Pue­blos Ori­gi­na­rios. Wichis en emergencia

Por Julie­ta Pollo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de sep­tiem­bre de 2020.

Los pue­blos indí­ge­nas atra­vie­san la pan­de­mia en medio de la des­nu­tri­ción infan­til, la fal­ta de acce­so al agua y la emer­gen­cia ali­men­ta­ria. Ante el preo­cu­pan­te aumen­to de con­ta­gios en el Cha­co Sal­te­ño y un sis­te­ma de salud ya colap­sa­do, lan­za­ron una cam­pa­ña para enviar ele­men­tos sani­ta­rios y de higie­ne. Dos per­so­nas de la comu­ni­dad wichi que inte­gran la Uni­ver­si­dad del Mon­te habla­ron con La tin­ta sobre esta situación. 

El aban­dono esta­tal per­sis­te en el nor­te sal­te­ño y la situa­ción se tor­na insos­te­ni­ble para las comu­ni­da­des wichi que habi­tan allí. Sin acce­so al agua pota­ble ni a insu­mos de higie­ne y con un sis­te­ma de salud insu­fi­cien­te y colap­sa­do, los con­ta­gios de coro­na­vi­rus aumen­tan ver­ti­gi­no­sa­men­te. El depar­ta­men­to San Mar­tín, don­de habi­tan muchas de las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias de Sal­ta, es el segun­do con más per­so­nas afec­ta­das des­pués del depar­ta­men­to capi­tal: ya hay más de 1200 contagiadxs.

Sin embar­go, la des­igual­dad es estruc­tu­ral a pesar de haber­se recru­de­ci­do en tiem­pos de pan­de­mia. En lo que va del año, más de 30 niñes han falle­ci­do por des­nu­tri­ción o des­hi­dra­ta­ción en una zona que hace tiem­po se encuen­tra en emer­gen­cia ali­men­ta­ria. Estas comu­ni­da­des indí­ge­nas sopor­tan una vul­ne­ra­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos esen­cia­les como el acce­so al agua, al ali­men­to, a la salud, a la vivien­da y a la tie­rra que les per­te­ne­ce. Al atro­pe­llo capi­ta­lis­ta que arra­sa con des­mon­tes, agro­tó­xi­cos y apro­pia­ción de tie­rras, se suma el racis­mo social, el hos­ti­ga­mien­to poli­cial y la indi­fe­ren­cia esta­tal en todos los nive­les y común a todos los colo­res políticos.

Cuan­do el gobierno es obli­ga­do a tomar algu­na acción por la lucha ince­san­te de orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas, huma­ni­ta­rias y cien­tí­fi­cas, se encau­za algu­na medi­da para cal­mar los áni­mos y dar ima­gen de “estar ocu­pán­do­se del tema”, pero nun­ca se tra­ta de polí­ti­cas con­cre­tas, dura­bles en el tiem­po, que alcan­cen a toda la pobla­ción en ries­go y con­sis­ten­tes para con­tri­buir a la tras­for­ma­ción de una pro­ble­má­ti­ca estruc­tu­ral ‑afe­rra­da al saqueo extrac­ti­vis­ta, con gobier­nos al ser­vi­cio del capi­tal y lógi­cas colo­nia­les de estre­me­ce­do­ra vigencia-. 

Del mis­mo modo ocu­rre con el acce­so a la aten­ción médi­ca en los pue­blos del nor­te sal­te­ño. Los hos­pi­ta­les, muy pocos y vacia­dos de per­so­nal médi­co e insu­mos para aten­der a la can­ti­dad de pobla­ción que vive en la zona, no están pudien­do garan­ti­zar el acce­so a la salud de las per­so­nas con coro­na­vi­rus, den­gue u otras enfer­me­da­des fre­cuen­tes, deri­va­das de vivir sin acce­so al agua pota­ble y a con­di­cio­nes míni­mas de sanea­mien­to. “En los muni­ci­pios de San Mar­tín y Riva­da­via, solo hay 15 res­pi­ra­do­res para 6 hos­pi­ta­les sin uni­dad de tera­pia inten­si­va. El virus tie­ne cir­cu­la­ción comu­ni­ta­ria y el hos­pi­tal de mayor com­ple­ji­dad, en Tar­ta­gal, está colap­sa­do”, dicen des­de Fun­da­ción Deu­da Inter­na, que tra­ba­ja hace 15 años con estas comu­ni­da­des y que lan­zó, recien­te­men­te, una cam­pa­ña para recau­dar dine­ro y enviar ele­men­tos de higie­ne al nor­te del país. 

“El Esta­do está muy ausen­te en las comu­ni­da­des indí­ge­nas. Cuan­do se apli­có el decre­to, se fre­na­ron la edu­ca­ción, las andan­zas, los tra­ba­jos y todo tipo de acti­vi­da­des. Somos 30 comu­ni­da­des en una situa­ción muy difí­cil por la pan­de­mia”, cuen­ta a La tin­ta Leo Pan­to­ja, refe­ren­te wichi de Misión Cha­que­ña que inte­gra la Comi­sión Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción de Geno­ci­dio para el Resar­ci­mien­to His­tó­ri­co de los Pue­blos Ori­gi­na­rios de Argen­ti­na.

wichi-pueblos-origiarios-salta-infancia-comedor-alimento
(Ima­gen: Fun­da­ción Deu­da Interna)

Con ham­bre no se pue­de estudiar

Rosa es maes­tra auxi­liar bilin­güe hace más de diez años: ense­ña a lxs niñxs en wichi y cas­te­llano. Jun­to a otras muje­res, tra­ba­ja tam­bién en el sos­te­ni­mien­to de los esca­sos come­do­res de la zona, que ofre­cen un pla­to de comi­da. Por telé­fono, mien­tras cami­na al mon­te, nos dice: “Nos damos cuen­ta de que hay chi­cos que a veces no han comi­do en todo el día o que les fal­tan artícu­los de lim­pie­za en la casa, y eso es muy tris­te. Los sala­rios que se están cobran­do no alcan­zan para nada, no alcan­zan para com­prar comi­di­ta, algu­na ropi­ta para los niños… algu­nos están al aire libre por­que no tie­nen don­de vivir direc­ta­men­te. Viven con pare­des de plás­ti­co y es terri­ble vivir esa situa­ción sien­do niños. Son dere­chos que hay que hacer­los cum­plir: bue­na edu­ca­ción, bue­na ali­men­ta­ción, un lugar don­de vivir”. 

Actual­men­te, la docen­te no pue­de ense­ñar a sus alumnxs por el ais­la­mien­to social que ha retro­ce­di­do en Sal­ta a las pri­me­ras fases. Al prin­ci­pio, las maes­tras reco­rrían las casas de lxs niñxs para acer­car­les las tareas y mate­ria­les edu­ca­ti­vos, ya que la res­pues­ta esta­tal para “garan­ti­zar la con­ti­nui­dad edu­ca­ti­va” no con­tem­pló las nece­si­da­des espe­cí­fi­cas de estas fami­lias. Una vez más, la indi­fe­ren­cia y el des­am­pa­ro. “La injus­ti­cia más gran­de es no pen­sar el pro­to­co­lo para para quie­nes somos pobres, para quie­nes no tie­nen compu­tado­ra. Estos chi­cos no tie­nen ni celu­lar, ni radio, ni tele… y es tris­te para los niños por­que no pue­den seguir estu­dian­do”, sos­tie­ne Rosa mien­tras, en algún lugar, muy lejos del mon­te, el Gober­na­dor de la Pro­vin­cia de Sal­ta, Gus­ta­vo Sáenz, twit­tea que está tra­ba­jan­do “para seguir garan­ti­zan­do la con­ti­nui­dad pedagógica”. 

Rosa per­ma­ne­ce unos segun­dos en silen­cio y, con un tono espe­ran­za­dor en la voz, agre­ga: “Igual son niños muy inte­li­gen­tes y ellos se arman a tra­vés del jue­go, de lo que tie­nen alre­de­dor, de la natu­ra­le­za. Ellos son muy creativos”.

wichi-pueblos-origiarios-salta-construir-trabajo-vivienda-universidad-del-monte-3
(Ima­gen: Fun­da­ción Deu­da Interna)

Resis­tir des­de la cos­mo­vi­sión ances­tral indígena

Rosa expli­ca que, aun­que el enfo­que de la Edu­ca­ción Inter­cul­tu­ral Bilin­gue no está con­si­de­ra­do des­de el Minis­te­rio de Edu­ca­ción, han tra­ba­ja­do para impul­sar esta ense­ñan­za que se ejer­ci­ta en ambas len­guas y que toma como pun­to de par­ti­da la cul­tu­ra del mis­mo pue­blo. Sin embar­go, cuen­ta, se tor­na difí­cil sos­te­ner el tra­ba­jo dia­rio sin nin­gún apo­yo: “Para la edi­ción de libros, siem­pre dicen que no hay pre­su­pues­to. Noso­tras no tene­mos mate­ria­les, tene­mos que poner nues­tro tiem­po y poner nues­tro bol­si­llo para ela­bo­rar todos los mate­ria­les. Nece­si­ta­mos ser inclui­dos como pue­blos ori­gi­na­rios en la edu­ca­ción”.

En este sen­ti­do, la Uni­ver­si­dad del Mon­te, de la cual Leo y Rosa for­man par­te, es una reafir­ma­ción de su cul­tu­ra, iden­ti­dad, cos­mo­vi­sión y sabe­res ances­tra­les. Fru­to del tra­ba­jo de la Comu­ni­dad Wichi de Misión Cha­que­ña jun­to a la Fun­da­ción Deu­da Inter­na, es un espa­cio de encuen­tro y capa­ci­ta­ción para desa­rro­llar su cul­tu­ra: “La Uni­ver­si­dad del Mon­te se tra­ta de la unión de pue­blos indí­ge­nas, de guar­dar las rique­zas de los pue­blos wichi”, cuen­ta Leo. Al pre­gun­tar­le qué pien­sa sobre la situa­ción de pan­de­mia, refle­xio­na: “Her­ma­nos y her­ma­nas gri­ta­ron toda su vida que paren con la des­truc­ción del mun­do: fumi­ga­ción, des­mon­tes, per­fo­ra­ción del sue­lo para sacar los mine­ra­les, con­ta­mi­na­ción de los ríos y el agua para los árbo­les y los ani­ma­les. La natu­ra­le­za dice: ‘Espe­ren por­que no doy más’, la natu­ra­le­za se defien­de para que no lo des­tru­yan por­que es un espí­ri­tu. Las pala­bras que yo trans­mi­to son las de los abue­los y las abue­las… sigo apren­dien­do cosas”.

Fuen­te: La Tin­ta



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *