Cuba. Des­pués de Fidel

Por Víc­tor Fow­ler, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de sep­tiem­bre 2020.

No nos enga­ña­mos cre­yen­do que en lo ade­lan­te todo será fácil; qui­zás en lo ade­lan­te todo sea más difí­cil.

(A su lle­ga­da a La Haba­na, en Ciu­dad Liber­tad, el 8 de enero de 1959)

Cuan­do un epi­so­dio es cono­ci­do es nece­sa­rio regre­sar a él o, qui­zás, sos­pe­char de la segu­ri­dad con la que lo recor­da­mos o asi­mi­la­mos algu­na vez; ana­li­zar, des­me­nu­zar­lo, pro­yec­tar los ele­men­tos que lo inte­gran con­tra algún telón de fon­do para que —de nue­vo— comien­ce a dar­nos sus sig­ni­fi­ca­dos. ¿Cómo apro­xi­mar­nos a lo que ya sabe­mos y qué nos tie­ne que ofre­cer? Un hom­bre joven, el líder de un gru­po rebel­de, quien se encuen­tra en un remo­to pun­to en la geo­gra­fía mon­ta­ño­sa del este de su país, envía una bre­ve nota a su secre­ta­ria y cola­bo­ra­do­ra de con­fian­za. El gra­do de cer­ca­nía entre ambos es tal que la nota reve­la un sen­ti­mien­to pri­va­do, recón­di­to, ínti­mo que no solo empie­za a for­mar­se, sino que —en caso de ser comu­ni­ca­do al res­to de la tro­pa, inte­gran­tes del movi­mien­to o sim­pa­ti­zan­tes— tal vez habría espan­ta­do, con­fun­di­do, decep­cio­na­do o movi­do a risa a varios de ellos.

Sie­rra Maes­tra, Junio 5 – 58 Celia: Al ver los cohe­tes que tira­ron en casa de Mario, me he jura­do que los ame­ri­ca­nos van a pagar bien caro lo que están hacien­do. Cuan­do esta gue­rra se aca­be, empe­za­rá para mí una gue­rra mucho más lar­ga y gran­de: la gue­rra que voy a echar con­tra ellos. Me doy cuen­ta que este va a ser mi des­tino ver­da­de­ro.

Con­ven­ga­mos en que la disi­mi­li­tud arit­mé­ti­ca entre los con­ten­dien­tes tor­na inusual el docu­men­to: una fuer­za gue­rri­lle­ra con pocos cen­te­na­res de miem­bros se opo­ne a un ejér­ci­to entre­na­do, orga­ni­za­do, dis­tri­bui­do, entre­la­za­do a lo lar­go del país y fuer­te­men­te arma­do con más de diez mil hom­bres, tan­ques, avio­nes, bar­cos, logís­ti­ca de abas­te­ci­mien­tos, movi­li­dad, sis­te­ma de comu­ni­ca­cio­nes y vigi­lan­cia, etc. De hecho, las pri­me­ras líneas del volu­men titu­la­do Por todos los cami­nos de la Sie­rra. La vic­to­ria estra­té­gi­ca, (2010), memo­ria en la que Fidel Cas­tro —el líder de quien habla­mos— narra la for­ma­ción del Ejér­ci­to Rebel­de y com­pa­ra dicho pro­ce­so con uno de los rela­tos fan­tás­ti­cos más céle­bres: “Dudé sobre el nom­bre que le pon­dría a esta narra­ción, no sabía si lla­mar­la “La últi­ma ofen­si­va de Batis­ta´ o “Cómo tres­cien­tos derro­ta­ron a diez mil´, que pare­ce un cuen­to de Las mil y una noches”. Avio­nes de este ejér­ci­to han bom­bar­dea­do la zona, han des­trui­do el bohío de un cam­pe­sino y cola­bo­ra­dor de los gue­rri­lle­ros que, entre las rui­nas de lo que fue­ra su vivien­da, encuen­tra frag­men­tos de uno de los cohe­tes dis­pa­ra­dos; muchos años más tar­de, en el libro cita­do, el líder de quien habla­mos, Fidel Cas­tro, recuer­da del siguien­te modo los hechos:

Frag­men­to de la Obra Susu­rro entre poe­tas de Ernes­to Ran­ca­ño. Foto: Toma­da de Juven­tud Rebel­de

(…) la avia­ción enemi­ga des­ató uno de los bom­bar­deos y ame­tra­lla­mien­tos más fero­ces pade­ci­do por Minas de Frío en toda la gue­rra. En par­ti­cu­lar, la casa de Mario Sariol, nues­tro vie­jo y efi­caz cola­bo­ra­dor cam­pe­sino resi­den­te en ese lugar, fue blan­co de una llu­via de metra­lla, y has­ta se dis­pa­ra­ron con­tra ella varios cohe­tes de fabri­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na.

La indig­na­ción que me pro­du­jo el bru­tal bom­bar­deo, cuan­do cono­cí mayo­res deta­lles del hecho, y la con­fir­ma­ción del empleo por la avia­ción batis­tia­na de cohe­tes reci­bi­dos de los Esta­dos Uni­dos por la tira­nía, a pesar del anun­cia­do embar­go del sumi­nis­tro de arma­men­tos, fue lo que me moti­vó al día siguien­te a escri­bir­le a Celia, al final de un lar­go men­sa­je, el párra­fo que lue­go ha sido tan cita­do (…).

Hay dife­ren­cias enor­mes entre la con­fe­sión ínti­ma y el pro­gra­ma o el anun­cio polí­ti­co. La pri­me­ra ape­la a la unión de secre­to y leal­tad; la segun­da es con­ce­bi­da como acon­te­ci­mien­to públi­co, bus­ca eco, denun­cia o pre­sen­ta bata­lla, ade­más de que desea­ría sumar adep­tos. El pro­gra­ma polí­ti­co figu­ra entre los docu­men­tos más cui­da­do­sa­men­te cal­cu­la­dos, don­de cada pala­bra ha sido revi­sa­da mil veces e ima­gi­na­da en sus efec­tos; la con­fe­sión es terri­to­rio de las emo­cio­nes, de lo que aún está sien­do pro­ce­sa­do, for­ma­do. Por eso, la sen­sa­ción de estar asis­tien­do a un pun­to de giro que ema­na de la cons­truc­ción “me doy cuen­ta”, en lugar de (por ejem­plo) “estoy con­ven­ci­do” o “con­fir­mo que”. El momen­to pare­ce haber teni­do un efec­to cris­ta­li­za­dor en las elec­cio­nes del indi­vi­duo Fidel Cas­tro, ya que —gra­cias a la iden­ti­fi­ca­ción de un enemi­go mayor (los Esta­dos Uni­dos, más allá de la tira­nía batis­tia­na)— defi­ne lo que va a ser el deve­nir de su par­ti­ci­pa­ción per­so­nal en la polí­ti­ca nacio­nal sobre la base de la exis­ten­cia de dos gue­rras (“esta gue­rra” y “una gue­rra mucho más lar­ga y gran­de”). En este impre­sio­nan­te sal­to con­cep­tual y polí­ti­co el encuen­tro con los frag­men­tos del cohe­te ha pro­pi­cia­do el víncu­lo últi­mo para que se pro­duz­ca una reve­la­ción defi­ni­do­ra; de repen­te, la His­to­ria pare­ce haber absor­bi­do la tota­li­dad de las luchas polí­ti­cas ante­rio­res en el país (per­so­nas, bata­llas, fra­ses, sacri­fi­cios, dis­cur­sos, luchas par­ti­dis­tas, elec­cio­nes, leyes) y colap­sar, con­traí­da, enci­ma de las deri­va­cio­nes posi­bles de esa casa des­trui­da y los cohe­tes.

El gra­do mili­tar que ador­na­ba la cha­rre­te­ra del Coman­dan­te en Jefe.
Foto: Toma­da de La Dema­ja­gua

Todo cuan­to inter­vie­ne —al accio­nar den­tro de la línea del tiem­po y en las espe­ci­fi­ci­da­des del con­tex­to cubano— arras­tra y sig­ni­fi­ca mucho más que lo visi­ble en una pri­me­ra inten­ción; eco­no­mía, socie­dad, queha­cer polí­ti­co, cuer­pos mili­ta­res y con­su­mo de cul­tu­ra están todos entre­te­ji­dos, de for­ma vis­ce­ral, con las pro­duc­cio­nes y estruc­tu­ras del país nor­te­ño en una com­ple­ja tela­ra­ña de tra­ta­dos, prés­ta­mos, inver­sio­nes, finan­cia­mien­tos, ayu­das, maqui­na­ria y mer­ca­dos de expor­ta­ción e impor­ta­ción, entre tan­tas otras cone­xio­nes. El trán­si­to hacia el encuen­tro con el enemi­go “real” ocu­rre cuan­do el suje­to “des­cu­bre” que —en un país subor­di­na­do a los intere­ses hege­mó­ni­cos de los Esta­dos Uni­dos (en ple­na Gue­rra Fría y situa­do en su órbi­ta geo­po­lí­ti­ca más pró­xi­ma)— no habría inde­pen­den­cia autén­ti­ca, ni posi­bi­li­dad de gobierno hones­to, ni jus­ti­cia para los humil­des, ni valla­da­res a la pene­tra­ción extran­je­ra, si antes no se plan­tea­ba lo polí­ti­co como opo­si­ción radi­cal a todas las for­mas de vora­ci­dad impe­rial. Así, pese a la vio­len­cia y cruel­dad de las diver­sas fuer­zas repre­si­vas del gobierno batis­tiano, estas no eran sino el fan­tas­ma que nubla­ba e impe­día ver el núcleo de la opo­si­ción real; por ello, como quien toda­vía se deba­te ante lo que aca­ba casi de des­cu­brir, Fidel se sien­te obli­ga­do a remar­car, a tra­vés del adje­ti­vo, que com­ba­tir a los ame­ri­ca­nos va a ser su “des­tino ver­da­de­ro”. Esto como si lo res­tan­te —enca­be­zar la lucha con­tra Batis­ta, alcan­zar su derro­ca­mien­to, impul­sar la lle­ga­da al poder de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, ocu­par algu­na posi­ción de res­pon­sa­bi­li­dad en el nue­vo gobierno y luchar por la esta­bi­li­dad y desa­rro­llo de la isla— no fue­se sufi­cien­te. Median­te esta explo­sión de len­gua­je, la ener­gía que ani­ma el pensamiento/​acción de Fidel se mues­tra —a un mis­mo tiem­po— como nacio­na­lis­ta, antim­pe­ria­lis­ta y anti-colo­nial; exac­ta­men­te el tipo de com­bi­na­ción que resul­ta inso­por­ta­ble para la lógi­ca y domi­na­ción del capi­tal.

“Des­pués de la muer­te de Fidel, de la lamen­ta­ción, de la cele­bra­ción de memo­ria, toda esa enor­mi­dad dis­cur­si­va cons­ti­tu­ye un archi­vo abier­to y nece­si­ta­do de estu­dio, inves­ti­ga­ción y con­fron­ta­ción crea­ti­va”. Foto: Toma­da deCuba­de­ba­te

La asi­me­tría de los con­ten­dien­tes, el carác­ter triá­di­co de los enfren­ta­mien­tos (entre dos miem­bros visi­bles y otro ocul­to, oscu­re­ci­do), la des­me­su­ra del ges­to de la rebe­lión y la arti­cu­la­ción pla­ne­ta­ria de los suce­sos, deman­dan un tipo de abor­da­je o pene­tra­ción polí­ti­ca que deve­la el mate­rial del cual son fabri­ca­das las estruc­tu­ras socia­les y las for­mas que estas pudie­ran adop­tar en el tiem­po. Mane­jar la tem­po­ra­li­dad no solo impli­ca la supera­ción de erro­res o limi­ta­cio­nes del pasa­do polí­ti­co del país, sino que atra­vie­sa el pre­sen­te para ade­lan­tar una suer­te de pre-dise­ños del futu­ro; es así que, mien­tras la gue­rra pre­sen­te es cal­cu­la­da para ser rela­ti­va­men­te cor­ta en su dura­ción, la gue­rra hipo­té­ti­ca (la que ape­nas se encuen­tra en el momen­to de la car­ta en esta­do embrio­na­rio en apa­rien­cia) se anun­cia des­de ya que va a ser más “lar­ga” y “gran­de”. Aun­que la bre­ve­dad e inten­ción del tex­to no lo inclu­yan, hemos de supo­ner que exten­sión y volu­men (lar­ga y gran­de) son carac­te­rís­ti­cas que van a con­lle­var más par­ti­ci­pa­ción, deman­dar más sacri­fi­cio, mere­cer más reso­nan­cia y con­se­guir resul­ta­dos de más sig­ni­fi­ca­ción.

II

1.) Pero, ¿qué es la his­to­ria de la Revo­lu­ción cuba­na, sino la his­to­ria de la asi­me­tría (de los opo­nen­tes) y la des­me­su­ra (de la rebe­lión)?

2.) ¿Qué es un líder y cómo pien­sa? Enten­der la mane­ra y los por­qués nos ayu­da­ría a enten­der el pro­yec­to (lo fun­da­men­tal). Ver lo que vio, tra­ba­jar con su com­po­si­ción de cam­po, sus dis­tri­bu­cio­nes, líneas de ten­sión, cálcu­los, pro­ba­bi­li­da­des. Así, cada dis­cur­so, entre­vis­ta, artícu­lo, libro o inter­ven­ción del tipo que sea, cons­ti­tu­yen desa­fíos e invi­ta­cio­nes al pen­sa­mien­to; cada párra­fo, pro­po­si­ción o pala­bra.

3.) ¿Cómo habla este suje­to de voz/​líder? ¿Qué pre­gun­ta­mos a las pala­bras y con cuá­les herra­mien­tas… las trans­for­ma­cio­nes? De hecho, en el ale­ga­to de auto­de­fen­sa de Fidel duran­te el jui­cio a los asal­tan­tes del Cuar­tel Mon­ca­da (el día 16 de octu­bre de 1953), los sus­tan­ti­vos ‘yan­qui’, ‘lati­fun­dio’ y ‘mono­po­lio’ —que lue­go (des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción en 1959) van a ser tan impor­tan­tes para la iden­ti­dad del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y socia­lis­ta cubano— solo apa­re­cen una vez cada uno y la noción de ‘sub­de­sa­rro­llo’, otro tér­mino cla­ve, aún no es par­te del len­gua­je de la rebe­lión.

Fidel en el XL Ani­ver­sa­rio de la Decla­ra­ción del Carác­ter Socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na el 16 de abril de 2001. Foto: Por Libo­rio Noval, toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

4.) ¿Por qué, en su momen­to, fue escrito/​dicho esto o aque­llo y de qué modo ins­cri­bió nues­tro pasa­do, mode­la nues­tro pre­sen­te y cons­tru­ye, des­de aho­ra mis­mo, los futu­ros pro­ba­bles? La voz-líder no solo bus­ca impac­to emo­cio­nal y revo­lu­cio­nar nues­tras inter­pre­ta­cio­nes de la reali­dad (el lide­raz­go impli­ca siem­pre algo nue­vo, un paso ade­lan­te), sino que exi­ge una cer­ca­nía acti­va, la dia­léc­ti­ca de un acto de pen­sa­mien­to con­ti­nua­men­te reno­va­do; el mun­do de la rebe­lión solo cobra exis­ten­cia gra­cias al rena­ci­mien­to per­ma­nen­te de la rebe­lión en su com­bi­na­ción de emo­cio­nes, razo­nes y volun­tad.

5.) Un tex­to de comien­zos, ape­nas cita­do, el dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Dr. Fidel Cas­tro Ruz, en Méxi­co, el día 10 de octu­bre de 1955, con­tie­ne el siguien­te frag­men­to:

Amé­ri­ca —díga­se de una vez— no pue­de espe­rar nada, ni tie­ne nada que espe­rar de las oli­gar­quías polí­ti­cas en deca­den­cia. ¿Cuál ha sido el papel de la últi­ma gene­ra­ción repu­bli­ca­na de Amé­ri­ca? Dejar­se arre­ba­tar el poder por las cama­ri­llas dic­ta­to­ria­les. Las demo­cra­cias en Amé­ri­ca están en ple­na ban­ca­rro­ta. Había —como decía Juar­be y como decía Mar­tí— “sobra de pala­bras y fal­ta de hechos”.

Las demo­cra­cias ame­ri­ca­nas han per­di­do Perú, han per­di­do Vene­zue­la, han per­di­do Colom­bia, han per­di­do Gua­te­ma­la, y sobran los dedos de la mano para con­tar las demo­cra­cias que que­dan en nues­tro con­ti­nen­te.

Las pala­bras dibu­jan un pano­ra­ma en el que hay una pola­ri­dad irre­con­ci­lia­ble entre dos ele­men­tos —“oli­gar­quías polí­ti­cas en deca­den­cia” y “cama­ri­llas dic­ta­to­ria­les”— dota­dos de car­ga nega­ti­va y el con­tra­rio posi­ti­vo, las “demo­cra­cias ame­ri­ca­nas”. Lo par­ti­cu­lar de los pri­me­ros dos tér­mi­nos es que, en reali­dad, según la cons­truc­ción de la fra­se, con­for­man una uni­dad; por ello, la quie­bra del orden demo­crá­ti­co nece­si­ta fun­dir la corrup­ción de la polí­ti­ca y la vio­len­cia de los pode­res repre­si­vos.

Fidel pre­si­de la inau­gu­ra­ción del Cam­pa­men­to Pio­ne­ros Explo­ra­do­res en Pinar del Río en el año 1982. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Cuan­do estas pala­bras son pro­nun­cia­das, el líder es iden­ti­fi­ca­ble por haber inten­ta­do recu­pe­rar el orden demo­crá­ti­co de su país por la vía de las armas (en el asal­to al Cuar­tel Mon­ca­da, en la orien­tal ciu­dad de San­tia­go de Cuba, el 26 de julio de 1953), lo mis­mo que por haber pre­sen­ta­do al mun­do el idea­rio para un país reno­va­do en los aspec­tos polí­ti­co, social y moral (en el ale­ga­to de auto­de­fen­sa duran­te el jui­cio al que fue some­ti­do por lo pri­me­ro, inter­ven­ción que hoy cono­ce­mos por su fra­se final La his­to­ria me absol­ve­rá). Así, el hablan­te —quien lle­va este capi­tal sim­bó­li­co lo mis­mo como car­ga que como pre­sen­ta­ción— intro­du­ce su pre­sen­cia: “quien les habla aquí no vie­ne como un román­ti­co o un ilu­so sin his­to­ria a pro­cla­mar su fe en una idea. Quien les habla aquí ha vis­to caer en com­ba­te seten­ta com­pa­ñe­ros luchan­do con­tra la dic­ta­du­ra de Batis­ta”.

La auten­ti­ci­dad de las cre­den­cia­les es tal, que quien habla se ha podi­do dar el lujo de invi­tar a una espe­cie de gran movi­mien­to lati­no­ame­ri­cano de puri­fi­ca­ción de la polí­ti­ca y las socie­da­des: “La pre­sen­te gene­ra­ción ame­ri­ca­na está en la obli­ga­ción de tomar la ofen­si­va; está en la obli­ga­ción de enfren­tar de nue­vo el espí­ri­tu demo­crá­ti­co”. El dis­cur­so, pro­nun­cia­do en Méxi­co, para una audien­cia mexi­ca­na, con­tie­ne hacia el final un her­mo­so elo­gio del país, una lis­ta de “pró­ce­res” ins­pi­ra­do­res de esa anun­cia­da trans­for­ma­ción (Bolí­var, Juá­rez, Sucre, Hidal­go, More­los, Mar­tí, Cár­de­nas, Made­ros, San­dino) y un ines­pe­ra­do nue­vo actor que apa­re­ce en el momen­to del dis­cur­so dedi­ca­do a los míti­cos niños héroes de Cha­pul­te­pec: “…un impe­ria­lis­mo que ha pues­to sobre toda la Amé­ri­ca sus garras”.

¿De qué mane­ra conec­ta esta inter­ven­ción con la bre­ve car­ta con cuyo comen­ta­rio ha dado ini­cio este tex­to? ¿Cómo se pro­du­cen los trán­si­tos, prés­ta­mos, reela­bo­ra­cio­nes, cre­ci­mien­tos?

III

Fra­ses, un colla­ge de fra­ses que tra­zan un mode­lo de mun­do, un sen­ti­do u orien­ta­ción; la suma de pala­bras enca­de­na­das duran­te déca­das en un ejem­plo for­mi­da­ble de peda­go­gía y polí­ti­ca, mar­ca­das ambas por el ansia de tota­li­dad que lo mis­mo accio­na en el uni­ver­so de la infan­cia que en los terri­to­rios de la cien­cia y la téc­ni­ca; en la prác­ti­ca del depor­te tan­to como en las polí­ti­cas de movi­li­za­ción social, los esce­na­rios inter­na­cio­na­les, la inter­pre­ta­ción del pasa­do, la polí­ti­ca de cua­dros, la cons­truc­ción de vivien­das, la pre­pa­ra­ción mili­tar, el desa­rro­llo agro­in­dus­trial, los idea­les inter­na­cio­na­lis­tas o la inte­gra­ción de la mujer a la vida social. Mien­tras exis­te el suje­to de voz-líder la acu­mu­la­ción es con­ti­nua­men­te reaco­mo­da­da y reajus­ta­da al cam­bio que vayan expe­ri­men­tan­do las cir­cuns­tan­cias median­te incor­po­ra­cio­nes, rec­ti­fi­ca­cio­nes, exclu­sio­nes, olvi­dos, cone­xio­nes nue­vas; en estas con­di­cio­nes —fren­te a cual­quier modi­fi­ca­ción en el entorno— siem­pre se pue­de espe­rar la apa­ri­ción de la pala­bra que, a igual velo­ci­dad, reac­cio­na, rein­ter­pre­ta el mun­do y reve­la una vez más el sen­ti­do. En para­le­lo a ello, cuan­do este suje­to es decla­ra­do ausen­te (p, e., por su falle­ci­mien­to) la cade­na de nue­vas pro­duc­cio­nes es inte­rrum­pi­da en el inte­rior de una reali­dad con­ti­nua­men­te cam­bian­te y es aquí cuan­do la acu­mu­la­ción viva se trans­for­ma en lega­do, el lega­do apun­ta a su trans­for­ma­ción en monu­men­to y la ausen­cia de la voz uni­ver­sal dibu­ja un con­torno en el cual con­flu­yen vacío, lamen­ta­ción, espe­ra.

Fidel habla en la inau­gu­ra­ción de la II Olim­pia­da del depor­te cubano en el año 2004. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Al ape­lar a la ima­gen del colla­ge y uti­li­zar, para hablar del con­jun­to, adver­bios de lugar (“des­de” y “has­ta”) inten­to des­cri­bir una can­ti­dad que, ade­más de cir­cuns­cri­ta o deli­mi­ta­da, posee direc­cio­na­li­dad; en este sen­ti­do, la tarea del crí­ti­co, el ensa­yis­ta, el estu­dio­so, el perio­dis­ta, el pro­fe­sor, es atra­ve­sar la masa de pala­bras des­bro­zan­do y detec­tan­do repe­ti­cio­nes o varia­cio­nes, cor­tes súbi­tos, sig­ni­fi­ca­dos que se entre­gan de mane­ra direc­ta, por adya­cen­cia o por opo­si­ción, núcleos que dia­lo­gan con otros (dis­tan­tes, qui­zás, en el tiem­po o la cir­cuns­tan­cia exac­ta). Lue­go de que hay una muer­te, la her­mo­su­ra de las ideas esta­lla, se mani­fies­ta de modo ines­pe­ra­do, de igual for­ma que en los gran­des sis­te­mas tro­po­ló­gi­cos la cali­dad de una metá­fo­ra o ima­gen des­tru­ye y recons­tru­ye la tota­li­dad del len­gua­je. La inte­rrup­ción de voz que acom­pa­ña a la muer­te cor­ta la pro­duc­ción de pala­bras y enmar­ca una zona, por exten­sa que esta haya podi­do ser, den­tro de la cual encon­tra­mos la tota­li­dad del dis­cur­so. ¿Qué hacer con las pala­bras? Olvi­dar, monu­men­ta­li­zar, pre­gun­tar. ¿De qué modo asu­me la voz-líder su pro­pia peren­ni­dad y cómo se rela­cio­na esto con las pala­bras del dis­cur­so? ¿Por qué la inter­ven­ción en la Tri­bu­na Abier­ta de la juven­tud, los estu­dian­tes y los tra­ba­ja­do­res por el Día Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, en la Pla­za de la Revo­lu­ción, del 1ro. de mayo del 2000, prác­ti­ca­men­te comien­za con esa inten­sa y bri­llan­te defi­ni­ción del tér­mino “Revo­lu­ción”; esa mis­ma que hoy, gra­ba­da en pie­dra, acom­pa­ña al líder en su tum­ba en el Cemen­te­rio de San­ta Ifi­ge­nia? Si empe­zar un dis­cur­so rega­lan­do una defi­ni­ción casi de manual, defi­ni­ción que Fidel debió ima­gi­nar que sería repe­ti­da en los medios de comu­ni­ca­ción nacio­na­les y más allá, ¿por qué hacer­lo sino por­que se pien­sa y deci­de que así sea? Pero, si fue de tal mane­ra, ¿qué tra­tó de decir­nos o acti­var en noso­tros? ¿Por qué en este acto par­ti­cu­lar? ¿Cómo se cons­tru­yen los dis­cur­sos?

IV

Si el hori­zon­te media­to de la inter­ven­ción es la desin­te­gra­ción de la anti­gua URSS, el defi­ni­ti­vo final del sis­te­ma socia­lis­ta y la dura tra­ve­sía de Cuba por lo más amar­go del Perío­do Espe­cial, pode­mos con­si­de­rar cer­cano lo que Fidel defi­ne en sus pala­bras como “ridí­cu­la y pírri­ca vic­to­ria en la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos, fren­te a la infa­me reso­lu­ción de Gine­bra, basa­da en la calum­nia e impues­ta por el gobierno de Esta­dos Uni­dos median­te pre­sio­nes humi­llan­tes y el apo­yo de sus alia­dos de la Otan”. Esto, refe­ri­do a esa oca­sión en la que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos alcan­zó una vota­ción favo­ra­ble a pro­pó­si­to del infor­me sobre vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en Cuba, el día 18 de abril del año 2000, impli­ca la arti­cu­la­ción de una des­co­mu­nal arre­me­ti­da mediá­ti­ca con­tra la opción socia­lis­ta de la Isla y un mar­co de hos­ti­li­dad (“el apo­yo de sus alia­dos de la Otan”) y temo­res (las “pre­sio­nes humi­llan­tes”) orien­ta­do a con­se­guir el total ais­la­mien­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de la Isla. En seme­jan­te pai­sa­je, la movi­li­za­ción ciu­da­da­na, a lo lar­go de meses, para exi­gir el regre­so al país del niño Elián Gon­zá­lez, resul­tó un vehícu­lo de uni­fi­ca­ción nacio­nal y gal­va­ni­za­ción de la con­cien­cia en un con­flic­to en cuya raíz (inter­co­nec­ta­das de mane­ra que no podían sepa­rar­se) se encon­tra­ban la iden­ti­dad nacio­nal y el modo de vida socia­lis­ta. De esta mane­ra, en con­tra­pun­to a lo ante­rior, la expli­ca­ción y pro­pues­ta acer­ca de qué enten­der por Revo­lu­ción emer­gía como un inmen­so acto de rebel­día con­cep­tual y de país.

El líder de la Revo­lu­ción pro­nun­cia un dis­cur­so duran­te el home­na­je que se le hace en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na por cum­plir­se el ani­ver­sa­rio sesen­ta de su ingre­so a esa ins­ti­tu­ción. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Es así que la estra­te­gia desa­rro­lla­da por Fidel duran­te su inter­ven­ción en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, en el home­na­je que le fue ofre­ci­do el 17 de noviem­bre de 2005 en oca­sión del ani­ver­sa­rio sesen­ta de su ingre­so a la ins­ti­tu­ción, es aún más impac­tan­te. El dis­cur­so es una maqui­na­ria de pro­du­cir sig­ni­fi­ca­dos y habla, a la mis­ma vez, en nive­les dife­ren­tes; se mul­ti­pli­ca y enton­ces, como si fue­ran pre­sen­ta­cio­nes para­le­las, son varios los núcleos de con­te­ni­do que se des­pla­zan en simul­ta­nei­dad. La memo­ria de infan­cia y juven­tud, la noción de jus­ti­cia, la fun­ción de la uni­ver­si­dad, la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca del país, las trans­for­ma­cio­nes impul­sa­das den­tro la deno­mi­na­da Bata­lla de Ideas, la salud del hablan­te, el papel de la juven­tud, la com­ple­ji­dad de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en un país ter­cer­mun­dis­ta, la posi­bi­li­dad de des­truc­ción des­de aden­tro de la Revo­lu­ción cuba­na, el sen­ti­do de la vida de un revo­lu­cio­na­rio, el dis­cur­so mis­mo. Varios de los temas men­cio­na­dos habían sido abor­da­dos por Fidel, diez años antes, a lo lar­go de otro dis­cur­so que —con moti­vo del ini­cio del cur­so esco­lar 1995 – 1996 y sus cin­cuen­ta años de vida revo­lu­cio­na­ria— había pro­nun­cia­do en el mis­mo lugar, el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de la Haba­na, el día 4 de sep­tiem­bre de 1995. La inter­ven­ción que, según pre­ci­só el hablan­te, trans­cu­rría “en un momen­to difí­cil de la Revo­lu­ción en medio de un perío­do espe­cial” esta­ba orga­ni­za­da en una estruc­tu­ra den­tro de la cual un revo­lu­cio­na­rio (el pro­pio narra­dor, Fidel) retra­ta­ba su tra­yec­to­ria for­ma­ti­va a par­tir de un epi­so­dio (ocu­rri­do cuan­do tenía cator­ce años) en el que se mez­cla­ron injus­ti­cia, vio­len­cia repre­si­va y corrup­ción polí­ti­ca; lue­go de un sal­to tem­po­ral, con el que los oyen­tes fui­mos con­du­ci­dos has­ta la niñez del narra­dor, el reco­rri­do expo­nía el desa­rro­llo de un espí­ri­tu rebel­de a la vez que iba acu­mu­lan­do jui­cios sobre los pro­ble­mas socio­po­lí­ti­cos del país.

En el camino de arri­bar a su defi­ni­ción “revo­lu­cio­na­rio” y “líder” de un cam­bio social, el suje­to hablan­te cono­ce y deja detrás esta­dios de incer­ti­dum­bre como los que expre­san citas de la inter­ven­ción como la refe­ri­da (recor­dan­do el fra­ca­so de la expe­di­ción anti-tru­ji­llis­ta de Cayo Con­fi­tes, en 1947) don­de “varios de aque­llos gru­pos que se cali­fi­ca­ban de revo­lu­cio­na­rios” entra­ron en pug­na, al mis­mo tiem­po que no esta­ban en con­di­cio­nes de expli­car “qué era una revo­lu­ción” por­que, sim­ple­men­te, “no lo sabían”. O cuan­do, más tar­de, esta vez valo­ran­do su estan­cia en el Par­ti­do Orto­do­xo en el momen­to pos­te­rior a la muer­te del diri­gen­te de la agru­pa­ción, Eduar­do Chi­bás, con­si­de­ró que su situa­ción era la de per­te­ne­cer a “un par­ti­do que tie­ne una gran fuer­za popu­lar, unas con­cep­cio­nes atrac­ti­vas en la lucha con­tra los vicios y la corrup­ción polí­ti­ca e ideas que en lo social no son ya total­men­te revo­lu­cio­na­rias”. O un ter­ce­ro, enfo­ca­do en dar cuen­ta de las reac­cio­nes ante el gol­pe de Esta­do de Ful­gen­cio Batis­ta, el 10 de mar­zo de 1952, y en tra­zar la línea de con­ti­nui­dad que fun­da­men­ta el sur­gi­mien­to del Movi­mien­to 26 de Julio, se refie­re a “(…) las divi­sio­nes entre par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes, y la inca­pa­ci­dad para la acción (…)”. Todo esto para ter­mi­nar seña­lan­do, como lugar de con­cen­tra­ción de divi­sio­nes y males, la exis­ten­cia de “(…) una uni­ver­si­dad frag­men­ta­da, don­de el espí­ri­tu antim­pe­ria­lis­ta se había olvi­da­do (…)”

Pro­nun­cia el dis­cur­so en el acto por el ani­ver­sa­rio 47 del asal­to a los cuar­te­les Mon­ca­da y Car­los Manuel de Cés­pe­des en Pinar del Río. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

La estruc­tu­ra del rela­to, a tra­vés del cual via­ja­mos des­de la rebel­día has­ta el hecho revo­lu­cio­na­rio, se hace acom­pa­ñar de una estruc­tu­ra de razo­na­mien­to que no solo impli­ca la exis­ten­cia de dife­ren­cias de fon­do entre ambos tér­mi­nos, sino que los ubi­ca den­tro de una esca­la jerár­qui­ca; por ello, mien­tras que la acti­tud rebel­de es valo­ra­da del siguien­te modo: “(…) no era una con­cien­cia polí­ti­ca, no era una con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria; era el tem­pe­ra­men­to inquie­to y rebel­de de los jóve­nes, las tra­di­cio­nes heroi­cas de la uni­ver­si­dad”, la angus­tia que sub­ya­ce a lo lar­go del dis­cur­so es la idea de revo­lu­ción como tal. Las pre­gun­tas del suje­to que refle­xio­na sobre Cayo Con­fi­tes: “¿qué era una revo­lu­ción? (…) ¿Quié­nes podían ser o eran los aban­de­ra­dos de una revo­lu­ción o expre­sa­ban las ideas revo­lu­cio­na­rias? (…) ¿cuál podía ser la teo­ría revo­lu­cio­na­ria?”. La pre­gun­ta por la revo­lu­ción es pro­yec­ta­da con­tra el telón de fon­do de un espa­cio tem­po­ral en el cual han teni­do lugar la des­apa­ri­ción del anti­guo cam­po socia­lis­ta euro­peo (entre el verano de 1989 y los días fina­les de 1991)

V

Si la for­ma­ción del revo­lu­cio­na­rio es lo que sos­tie­ne el hilo narra­ti­vo en este dis­cur­so del 4 de sep­tiem­bre de 1995, el super­ob­je­ti­vo de la alo­cu­ción apun­ta a intere­ses que en mucho tras­cien­den la his­to­ria per­so­nal de aquel que habla; de hecho, des­de la intro­duc­ción —“(…) esta deli­ca­da tarea que uste­des me han dado de diri­gir­les la pala­bra en la noche de hoy (…)— a la des­pe­di­da —“(…) esa horri­ble tarea de tener que hablar de mí mis­mo” — , lo per­so­nal se des­pla­za en el inte­rior de una tra­ma dis­cur­si­va que encar­na en actos colec­ti­vos gra­cias a la media­ción del espa­cio-tiem­po de la Revo­lu­ción cuba­na.

Pro­nun­cia el dis­cur­so cen­tral en la con­cen­tra­ción por el Día Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res el 1ro. de mayo de 2004. Foto: Por Rober­to More­jón, toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Por ello, apo­ya­do en la refe­ren­cia a la des­apa­ri­ción del cam­po socia­lis­ta (“¿Quién creía que podía­mos resis­tir un mes, dos meses, tres meses, con el gol­pe terri­ble que sufri­mos?”) el dis­cur­so pro­po­ne una suer­te de “dona­ción sim­bó­li­ca” de la Revo­lu­ción mis­ma a los jóve­nes que escu­chan y a lo que, den­tro de la socie­dad cuba­na del momen­to, repre­sen­ta­ban: “Hoy los veo a uste­des, sus caras juve­ni­les, la edad que yo tenía cuan­do ingre­sé aquí. ¡Cómo les que­da lucha por delan­te! ¡Cómo les que­dan bata­llas! Pero en qué con­di­cio­nes exce­len­tes están uste­des para ello: uni­dos, con­tan­do con el país, con­tan­do con el Par­ti­do, con­tan­do con el pue­blo, con­tan­do con el gobierno”. En el tras­pa­so sim­bó­li­co se encuen­tra el ver­da­de­ro foco sub­ya­cen­te del dis­cur­so, lo que hace pleno de sen­ti­do el deve­nir del revo­lu­cio­na­rio, el des­plie­gue que no pue­de dejar de suce­der para que el pro­ce­so real­men­te sea y se mul­ti­pli­que en el tiem­po; por ello, el hablan­te se sien­te obli­ga­do a incluir un men­sa­je en el cual avi­sa de lo que sería, a este res­pec­to, el índi­ce de la nega­ti­vi­dad abso­lu­ta:

Y esos víncu­los entra­ña­bles desa­rro­lla­dos entre noso­tros han hecho posi­ble lo increí­ble de la par­ti­ci­pa­ción y de la unión entre estu­dian­tes y Revo­lu­ción, y eso hay que cui­dar­lo mucho. Eso lo sabe el enemi­go. Cuán­to die­ran ellos por poder sepa­rar a los estu­dian­tes de la Revo­lu­ción, cuán­to die­ran ellos por poder sepa­rar a los obre­ros de la Revo­lu­ción, al pue­blo de la Revo­lu­ción, y pla­nes tie­nen, varian­tes tie­nen.

Es aquí don­de reco­nec­ta­mos con las pala­bras pro­nun­cia­das por Fidel el 17 de noviem­bre de 2005, en el home­na­je que le fue ofre­ci­do en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, en oca­sión del ani­ver­sa­rio sesen­ta de su ingre­so a la ins­ti­tu­ción. Pues­to que el lugar es el mis­mo que el de aque­lla inter­ven­ción ocu­rri­da diez años antes y ambas oca­sio­nes dedi­ca­das a cele­brar la mis­ma per­so­na, es más que lógi­co enca­de­nar ambos momen­tos y dis­cur­sos. El aná­li­sis de un dis­cur­so inclu­ye deta­lles evi­den­tes como la fecha y lugar don­de es pro­nun­cia­do, delan­te de cuál audien­cia, la iden­ti­fi­ca­ción del núcleo cen­tral de sig­ni­fi­ca­do y los núcleos secun­da­rios; pero tam­bién esas pis­tas que el hablan­te va dejan­do, semiocul­tas, en el torren­te de pala­bras y que mar­can momen­tos en los que el dis­cur­so se moni­to­rea o auto­con­tro­la. Ejem­plo cla­ro de lo dicho es el siguien­te frag­men­to en esta inter­ven­ción del 17 de noviem­bre de 2005:

Sí debe­mos atre­ver­nos, debe­mos tener valor de decir las ver­da­des, y no todas, por­que usted no está obli­ga­do a decir­las todas de una vez, las bata­llas polí­ti­cas tie­nen su tác­ti­ca, la infor­ma­ción ade­cua­da, siguen tam­bién su camino. Yo no les voy dicien­do todo, yo les voy dicien­do lo que es indis­pen­sa­ble. No impor­ta lo que los ban­di­dos digan y los cables que ven­gan maña­na o pasa­do, los que ríen últi­mo, ríen mejor.

Uno de los retra­tos que hicie­ra del Coman­dan­te el pin­tor Oswal­do Gua­ya­sa­mín.
Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Del mis­mo modo, en otros momen­tos la con­tra­po­si­ción entre el con­tex­to inme­dia­to de la acti­vi­dad (una audien­cia de jóve­nes en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad), la situa­ción per­so­nal del hablan­te (unos meses antes Fidel ha teni­do un gra­ve acci­den­te y han teni­do que recons­truir­le una rótu­la) y la expre­sión reve­la el ver­da­de­ro sen­ti­do pro­fun­do del dis­cur­so. Prés­te­se aten­ción a que, si bien el hablan­te ase­gu­ra “me sien­to, por suer­te, mejor que nun­ca, por­que estoy más dis­ci­pli­na­do y hago más ejer­ci­cios”, en un momen­to ante­rior tam­bién inclu­ye el paso del tiem­po como un deter­mi­nan­te para la acción: “Men­cio­né unos cuan­tos nom­bres de com­pa­ñe­ros aquí pre­sen­tes, a unos les que­dan más años, a otros les que­dan menos, y nin­guno sabe cuán­tos…” Por este camino, es natu­ral que el rea­lis­mo polí­ti­co y la con­cien­cia de la cadu­ci­dad pro­pia lo hayan con­du­ci­do a iro­ni­zar sobre la posi­bi­li­dad de su muer­te: “Ellos están espe­ran­do un fenó­meno natu­ral y abso­lu­ta­men­te lógi­co, que es el falle­ci­mien­to de alguien. En este caso me han hecho el con­si­de­ra­ble honor de pen­sar en mí”. A la mis­ma vez, la inter­ven­ción inclu­ye la res­pues­ta a la pre­gun­ta implí­ci­ta, no dicha, del qué suce­de­rá des­pués del falle­ci­mien­to del líder (voz): “Tene­mos medi­das toma­das y medi­das pre­vis­tas para que no haya sor­pre­sa, y nues­tro pue­blo debe saber con exac­ti­tud qué hacer en cada caso. Fíjen­se bien, hay que saber qué hacer en cada caso”. Los tres párra­fos que siguen son varia­cio­nes que no inclu­yen infor­ma­ción nue­va (“No vamos a des­cri­bir, no le vamos a con­tar a “Bushe­ci­to´ qué medi­das tene­mos pre­vis­tas”, etc.), pero el cuar­to párra­fo equi­va­le a un ate­rri­za­je súbi­to de las expec­ta­ti­vas de la audien­cia en lo que es el autén­ti­co tema cen­tral o la pre­gun­ta inquie­tan­te que obli­ga a con­vo­car todo lo apren­di­do, leí­do, sabi­do, ima­gi­na­do y soña­do para res­pon­der­la:

Les hice una pre­gun­ta, com­pa­ñe­ros estu­dian­tes, que no he olvi­da­do, ni mucho menos, y pre­ten­do que uste­des no la olvi­den nun­ca, pero es la pre­gun­ta que dejo ahí ante las expe­rien­cias his­tó­ri­cas que se han cono­ci­do, y les pido a todos, sin excep­ción, que refle­xio­nen: ¿Pue­de ser o no irre­ver­si­ble un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio?, ¿cuá­les serían las ideas o el gra­do de con­cien­cia que harían impo­si­ble la rever­sión de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio? Cuan­do los que fue­ron de los pri­me­ros, los vete­ra­nos, vayan des­apa­re­cien­do y dan­do lugar a nue­vas gene­ra­cio­nes de líde­res, ¿qué hacer y cómo hacer­lo? Si noso­tros, al fin y al cabo, hemos sido tes­ti­gos de muchos erro­res, y ni cuen­ta nos dimos.

La pre­gun­ta (más bien una cade­na de ellas) que no tie­ne que ser con­tes­ta­da en el acto, sino que, en voz de Fidel, “pre­ten­do que uste­des no la olvi­den nun­ca”, equi­va­le a un acto de entre­ga o tras­pa­so que solo pue­de ser rea­li­za­do a tra­vés de la con­cien­cia; por eso, el hablan­te pro­po­ne como acon­te­ci­mien­to impe­ra­ti­vo la per­du­ra­bi­li­dad de la pre­gun­ta y la obli­ga­ción de su com­pa­ñía, cui­da­do, con­sul­ta y res­guar­do (“pre­ten­do que uste­des no la olvi­den nun­ca”). Esa, la pre­gun­ta ínti­ma del suje­to de la Revo­lu­ción y las accio­nes que naz­can al res­pon­der, podrán sos­te­ner y vivi­fi­car el pro­ce­so úni­ca­men­te si son mani­fes­ta­ción de un queha­cer colec­ti­vo; de ahí que, en otro de esos ins­tan­tes mode­la­do­res del con­jun­to, Fidel expre­só: “En todo caso yo no hago nada, por­que un hom­bre solo no hace nada. En todo caso apro­ve­cho la expe­rien­cia o la auto­ri­dad que pue­da tener entre los com­pa­trio­tas para que libre­mos bata­llas. Hay millo­nes de cuba­nos pre­pa­ra­dos para la gue­rra de todo el pue­blo”. O cuan­do, en otro tiem­po de moni­to­reo, el dis­cur­so fun­cio­na como refle­xión ante hechos his­tó­ri­cos dis­tan­tes (erro­res de abu­so de poder a lo lar­go de la expe­rien­cia socia­lis­ta inter­na­cio­nal) y como avi­so para gene­ra­cio­nes por venir: “Es tre­men­do el poder que tie­ne un diri­gen­te cuan­do goza de la con­fian­za de las masas, cuan­do con­fían en su capa­ci­dad. Son terri­bles las con­se­cuen­cias de un error de los que más auto­ri­dad tie­nen, y eso ha pasa­do más de una vez en los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios”.

Fidel le habla al pue­blo cubano el 1ro. de enero de 1959. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

VI

Los cam­bios polí­ti­cos y socia­les pro­po­nen, impul­san y nos enfren­tan a un enma­ra­ña­do teji­do de reali­da­des que toca explo­rar y deno­mi­nar en una deri­va que, según sea la radi­ca­li­dad de la trans­for­ma­ción, estre­me­ce el len­gua­je; a veces con len­ti­tud, de for­ma súbi­ta en otras y en no pocas oca­sio­nes a la mane­ra de torren­tes y con rapi­dez de vér­ti­go, las pala­bras cre­cen a nues­tro alre­de­dor y la comu­ni­ca­ción, tan­to en esti­lo como en sig­ni­fi­ca­do o sen­ti­dos, es modi­fi­ca­da de raíz. En fecha tan tem­pra­na como el 6 de febre­ro de 1959, en el dis­cur­so pro­nun­cia­do por Fidel en la Empre­sa Petro­le­ra Shell, ya pode­mos ver entre­la­za­dos varios de los temas que, has­ta el pre­sen­te, reco­rren las preo­cu­pa­cio­nes, refle­xio­nes y accio­nes de todos cuan­tos han par­ti­ci­pa­do de la obra de la Revo­lu­ción cuba­na: la nove­dad radi­cal del pro­ce­so que tie­ne lugar en el país; la nece­si­dad, com­ple­ji­dad y difi­cul­tad de pro­gre­sar hacia el desa­rro­llo; y la garan­tía de un tipo de hos­ti­li­dad exter­na para la cual se com­bi­nan los sec­to­res des­pla­za­dos por la Revo­lu­ción y el poder de los mono­po­lios.

Para lo pri­me­ro alcan­za revi­sar, entre las varias fra­ses car­ga­das de entu­sias­mo que el dis­cur­so con­tie­ne, una tan sim­ple como “un país que tie­ne hoy la más extra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad que haya teni­do nun­ca nin­gún pue­blo de Amé­ri­ca” y otra, por­ta­do­ra de una idea tan increí­ble­men­te audaz como la que sigue: “Hemos dicho que esta Revo­lu­ción se dife­ren­cia de todas las revo­lu­cio­nes del mun­do, entre otras cosas, por­que es la pri­me­ra revo­lu­ción, en el sen­ti­do cabal de la pala­bra, como trans­for­ma­ción pro­fun­da de los sis­te­mas en que hemos vivi­do; es la úni­ca revo­lu­ción en el mun­do que se está hacien­do con un res­pal­do del 95% del pue­blo”. La nece­si­dad, com­ple­ji­dad y difi­cul­tad del pro­gre­so es, de for­ma cla­ra, aque­llo a lo que se refie­re, tam­bién espi­gan­do de entre otros momen­tos de idén­ti­co con­te­ni­do en la inter­ven­ción, la fra­se siguien­te: “Aquí todo el mun­do habla de que hay que desa­rro­llar la indus­tria, que hay que indus­tria­li­zar el país, pero nadie dice cómo”. Este “no saber cómo”, pen­sa­do —si aten­de­mos al res­to del dis­cur­so— para ilu­mi­nar el víncu­lo entre eli­mi­na­ción del lati­fun­dio con una con­se­cuen­te posi­bi­li­dad de eli­mi­nar el des­em­pleo, cosas que —entre las dos— abri­rían puer­tas a la opor­tu­ni­dad de ade­lan­tar un pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción y, al final, a ele­var los nive­les de desa­rro­llo y bien­es­tar para las cla­ses más des­po­seí­das del país, se verá trans­for­ma­do —cuan­do la Revo­lu­ción se radi­ca­li­ce como pro­ce­so socia­lis­ta— en el enig­ma de cómo cons­truir un país socia­lis­ta, esta­ble y orien­ta­do al desa­rro­llo en un país sub­de­sa­rro­lla­do. Lo últi­mo, la garan­tía de hos­ti­li­dad, es tan pre­mo­ni­to­rio (recuér­de­se que las auto­ri­da­des de la Revo­lu­ción solo lle­van cin­co sema­nas en el poder) que vale la pena citar­lo, pese a la exten­sión:

Vere­mos si des­pués los que hoy tan livia­na­men­te lan­zan sus dar­dos enve­ne­na­dos con­tra noso­tros escri­ben con­tra Mas­fe­rrer, con­tra Ven­tu­ra, con­tra Lau­rent, con­tra Cha­viano, con­tra Taber­ni­lla y con­tra Batis­ta (Excla­ma­cio­nes de: “¡Fue­ra!”), cuan­do ven­gan aquí enca­be­zan­do expe­di­cio­nes de la Uni­ted Fruit y com­par­sa y encuen­tren un pue­blo débil, un pue­blo escép­ti­co a quien le hayan mata­do la fe, lo hayan divi­di­do, lo hayan con­fun­di­do y, en con­se­cuen­cia, esos seño­res vuel­van a rei­nar aquí en nues­tra patria. (Excla­ma­cio­nes de: “¡Nun­ca!”).

“Un lega­do mue­re o es vivi­fi­ca­do gra­cias a las pre­gun­tas que pro­vo­ca o reci­be; las fra­ses, como en un archi­vo des­co­mu­nal, per­ma­ne­cen allí”. Foto: Toma­da del sitio de la Uni­ver­si­dad Cen­tral «Mar­ta Abreu» de Las Villas

Sema­nas más tar­de, duran­te el dis­cur­so que Fidel pro­nun­cia­ra en el Fórum Taba­ca­le­ro cele­bra­do el día 8 de abril de 1959, son varias las oca­sio­nes en las que el tér­mino “sub­de­sa­rro­llo” es emplea­do para hablar de Cuba. Al mes siguien­te, en el dis­cur­so del líder ante el Con­se­jo Eco­nó­mi­co de los 21, en el Pala­cio del Minis­te­rio de Indus­tria y Comer­cio de Bue­nos Aires, el día 2 de mayo, la noción de sub­de­sa­rro­llo se ha exten­di­do para iden­ti­fi­car un esta­do común a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos: “Los pro­ble­mas que impli­ca el sub­de­sa­rro­llo de Amé­ri­ca Lati­na, son pro­ble­mas de la mayor tras­cen­den­cia y de la mayor impor­tan­cia, más gran­des tal vez de lo que se ha plan­tea­do aquí; más gra­ves tal vez de lo que se ha dicho aquí (…)”.

En cuan­to a “lati­fun­dio”, entre las nume­ro­sas oca­sio­nes en las que el sus­tan­ti­vo exhi­be una car­ga nega­ti­va total, el dis­cur­so pro­nun­cia­do por Fidel en Guan­tá­na­mo, el 3 de febre­ro de 1959, don­de la pala­bra es usa­da tre­ce veces, con­tie­ne la siguien­te pro­po­si­ción y deci­sión polí­ti­ca: “Aquí se habla de desa­rro­llo indus­trial, pero para que haya desa­rro­llo indus­trial tie­ne que ponér­se­le fin al lati­fun­dio”. Por su par­te, “mono­po­lio”, pala­bra que tam­bién ocu­pa­rá un lugar prin­ci­pal en el nue­vo len­gua­je polí­ti­co cubano, tam­bién es usa­da en for­ma repe­ti­da y ya des­de el 21 de enero de 1959, en el dis­cur­so que pro­nun­ció Fidel duran­te la con­cen­tra­ción popu­lar reu­ni­da en el Pala­cio Pre­si­den­cial, apa­re­ce pri­me­ro en la expre­sión “mono­po­lio de los cables inter­na­cio­na­les” y, esca­sos minu­tos más tar­de, en un párra­fo que deve­la el entra­ma­do entre mono­po­li­za­ción mediá­ti­ca y explo­ta­ción de mono­po­lios extran­je­ros:

Cam­pa­ñas con­tra el pue­blo de Cuba, sí, por­que quie­re ser libre; cam­pa­ñas con­tra el pue­blo de Cuba, sí, por­que no solo quie­re ser libre polí­ti­ca­men­te, sino eco­nó­mi­ca­men­te libre tam­bién; cam­pa­ñas con­tra el pue­blo de Cuba, por­que se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo peli­gro­so en toda la Amé­ri­ca; cam­pa­ñas con­tra el pue­blo de Cuba por­que saben que vamos a pedir la anu­la­ción de las con­ce­sio­nes one­ro­sas que se han hecho a los mono­po­lios extran­je­ros.

Fidel se diri­ge a las Nacio­nes Uni­das el 26 de sep­tiem­bre de 1960 en un dis­cur­so que expli­ca la posi­ción y la inten­ción del nue­vo gobierno revo­lu­cio­na­rio cubano. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

De esta mane­ra, cuan­do, el 26 de sep­tiem­bre de 1960, ape­nas un año más tar­de, el suje­to de voz-líder hace su inter­ven­ción en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, en Nue­va York, las coli­sio­nes que sacu­den el len­gua­je han sido tales que el hablan­te se sien­te obli­ga­do, des­de el comien­zo mis­mo de su inter­ven­ción, a ir dejan­do “mar­ca­do­res” que —mien­tras infor­man— cons­tru­yen el mar­co inter­pre­ta­ti­vo des­de el cual los oyen­tes deben de ana­li­zar la reali­dad que cons­ti­tu­ye la pre­sen­cia allí del suje­to mis­mo y lo que repre­sen­ta. Por eso, las pri­me­ras ora­cio­nes (“Aun­que nos han dado fama de que habla­mos exten­sa­men­te, no deben preo­cu­par­se. Vamos a hacer lo posi­ble por ser bre­ves y expo­ner lo que enten­de­mos nues­tro deber expo­ner aquí”) son por­ta­do­ras de una dife­ren­cia que no hace sino cre­cer a lo lar­go de la pre­sen­ta­ción.

A dife­ren­cia del “mono­po­lio de los cables inter­na­cio­na­les” antes men­cio­na­dos, el emi­sor del dis­cur­so se iden­ti­fi­ca a sí mis­mo como un trans­mi­sor de ver­dad: “Eso sí, noso­tros vamos a hablar cla­ro”. Una ver­dad que, a su vez, ya tie­ne algo que comu­ni­car cuan­do inclu­so ni siquie­ra ha sido dicha: “Cues­ta recur­sos el envío de una dele­ga­ción a las Nacio­nes Uni­das. Noso­tros, los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, no tene­mos muchos recur­sos para gas­tar­los, si no es para hablar cla­ro en esta reu­nión de repre­sen­ta­ti­vos de casi todos los paí­ses del mun­do”. En este pun­to, prés­te­se aten­ción, el uso de la defi­ni­ción “sub­de­sa­rro­llo” ya no que­da cir­cuns­cri­ta a Cuba o a la Amé­ri­ca Lati­na, sino que apun­ta hacia un tipo de con­flic­to pla­ne­ta­rio en los paí­ses que entra­rían en estos lími­tes y aque­llos otros del desa­rro­llo. En cuan­to a los Esta­dos Uni­dos, en estos momen­tos el uso de cali­fi­ca­ti­vos apun­ta cla­ra­men­te en direc­ción a un enfren­ta­mien­to mayor: “(…) con esa hipo­cre­sía carac­te­rís­ti­ca de los que tie­nen que ver con las cosas de las rela­cio­nes entre Cuba y este país (…)”, “(…) por supues­to, su Exce­len­cia, el señor dele­ga­do de Esta­dos Uni­dos en esta asam­blea no dejó de sumar­se a la far­sa (…)”, “(…) estos pac­tos de defen­sa hemis­fé­ri­ca, mejor pudie­ran lla­mar­se pac­tos de defen­sa de los mono­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos”. Aque­lla fue la pri­me­ra apa­ri­ción de Fidel en una tri­bu­na polí­ti­ca mun­dial y con­clu­yó, a tra­vés de frag­men­tos de la Pri­me­ra Decla­ra­ción de la Haba­na, en una pos­tu­ra de rebe­lión abso­lu­ta; en lugar de lo mani­fes­ta­do, al ini­cio del dis­cur­so al expre­sar que era posi­ble que muchos esta­dou­ni­den­ses ni siquie­ra supie­ran que Cuba era un país inde­pen­dien­te (y no una colo­nia de los Esta­dos Uni­dos), la inter­ven­ción repro­du­jo varios frag­men­tos de lo que deno­mi­nó la “par­te esen­cial” de la Pri­me­ra Decla­ra­ción de la Haba­na e hizo cons­tar la con­de­na al lati­fun­dio: “las con­ce­sio­nes de los recur­sos natu­ra­les de nues­tros paí­ses a los mono­po­lios extran­je­ros como polí­ti­ca entre­guis­ta y trai­do­ra al inte­rés de los pue­blos”, “el enga­ño sis­te­má­ti­co a los pue­blos por órga­nos de divul­ga­ción que res­pon­den al inte­rés de las oli­gar­quías y a la polí­ti­ca del impe­ria­lis­mo opre­sor”; “con­de­na el mono­po­lio de las noti­cias por agen­cias mono­po­lis­tas”, así como “con­de­na a los mono­po­lios y empre­sas impe­ria­lis­tas que saquean con­ti­nua­men­te nues­tras rique­zas, explo­tan a nues­tros obre­ros y cam­pe­si­nos, desan­gran y man­tie­nen en retra­so nues­tras eco­no­mías, y some­ten la polí­ti­ca de la Amé­ri­ca Lati­na a sus desig­nios e intere­ses.

Fidel acom­pa­ña­do por Raúl Roa y el Coman­dan­te Juan Almei­da Bos­que en la Asam­blea Gene­ral de la ONU en sep­tiem­bre de 1960. Foto: Toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

VII

He titu­la­do este tex­to “Des­pués de Fidel” por­que, avi­zo­ran­do su des­apa­ri­ción físi­ca, fue él mis­mo quien se ade­lan­tó a recha­zar que —según comu­ni­ca­ra Raúl Cas­tro el 3 de diciem­bre de 2016 en el acto polí­ti­co en el home­na­je a Fidel efec­tua­do en la Pla­za Mayor Gene­ral Anto­nio Maceo Gra­ja­les, de San­tia­go de Cuba— “(…) una vez falle­ci­do, su nom­bre y su figu­ra nun­ca fue­ran uti­li­za­dos para deno­mi­nar ins­ti­tu­cio­nes, pla­zas, par­ques, ave­ni­das, calles u otros sitios públi­cos, ni eri­gi­dos en su memo­ria monu­men­tos, bus­tos, esta­tuas y otras for­mas simi­la­res de tri­bu­to”. La des­apa­ri­ción del líder, jun­to con su nega­ti­va a ser obje­to de monu­men­ta­li­za­ción, resuel­ve al fin cual­quier roce o ten­sión que aún pudie­se estar pen­dien­te en lo que toca al tras­pa­so de res­pon­sa­bi­li­dad que antes comen­ta­mos. Como mis­mo Fidel, otras figu­ras deja­rán de acom­pa­ñar (esos com­pa­ñe­ros de los cua­les “a unos les que­dan más años, a otros les que­dan menos”), pero la cade­na de pre­gun­tas acer­ca de la irre­ver­si­bi­li­dad de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios más autén­ti­cos se man­ten­drá en pie por­que es la pre­gun­ta acer­ca de la jus­ti­cia ver­da­de­ra; es esto lo que pue­de ser deri­va­do de la valo­ra­ción de Lenin y la Revo­lu­ción socia­lis­ta que, en aque­lla mis­ma inter­ven­ción del 2005 en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de la Haba­na, expre­sa­ra Fidel:

Y en un enor­me país semi­feu­dal, semi­sub­de­sa­rro­lla­do, es don­de se pro­du­ce la pri­me­ra revo­lu­ción socia­lis­ta, el pri­mer inten­to ver­da­de­ro de una socie­dad igua­li­ta­ria y jus­ta; nin­gu­na de las ante­rio­res que eran escla­vis­tas, feu­da­les, medie­va­les, o anti­feu­da­les, bur­gue­sas, capi­ta­lis­tas, aun­que habla­ran mucho de liber­tad, igual­dad y fra­ter­ni­dad, nin­gu­na se pro­pu­so jamás una socie­dad jus­ta.

La pre­gun­ta por la irre­ver­si­bi­li­dad del pro­ce­so está uni­da a la pre­gun­ta por la jus­ti­cia y esta, a su vez, nos devuel­ve al momen­to ini­ciá­ti­co refle­ja­do en aque­lla car­ta a Celia Sán­chez, del día 5 de junio de 1958. Entre ambos pun­tos hay miles de horas y de pági­nas sobre lo que un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio es, sobre los pro­ble­mas, esco­llos, erro­res, com­ple­ji­da­des de la cons­truc­ción de reali­da­des nue­vas en un peque­ño país ter­cer­mun­dis­ta, sub­de­sa­rro­lla­do y con­ver­ti­do en blan­co de la hos­ti­li­dad per­ma­nen­te de más de una dece­na de admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, sus orga­nis­mos de inte­li­gen­cia, eco­nó­mi­cas y sus maqui­na­rias polí­ti­co-mediá­ti­cas. Des­pués de la muer­te de Fidel, de la lamen­ta­ción, de la cele­bra­ción de memo­ria, toda esa enor­mi­dad dis­cur­si­va cons­ti­tu­ye un archi­vo abier­to y nece­si­ta­do de estu­dio, inves­ti­ga­ción y con­fron­ta­ción crea­ti­va. Con esta últi­ma, gra­cias a la agu­de­za, capa­ci­dad de abar­car extre­mos dis­tan­tes, la cla­ri­dad del posi­cio­na­mien­to con­tex­tual y el nivel de con­cien­cia polí­ti­co-social y huma­nís­ti­ca (no menos que el del obje­to de estu­dio), la obra reve­la el her­vi­de­ro de su inte­rio­ri­dad viva y actuan­te, sus inter­ac­cio­nes con nues­tro pre­sen­te y sus poten­cia­li­da­des como refe­ren­te futu­ro.

Un lega­do mue­re o es vivi­fi­ca­do gra­cias a las pre­gun­tas que pro­vo­ca o reci­be; las fra­ses, como en un archi­vo des­co­mu­nal, per­ma­ne­cen allí. Regre­so has­ta aquel dis­cur­so de Fidel ante la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, el 26 de sep­tiem­bre de 1960, y leo —sal­tan­do por enci­ma de sesen­ta años— lo que pare­ce un déjà vu de nues­tro pre­sen­te:

Los ora­do­res que nos han pre­ce­di­do en el uso de la pala­bra han expre­sa­do aquí su preo­cu­pa­ción por pro­ble­mas que intere­san a todo el mun­do. A noso­tros nos intere­san esos pro­ble­mas; pero, ade­más, en el caso de Cuba exis­te una cir­cuns­tan­cia espe­cial, y es que Cuba debe ser para el mun­do en este momen­to una preo­cu­pa­ción, por­que con razón han expues­to aquí dis­tin­tos dele­ga­dos, entre los dis­tin­tos pro­ble­mas que hay actual­men­te en el mun­do, el pro­ble­ma de Cuba. Ade­más de los pro­ble­mas que hoy preo­cu­pan a todo el mun­do, Cuba tie­ne pro­ble­mas que le preo­cu­pan a ella, que le preo­cu­pan a nues­tro pue­blo.

La expo­si­ción de Fidel aquel día fue un lar­go des­plie­gue don­de, a pro­pó­si­to del tema “el pro­ble­ma de Cuba”, des­cri­bió los males y con­se­cuen­cias deri­va­das de la rela­ción neo­co­lo­nial con los Esta­dos Uni­dos, pro­yec­tó esta —más que a un país con­cre­to— hacia las prác­ti­cas del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal y des­vió la direc­ción de la mira­da has­ta una visión des­de aden­tro de los pro­ble­mas “que le preo­cu­pan a nues­tro pue­blo”. Es decir, a la per­cep­ción del pue­blo sobre los pro­ble­mas y solu­cio­nes que nece­si­ta el país pro­pio; por este camino, ya con el ímpe­tu desa­fian­te de la rebe­lión, el hablan­te ter­mi­na dicien­do: “Algu­nos que­rían cono­cer cuál era la línea del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio de Cuba. Pues bien, ¡esta es nues­tra línea!”

VIII

La pre­gun­ta que ha sido deja­da ahí, “ante las expe­rien­cias his­tó­ri­cas que se han cono­ci­do”, y que —más allá de cual­quier con­tes­ta inme­dia­ta que pue­da dár­se­le, en reali­dad es con­ce­bi­da como una suer­te de inquie­tud acom­pa­ñan­te, una prác­ti­ca de auto­aná­li­sis per­ma­nen­te diri­gi­da hacia la más pro­fun­da raíz éti­ca de la trans­for­ma­ción y su sig­ni­fi­ca­ción cog­ni­ti­va: “¿Pue­de ser o no irre­ver­si­ble un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio?”. Por ello, el ejer­ci­cio de razo­na­mien­to tie­ne su pri­mer paso en un cues­tio­na­mien­to radi­cal (fren­te a cual­quier apo­lo­gía, adu­la­ción o maqui­lla­je de la reali­dad) que recla­ma atra­ve­sar las apa­rien­cias y rebus­car, ana­li­zar, enjui­ciar, cal­cu­lar, pro­nos­ti­car a par­tir del dato sobre las esen­cias de un pro­ce­so de cam­bio polí­ti­co, eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral. Para los pro­ce­sos de cam­bio social con sen­ti­do eman­ci­pa­to­rio, sobre todo para la Revo­lu­ción socia­lis­ta, es la pre­gun­ta cru­cial por­que una res­pues­ta nega­ti­va impli­ca la exis­ten­cia de erro­res que nece­si­tan ser corre­gi­dos (des­de aden­tro) o que el ges­to de la rebe­lión ha sido inú­til y todo inten­to de cam­bio ter­mi­na­ría lle­van­do, en pará­bo­la regre­si­va, a la mis­ma situa­ción ante­rior; en tér­mi­nos polí­ti­cos, ello quie­re decir la eter­na per­te­nen­cia al capi­ta­lis­mo, pese a cual­quier des­crip­ción nega­ti­va que se haga de él.

Fidel Cas­tro en las hon­ras fúne­bres de las víc­ti­mas del aten­ta­do al bar­co La Coubre. Foto: Por Alber­to Kor­da, toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Si la pre­gun­ta ini­cial es un paso, el hecho de que sea suce­di­da por otra que impi­de ofre­cer una res­pues­ta nega­ti­va a la pri­me­ra, enton­ces impli­ca que hay un movi­mien­to orien­ta­do a una meta final o pro­gre­so; un movi­mien­to don­de lo segun­do cons­ti­tu­ye una supera­ción o mejo­ría de con­di­cio­nes. Es así que la segun­da pre­gun­ta, “¿cuá­les serían las ideas o el gra­do de con­cien­cia que harían impo­si­ble la rever­sión de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio?”, solo pue­de ser con­tes­ta­da cuan­do se esti­ma que la “rever­sión” es impo­si­ble y se defi­nen “las ideas o el gra­do de con­cien­cia” como aque­llo que garan­ti­za la no rever­si­bi­li­dad. De esta mane­ra, la trans­for­ma­ción cul­tu­ral cam­bia nues­tra mane­ra de ver/​comprender la vida per­so­nal y la His­to­ria; las pers­pec­ti­vas ais­la­das son cimen­ta­das y reela­bo­ra­das como meca­nis­mos de cog­ni­ción, y de allí pasan a ser no solo hechos de razón, sino que —agre­gan­do enton­ces la emo­ción, la acción y la volun­tad— habi­tan como mani­fes­ta­cio­nes de con­cien­cia polí­ti­ca. Por ello, la ter­ce­ra de las pre­gun­tas es un retorno des­de la abs­trac­ción a la acción, el más sim­ple: “¿qué hacer y cómo hacer­lo?”.

Si la tria­da de pre­gun­tas tie­ne todas las tra­zas de ser el méto­do que todo revo­lu­cio­na­rio debe de ins­cri­bir en lo más ínti­mo de sí y prac­ti­car sin des­can­so, la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad —que debe­rían brin­dar el cono­ci­mien­to de sus entre­si­jos del méto­do jun­to con la prác­ti­ca del ejer­ci­cio— son por ente­ro desa­fia­dos y sacu­di­dos por la intro­duc­ción de la duda y el reco­no­ci­mien­to del error: “Una con­clu­sión que he saca­do al cabo de muchos años: entre los muchos erro­res que hemos come­ti­do todos, el más impor­tan­te error era creer que alguien sabía de socia­lis­mo, o que alguien sabía de cómo se cons­tru­ye el socia­lis­mo”. En este posi­cio­na­mien­to, la tran­qui­li­dad naci­da del estu­dio y la con­vic­ción de que el ejer­ci­cio está sien­do desa­rro­lla­do al pie de la regla, cho­can ambos con la pene­tra­ción de esa duda sin la cual nin­gu­na trans­for­ma­ción ver­da­de­ra es posi­ble; dudar es par­te de la dia­léc­ti­ca por­que el cam­bio posee carác­ter pro­ce­sual y nece­si­ta ser con­ti­nua­men­te revi­sa­do, la sen­sa­ción de esta­bi­li­dad es la mis­ma invi­ta­ción a la sos­pe­cha y el cues­tio­na­mien­to. Arri­bar a este pun­to requie­re un amplio archi­vo de expe­rien­cia, un enor­me cono­ci­mien­to del país tan­to como del esce­na­rio inter­na­cio­nal y de la teo­ría, con­vic­cio­nes fir­mes (sin las cua­les la auto­re­vi­sión pue­de con­ver­tir­se en des­vío, pará­li­sis o desin­te­gra­ción) y un ele­va­do gra­do de con­cien­cia. Des­de aquí, cru­za­do el trío de pre­gun­tas, aflo­ra la inquie­tud sub­ya­cen­te bajo las pala­bras: “Hoy tene­mos ideas, a mi jui­cio, bas­tan­te cla­ras, de cómo se debe cons­truir el socia­lis­mo, pero nece­si­ta­mos muchas ideas bien cla­ras y muchas pre­gun­tas diri­gi­das a uste­des, que son los res­pon­sa­bles, acer­ca de cómo se pue­de pre­ser­var o se pre­ser­va­rá en el futu­ro el socia­lis­mo”.

IX

Igual que si fue­se una masa de ener­gía, la res­pues­ta se encuen­tra en la insis­ten­cia de la figu­ra líder en ser cre­ma­do y en que, lue­go del falle­ci­mien­to “(…) su nom­bre y su figu­ra nun­ca fue­ran uti­li­za­dos para deno­mi­nar ins­ti­tu­cio­nes, pla­zas, par­ques, ave­ni­das, calles u otros sitios públi­cos, ni eri­gi­dos en su memo­ria monu­men­tos, bus­tos, esta­tuas y otras for­mas simi­la­res de tri­bu­to”. Así, las con­vic­cio­nes e ideas no pue­den ser encap­su­la­das en obje­to mate­rial alguno, deli­mi­ta­das, cir­cuns­cri­tas, atra­pa­das, sino que per­ma­ne­cen cir­cu­lan­do; la per­so­na es infi­ni­ta­men­te menos impor­tan­te que la idea y la idea que­da obli­ga­da a encar­nar en la tota­li­dad de la Revo­lu­ción mis­ma y no en uno de sus obje­tos o luga­res sim­bó­li­cos. Al mis­mo tiem­po, como antes hemos comen­ta­do, un lega­do de inter­pre­ta­ción y posi­cio­na­mien­to ante la reali­dad, no pue­de ser fija­do, pre­ser­va­do, mul­ti­pli­ca­do o desa­rro­lla­do si ello no suce­de como par­te de un des­ga­rra­dor esfuer­zo de com­pren­sión. Estu­dio, pre­gun­ta y acción enla­zan, inter­cep­tan, coli­sio­nan, se nie­gan o for­ta­le­cen, influen­cian, ali­men­tan y modi­fi­can mutua­men­te en una arma­zón dia­léc­ti­ca que no cesa de pro­du­cir y alter­nar esos mis­mos ele­men­tos den­tro de una matriz de coti­dia­nei­dad (de ahí que nos haya­mos acos­tum­bra­do a vivir lo extra­or­di­na­rio como algo casi natu­ral) y de con­cien­cia (que atien­de a las estruc­tu­ras bási­cas del pro­yec­to, aque­llas que se han man­te­ni­do más allá de cual­quie­ra de esos “erro­res” a los que se refi­rie­ra Fidel).

Fidel en el acto por el Día Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res del año 2001. Foto: Por Libo­rio Noval, toma­da del sitio Fidel Sol­da­do de las Ideas

Así, cada gene­ra­ción debe­rá enfren­tar pre­gun­tas y desa­fíos; pro­po­ner­se un cono­ci­mien­to cada vez más hon­do del país, su his­to­ria, su gen­te, las poten­cia­li­da­des, los sue­ños; tener siem­pre más agu­de­za en lo tocan­te al entorno, pró­xi­mo o pla­ne­ta­rio; mayor cono­ci­mien­to de la teo­ría sobre la cons­truc­ción de socie­da­des jus­tas en paí­ses del sub­de­sa­rro­llo (la esen­cia de la Revo­lu­ción cuba­na cuan­do toda­vía no se habla­ba de mar­xis­mo) y, sobre todo, a tra­vés de la inno­va­ción, hacer apor­tes a la teo­ría. Cla­ro que para ello, como se des­bro­za una vege­ta­ción sal­va­je, hay que atra­ve­sar por el inte­rior del lega­do; mien­tras más se avan­za, más se rami­fi­ca y ense­ña bro­tes.Citas: 1. «Fidel: una car­ta y su pro­me­sa». En: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​6​/​0​5​/​f​i​d​e​l​-​u​n​a​-​c​a​r​t​a​-​y​-​s​u​-​p​r​o​m​e​sa/ 2. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do en el acto por el ani­ver­sa­rio 60 de su ingre­so a la uni­ver­si­dad, efec­tua­do en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, el 17 de noviem­bre de 2005. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​0​5​/​e​s​p​/​f​1​7​1​1​0​5​e​.​h​tml 3. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do en el Forum Taba­ca­le­ro, el 8 de abril de 1959. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​5​9​/​e​s​p​/​f​0​8​0​4​5​9​e​.​h​tml 4. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do ante el Con­se­jo Eco­nó­mi­co de los 21, en el Pala­cio del Minis­te­rio de Indus­tria y Comer­cio de Bue­nos Aires, el 2 de mayo de 1959. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​5​9​/​e​s​p​/​f​0​2​0​5​5​9​e​.​h​tml 5. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do en Guan­tá­na­mo, el 3 de febre­ro de 1959. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​5​9​/​e​s​p​/​f​0​3​0​2​5​9​e​.​h​tml 6. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do en la Mag­na Con­cen­tra­ción Popu­lar, en el Pala­cio Pre­si­den­cial, el 21 de enero de 1959. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​5​9​/​e​s​p​/​f​2​1​0​1​5​9​e​.​h​tml7. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do en la sede de las Nacio­nes Uni­das, Esta­dos Uni­dos, el 26 de sep­tiem­bre de 1960. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​6​0​/​e​s​p​/​f​2​6​0​9​6​0​e​.​h​tml 8. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do en la Tri­bu­na Abier­ta de la Juven­tud, los Estu­dian­tes y los Tra­ba­ja­do­res por el Día Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, en la Pla­za de la Revo­lu­ción, el 1ro de mayo del 2000. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​0​0​/​e​s​p​/​f​0​1​0​5​0​0​e​.​h​tml 9. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so con moti­vo del ini­cio del cur­so esco­lar 199596 y sus 50 años de vida revo­lu­cio­na­ria, ini­cia­da en la Facul­tad de Dere­cho, efec­tua­do en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de la Haba­na, el 4 de sep­tiem­bre de 1995. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​9​5​/​e​s​p​/​f​0​4​0​9​9​5​e​.​h​tml 10. Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Coman­dan­te en jefe Fidel Cas­tro Ruz en la Empre­sa Petro­le­ra Shell, el 6 de febre­ro de 1959. En: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​5​9​/​e​s​p​/​f​0​6​0​2​5​9​e​.​h​tml 11. Cas­tro Ruz, Fidel. La vic­to­ria estra­té­gi­ca. En: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​2​0​1​0​/​0​8​/​0​5​/​l​a​-​v​i​c​t​o​r​i​a​-​e​s​t​r​a​t​e​g​i​c​a​-​i​n​t​r​o​d​u​c​c​i​o​n​-​f​o​t​o​s​-​y​-​d​o​c​u​m​e​n​t​os/12. Cas­tro Ruz, Fidel. Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Dr. Fidel Cas­tro Ruz, en Méxi­co, el día 10 de octu­bre de 1955. En: http://​www​.fidel​cas​tro​.cu/​e​s​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​d​i​s​c​u​r​s​o​-​p​r​o​n​u​n​c​i​a​d​o​-​p​o​r​-​e​l​-​d​r​-​f​i​d​e​l​-​c​a​s​t​r​o​-​r​u​z​-​e​n​-​m​e​x​i​c​o​-​e​l​-​d​i​a​-​1​0​-​d​e​-​o​c​t​u​b​r​e​-​d​e​-​1​955 13. Cas­tro Ruz, Fidel. Pri­me­ra inter­ven­ción del Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro Ruz por Radio Rebel­de, 14 de abril de 1958. En: http://www.fidelcastro.cu/es/discursos/primera-intervención-del-comandante-en-jefe-fidel-castro-ruz-por-radio-rebelde 14. Cas­tro Ruz, Fidel. Por todos los cami­nos de la Sie­rra. La vic­to­ria estra­té­gi­ca. La Haba­na : Ofi­ci­na de Publi­ca­cio­nes del Con­se­jo de Esta­do, 2010.

fuen­te: La Giri­bi­lla

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *