Perú. Con­tra la toma ile­gí­ti­ma del poder

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de sep­tiem­bre de 2020

Com­par­ti­mos el edi­to­rial del bole­tín que edi­ta el Ins­ti­tu­to de Demo­cra­cia y Dere­chos Huma­nos (IDEHPUCP) de la Pon­ti­fi­ca Uni­ver­si­dad Cató­li­ca del Perú (PUCP) que escla­re­ce y sien­ta posi­ción fren­te a la manio­bra polí­ti­ca detrás de la pro­pues­ta de vacan­cia pre­si­den­cial.

Con­tra la toma ile­gí­ti­ma del poder

Se encuen­tra pro­gra­ma­da para este vier­nes, 18 de sep­tiem­bre, la dis­cu­sión en el Con­gre­so de una moción de vacan­cia de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca. Eso podría variar depen­dien­do de la deci­sión que adop­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal sobre la deman­da de com­pe­ten­cia y la soli­ci­tud de una medi­da cau­te­lar, ambas plan­tea­das por el Poder Eje­cu­ti­vo. Enfren­ta­mos, en cual­quier caso, un serio ries­go de ines­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y, aún más, de regre­sión anti­de­mo­crá­ti­ca. Ambas son posi­bi­li­da­des pro­fun­da­men­te per­tur­ba­do­ras.

El ori­gen inme­dia­to de esta situa­ción, como se sabe, está en algu­nas reve­la­cio­nes sobre el amplio favo­re­ci­mien­to del Poder Eje­cu­ti­vo a una per­so­na par­ti­cu­lar, Richard Cis­ne­ros, quien dis­fru­ta de cues­tio­na­bles con­tra­tos con el Esta­do y un inex­pli­ca­ble acce­so a Pala­cio de Gobierno. Todo eso debe ser acla­ra­do por el pre­si­den­te Viz­ca­rra aho­ra mis­mo sin per­jui­cio de tener que res­pon­der por los aspec­tos de rele­van­cia judi­cial del asun­to, si los hubie­re, una vez que haya deja­do el car­go.

Sin embar­go, lo que el Con­gre­so de la Repú­bli­ca inten­ta hacer al pro­mo­ver la vacan­cia de la Pre­si­den­cia tie­ne enor­mes visos de arbi­tra­rie­dad, des­de el pun­to de vis­ta jurí­di­co, y de irres­pon­sa­bi­li­dad, des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co.

Se debe seña­lar que un pro­ce­so de vacan­cia por inca­pa­ci­dad moral, tal como lo ha plan­tea­do el Con­gre­so, repre­sen­ta un serio aten­ta­do con­tra prin­ci­pios jurí­di­cos bási­cos como el dere­cho al debi­do pro­ce­so. Un debi­do pro­ce­so exi­ge que estén garan­ti­za­dos la impar­cia­li­dad de quien juz­ga y el dere­cho a la defen­sa del acu­sa­do. Pero, ade­más, el pro­ce­so plan­tea­do por el Con­gre­so es jurí­di­ca­men­te cues­tio­na­ble por el mis­mo con­cep­to en que se sos­tie­ne la acu­sa­ción, el de inca­pa­ci­dad moral. Este es un con­cep­to suma­men­te difu­so, que con­du­ce a que los argu­men­tos y hechos para des­ti­tuir a un pre­si­den­te sean prác­ti­ca­men­te inde­fi­ni­dos. Se tra­ta de una noción que, emplea­da de esta for­ma, tie­ne más de excu­sa polí­ti­ca para ejer­cer repre­sa­lias, que de con­cep­to jurí­di­co.

Si hubie­ra que hablar de moti­va­cio­nes polí­ti­cas, bas­ta­ría con men­cio­nar la recu­rren­te nega­ti­va de esta repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria a con­so­li­dar la refor­ma polí­ti­ca o la fran­ca hos­ti­li­dad de varias agru­pa­cio­nes al inten­to de mejo­rar la cali­dad de las uni­ver­si­da­des a tra­vés de SUNEDU. 

Todo lo ante­rior no hace más que poner de relie­ve el con­tex­to polí­ti­co en el que se pro­du­ce este inten­to des­es­ta­bi­li­za­dor. Si hubie­ra que hablar de moti­va­cio­nes polí­ti­cas, bas­ta­ría con men­cio­nar la recu­rren­te nega­ti­va de esta repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria a con­so­li­dar la refor­ma polí­ti­ca o la fran­ca hos­ti­li­dad de varias agru­pa­cio­nes al inten­to de mejo­rar la cali­dad de las uni­ver­si­da­des a tra­vés de SUNEDU. Se tra­ta evi­den­te­men­te de defen­sa de intere­ses per­so­na­les y de gru­po, y no de pos­tu­ras vin­cu­la­das con algu­na noción de inte­rés públi­co.

Pero si esas moti­va­cio­nes no resul­ta­ran tan cla­ras, las dudas al res­pec­to que­dan disi­pa­das por la manio­bra del pre­si­den­te del Con­gre­so, Manuel Merino, de Acción Popu­lar, con­sis­ten­te en bus­car a jefes mili­ta­res aun antes, inclu­so, de que se hubie­re pre­sen­ta­do la moción de vacan­cia. Adi­cio­nal­men­te, un minis­tro del actual gabi­ne­te ha reve­la­do que reci­bió lla­ma­das del par­ti­do de Merino para ofre­cer­le la con­ti­nui­dad en el car­go en un hipo­té­ti­co gabi­ne­te de tran­si­ción. Esas manio­bras nos devuel­ven el recuer­do de tiem­pos que espe­rá­ba­mos ya supe­ra­dos, el de las cons­pi­ra­cio­nes para la toma ile­gí­ti­ma del poder por medio de la fuer­za o res­pal­dán­do­se en la fuer­za.

La situa­ción es gra­ve y preo­cu­pan­te, pues el pla­zo pues­to por el Con­gre­so para deca­pi­tar a la demo­cra­cia (y some­ter­la al arbi­trio de gru­pos con intere­ses par­ti­cu­la­res) sigue corrien­do. Es nece­sa­rio expre­sar un recha­zo cla­ro a este pro­pó­si­to anti­cons­ti­tu­cio­nal y anti­de­mo­crá­ti­co del Legis­la­ti­vo y deman­dar que este desis­ta de su inten­ción. Una enor­me mayo­ría de la ciu­da­da­nía cen­su­ra este ile­gí­ti­mo empe­ño del Con­gre­so. Es impres­cin­di­ble que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pon­ga tam­bién una nota de razo­na­bi­li­dad de mane­ra pron­ta y opor­tu­na, y cum­pla su obli­ga­ción de hacer pre­va­le­cer el Esta­do de Dere­cho y la Cons­ti­tu­ción.

—-
Fuen­te: IDEHPUCP: https://​ideh​pucp​.pucp​.edu​.pe/​n​o​t​a​s​-​i​n​f​o​r​m​a​t​i​v​a​s​/​e​d​i​t​o​r​i​a​l​-​c​o​n​t​r​a​-​l​a​-​t​o​m​a​-​i​l​e​g​i​t​i​m​a​-​d​e​l​-​p​o​d​er/

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *