Nica­ra­gua. A 40 años del aten­ta­do que ter­mi­nó con el dic­ta­dor Somo­za

Por Gus­ta­vo Vei­ga. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de sep­tiem­bre de 2020.

El 17 de sep­tiem­bre de 1980 Anas­ta­sio Somo­za Debay­le encon­tró la muer­te en el Para­guay de Alfre­do Stroess­ner sobre la ave­ni­da Gene­ra­lí­si­mo Fran­co. Los tres dic­ta­do­res que­da­ron uni­dos en el tiem­po.

El 17 de sep­tiem­bre de 1980 el nica­ra­güen­se Anas­ta­sio Somo­za Debay­le encon­tró la muer­te en el Para­guay de Alfre­do Stroess­ner sobre la ave­ni­da Gene­ra­lí­si­mo Fran­co. Los tres dic­ta­do­res que­da­ron uni­dos en tiem­po y espa­cio por un aten­ta­do come­ti­do hace 40 años que sacu­dió al mun­do.

La ope­ra­ción Rep­til aca­bó con la vida del últi­mo tirano de una dinas­tía que había comen­za­do en 1937 su padre, Anas­ta­sio Somo­za Gar­cía, en la tie­rra de los poe­tas Rubén Darío y Ernes­to Car­de­nal. La autop­sia deter­mi­nó que tenía 25 ori­fi­cios de bala en el cuer­po, un cuer­po cal­ci­na­do por un lan­za­cohe­tes RPG‑2 que falló al pri­mer tiro pero no al segun­do arro­ja­do sobre el Mer­ce­des Benz blan­co don­de via­ja­ba.

Dos argen­ti­nos pro­ta­go­ni­za­ron la acción: Enri­que Gorria­rán Mer­lo vació el car­ga­dor de su fusil de asal­to M‑19 sobre el para­bri­sas y su com­pa­ñe­ro del ERP, Hugo Irur­zun, el capi­tán San­tia­go, com­ple­tó la fae­na con el dis­pa­ro que hizo explo­tar el auto. El pri­me­ro con­si­guió esca­par y con­tó años des­pués que el ase­si­na­to de Tachi­to – apo­do por el cual se cono­cía al menor de los Somo­za – se había empe­za­do a pla­ni­fi­car en el res­to­rán Los Gau­chos de Mana­gua, que toda­vía exis­te. La his­to­ria dice que cuan­do unos perio­dis­tas le pre­gun­ta­ron al coman­dan­te san­di­nis­ta Tomás Bor­ge si sabía quié­nes habían sido los auto­res del ata­que res­pon­dió: “Fuen­teo­ve­ju­na”.

Ese miér­co­les 17 a las 9.55 de la maña­na, el gru­po coman­do de sie­te gue­rri­lle­ros – cua­tro hom­bres y tres muje­res – fue por su obje­ti­vo. El plan para matar a Somo­za había lle­va­do casi un año de pre­pa­ra­ción. La pri­me­ra célu­la ingre­só a Para­guay des­de Bra­sil. Las armas se cru­za­ron en una embar­ca­ción des­de la Argen­ti­na. Ya en Asun­ción, se estu­dió cómo hacer la ope­ra­ción que cer­ca estu­vo de levan­tar­se por­que le per­die­ron el ras­tro al blan­co. El hués­ped de Stroess­ner había deja­do por un tiem­po de hacer su tra­yec­to habi­tual. No apa­re­cía en el radar de sus eje­cu­to­res.

Los inte­gran­tes del ERP lide­ra­dos por Gorria­rán pudie­ron seguir con pre­ci­sión los movi­mien­tos del dic­ta­dor cuan­do uno de ellos, camu­fla­do como cani­lli­ta, alqui­ló una para­da de dia­rios en la esqui­na de las ave­ni­das Gene­ra­lí­si­mo Fran­co y San­tí­si­mo Sacra­men­to. Muy cer­ca de la vivien­da des­de la que Somo­za, su cho­fer nica­ra­güen­se César Gallar­do y su ase­sor finan­cie­ro, el ita­lo-esta­dou­ni­den­se Joseph Jou Bait­ti­ner, salie­ron aquel día a bor­do del Mer­ce­des Benz cus­to­dia­dos por un auto de la poli­cía. Nin­guno de los tres sobre­vi­vi­ría al ata­que sin­cro­ni­za­do.

En la logís­ti­ca del ope­ra­ti­vo tam­bién resul­tó cla­ve otra situa­ción. Los gue­rri­lle­ros alqui­la­ron una vivien­da veci­na a la de Tachi­to bajo un ardid de come­dia. Le expli­ca­ron al due­ño de la pro­pie­dad –un inge­nie­ro lla­ma­do Luis Alber­to Mon­te­ro – que eran repre­sen­tan­tes del can­tan­te Julio Igle­sias y que el ver­da­de­ro loca­dor era él. Adu­je­ron que el espa­ñol pla­nea­ba fil­mar una pelí­cu­la en Para­guay y hacer una serie de reci­ta­les y con esa zanaho­ria pidie­ron ano­ni­ma­to abso­lu­to para su repre­sen­ta­do. Una fic­ción que les dio resul­ta­do pero que man­dó al pro­pie­ta­rio a la cár­cel por un tiem­po. La his­to­ria fue inves­ti­ga­da por la perio­dis­ta nica­ra­güen­se Móni­ca Zub Cen­teno para su libro Somo­za en Para­guay. Vida y muer­te de un dic­ta­dor, publi­ca­do en 2016.

Cuan­do el Mer­ce­des Benz paten­te 177561 iba por la ave­ni­da Gene­ra­lí­si­mo Fran­co – hoy Espa­ña – un Jeep Che­ro­kee que con­du­cía Rober­to Sán­chez, uno de los gue­rri­lle­ros, se le cru­zó de gol­pe a una com­bi que ante­ce­día al auto don­de iba Somo­za. Arman­do, tal su nom­bre de gue­rra, mori­ría en el ata­que al cuar­tel de La Tabla­da en febre­ro de 1989. Su manio­bra fue sufi­cien­te para que el obje­ti­vo fre­na­ra y que­da­ra en la línea de fue­go del lan­za­cohe­tes de Irur­zun. El pri­mer dis­pa­ro no salió. Pero sí todos los tiros con los que Gorria­rán eje­cu­tó a Somo­za y su redu­ci­da comi­ti­va antes de que reac­cio­na­ra la cus­to­dia que venía detrás. El segun­do pro­yec­til del RPG‑2 que por­ta­ba el capi­tán San­tia­go sobre uno de sus hom­bros com­ple­tó la tarea. El cho­fer voló fue­ra del vehícu­lo y cayó a varios metros sobre el asfal­to según las cró­ni­cas perio­dís­ti­cas.

Angel Boga­do, repor­te­ro grá­fi­co del des­apa­re­ci­do dia­rio para­gua­yo Hoy, fue uno de los pri­me­ros en lle­gar al lugar. En aquel momen­to con­tó: “Recuer­do que toda­vía salía humo del cuer­po de Somo­za, tipo vapor, por el tema de las balas que reci­bió. Él y su acom­pa­ñan­te esta­ban como aga­cha­dos, como metien­do la cabe­za entre las pier­nas”. Años más tar­de, Gorria­rán comen­tó el epi­so­dio en un pro­gra­ma de TV: “La explo­sión fue impre­sio­nan­te. Pudi­mos ver el auto total­men­te des­tro­za­do y la cus­to­dia escon­di­da detrás de un muri­to de la casa de al lado. Ya no tira­ban más”.

El úni­co gue­rri­lle­ro que no pudo esca­par al ope­ra­ti­vo cerro­jo mon­ta­do minu­tos des­pués para dar con el coman­do fue el san­tia­gue­ño Irur­zun. Fla­co, muy alto – medía más de 1,90- no pasa­ba inad­ver­ti­do. Había com­ba­ti­do en el mon­te tucu­mano duran­te el Ope­ra­ti­vo Inde­pen­den­cia y en Nica­ra­gua con los san­di­nis­tas. Des­pués del ata­que regre­só a un depar­ta­men­to en el popu­lar barrio San Vicen­te. La ver­sión ofi­cial sobre su des­tino fue que murió enfren­tán­do­se a la poli­cía. Con los años se com­pro­bó que había sido tor­tu­ra­do y su cuer­po des­apa­re­ci­do. En 2007 se reali­zó una exhu­ma­ción de res­tos en el cemen­te­rio de Asun­ción que no arro­jó resul­ta­dos posi­ti­vos. En su ciu­dad natal de La Ban­da, en San­tia­go del Este­ro, se lo recuer­da des­de 2015 con un peque­ño monu­men­to en una pla­za.

El cuer­po irre­co­no­ci­ble de Somo­za no fue fácil de iden­ti­fi­car. Su aman­te nica­ra­guen­se, Dino­rah Sam­pson Moga­nam, lo había acom­pa­ña­do has­ta Para­guay y no podía creer lo que veía. Esta mujer de 73 años que lle­vó una vida fas­tuo­sa duran­te su rela­ción con el dic­ta­dor se ins­ta­ló en Mia­mi en 1981. Lo había cono­ci­do en un velo­rio en 1962 y des­de enton­ces nun­ca vol­vió a sepa­rar­se de él has­ta su muer­te.

La heren­cia que dejó el últi­mo de los Somo­za en Nica­ra­gua fue demo­le­do­ra: unos 50 mil muer­tos, la mayo­ría entre la pobla­ción civil, casi el doble de heri­dos, unos 40 mil huér­fa­nos y alre­de­dor de 150 mil des­pla­za­dos hacia los paí­ses veci­nos de Hon­du­ras y Cos­ta Rica. Stroess­ner le con­ce­dió el sta­tus de resi­den­te tem­po­ral cuan­do huyó. Los dos tira­nos coin­ci­die­ron ape­nas casi un año en Asun­ción y se vie­ron muy poco. Tachi­to alcan­zó a inver­tir una par­te de su for­tu­na – esti­ma­da en 6 mil millo­nes de dóla­res ‑en el Cha­co para­gua­yo a don­de lle­gó el 19 de agos­to de 1979. Un mes antes se había pro­du­ci­do la entra­da triun­fan­te en Mana­gua de los revo­lu­cio­na­rios san­di­nis­tas. El dic­ta­dor bus­có refu­gio en varios paí­ses has­ta que lo encon­tró en Asun­ción.

Diez años des­pués de la huí­da de Somo­za de su país, del que se esca­pó lle­ván­do­se has­ta sus loros, al dic­ta­dor que lo reci­bió le lle­ga­ría su pro­pio final. Stroess­ner fue derro­ca­do por uno de sus gene­ra­les, su con­sue­gro Andrés Rodrí­guez. A dife­ren­cia del nica­ra­güen­se lle­gó a la vejez, se mudó a Bra­sil y murió a los 93 años en 2006 sin que nadie lo moles­ta­ra.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *