Colom­bia. Eri­ka Prie­to: «El pue­blo se can­só y ganó la calle para denun­ciar la represión»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de sep­tiem­bre de 2020.

Colom­bia vive días de fuer­te levan­ta­mien­to popu­lar con­tra el mal gobierno y sobre todo apun­tan­do a la repre­sión sin lími­tes des­en­ca­de­na­da con­tra los sec­to­res popu­la­res. Para hablar de este pro­ce­so de lucha y sus con­se­cuen­cias entre­vis­ta­mos a Eri­ka Prie­to, una joven refe­ren­te, del área de Dere­chos Huma­nos, del Con­gre­so de los Pueblos.

  • ¿Cómo ven uste­des des­de el Con­gre­so de los Pue­blos este nue­vo levan­ta­mien­to popu­lar que están con­cre­tan­do día a día las y los colom­bia­nos? Tam­bién nos intere­sa saber el aná­li­sis que hacen del nivel de repre­sión poli­cial que se está vien­do en estos días.
  • -Recal­ca­mos que el pro­ce­so en Colom­bia lle­va muchos años de acu­mu­la­ción y resis­ten­cia, un ejer­ci­cio que vie­ne sien­do muy fuer­te a nivel de per­se­cu­ción por par­te del Esta­do. Diri­gi­do prin­ci­pal­men­te a todo lo que se opon­ga a sus intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos. Lo que se está vivien­do actual­men­te en el país es un ago­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, un ago­ta­mien­to de espe­rar que las ins­ti­tu­cio­nes pue­dan hacer jus­ti­cia, de creer en la fuer­za públi­ca o de creer en el orden. En este levan­ta­mien­to ciu­da­dano y de los pue­blos en lucha y resis­ten­cia, tene­mos que tomar la his­to­ria en nues­tras manos y trans­for­mar al país des­de sus cimien­tos. La situa­ción de repre­sión no es dis­tin­ta de lo que hemos vivi­do en la his­to­ria de nues­tro país. Este es un país don­de se ha ase­si­na­do per­ma­nen­te­men­te a todas las voces disi­den­tes y duran­te estos últi­mos dias lo que ocu­rre es que está todo en el ojo del hura­cán y se per­mi­te evi­den­ciar con con­tun­den­cia. Noso­tros tene­mos una poli­cía que tra­ba­ja con el nar­co­trá­fi­co, con el para­mi­li­ta­ris­mo, extor­sio­na, roba, vio­la. Se tra­ta de un asun­to per­ma­nen­te y sis­te­má­ti­co. Por otro lado, la jus­ti­cia no ope­ra, no actúa, no hay ver­dad, no hay repa­ra­ción y no hay garan­tía de no repe­ti­ción de nin­guno de los actos que la fuer­za públi­ca come­te con­tra las per­so­nas en el país.

¿O sea que este com­pi­la­do de razo­nes col­ma­ron la pacien­cia de la gente?

-Real­men­te, lo que ocu­rre es que la gen­te se can­só y deci­dió tomar en sus manos el ejer­ci­cio de la fuer­za legí­ti­ma y direc­ta, dicién­do­le a la fuer­za nacio­nal “no lo vamos a per­mi­tir más”. Lo que ocu­rre, es que nos encon­tra­mos con que estas ins­ti­tu­cio­nes abren fue­go con­tra per­so­nas que no tie­nen arma­men­to, eso es deli­to a todas luces, a nivel inter­na­cio­nal. Pero el gobierno colom­biano no deja de actuar con impu­ni­dad. Así, nos encon­tra­mos con un Minis­te­rio de Defen­sa plan­tean­do recom­pen­sa para dete­ner a los res­pon­sa­bles de los gra­ves hechos ocu­rri­dos, y todos sabe­mos que los res­pon­sa­bles son las poli­cías. Esto se ini­ció por el ase­si­na­to de un abo­ga­do, Javier Ordo­ñez, que supli­ca­ba que no lo agre­die­ran más, mien­tras se encon­tra­ban elec­tro­cu­tán­do­lo con una pis­to­la taser y asfi­xián­do­lo al mis­mo tiem­po. Este abo­ga­do fue ingre­sa­do a un local de los CAI (Coman­do de Acción Inme­dia­ta), que pos­te­rior­men­te fue­ron que­ma­dos por la comu­ni­dad, por­que no quie­ren más la pre­sen­cia poli­cial en los barrios. Al final, nos encon­tra­mos con que el abo­ga­do salió de ahí muer­to. Medi­ci­na legal ha plan­tea­do que tie­ne más de 20 frac­tu­ras en el crá­neo, que des­pués de que vimos a este hom­bre redu­ci­do, elec­tro­cu­ta­do, asfi­xia­do y en el piso supli­can­do «por favor no más», fue­ron al CAI y lo siguie­ron gol­pean­do con ele­men­tos con­tun­den­tes. Esto se pue­de deter­mi­nar aho­ra, por­que que­dó gra­ba­do esta vez, pero es el común deno­mi­na­dor de la fuer­za públi­ca del país. Asi hacen los pro­ce­di­mien­tos acá, y no son pro­ce­di­mien­tos, todo está por fue­ra del mar­co legal, todo es un abu­so de poder.

-¿Cuan­do se supo que al abo­ga­do lo ase­si­na­ron, es que se pro­du­ce el esta­lli­do de la bron­ca en las calles?

-Sí, cuan­do sale el video, ya hay un núme­ro muy gran­de de colom­bia­nos y colom­bia­nas que se iden­ti­fi­can con esa situa­ción. Ade­más duran­te la pan­de­mia, de mar­zo para acá, la fuer­za públi­ca actuó con total impu­ni­dad. Esta­ban acos­tum­bra­dos a que las calles esta­ban vacías, que nadie gra­ba­ba y que las cáma­ras de segu­ri­dad del Esta­do no los van a denun­ciar. Enton­ces, la gen­te sabe, la gen­te entien­de la reali­dad del país y cuál es la meto­do­lo­gía del actuar de la poli­cía nacio­nal. La poli­cía no solo arre­me­te con­tra mani­fes­tan­tes, sino que está meti­da en todos los asun­tos de cri­mi­na­li­dad del país. Es por la poli­cía y el ejér­ci­to, que el nar­co­trá­fi­co tie­ne la fuer­za que tie­ne. Lo mis­mo ocu­rre con el para­mi­li­ta­ris­mo y la tra­ta tam­bién. Es una ins­ti­tu­ción que está corrom­pi­da des­de sus raíces.

-Coin­ci­den­te­men­te con este levan­ta­mien­to popu­lar, tam­bién vimos imá­ge­nes de muje­res recla­man­do en la calle con­tra las vio­la­cio­nes que tam­bién hacen los esta­men­tos de la poli­cía. Con­ta­nos, ¿cómo es la lucha de las muje­res en este marco?

-Las muje­res en el país somos per­ma­nen­te­men­te agre­di­das por par­te de la fuer­za públi­ca, es común que nos gri­ten que nos van a vio­lar. Por ejem­plo, yo ejer­zo como repre­sen­tan­te de los dere­chos huma­nos y de las muje­res, que­da­mos rodea­das de hom­bres y son chis­tes machis­tas y te hacen sen­tir real­men­te mal. Lo que ocu­rre en el mar­co de estas pro­tes­tas es que se han denun­cia­do tres casos de abu­so sexual de per­so­nas que se esta­ban mani­fes­tan­do, que son con­du­ci­das a los CAI, esta­cio­nes de la poli­cía, y pos­te­rior­men­te son vio­la­das. Ade­más no sola­men­te ocu­rren estas vio­la­cio­nes, sino tam­bién se da con el ejér­ci­to nacio­nal en el mar­co de la pan­de­mia, el caso de la niña indí­ge­na vio­la­da en múl­ti­ples oca­sio­nes, por dis­tin­tos inte­gran­tes de la fuer­za públi­ca. Es una situa­ción en la que se usa el cuer­po de la mujer como botín de gue­rra. Colom­bia vive un con­flic­to social, polí­ti­co y arma­do en que la mujer y su cuer­po son par­te del con­flic­to que el ejér­ci­to y la poli­cía han pues­to de mani­fies­to. Así nos hacen sen­tir el terror de lo que esto significa,

Publi­ca­mos una pro­tes­ta de una orga­ni­za­ción de allí, la Juven­tud Rebel­de, que seña­lan que han sido acu­sa­dos tan­to por Cara­col TV como por la poli­cía, de ser par­te de la gue­rri­lla. Otra vez sur­ge la acu­sa­ción de que esto lo mane­ja la gue­rri­lla. Una gue­rri­lla que exis­te, nadie lo nie­ga, pero siem­pre que apa­re­ce una movi­li­za­ción popu­lar se la quie­re demo­ni­zar con esta acu­sa­ción. ¿Cómo reci­be la pobla­ción estas men­ti­ras que dicen el gobierno y los medios?

-En el caso de lo que plan­teas de la juven­tud, no sola­men­te son agre­sio­nes que hacen los medios de comu­ni­ca­ción hacia este sec­tor del movi­mien­to nacio­nal y popu­lar del país. Tam­bién están diri­gi­dos a otros sec­to­res, como son los espa­cios del Con­gre­so de los Pue­blos, otros núcleos de disi­den­cia polí­ti­ca y demás, don­de los medios de comu­ni­ca­ción al ser­vi­cio de las gran­des empre­sas y del gobierno nacio­nal, lo que hacen es repro­du­cir el dis­cur­so que les dic­tan. Lo que ellos están tra­tan­do es de res­tar­le fuer­za y legi­ti­mi­dad a la lucha que se está dan­do en la calle. No es cier­to que haya sido un plan orques­ta­do por las FARC o el ELN, real­men­te lo que ocu­rrió fue un ejer­ci­cio de alza­mien­to popu­lar por­que esta­mos can­sa­dos, la gen­te no aguan­ta mas, la gen­te sabe que la poli­cía real­men­te no los cui­da. Lo que ocu­rre es algo que está por fue­ra de cual­quier con­trol o plan, no tie­ne sis­te­ma­ti­ci­dad. La gen­te comen­zó a sen­tir­se indig­na­da a par­tir del ase­si­na­to de este abo­ga­do, pos­te­rior­men­te, con­vo­can en el CAI don­de él mue­re, la mani­fes­ta­ción lle­na de dig­na rabia popu­lar. Empie­za enton­ces un ejer­ci­cio de la fuer­za públi­ca, de cui­dar ese CAI. Ese CAI ten­dría que haber sido que­ma­do des­de sus ini­cios, por­que era la úni­ca for­ma de que la gen­te expre­sa­ra su rabia. No había nada que hacer, la vida de Javier no iba a devol­ver­se. Lo que deci­de hacer la poli­cía es empe­zar a agre­dir a los mani­fes­tan­tes, gene­rar ges­tos que se van difun­dien­do en el res­to de la ciu­dad, y otros barrios ven como están agre­dien­do a las per­so­nas con las que ellos están de acuer­do y sien­ten la mis­ma indig­na­ción, y lo que deci­de la ciu­da­da­nía es hacer­lo por todas par­tes. Pero no exis­te una sis­te­ma­ti­ci­dad, por­que no ocu­rrió a la mis­ma hora, ni de la mis­ma mane­ra, tam­po­co tenían los mis­mos emble­mas. Han dicho que acá hay una orga­ni­za­ción, pero es una deci­sión de la juven­tud, que ha deci­di­do que todos los poli­cías son bas­tar­dos por­que siem­pre se com­por­tan así. Enton­ces, el Minis­te­rio tra­ta de lle­var esto por ese camino, los medio de comu­ni­ca­ción se pres­tan para eso, son ser­vi­les a sus intere­ses. Ade­más ponen en ries­go al movi­mien­to nacio­nal y popu­lar. Por­que este minis­tro, y el ante­rior, siem­pre han dicho que los pro­ce­sos nacio­na­les y popu­la­res tie­nen rela­ción con la insur­gen­cia. Pero nun­ca apa­re­cen para pro­te­ger­nos cuan­to otros acto­res del con­flic­to nos empie­zan a matar. Noso­tros no tene­mos nin­gu­na rela­ción con ellos, no tene­mos modos de defen­der­nos. Por eso ase­si­nan a los líde­res socia­les del país. Van más de mil líde­res ase­si­na­dos. Es la res­pon­sa­bi­li­dad de este tipo de seña­la­mien­to del que uste­des hoy pue­den dar cuenta.

¿Cuál es tu opi­nión sobre este juz­ga­mien­to domi­ci­lia­rio que se le está hacien­do a Uri­be Vélez? Prue­bas hay miles para meter­lo pre­so, pero esto se ha con­ver­ti­do en una pena leve ¿crees que va a pros­pe­rar en algo más?

-Noso­tros en el país con­vi­vi­mos con la impo­si­bi­li­dad de velar por la ver­dad, la cifra de per­so­nas tor­tu­ra­das, ase­si­na­das y des­apa­re­ci­das son las más altas del con­ti­nen­te. En par­te Uri­be y su pro­yec­to para­mi­li­tar están per­fec­ta­men­te liga­dos con esta reali­dad. Para noso­tros, lo que pasa es que la pri­sión domi­ci­lia­ria, es un sin­sa­bor, pero en par­te, da algo de espe­ran­za. Acá nun­ca pasa nada con los ex pre­si­den­tes. Este país siem­pre ha dicho de ser una demo­cra­cia cuan­do nos tenían ence­rra­dos los 365 días del año con toque de que­da, pero «éra­mos una demo­cra­cia». Enton­ces, hay un ejer­ci­cio com­ple­jo, lo que noso­tros deci­mos es que hay una posi­bi­li­dad que se esté dicien­do que Uri­be es obje­to de la jus­ti­cia. Al decir que es obje­to de la jus­ti­cia, todos sus alia­dos y todas las per­so­nas que delin­quen jun­to con él tam­bién pue­den temer. Tam­bién pue­den decir otras cosas que no se atre­vían a decir. Pier­de poder en la medi­da que cual­quier otro fun­cio­na­rio del pais que fue­ra con­tac­ta­do por Uri­be Vélez creía que esta­ba garan­ti­za­do, que podía hacer cual­quier cosa y no le iba a pasar nada. En este momen­to, ese rela­to va sien­do modi­fi­ca­do a tra­vés de una situa­ción muy sim­ple, como pue­de ser esta. Por­que a él ni siquie­ra lo están pro­ce­san­do por los ase­si­na­tos, por las masa­cres, por todo lo que hay de fon­do y que vos decís que es evi­den­te que está sien­do más fuer­te la jus­ti­cia con él. Lo están pro­ce­san­do por­que deci­de com­prar tes­ti­gos, el pro­ce­so que lo lle­va a la pri­sión domi­ci­lia­ria es la de mani­pu­lar tes­ti­gos. Pero tie­ne otras impli­ca­cio­nes que noso­tros lee­mos como posi­ti­vas, como ser res­tar­le fuer­za a algo que se creía into­ca­ble. Pues noso­tros cree­mos que lo úni­co que podrá deve­lar la ver­dad en el país es que avan­ce­mos en un reco­rri­do de ver­dad, de lucha y de poder popu­lar, en don­de se per­mi­ta en algún pun­to con­tar la his­to­ria de mucho dolor. Pero ese dolor no pasa por que nos sen­te­mos a espe­rar, sino que es un ejer­ci­cio de man­te­ner­nos en lucha, en resistencia.

-Con res­pe­to a Iván Duque y la pre­sen­cia de fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas en Colom­bia, me refie­ro no solo a las bases, sino a estos sol­da­dos y ase­so­res que han entra­do aho­ra al país, con auto­ri­za­ción del gobierno colom­biano. Eso sigue sien­do un fac­tor de pre­sión fren­te al movi­mien­to popu­lar ya que siem­pre está esa espa­da de Damo­cles, mar­can­do la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, ahí tam­bién está la posi­bi­li­dad de agre­sión a Vene­zue­la. ¿Uste­des tie­nen en cuen­ta eso cada vez que salen a la calle, por­que no solo se están enfren­tan­do a la poli­cía o a los mili­ta­res, sino que están tam­bién enfren­tan­do a la pre­sen­cia de Esta­dos Uni­dos en el país?

-Cla­ro que somos cons­cien­tes del tris­te papel que jugó para la his­to­ria la lucha de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos esa pre­sen­cia en nues­tro terri­to­rio. Somos un bas­tión del impe­rio nor­te­ame­ri­cano, somos bas­tión de Esta­dos Uni­dos en el terri­to­rio, sabe­mos que des­de acá se hace un plan con­tra el pue­blo vene­zo­lano, sabe­mos que des­de acá tam­bién se han gene­ra­do inci­den­cias en lo que ha ocu­rri­do en Boli­via, en Ecua­dor y que en esa medi­da mover algo acá es meter­nos con una cues­tión que a ellos les impor­ta mucho. Eso hace que aquí pue­da haber un mar­gen de impu­ni­dad gran­de,. No hay mane­ra que la inter­na­cio­nal se pro­nun­cie con­tra Colom­bia por­que tie­ne mucho poder, ahí está Esta­dos Uni­dos dicien­do “aquí no pasa nada “ y ade­más por­que la inte­li­gen­cia, la for­mas de tor­tu­ra, las for­mas de agre­sión con­tra el movi­mien­tos social, las for­mas de orga­ni­za­ción y reor­ga­ni­za­ción del para­mi­li­ta­ris­mo son ase­so­ra­dos por ellos. Noso­tros lo cono­ce­mos. Pues la his­to­ria del país es una his­to­ria que se trans­mi­te gene­ra­ción tras gene­ra­ción, asu­mien­do la lucha y dicien­do que has­ta la vic­to­ria vamos. En esa medi­da nos enfren­ta­mos a un enemi­go muy gran­de y no es sola­men­te el gobierno colom­biano, sino tam­bién los intere­ses de Esta­dos Uni­dos en Lati­noa­mé­ri­ca. Des­de aquí se pla­nean y se des­plie­gan hacia otros sitios.

  • Una últi­ma pre­gun­ta, refe­ri­da a tu inte­gra­ción en el Con­gre­so de los Pue­blos. ¿Cuál es la situa­ción de la mili­tan­cia en rela­ción a la represión?
  • Noso­tros como Con­gre­so de los Pue­blos hemos teni­do a más de 200 per­so­nas pri­va­das de la liber­tad. Es impor­tan­te enten­der que es un meca­nis­mo que usan con­tra el movi­mien­to social. En el país, el dere­cho penal fun­cio­na con unas medi­das pre­ven­ti­vas de pri­va­ción de la liber­tad, mien­tras la per­so­na es pro­ce­sa­da. Enton­ces so le per­mi­te a la fis­ca­lía y a todos con­tro­lar. Es impor­tan­te que la gen­te entien­da que el poder eje­cu­ti­vo y el legis­la­ti­vo es con­tro­la­do por el uri­bis­mo. En otras pala­bras el poder tam­bién es de los intere­ses del para­mi­li­ta­ris­mo. Ade­más los otros órga­nos de con­trol como pro­cu­ra­du­rías, defen­so­rías, fis­ca­lías, todos tam­bién los ponen ellos. Enton­ces hay un ejer­ci­cio de muy fuer­te de con­trol. Esto quie­re decir que la fis­ca­lía, por ejem­plo, actúa en fun­ción de los intere­ses que ellos ten­gan. Como quie­ren callar al movi­mien­to popu­lar, la fis­ca­lía actúa con­tra los intere­ses del Con­gre­so de los Pue­blos. Se rea­li­zan una serie de mon­ta­jes que nun­ca lle­gan a con­de­nas, pero duran­te el tiem­po que hay des­de que se ini­cia el pro­ce­so y cuan­do se dé la con­de­na, las per­so­nas son pri­va­das de la liber­tad. Esta pri­va­ción de la liber­tad va enca­mi­na­da a aca­bar con el movi­mien­to social, a que las demás per­so­nas que que­dan en liber­tad ten­gan mie­do o se des­ar­ti­cu­len y se sal­gan de las movi­li­za­cio­nes. Esta­mos plan­tean­do que en el país hay un geno­ci­dio con­tra la opo­si­ción y con­tra la disi­den­cia polí­ti­ca. Por­que a tra­vés de los homi­ci­dios, a tra­vés de los ase­si­na­tos, a tra­ces de las pre­sio­nes, ame­na­zas y judi­cia­li­za­cio­nes. Nos están bus­can­do para aca­bar con cual­quier tipo de levan­ta­mien­to de la voz en el país. La reali­dad es que hay una serie de mon­ta­jes fuer­tes, estos mon­ta­jes tie­nen una sis­te­ma­ti­ci­dad cuan­do ocu­rren, hay un hecho que se vuel­ve boom mediá­ti­co en el país. Pos­te­rior a eso aca­tan a un líder del movi­mien­to social que tie­nen pre­via­men­te cus­to­dia­do, estu­dia­do, y ya le ponen un alias. Enton­ces empie­zan a raíz de un hecho que empie­za en el país, los medios le dan toda la fuer­za que cap­tu­ra­ron a los res­pon­sa­bles de esos hechos. Cogen a un gru­po impor­tan­te de per­so­nas y mon­tan todo el pro­ce­so judi­cial alre­de­dor. O tie­nen pro­ce­sos vie­jos de per­so­nas que no pudie­ron cap­tu­rar, son inves­ti­ga­cio­nes de muchos años, lue­go lo que hacen es que duran­te los últi­mos tres o cua­tro meses, le meten líde­res socia­les y se van a los medios a decir que han cap­tu­ra­do a un líder social tras años de bús­que­da. Y la ver­dad es que esa per­so­na nun­ca estu­vo en esa inves­ti­ga­ción. Yo que­dé en el medio de un pro­ce­so muer­to, don­de per­die­ron tiem­po y ade­más con el que nun­ca pudie­ron ata­car a nadie lo que hacen es igual apro­ve­char­lo y ata­car el movi­mien­to social. Así tam­bién exis­te la moda­li­dad de los fal­sos tes­ti­gos, la moda­li­dad de per­so­nas a las que les ofre­cen que ata­quen al movi­mien­to social y son per­so­nas que dicen cual­quier cosa con tal de no ir pre­sas ellas. Esas per­so­nas que fue­ron sor­pren­di­das even­tual­men­te en fla­gran­cia, come­tien­do un ilí­ci­to y ade­más dice que estu­vo con alguien del movi­mien­to social y que fue dete­ni­do en la ocu­rren­cia de los hechos. Esa per­so­na no es pro­ce­sa­da no va a la cár­cel. Así fue el caso de Julián Gil, Secre­ta­rio Téc­ni­co del Con­gre­so de los Pue­blos. Segu­ra­men­te, se van a dar una serie de cap­tu­ras masi­vas y de mon­ta­jes judi­cia­les, por lo que está ocu­rrien­do. Sin embar­go, la gen­te está plan­tean­do con trans­pa­ren­cia y tran­qui­li­dad que la cár­cel es otro esce­na­rio de lucha don­de esta­mos dis­pues­to a estar y a gene­rar des­de ahí otro esce­na­rio de poder popular.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *