Vene­zue­la. Con­tra vien­to, asfi­xia y marea (Opi­nión)

Por Caro­la Chá­vez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de sep­tiem­bre de 2020.

Con­vo­car a elec­cio­nes bajo el feroz y cri­mi­nal ata­que que supo­ne el blo­queo que nos impo­ne la Casa Blan­ca es un acto de valen­tía y con­vic­ción democrática.

Des­de EEUU cal­cu­la­ron que si nos asfi­xia­ban, deses­pe­ra­dos, nos ren­di­ría­mos los vene­zo­la­nos, desis­ti­ría­mos en nues­tro empe­ño de ser libres y sobe­ra­nos, se que­bra­ría nues­tra ter­ca volun­tad de que­rer vivir de pie, de tomar nues­tras pro­pias deci­sio­nes, de inven­tar el modo que nos sir­va a noso­tros; con­tra­rio al que nos quie­ren impo­ner, el que sir­ve a otro, al que nos saquea. Apre­ta­ron, apre­ta­ron, aprie­tan… y vamos a elec­cio­nes, por­que nues­tra Cons­ti­tu­ción nos manda.

¡Elec­cio­nes no! –cla­man los “defen­so­res de la demo­cra­cia” des­de el Nor­te – , como si tuvie­ran vela en este entie­rro, que es pre­ci­sa­men­te el entie­rro de sus pla­nes maca­bros con­tra noso­tros, los vene­zo­la­nos. Raros demó­cra­tas estos que impo­nen pre­si­den­tes a dedo, que apo­yan gol­pes de Esta­do, que le tie­nen terror al voto popu­lar… aun cuan­do nos asfi­xian, nos siguen tenien­do miedo.

Todos sus cálcu­los erra­dos: hace cin­co años lle­ga­ron a la Asam­blea Nacio­nal y cal­cu­la­ron seis meses para aca­bar con el cha­vis­mo. La ima­gen de Ramos Allup vuel­to loco, Wil­fri­do, cru­zan­do, de lado a lado con su dedo índi­ce y su gar­gan­ta pelle­júa, anun­cian­do la muer­te que para noso­tros desea­ba y pla­nea­ba. Comien­zan las manio­bras para la entre­ga del poder legis­la­ti­vo a una poten­cia extran­je­ra, para agre­dir a nues­tro país como lo han hecho. Inha­bi­li­ta­dos para repre­sen­tar al pue­blo que votó por ellos, por­que ellos repre­sen­tan al Depar­ta­men­to de Esta­do. Las caras de dig­nos dipu­tados, caras de tabla, apro­ban­do –sin quó­rum, ¡qué impor­ta!– paso a paso, según les dic­ta­ban, el saqueo de nues­tras rique­zas; alla­na­do el camino, desean­do sali­van­tes una inter­ven­ción mili­tar que lle­na­rá nues­tras vidas de humo, terror y san­gre, y que a ellos les lle­na­rá los bol­si­llos, que es al final lo úni­co que les importa.

Seis meses que fue­ron un año; lle­gó y Julio Bor­ges arras­trán­do­se por el mun­do en nom­bre de la AN, para que por favor­ci­to nos blo­quea­ran, que per­si­guie­ran nues­tro petró­leo, nues­tro oro, nues­tras cuen­tas ban­ca­rias, todo. Y no por­que el nau­sea­bun­do Bor­ges tuvie­ra el poder para pedir­le a gobierno alguno seme­jan­tes accio­nes, sino por­que los grin­gos, sus jefes, lo man­da­ron, como facha­da “legal”, a pedir­las. Un empu­jón del enton­ces mayor Lugo, en nom­bre de la dig­ni­dad de los vene­zo­la­nos, dejó las cosas bien cla­ras. Aquí no man­dan los grin­gos ni sus mandaderos.

Se fue Bor­ges por don­de vino y ter­mi­nó escon­di­do a todo tra­po en Bogo­tá. Se sien­te la asfi­xia y Loren­zo está en gue­rra, mi pana. La iner­cia de la asfi­xia pla­ni­fi­ca­da sigue apre­tan­do. Asfi­xia que sabe a esca­sez, bacha­que­ros, angus­tia. Apa­re­cen cuar­tos lle­nos de bille­tes vene­zo­la­nos en Para­guay, Bra­sil, ¡has­ta en Ruma­nia! No se nota la cons­pi­ra­ción, you know.

Tam­po­co se nota que des­de esa Asam­blea no sale ni una pala­bra que no sea para favo­re­cer el ata­que, que en todo caso los dipu­tados anti­cha­vis­tas sólo sir­vie­ron para anun­ciar, sin poder ocul­tar su entu­sias­mo, los ata­ques que ven­drían, y venían. Y decían con­ten­tí­si­mos, ¡se los diji­mos!, y se daban pal­ma­di­tas en la espal­da, y le movían la coli­ta al amo siem­pre incon­for­me por­que el tiem­po pasa­ba y sus perros inú­ti­les y carí­si­mos no logra­ban nada.

Pasa­ron los años y los pre­si­den­tes de la Asam­blea, cada uno con su regue­ro de fra­ca­sos, que no por ser fra­ca­sos deja­ron de hacer­nos a todos mucho daño.

Impul­sa­ron san­cio­nes, las mez­cla­ron con cam­pa­ñas psi­co­ló­gi­cas y mediá­ti­cas para pre­sen­tar a este país, que vive en paz, como un país en gue­rra, como una ame­na­za para la región. Un país de liber­ta­des, a veces has­ta exce­si­vas, como una dic­ta­du­ra atroz; a un gobierno que hace lo impo­si­ble para miti­gar el efec­to del blo­queo en el pue­blo, como el cul­pa­ble del cri­men que otro cometió.

Así, mien­tras la asfi­xia apre­ta­ba, cabal­ga­ron sobre ella, denun­cian­do el “éxo­do de millo­nes que huían de la dic­ta­du­ra que los mata­ba de ham­bre”. Mien­tras coor­di­na­ban con gobier­nos extran­je­ros y enemi­gos para que ni un gra­ni­to de arroz entra­ra a Vene­zue­la. Ni una aspi­ri­na, ni un tor­ni­lli­to. Nada, para que el país se quie­bre y se cai­ga a peda­zos “cul­pe­Ma­du­ro”.

Un des­fi­le anual de pre­si­den­tes de la AN, cada uno más nefas­to que el otro, nin­guno más nefas­to que Juan Guai­dó, nin­guno más cri­mi­nal, nin­guno más cíni­co. Nin­guno más apo­ya­do por el poder grin­go, nin­guno más fracasado.

Mien­tras más fra­ca­sa Guai­dó, más tie­nen que cas­ti­gar­nos a ver si aflo­ja­mos. Más, más blo­queo, más per­se­cu­ción. Nos roban el oro que nece­si­ta­mos para com­ba­tir la pan­de­mia, se mue­ve el Coman­do Sur al Cari­be para blo­quear nues­tras cos­tas. “Las san­cio­nes que sólo afec­tan a Madu­ro” le esta­llan en la cara a quie­nes des­de la calle las aplau­die­ron, cre­yén­do­les a los que lle­van 20 años metién­do­les mentiras.

Es año elec­to­ral y se le aca­ba la gaso­li­na al para­pe­to pseu­do legal de impo­ner­nos a un mama­rra­cho des­de Washing­ton. Se les aca­ba la gaso­li­na y nos qui­tan la gaso­li­na, y nos van a qui­tar la luz, como nos han tra­ta­do de qui­tar la comi­da. Y qui­tan­do y qui­tan­do, se qui­tan, en su deses­pe­ro, las care­tas y Guai­dó pro­me­te que si le hace­mos el favor de tum­bar a Madu­ro, él en 15 días trae la gaso­li­na y todo lo demás. “Si me das la car­te­ra, no te disparo”.

Y así, bajo el ase­dio más bru­tal que haya vivi­do cual­quier país de este con­ti­nen­te, bajo la ame­na­za de la poten­cia mili­tar más ase­si­na de todas, bajo la cam­pa­ña mediá­ti­ca inter­na­cio­nal más retor­ci­da, bajo una cons­tan­te cons­pi­ra­ción mer­ce­na­ria, en medio de una feroz gue­rra no con­ven­cio­nal, el pre­si­den­te Madu­ro, pudien­do ale­gar que la extor­sión que supo­ne el blo­queo afec­ta la liber­tad de deci­dir del pue­blo vene­zo­lano, pudien­do pedir que se retra­se o que se can­ce­le la elec­ción, que se obvie el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal por­que las cir­cuns­tan­cias que nos impo­ne el blo­queo son extra­or­di­na­rias, pudien­do aco­ger­se a la ima­gen de dic­ta­dor que el enemi­go le ha crea­do y ya, no lo hace sino que se empe­ña en el camino elec­to­ral que man­da la Cons­ti­tu­ción. ¡Vaya dic­ta­du­ra esta!

Así, el 6 de diciem­bre muchos vota­re­mos por el gobierno, otros vota­rán por la opo­si­ción; pero todos, todos, todos, esta­re­mos votan­do con­tra el blo­queo cri­mi­nal que tan­to daño y tan­to dolor nos ha pro­vo­ca­do, y que se ges­tio­nó des­de la Asam­blea Nacio­nal por unos cri­mi­na­les que usa­ron el voto para inten­tar ven­der a nues­tro país. La Asam­blea Nacio­nal tie­ne que vol­ver a ser una ins­ti­tu­ción vene­zo­la­na, no el bra­zo del Depar­ta­men­to de Esta­do en el que la con­vir­tie­ron estos mise­ra­bles que pasa­ron por ahí.

El 6 de diciem­bre, con­tra vien­to, asfi­xia y marea, los vene­zo­la­nos vota­re­mos por la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía y la paz.

¡Noso­tros, todos, venceremos!


Fuen­te: Ciu­dad CCS

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *