti­cas como vic­ti­ma­ria. Ape­lan­do al vie­jo tru­co de inver­tir la reali­dad, nos tra­tan de ase­si­nar dos veces: en el plano real, pri­van­do­nos de lo esen­cial para vivir y en el plano sim­bó­li­co, tra­tan­do de des­truir nues­tra moral y reputación.

Será que aca­so la Misión Inter­na­cio­nal «Inde­pen­dien­te» de la ONU, con su nom­bre tan rim­bom­ban­te, como ridícu­lo, no se ha ente­ra­do que en ple­na pan­de­mia glo­bal de covid-19, EE.UU. se ha ensa­ña­do cada vez más con­tra nues­tro país. Que la per­se­cu­ción ha lle­ga­do has­ta el pun­to de deco­mi­sar tan­que­ros car­ga­dos con com­bus­ti­ble, para lograr un colap­so total de la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos y medicinas.

Mas­ters­tro­ke

Los bue­nos mucha­chos de la ONU, tan tec­nó­cra­tas y bien dis­pues­tos, no saben que exis­te un docu­men­to fir­ma­do en 2018 por el pro­pio Almi­ran­te Kurt Tidd, ex jefe del Coman­do Sur con el suges­ti­vo nom­bre de: «Plan para derro­car a la dic­ta­du­ra vene­zo­la­na Mas­ters­tro­ke (Gol­pe maes­tro)», don­de se seña­lan, una a una, toda la serie de bar­ba­ri­da­des que se han come­ti­do con­tra el país y sus ins­ti­tu­cio­nes ¿Y aún así tie­nen la des­fa­cha­tez de acusar?

Gue­rra eco­nó­mi­ca, des­po­jo de bie­nes de la Repú­bli­ca, blo­queo asfi­xian­te, per­se­cu­ción finan­cie­ra, infa­mias, gua­rim­bas recar­ga­das. Nadie le dijo a la ONU que sobre la cabe­za del pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, hay una recom­pen­sa de 15 millo­nes de dóla­res. No inda­ga­ron sobre el inten­to de aten­ta­do mag­ni­ci­da de agos­to de 2018.

Tam­po­co supie­ron de Gedeón y el plan Auro­ra. No hubo nadie que les pudie­ra infor­mar del apa­gón nacio­nal, pro­duc­to del sabo­ta­je al Ser­vi­cio Eléc­tri­co Nacio­nal, eje­cu­ta­do por esos mis­mos gru­pos que vela­da­men­te defien­den. Ni siquie­ra se ente­ra­ron que el blo­queo pro­vo­có la muer­te de 40 mil vene­zo­la­nos tan solo entre los años 2017 y 2018, por fal­ta de ali­men­tos y medi­ci­nas ¿Cómo se le pue­de lla­mar a eso? ¿Geno­ci­dio? ¿Será lesa humanidad?

Cor­te Penal al banquillo

Pero lo que es más trá­gi­co es que en esta ópe­ra bufa, tam­po­co hubo alguien que le dije­ra a la gen­te de la «Comi­sión Inde­pen­dien­te», que el señor Donald Trump y su ban­da de malan­dros le apli­có san­cio­nes a Fatou Ben­sou­da, Fis­cal Gene­ral de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI).

¿El deli­to? por que la fun­cio­na­ria pre­ten­día ini­ciar una inves­ti­ga­ción con­tra EE.UU. para deter­mi­nar si hubo crí­me­nes de lesa de huma­ni­dad en la gue­rra de Afga­nis­tán. La CPI en 2016 había lle­ga­do a la con­clu­sión de que exis­tía una base cier­ta para pen­sar que los ofi­cia­les de EE.UU, ¡Oh sor­pre­sa! habían come­ti­do tor­tu­ra en los cen­tros de deten­ción secre­tos ope­ra­dos por la CIA.

Para Mike Pom­peo la ini­cia­ti­va de Ben­sou­da cons­ti­tu­yó un «inten­to ile­gí­ti­mo de some­ter a ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses a su juris­dic­ción». No obs­tan­te, es lógi­co que Pom­peo pien­se así, al fin y al cabo en Colom­bia sus ofi­cia­les se han can­sa­do vio­lar a meno­res de edad y nadie los pue­de acu­sar en ese país, tan ple­ga­do como está al hege­món del Norte.

Para­fra­sean­do al Sub­co­man­dan­te Mar­cos, cabe la pre­gun­ta: ¿De qué nos van a acu­sar?, ¿Quién tie­ne que pedir per­dón y quién pue­de concederlo?

Fuen­te: RedRa­dio­Ve

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *