Nación Mapu­che. Recla­man que Fran­cia res­ti­tu­ya los res­tos del hijo de un caci­que patagónico

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de sep­tiem­bre de 2020

Un aven­tu­re­ro fran­cés se lle­vó de sus via­jes una serie de ele­men­tos saquea­dos a los pue­blos ori­gi­na­rios. Aún hoy, el esque­le­to de Liem­pi­chun Saka­ma­ta está en un museo, que se nie­ga a devol­ver­lo. Fue­ron roba­dos en la Pata­go­nia a fines de siglo XIX.

Hay que des­con­fi­nar el esque­le­to del hijo del caci­que, Liem­pi­chun Saka­ma­ta. La cla­ve de su recu­pe­ra­ción la tie­ne Fran­cia y la res­pon­sa­bi­li­dad de su exten­so cau­ti­ve­rio en las bode­gas del colo­nia­lis­mo, un explo­ra­dor fran­cés del siglo XIX que pasó por la Pata­go­nia Argen­ti­na y robó cadá­ve­res como si fue­ran un tro­feo. El con­de Henry de la Vaulx tenía la moral y la curio­si­dad de los colo­ni­za­do­res, los prin­ci­pios cien­tí­fi­cos de la épo­ca y una rela­ción con los pue­blos ori­gi­na­rios don­de se mez­cla­da la admi­ra­ción y la indo­len­cia. Entre 1896 y 1897, Henry de la Vaulx empren­dió en la Argen­ti­na lo que se cono­ce edu­ca­da­men­te como un “estu­dio etno­grá­fi­co”. Lle­gó al país 15 años des­pués de la expan­sión de la Argen­ti­na hacia las regio­nes del sur que esta­ban, has­ta enton­ces, bajo con­trol de los mapu­ches, los tehuel­ches y los pata­go­nes (Con­quis­ta del Desier­to). De su via­je se lle­vó a París plan­tas, joyas, telas, fotos y res­tos huma­nos. Entre ellos figu­ra el cuer­po de Liem­pi­chun Saka­ma­ta, hijo del caci­que Saka­ma­ta. Has­ta el año 2009, cuan­do lo des­cu­brió el antro­pó­lo­go argen­tino Julio Vezub (Ins­ti­tu­to Pata­gó­ni­co de Cien­cias Socia­les y Huma­nas Cen­pat-Coni­cet), el esque­le­to del caci­que estu­vo expues­to en el Museo del Hom­bre de París y, des­de 2015, las comu­ni­da­des tehuel­che y mapu­che de Chu­but le piden al Esta­do argen­tino que recu­pe­re los res­tos. Bue­nos Aires lle­va, des­de ese enton­ces, nego­cian­do con París la res­ti­tu­ción del esque­le­to a cuyo recla­mo tam­bién se sumó Guias, el Gru­po Uni­ver­si­ta­rio de Inves­ti­ga­ción en Antro­po­lo­gía Social que tra­ba­ja con empe­ño en la recu­pe­ra­ción de los res­tos per­te­ne­cien­tes a los pue­blos ori­gi­na­rios que se con­ser­van en el Museo de La Pla­ta des­de la Con­quis­ta del Desier­to. Aun­que la res­ti­tu­ción depen­de de una ley, el Museo de His­to­ria Natu­ral de París, en cuyos sóta­nos están los res­tos envuel­tos en una bol­sa de plás­ti­co, se resis­te a faci­li­tar la devo­lu­ción. Los cien­tí­fi­cos argen­ti­nos desig­na­dos para mediar con la ins­ti­tu­ción cho­ca­ron con la mis­ma fra­se: “lo sien­to mucho, la legis­la­ción no lo per­mi­te, hace fal­ta una ley especial”.

Nota com­ple­ta aquí: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​9​2​0​3​7​-​r​e​c​l​a​m​a​n​-​q​u​e​-​f​r​a​n​c​i​a​-​r​e​s​t​i​t​u​y​a​-​l​o​s​-​r​e​s​t​o​s​-​d​e​l​-​h​i​j​o​-​d​e​-​u​n​-​cac

El Con­de Henry de la Vaulx era cons­cien­te del sacri­le­gio que esta­ba come­tien­do. Fue un aven­tu­re­ro colo­nial abra­za­do al «inte­rés cien­tí­fi­co» de los pue­blos ori­gi­na­rios, en este caso los gigan­tes pata­gó­ni­cos, con un man­da­to cla­ro sobre su misión en la Pata­go­nia, escri­tor de nove­li­tas de aven­tu­ras y pio­ne­ro de la avia­ción. De aque­lla expe­di­ción por la Argen­ti­na dejó un libro, Voya­ge en Pata­go­nie, publi­ca­do en 1901. Allí escri­be sin rodeos : «¡Qué demo­nios, ten­go una excu­sa! Trae­ré a Fran­cia un bello espé­ci­men de la raza india. Des­pués de todo, poco impor­ta que este tehuel­che duer­ma en un agu­je­ro en la Pata­go­nia o en una vitri­na en el Museo”. En otro capí­tu­lo, de la Vaulx cali­fi­ca como “coci­na maca­bra” la for­ma en que des­ar­mó e hir­vió el cuer­po de un pata­gón. Tam­po­co ocul­ta el hecho de que muchos indí­ge­nas huían des­pa­vo­ri­dos cuan­do lo veían lle­gar. Lo pre­ce­día la fama de ladrón de cadá­ve­res. Lo apo­da­ron inclu­so bru­jo “Kal­ku” por esa cau­sa. El con­de escri­be: “Esos indios me con­si­de­ra­ban como un indi­vi­duo peli­gro­so, una suer­te de espí­ri­tu del mal, incli­na­do a embru­jar a la gen­te y al gana­do” (Voya­ge en Pata­go­nie, pági­na 26 de la edi­ción original).

El pro­fe­sor Julio Vezub mati­za la acu­sa­ción de “necró­fi­lo delic­ti­vo” que sue­le pesar sobre el con­de: “Hay que poner en con­tex­to esas prác­ti­cas con la ten­den­cia de la antro­po­lo­gía colo­nial de la épo­ca, y no sólo euro­pea, sino tam­bién la que se prac­ti­ca­ba en la Argen­ti­na, por­que tam­bién hubo un colo­nia­lis­mo nacio­nal en ese sen­ti­do. De lo con­tra­rio se pone el acen­to sobre la impug­na­ción moral de un tipo de prác­ti­ca que está supe­ra­da cuan­do el pro­ble­ma real es la prác­ti­ca actual de las auto­ri­da­des cien­tí­fi­cas y cul­tu­ra­les euro­peas”. En efec­to, no resul­ta com­pren­si­ble que más de un siglo des­pués el pen­sa­mien­to colo­nial siga vigen­te y tra­be le recu­pe­ra­ción de un patri­mo­nio, tan­to más cuan­to que se tra­ta, aquí, del robo de osa­men­tas humanas.

El ori­gen del conflicto

En el pre­sen­te está todo el pro­ble­ma. La his­to­ria tie­ne dos movi­mien­tos: el ori­gi­nal, muy bien docu­men­ta­do, y el actual, o sea la res­ti­tu­ción, en cur­so de escri­tu­ra. El ori­gi­nal lle­vó al con­de a escri­bir, antes de su via­je, al Minis­te­rio fran­cés de la Ins­truc­ción Públi­ca y las Bellas Artes para infor­mar­le sobre su inten­ción de “efec­tuar tra­ba­jos etno­grá­fi­cos” en bene­fi­cio del Museo de His­to­ria Natu­ral de París. Con ello y el res­pal­do de la Socie­dad Geo­grá­fi­ca de París, con­si­guió que el minis­te­rio le finan­cia­ra el via­je. Lle­gó a Bue­nos Aires con una lis­ta de encar­gos “cien­tí­fi­cos” y reco­rrió la Pata­go­nia de Nor­te a Sur entre el 11 de mar­zo de 1896 y el 24 de julio de 1897. Vied­ma, Río Negro, Gene­ral Roca, la Cor­di­lle­ra de los Andes, río Chu­but, Tre­lew, Raw­son, Sen­guer, el valle Choi­que­ni­lahue, los lagos Colhue-Hua­pi y Mus­ters, Río Chi­co, Río Galle­gos y Tie­rra del Fue­go. De ese peri­plo se tra­jo a París unos 1400 obje­tos: pie­dras, metal, cerá­mi­ca, insec­tos, esque­le­tos de mamí­fe­ros y una colec­ción de res­tos huma­nos. Los man­dó a Fran­cia en 29 cajas con un peso total de 1371 kilos. Cuan­do regre­só, expu­so las foto­gra­fías y muchos obje­tos en la sala de geo­lo­gía del Museo de His­to­ria Natu­ral. Aureo­la­do por su aven­tu­ra, dio con­fe­ren­cias y publi­có el rela­to de los 5000 kiló­me­tros reco­rri­dos, pri­me­ro en la revis­ta Le Tour du Mon­de y lue­go bajo for­ma de libro edi­ta­do por Hachet­te. La Vaulx regre­só a la Pata­go­nia en 1929 jun­to al avia­dor Jean Mer­moz, con quien sobre­vo­ló la Cor­di­lle­ra de los Andes. La Vaulx murió en 1930 cuan­do se estre­lló el avión en el que via­ja­ba. Sus ami­gos lo apo­da­ban “el patagón”.

El con­de Henry de la Vaulx cuen­ta con muchos admi­ra­do­res aún fas­ci­na­dos por sus bús­que­das de “las razas pri­mi­ti­vas” y los “gigan­tes pata­gó­ni­cos”, así como por su “colec­ción”. Habría que ver qué pien­san sus admi­ra­do­res si algún argen­tino hubie­se veni­do en “expe­di­ción etno­grá­fi­ca” a París, habría ido al cemen­te­rio del Père-Lachai­se, roba­do el cuer­po de algún con­de para estu­diar su san­gre azul y lue­go expues­to los res­tos y demás obje­tos en un museo de Bue­nos Aires. En sus con­fe­ren­cias y su libro, Henry de la Vaulx pre­sen­tó a la Pata­go­nia como un lugar ideal para la colo­ni­za­ción euro­pea. Era, escri­be; “un país colo­nial típi­co”, sobre todo Chu­but, don­de, ano­ta, se com­bi­nan “todos los fac­to­res esen­cia­les para la pros­pe­ri­dad de una colo­nia”. Su misión, por otra par­te, con­tó con el amplio apo­yo del gobierno argentino.

Al joven Henry de la Vaulx no le fal­tó cora­je en su andar por esas tie­rras, ni arro­jo aven­tu­re­ro, ni capa­ci­dad para saquear lo que encon­tra­ra por el camino. Sir­vió en sus tiem­pos la cau­sa colo­nial y el cur­so de la cien­cia que bus­ca­ba crá­neos y esque­le­tos con el fin de asen­tar la teo­ría de la evo­lu­ción huma­na. Los “gigan­tes pata­gó­ni­cos” lo lle­va­ron a colec­tar datos, enga­ñar, pagar y trai­cio­nar para dar con las tum­bas, pro­fa­nar­las y lle­var­se los res­tos. En la Pata­go­nia puso en prác­ti­ca la “diplo­ma­cia de la dona­ción jerár­qui­ca” con la entre­ga de rega­los a los jefes. Cuan­do exhu­mó clan­des­ti­na­men­te al cadá­ver del hijo de Liem­pi­chun, los indí­ge­nas se eno­ja­ron mucho. La Vaulx con­tó en París que “sólo los pude cal­mar con un mon­tón de rega­los”. Julio Vezub agre­ga a este res­pec­to: “Entro en una suer­te de rela­ción de eco­no­mía polí­ti­ca, de inter­cam­bio de bie­nes como tex­ti­les de manu­fac­tu­ra euro­pea por lo que los tehuel­ches le daban a cambio”.

En 2009, el pro­fe­sor Vezub loca­li­zó en París los res­tos del caci­que cuan­do for­ma­ba par­te de un pro­yec­to des­ti­na­do a inves­ti­gar las colec­cio­nes del con­de. En total, dicha colec­ción com­pren­de “unos cien crá­neos y doce esque­le­tos de pobla­do­res ori­gi­na­rios de La Pam­pa y Pata­go­nia”, expli­ca Vezub. El Museo de His­to­ria Natu­ral per­sis­te en decir que esos res­tos tie­nen un “emi­nen­te inte­rés cien­tí­fi­co”, lo que sue­na a dis­pa­ra­te por­que trans­cu­rrió más de un siglo y aho­ra están en una bode­ga cubier­tos de plás­ti­co. “Ese inte­rés deber se toma­do entre comi­llas por­que esos esque­le­tos esta­ban com­ple­ta­men­te olvi­da­dos. De pron­to recu­pe­ra­ron inte­rés cien­tí­fi­co a par­tir del acto de visi­bi­li­dad cuan­do alguien dijo : esto que está aquí per­te­ne­ce a otro lugar. Enton­ces, ahí el inte­rés cien­tí­fi­co pasa a ser más una cues­tión de apro­pia­ción y de pose­sión de un archi­vo y se deja de lado el aspec­to polí­ti­co y huma­ni­ta­rio”, afir­ma Vezub.

La excu­sa de la ley

En 2015, las comu­ni­da­des liga­das fami­liar­men­te con los res­tos pidie­ron la inter­ven­ción del papa Fran­cis­co para recu­pe­rar­los. La exem­ba­ja­do­ra de la Argen­ti­na en Fran­cia María del Car­men Squeff ini­ció las ges­tio­nes, las siguió Mario Verón Gue­rra y aho­ra las lle­va el nue­vo emba­ja­dor, Leo­nar­do Cos­tan­tino. Es un tra­ba­jo arduo y pacien­te que depen­de de mis­te­rio­sas regu­la­cio­nes. Arge­lia, Áfri­ca del Sur, Benín y Nue­va Zelan­da tam­bién espe­ra­ron déca­das y siglos para reco­brar res­tos huma­nos man­te­ni­dos en París. Aho­ra, el tema es el siguien­te: hace fal­ta una ley. En una decla­ra­ción del 22 de enero de 2020 sobre los medios y las prio­ri­da­des de la diplo­ma­cia edu­ca­ti­va y cul­tu­ral de Fran­cia ante la Asam­blea Nacio­nal, el minis­tro fran­cés de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Jean-Yves Le Drian, expli­có: «En cuan­to a la res­ti­tu­ción de los res­tos huma­nos iden­ti­fi­ca­dos que están gene­ral­men­te con­ser­va­dos en el Museum natio­nal d’histoire natu­re­lle, esta­mos ela­bo­ran­do con el Minis­te­rio de Cul­tu­ra un dis­po­si­ti­vo legis­la­ti­vo para hacer­lo posi­ble: este con­cier­ne a Arge­lia, pero tam­bién Aus­tra­lia y la Argen­ti­na. Le corres­pon­de a la repre­sen­ta­ción nacio­nal legis­lar sobre cual­quier res­ti­tu­ción hacia el país de origen”.

Que­da pen­dien­te una ley y la rea­li­za­ción de la inten­ción mani­fies­ta del pre­si­den­te Emma­nuel Macron de lle­var a cabo una “recon­ci­lia­ción de las memo­rias” (entre­vis­ta en el canal Tra­ceTV, 2017). Ya a prin­ci­pios de julio de 2020 Fran­cia le res­ti­tu­yó a Arge­lia 24 crá­neos. Entre ellos había uno con mucha memo­ria: la del Cheikh Bou­zia­ne, ”coman­dan­te” de un cuer­po de com­ba­tien­tes ára­bes y bere­be­res que pelea­ron con­tra el gene­ral fran­cés Émi­le Her­bi­llon en la bata­lla de Zaat­cha (julio-noviem­bre de 1849). Los crá­neos fue­ron con­ser­va­dor en el Museo del Hom­bre de la capi­tal fran­ce­sa. En el caso de Liem­pi­chun Saka­ma­ta ni siquie­ra hubo una gue­rra colo­nial entre Fran­cia y la Argen­ti­na. Fue un robo de cadá­ve­res. En 2010, gra­cias a un pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por la sena­do­ra Cathe­ri­ne Morin-Des­ailly, París le devol­vió a Nue­va Zelan­dia 200 cabe­zas mao­rí. En 2002, la Asam­blea Nacio­nal y el Sena­do apro­ba­ron que Sarah Baart­man, cono­ci­da como “la Venus hot­ten­to­te», regre­sa­ra a Áfri­ca del Sur (ley n° 2002-323 del 6 mar­zo de 2002). En 1810, un ciru­jano bri­tá­ni­co (Dun­lop) se lle­vó a Sarah Baart­man para que for­ma­ra par­te de los 35.000 seres huma­nos oriun­dos de las colo­nias que eran exhi­bi­dos en Euro­pa como ani­ma­les (entre fina­les del siglo XIX has­ta la Segun­da Gue­rra Mun­dial). La joven Baart­man tenía un tra­se­ro gigan­tes­co que la hacia pasar por un “mons­truo humano”, es decir, una atrac­ción de feria, y ello le valió el sobre­nom­bre de “Venus hoten­to­te”. Un nue­vo due­ño la tra­jo a París, don­de la exhi­bie­ron a cam­bio de dine­ro. La joven fue tam­bién la atrac­ción sexual de las “soi­rées” mun­da­nas. En 1815 murió de neu­mo­nía y Fran­cia, en nom­bre del “Patri­mo­nio inalie­na­ble del Esta­do y de la cien­cia”, tar­dó 196 años en res­ti­tuir­la. Han pasa­do ya 124 años des­de que el con­de Henry de la Vaulx pro­fa­nó las tum­bas pata­gó­ni­cas. Ha lle­ga­do la hora de devol­ver­le a sus des­cen­dien­tes la dig­ni­dad y el cuer­po de su historia.

FUENTE: Pagi­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *