Cata­lun­ya: Nace Pra­xi. Espa­cio para el deba­te y el posi­cio­na­mien­to polí­ti­co

Con este comu­ni­ca­do que­re­mos hacer públi­ca la crea­ción de Pra­xi ¿Por qué Pra­xi? Pra­xi quie­re con­ver­tir­se en un espa­cio para el deba­te y el posi­cio­na­mien­to polí­ti­co con el fin de con­tri­buir a apor­tar refle­xio­nes polí­ti­cas y apues­tas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas para con­fron­tar el capi­ta­lis­mo patriar­cal en los Paí­ses Cata­la­nes. Una con­fron­ta­ción por todos los medios y con el obje­ti­vo de derro­car­lo, con­se­guir la pro­pie­dad colec­ti­va de los medios de pro­duc­ción y la crea­ción de una socie­dad sin cla­ses.

Praxi quiere convertirse en un espacio para el debate y el posicionamiento político en los Países Catalanes

El capi­ta­lis­mo ha sido siem­pre un sis­te­ma de opre­sión y de domi­na­ción de una cla­se, la bur­gue­sía, sobre la otra, la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Este sis­te­ma se sus­ten­ta sobre un pilar fun­da­men­tal: la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción. Este hecho ‑nuclear en nues­tro aná­li­sis- con­lle­va el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes labo­ra­les asa­la­ria­das basa­das en la explo­ta­ción direc­ta y subor­di­na­da y la con­se­cuen­te pri­va­ti­za­ción sis­té­mi­ca de los bene­fi­cios de la acti­vi­dad empre­sa­rial por par­te de la bur­gue­sía. Esta pre­mi­sa bási­ca se ha man­te­ni­do inal­te­ra­da con el paso del tiem­po. Lo que ha ido cam­bian­do con los años, a peor, es la mayor capa­ci­dad de la bur­gue­sía de ir acu­mu­lan­do capi­tal en detri­men­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Sin entrar en pro­fun­di­dad, no es difí­cil con­cluir cuá­les son las con­se­cuen­cias de este sis­te­ma. La capa­ci­dad extrac­ti­va de la cla­se domi­nan­te es cada vez mayor. Las gran­des empre­sas y patro­na­les no hacen más que con­cen­trar rique­za e incre­men­tar sus bene­fi­cios, mien­tras que cien­tos de miles de fami­lias viven en situa­ción de indig­ni­dad y de pobre­za, en muchos casos, inclu­so, a pesar de tener un con­tra­to de tra­ba­jo. Las suce­si­vas refor­mas labo­ra­les ‑con la com­pli­ci­dad y cola­bo­ra­ción indis­pen­sa­ble del ‘sin­di­ca­lis­mo’ de esta­do here­de­ro de la frau­du­len­ta tran­si­ción espa­ño­la y los Pac­tos de la Mon­cloa- han ido dila­pi­dan­do bue­na par­te de los dere­chos labo­ra­les, socia­les y de pro­tec­ción social gana­dos a gol­pe de lucha las últi­mas déca­das. El con­ti­nuo pro­ce­so de des­in­dus­tria­li­za­ción y ter­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía enfo­ca­da bási­ca­men­te al sea, sun and beach ha con­ver­ti­do en un pozo de pre­ca­rie­dad labo­ral. A las ele­va­dí­si­mas tasas de paro estruc­tu­ra­les se aña­de una alta des­pro­tec­ción social para las fami­lias tra­ba­ja­do­ras, con­vir­tién­do­se estos fac­to­res un cal­do de cul­ti­vo per­fec­to para la exis­ten­cia de un per­ma­nen­te ejér­ci­to de reser­va obli­ga­do a per­ma­ne­cer a dis­po­si­ción de los intere­ses, deseos y capri­chos de la bur­gue­sía.

Capi­ta­lis­mo y vida dig­na son, por tan­to, incom­pa­ti­bles. Asi­mis­mo, con­si­de­ra­mos que el patriar­ca­do, la domi­na­ción hom­bre-mujer basa­da en la per­pe­tua­ción ideo­ló­gi­ca del sis­te­ma sexo-géne­ro que impo­ne iden­ti­da­des de géne­ro, roles y sexua­li­da­des en fun­ción de carac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas, es uno de los más suti­les pero más pode­ro­sos engra­na­jes que el capi­ta­lis­mo uti­li­za para man­te­ner­se como sis­te­ma domi­nan­te. La derro­ta y clau­di­ca­ción del capi­ta­lis­mo patriar­cal es, por tan­to, una nece­si­dad impe­rio­sa para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Asi­mis­mo, des­truir y diluir las iden­ti­da­des colec­ti­vas, los pue­blos, es el otro gran meca­nis­mo en manos de la bur­gue­sía para per­pe­tuar su sis­te­ma de domi­na­ción. La opre­sión nacio­nal que sufri­mos como pue­blo por par­te del Esta­do espa­ñol y sus ins­ti­tu­cio­nes no es sólo un mal a com­ba­tir en sí mis­mo, sino una con­quis­ta cla­ve en el camino para derri­bar el capi­ta­lis­mo.

Hoy vemos con tris­te­za como la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal se ha con­so­li­da­do como prin­ci­pal ‑y en muchos casos, úni­ca­men­te vía de inter­ven­ción polí­ti­ca. Con­si­de­ra­mos que las ins­ti­tu­cio­nes de un esta­do capi­ta­lis­ta ⎯ins­ti­tu­cions en las que se inte­gran los par­la­men­tos auto­nò­mics⎯ sir­ven, con carác­ter gene­ral, de can­da­do para el man­te­ni­mien­to gene­ra­li­za­do de los pri­vi­le­gios e intere­ses de la cla­se domi­nan­te, la bur­gue­sía, así como para la con­ge­la­ción y ‘esta­ti­za­ción’ del sta­tu quo actual. Con­si­de­ra­mos que para que la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal pue­da acon­te­cer en el futu­ro una de las herra­mien­tas míni­ma­men­te úti­les para amplia trans­for­ma­ción social, eso sí, en el mar­co de una estra­te­gia de inter­ven­ción polí­ti­ca mucho más amplia, no se debe caer en el error del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo o el elec­to­ra­lis­mo. Hay que dotar, con carác­ter pre­vio, de una serie de estruc­tu­ras míni­mas e indis­pen­sa­bles para orga­ni­zar y con­so­li­dar un con­tra­po­der anta­gó­ni­co sufi­cien­te des­de la calle, el terri­to­rio y los cen­tros de tra­ba­jo. Sin estas estruc­tu­ras ⎯per citar aho­ra, sólo a modo de ejem­plo, dis­po­ner de medios de comu­ni­ca­ción de difu­sión masi­va y de sin­di­ca­tos com­ba­ti­vos con una estruc­tu­ra poten­te y capa­ci­dad de inci­den­cia polí­ti­ca real gene­ra­li­za­da con visión de clas­se⎯, la cana­li­za­ción de las aspi­ra­cio­nes socia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra por medio ‑o tra­vés- de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal capi­ta­lis­ta no se pue­den alcan­zar ni siquie­ra par­cial­men­te, se fomen­ta la dele­ga­ción y la fal­ta de impli­ca­ción direc­ta, nace la frus­tra­ción y el sen­ti­mien­to de derro­ta, la pér­di­da de la con­cien­cia de cla­se y el aban­dono de la orga­ni­za­ción y la lucha y, final­men­te, la asi­mi­la­ción de estas por par­te del sis­te­ma que se pre­ten­día com­ba­tir.

Pra­xi desa­rro­lla­rá su tarea polí­ti­ca de for­ma direc­ta toda la nación cata­la­na, los Paí­ses Cata­la­nes. Enten­de­mos que, con inde­pen­den­cia de las sin­gu­la­ri­da­des y pecu­lia­ri­da­des de cada uno de los terri­to­rios que la con­for­man, los Paí­ses Cata­la­nes inte­gran una com­ple­ji­dad de fac­to­res his­tó­ri­cos, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les que per­mi­ten afir­mar la exis­ten­cia de una reali­dad nacio­nal, el Pue­blo cata­lán que, eso sí, con­vi­ve en este mar­co terri­to­rial con otras reali­da­des nacio­na­les. Pra­xis rehui­mos de la polí­ti­ca regio­na­lis­ta y pro­ces­sis­ta prac­ti­ca­da por el inde­pen­den­tis­mo hege­mó­ni­co y tra­ba­ja­re­mos para que los Paí­ses Cata­la­nes se con­vier­tan en el mar­co terri­to­rial rei­vin­di­ca­do y com­par­ti­do por nues­tro pue­blo. Pra­xis, asi­mis­mo, hace­mos nues­tras las bases polí­ti­cas del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio: esta­ble­ce­re­mos con­tac­tos y alian­zas con todo tipo de espa­cios, orga­ni­za­cio­nes o medios que coad­yu­ven con el obje­ti­vo de la derro­ta mun­dial del capi­ta­lis­mo patriar­cal y la crea­ción de una socie­dad sin cla­ses.

El naci­mien­to de Pra­xi res­pon­de a que enten­de­mos que exis­te un vacío ideo­ló­gi­co, tác­ti­co y estra­té­gi­co den­tro de la izquier­da polí­ti­ca de los Paí­ses Cata­la­nes que apues­te por el logro de estos obje­ti­vos, que no haga de la social­de­mo­cra­cia, la dele­ga­ción polí­ti­ca, la des­mo­vi­li­za­ción, el regio­na­lis­mo y /​o el pro­ces­sis­me su prác­ti­ca polí­ti­ca, y que haga del con­flic­to capi­tal-tra­ba­jo y del cues­tio­na­mien­to de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, así como de los pri­vi­le­gios de la cla­se domi­nan­te, sus prin­ci­pa­les ele­men­tos de aná­li­sis para la cons­truc­ción de un pro­yec­to polí­ti­co popu­lar eman­ci­pa­dor.

Pra­xis irá expo­nien­do a tra­vés de suce­si­vos comu­ni­ca­dos y artícu­los cuá­les son nues­tros plan­tea­mien­tos polí­ti­cos y como nos pro­po­ne­mos alcan­zar­los.

Por últi­mo, Pra­xi es, sobre todo, un espa­cio gene­ra­dor de deba­te polí­ti­co. Que­re­mos ser un espa­cio abier­to para com­par­tir y publi­car todas aque­llas refle­xio­nes y aná­li­sis que pue­dan enri­que­cer este deba­te. Invi­ta­mos a las per­so­nas que lo deseen nos hagan lle­gar pro­pues­tas de artícu­los que des­de Pra­xis con­si­de­ra­re­mos publi­car, e invi­ta­mos a que cual­quier per­so­na que quie­ra par­ti­ci­par de este pro­yec­to con­tac­te con noso­tros.

Paí­ses Cata­la­nes, 15 de sep­tiem­bre de 2020

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *