Perú. La hija de Sawe­to per­sis­te en su lucha por jus­ti­cia

Ara­mis Castro/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de sep­tiem­bre de 2020

Defen­der sin mie­do: pro­te­ger los bos­ques duran­te la pan­de­mia

En la Ama­zo­nía perua­na, ade­más de bos­ques, ríos ser­pen­tean­tes y espe­cies que la cien­cia aún no aca­ba de des­cu­brir, habi­ta la mei­ri, una ardi­lla cuya cola pare­ce repli­car­se en el pei­na­do de las niñas indí­ge­nas ashé­nin­kas. Para Jor­ge Ríos Pérez ‑líder ase­si­na­do por made­re­ros ile­ga­les, jun­to a otros tres diri­gen­tes el 1 de setiem­bre de 2014– el pare­ci­do era indu­da­ble: cada vez que veía a su hija mayor pen­sa­ba en aquel ani­ma­li­to escu­rri­di­zo. Por eso, cuan­do era niña, comen­zó a lla­mar­la así.

Acep­tar la muer­te de un padre es dolo­ro­so. Hacer­lo sin un cuer­po que llo­rar, aún peor. A seis años del ase­si­na­to de Ríos Pérez, las auto­ri­da­des no han bus­ca­do sus res­tos. Y hoy, aun­que no la acom­pa­ña de mane­ra físi­ca, Dia­na Ríos Ren­gi­fo sien­te que él per­du­ra en la natu­ra­le­za. Ese espa­cio des­de el que le ense­ñó a luchar. 

“Él está den­tro del bos­que: el bos­que es vida y, gra­cias a él, estoy viva”, dice.

Ríos Ren­gi­fo es una mujer reser­va­da, que dis­tri­bu­ye su tiem­po entre la crian­za de sus hijos y la defen­sa de los terri­to­rios. “A veces, qui­sie­ra que hubie­ra más de 40 Dia­nas. Que ten­gan luchas, que se pro­pon­gan cosas y cum­plan todo”, cuen­ta, acen­tuan­do las últi­mas pala­bras. 

A seis años del ase­si­na­to de su pro­ge­ni­tor, ella está deci­di­da a apo­yar a toda comu­ni­dad indí­ge­na que ini­cie el pro­ce­so para titu­lar su terri­to­rio o pre­ten­da ampliar las áreas reco­no­ci­das por el Esta­do peruano; una lucha que Ríos Pérez le enco­men­dó poco antes de su muer­te. 

Diana Ríos junto a su madre

JUSTICIA.Des­de hace seis años, Dia­na Ríos jun­to a su madre Ergi­lia Ren­gi­fo aguar­dan por las sen­ten­cias con­tra los ase­si­nos de su padre y otros tres diri­gen­tes de Sawe­to. 
Foto: Geral­di­ne San­tos /​Ojo­Pú­bli­co. 

El domin­go 31 de agos­to de 2014 –la últi­ma vez que Dia­na vio a su padre – , él se diri­gía a la comu­ni­dad nati­va de Apiwx­ta, cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil, para reu­nir­se con otros diri­gen­tes que se habían alia­do a la lucha de Sawe­to con­tra el trá­fi­co ile­gal de made­ra. Antes de ini­ciar aquel via­je, hizo una bre­ve para­da en la casa de su hija para reco­ger unas héli­ces que nece­si­ta­ba para su peque peque, peque­ña embar­ca­ción lla­ma­da así por el rui­do del motor.

En ese encuen­tro, Dia­na le dio una bote­lla de masa­to –una bebi­da tra­di­cio­nal de la Ama­zo­nía pre­pa­ra­da a base de yuca fer­men­ta­da– con la con­vic­ción de ver­lo, a más tar­dar, el vier­nes de la sema­na siguien­te. Esa maña­na, recuer­da, se le veía ansio­so por la reu­nión. Y, poco antes de des­pe­dir­se, le sol­tó una fra­se que le segui­ría ron­dan­do en la cabe­za duran­te el día: “Si es que algo me pasa­ra en el trans­cur­so del camino, tú te que­das a car­go de cui­dar a tu mamá, a tus her­ma­ni­tos y de seguir la lucha”, le dijo. 

La muer­te de Ríos Pérez no solo enviu­dó a su madre, Ergi­lia Ren­gi­fo López, tam­bién dejó a nue­ve her­ma­nos sin el líder del hogar, uno de ellos de ape­nas un mes de naci­do. Por eso, Dia­na –la mayor– tuvo que asu­mir un nue­vo rol: con­ver­tir­se en una líder para encon­trar jus­ti­cia por los ase­si­na­tos y per­sis­tir en la defen­sa del anta­mi­ki (bos­que ama­zó­ni­co). 
 

Resis­ten­cia ashé­nin­ka 
 

Sawe­to es una comu­ni­dad indí­ge­na perua­na ubi­ca­da cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil. Para lle­gar has­ta allí es nece­sa­rio nave­gar duran­te una sema­na des­de Pucall­pa, la capi­tal de la región Uca­ya­li. En su terri­to­rio, con una exten­sión titu­la­da ‑reco­no­ci­da por el Esta­do- de 77 mil hec­tá­reas, cre­cen árbo­les cuya made­ra tie­ne un alto valor en el mer­ca­do: el cedro, la cao­ba y el shihuahua­co, este últi­mo ame­na­za­do por la tala indis­cri­mi­na­da.

La pre­sen­cia de made­re­ros ile­ga­les no es inusual en sus bos­ques, y el padre de Dia­na jun­to a los tres diri­gen­tes ase­si­na­dos con él ‑Edwin Cho­ta Vale­ra, Leon­cio Quin­tí­si­ma y Fran­cis­co Pine­do- ya habían sido ame­na­za­dos en varias opor­tu­ni­da­des. 

Des­de su muer­te, Dia­na ha lidia­do con suce­si­vos retra­sos en la bús­que­da de los res­pon­sa­bles y eva­si­vas por par­te de los fun­cio­na­rios públi­cos a car­go de la inves­ti­ga­ción. Algo que ya había ocu­rri­do en el pasa­do, con las denun­cias pre­sen­ta­das por Edwin Cho­ta Vale­ra, exje­fe ashé­nin­ka de la comu­ni­dad.

Seis años antes, Cho­ta había ini­cia­do una bata­lla legal para pedir que se inves­ti­ga­ra la pre­sen­cia de tala­do­res ile­ga­les en los bos­ques de Sawe­to. Y, aun­que las auto­ri­da­des sabían que la comu­ni­dad era aco­sa­da por los made­re­ros, las inda­ga­cio­nes de la fis­ca­lía ambien­tal de Uca­ya­li no empe­za­ron has­ta que se cono­ció el cri­men.

La inves­ti­ga­ción de este orga­nis­mo, ana­li­za­da en el infor­me Sawe­to: La vio­len­cia de la impu­ni­dad en la Ama­zo­nía de Ojo­Pú­bli­co, evi­den­ció una cade­na de irre­gu­la­ri­da­des y des­es­ti­mó la infor­ma­ción pre­sen­ta­da por los diri­gen­tes como sus­ten­to de la denun­cia ‑foto­gra­fías de los invo­lu­cra­dos en la tala ile­gal y coor­de­na­das de don­de ope­ra­ban ilí­ci­ta­men­te-. Duran­te cua­tro años, ade­más, la fis­ca­lía igno­ró el tes­ti­mo­nio de un tes­ti­go sobre la iden­ti­dad de los auto­res inte­lec­tua­les y mate­ria­les del ase­si­na­to.
 

Ilustración: Enrique Casanto.
VÍCTIMAS. Según la cos­mo­vi­sión ashé­nin­ka, los diri­gen­tes ase­si­na­dos hoy repre­sen­tan a cua­tro gue­rre­ros que murie­ron por defen­der su tie­rra. 
Ilus­tra­ción: Enri­que Casan­to Shin­ga­ri.

A la par de estos pro­ble­mas, la repre­sen­ta­ción del caso ante los medios de comu­ni­ca­ción y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les reca­yó en Dia­na. Tenía solo 22 años. Esa res­pon­sa­bi­li­dad la lle­vó a via­jar por pri­me­ra vez fue­ra de Sawe­to, en noviem­bre de 2014. Salió de su comu­ni­dad, inte­gra­da por trein­ta fami­lias, y reco­rrió más de cin­co mil kiló­me­tros de dis­tan­cia, a Nue­va York, la cos­mo­po­li­ta ciu­dad esta­dou­ni­den­se de más de 8.6 millo­nes de habi­tan­tes. El moti­vo, un reco­no­ci­mien­to entre­ga­do por la Fun­da­ción Ale­xan­der Soros a los ashé­nin­kas caí­dos por la lucha con­tra la tala ile­gal. 

Fue­ron días de cam­bios brus­cos para ella: de una ruti­na en una comu­ni­dad peque­ña y sin ser­vi­cios bási­cos, pasó a inter­ac­tuar con agen­cias de pren­sa y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil en una ciu­dad con habi­tan­tes de dife­ren­tes nacio­na­li­da­des y cul­tu­ras. 

Robert Gui­ma­raes, enton­ces diri­gen­te de la Fede­ra­ción de Comu­ni­da­des Nati­vas de Uca­ya­li y Afluen­tes (Feco­nau) y úni­co peruano que la acom­pa­ñó en esa tra­ve­sía, recuer­da el cho­que cul­tu­ral: “Le sor­pren­día estar una ciu­dad así de gran­de y con edi­fi­cios tan altos. Le lla­ma­ban la aten­ción las cosas moder­nas. Pero siem­pre esta­ba tris­te por­que los hechos [ase­si­na­tos] eran recien­tes”. 

Gui­ma­raes tam­bién evo­ca un momen­to de la cere­mo­nia don­de cree que Ríos Ren­gi­fo asu­mió que debía con­ti­nuar la defen­sa de la Ama­zo­nía. “Ella se que­bró cuan­do nos hicie­ron ver el vídeo de la lucha de Sawe­to. Cuan­do pasa­ron imá­ge­nes de Edwin Cho­ta y su comu­ni­dad, se le salie­ron las lágri­mas. Pero creo que esta­ba cons­cien­te de que su lucha tenía que con­ti­nuar y eso le daba fuer­za”, dice. 
 

El peso de ser líder
 

Repre­sen­tar a una comu­ni­dad ame­na­za­da por la tala ile­gal no es sen­ci­llo. Menos, cuan­do se tra­ta de un lega­do repen­tino. Para Mar­goth Quis­pe, ami­ga de Dia­na y abo­ga­da que acom­pa­ña el pro­ce­so de Sawe­to, la here­de­ra de Ríos nece­si­ta­ba un res­pi­ro para su due­lo pero ocu­rrió lo con­tra­rio: Dia­na, jun­to a las viu­das, empe­za­ron a tener una expo­si­ción en la pren­sa que las lle­gó a satu­rar. Ella, dice Quis­pe, no mos­tra­ba su inco­mo­di­dad de for­ma tajan­te, pero se nota­ba en sus decla­ra­cio­nes escue­tas a los repor­te­ros.

“No esta­ba pre­pa­ra­da para eso. Nece­si­ta­ba enten­der qué había pasa­do y qué iba a ser de su fami­lia y de ella. No tuvo una pau­sa para decir ‘a par­tir de esto voy a hacer tal o cual cosa’. Esa pre­sión era pesa­da”, ase­gu­ra Quis­pe, quien ade­más ha sido tes­ti­go de sus ini­cios en las reunio­nes para defi­nir las estra­te­gias en la titu­la­ción de la comu­ni­dad, algo que con­si­guie­ron casi un año des­pués del múl­ti­ple ase­si­na­to. 

Avan­ces como ese, hicie­ron que Dia­na per­sis­ta en la defen­sa de los terri­to­rios ama­zó­ni­cos. Des­pués de una déca­da de par­ti­ci­pa­ción acti­va en Sawe­to, ella se ha con­ver­ti­do en una refe­ren­te de la lucha ambien­tal e indí­ge­na. Ese com­pro­mi­so, sin embar­go, no ha rele­ga­do la bús­que­da de jus­ti­cia y la nece­si­dad de encon­trar algún día los res­tos de su padre. 
 Diana Ríos retrato

LÍDER. Hoy Dia­na Ríos con­vi­ve con sus hijos, her­ma­nos y madre a las afue­ras de Pucall­pa, capi­tal de la región Uca­ya­li. Toda­vía espe­ra jus­ti­cia por el ase­si­na­to de su padre. 
Foto: Archi­vo per­so­nal Dia­na Ríos.
 

En la acu­sa­ción fis­cal con­tra Euri­co Mapes, José Car­los Estra­da, Hugo Soria y los her­ma­nos Segun­do y Josi­mar Ata­chi Félix, los pre­sun­tos ase­si­nos de los diri­gen­tes ashé­nin­kas, se sugi­rió la bús­que­da e iden­ti­fi­ca­ción de los res­tos óseos de las víc­ti­mas no iden­ti­fi­ca­das: el padre de Dia­na y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez. El pro­ce­so, sin embar­go, se man­tie­ne en pau­sa por fal­ta de res­pues­tas del Poder Judi­cial de Uca­ya­li. 

Esa incer­ti­dum­bre hizo que, duran­te mucho tiem­po, Dia­na pen­sa­ra que su padre no había muer­to. “He encon­tra­do su polo, su mochi­la, pero menos a mi papá. Enton­ces, para mí era como si él estu­vie­ra vivo”, dice con la voz entre­cor­ta­da. 

En 2018, sin embar­go, hizo un ritual de ayahuas­ca –una bebi­da tra­di­cio­nal de la Ama­zo­nía con efec­tos alu­ci­nó­ge­nos– como par­te del pro­ce­so de due­lo. “Qui­se hacer una sesión, para ver den­tro de mí mis­ma [y com­pro­bar] si mi papá esta­ba vivo o muer­to. Para mí, en todo momen­to esta­ba vivo. Pero, cuan­do tomé [ayahuas­ca], vi lo que le hicie­ron ese día. Sí, era él”, rela­ta.
 

Nue­va con­vi­ven­cia
 

Hoy, si Dia­na repre­sen­ta el ros­tro de Sawe­to hacia el mun­do, su madre hace lo pro­pio al inte­rior de la comu­ni­dad. Ergi­lia Ren­gi­fo López tra­ba­ja en el con­se­jo direc­ti­vo de la loca­li­dad, espa­cio des­de el que orga­ni­za y coor­di­na pro­gra­mas socia­les. A ini­cios de 2020 ambas deci­die­ron mudar­se a las afue­ras de Pucall­pa para acom­pa­ñar el pro­ce­so judi­cial des­de la capi­tal depar­ta­men­tal, pero siguen en con­tac­to con los diri­gen­tes para estar infor­ma­das sobre lo que ocu­rre en el día a día en el terri­to­rio. 

En esta nue­va con­vi­ven­cia jun­to a su nume­ro­sa fami­lia –inte­gra­da por su mamá, her­ma­nos e hijos – , Dia­na no ha per­di­do la opor­tu­ni­dad de ense­ñar­le a los más peque­ños de la casa la impor­tan­cia de su cul­tu­ra. Les expli­ca en ashé­nin­ka la rele­van­cia de defen­der la Ama­zo­nía, qui­zá con la año­ran­za de que sigan sus pasos y se vuel­va reali­dad aquel deseo de tener ‘40 Dia­nas’. 

Ilustración: Enrique Casanto

ASHÉNINKAS. Repre­sen­ta­ción de Alto Tama­ya Sawe­to, comu­ni­dad perua­na ubi­ca­da en la fron­te­ra con Bra­sil. 

Ilus­tra­ción: Enri­que Casan­to Shin­ga­ri.

“[Quie­ro] que vean que un arbo­li­to es como un niño, que lo plan­tas y lo cui­das. Si no lo hace­mos y lo depre­da­mos, va murien­do; y es como si fue­ra murien­do un niño”, cuen­ta, emu­lan­do al maes­tro que fue su padre. 

En medio de una pan­de­mia que para­li­zó a todo el apa­ra­to esta­tal, aguar­da el reini­cio del pro­ce­so judi­cial lejos de Sawe­to, pero con la espe­ran­za de regre­sar. No hay fecha exac­ta para ese retorno. Tam­po­co para el ini­cio de la audien­cia con­tra los acu­sa­dos del ase­si­na­to. El pasa­do 21 de agos­to la cita en el Poder Judi­cial de Uca­ya­li fue sus­pen­di­da por quin­ta vez. 

Entre­tan­to, como par­te de las acti­vi­da­des más urgen­tes, Dia­na lle­vó prue­bas rápi­das y medi­ci­nas a comu­ni­da­des indí­ge­nas colin­dan­tes a Sawe­to –San Miguel de Cham­bi­ra, Putaya y Toma­jau– que luchan con­tra la covid-19. En Uca­ya­li, la región don­de se encuen­tran estas y otras comu­ni­da­des indí­ge­nas, los con­ta­gios ya supe­ran los 15 mil casos posi­ti­vos. 

Duran­te el sobre­vue­lo de ese tra­yec­to, mien­tras veía la natu­ra­le­za des­de la avio­ne­ta, la líder ashé­nin­ka sin­tió emo­cio­nes encon­tra­das. Ver de nue­vo el bos­que le tra­jo recuer­dos de su infan­cia. Pero, a la vez, pen­sa­ba en el ase­si­na­to de su padre.

“Yo nací den­tro de ese bos­que y cre­cí alre­de­dor de él. Depen­de de cada uno enten­der­lo, pero para mí sig­ni­fi­ca mucho”, dice una noche de agos­to, mien­tras, des­de su celu­lar, moni­to­rea las últi­mas urgen­cias del día en Sawe­to.

FUENTE: Ojo Públi­co

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *