Colom­bia. Gue­rra sin cuar­tel

Por Rober­to Amo­re­bie­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Semanario Voz /​16 de sep­tiem­bre 2020.

Con el pro­pó­si­to de pre­sio­nar a la rama judi­cial y lograr la abso­lu­ción de Uri­be, la ultra­de­re­cha ade­lan­ta una feroz y rui­do­sa cam­pa­ña de estig­ma­ti­za­ción y des­pres­ti­gio con­tra perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, acto­res del pro­ce­so penal y defen­so­res de la demo­cra­cia

En estas mis­mas pági­nas se advir­tió hace algu­nas sema­nas acer­ca del rela­to sobre la deten­ción de Álva­ro Uri­be que la ultra­de­re­cha esta­ba tra­tan­do de impo­ner. Decía­mos que la narra­ti­va que esta­ban impul­san­do los for­ma­do­res de opi­nión con el entu­sias­ta apo­yo de los medios de comu­ni­ca­ción con­sis­tía en pre­sen­tar a Uri­be como un héroe jus­ti­cie­ro que esta­ba sien­do víc­ti­ma de una per­se­cu­ción malin­ten­cio­na­da por par­te de la izquier­da, repre­sen­ta­da esta vez por la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia y los sena­do­res Iván Cepe­da y Gus­ta­vo Petro.

Pues bien, des­de que la pro­pia Cor­te Supre­ma deci­dió remi­tir el expe­dien­te a la Fis­ca­lía debi­do a la renun­cia al Sena­do y con­si­guien­te pér­di­da del fue­ro par­la­men­ta­rio, los voce­ros del uri­bis­mo, enca­be­za­dos por la revis­ta Sema­na, han arre­cia­do sus ata­ques con­tra perio­dis­tas, comu­ni­ca­do­res y en gene­ral con­tra cual­quie­ra que haya par­ti­ci­pa­do de algu­na mane­ra en el pro­ce­so judi­cial. El más recien­te movi­mien­to con­sis­te en des­acre­di­tar las prue­bas que repo­san en el expe­dien­te, con el fin de crear la sen­sa­ción de que el pro­ce­so está lleno de irre­gu­la­ri­da­des y pre­sio­nar a la Fis­ca­lía para que archi­ve el caso y libe­re a Uri­be.

Esta estra­te­gia, por supues­to, no es algo casual. Ya se sabe del millo­na­rio con­tra­to que fir­ma­ron los hijos de Uri­be con la com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se de lobb­ying y comu­ni­ca­cio­nes DCI Group, cono­ci­da por ase­so­rar impre­sen­ta­bles dic­ta­du­ras mili­ta­res como la de Myan­mar o por par­ti­ci­par en cam­pa­ñas de nega­ción del cam­bio cli­má­ti­co patro­ci­na­das por com­pa­ñías petro­le­ras como Exxon. Esta empre­sa, que le cobra 40 mil dóla­res men­sua­les a Uri­be ‑una per­so­na que no paga impues­to de ren­ta en Colombia‑, ha des­ple­ga­do todo su arse­nal de herra­mien­tas comu­ni­ca­cio­na­les como pági­nas de inter­net, cuen­tas en redes socia­les y lo más impor­tan­te, con­te­ni­dos pseu­do­pe­rio­dís­ti­cos que ali­men­tan su rela­to men­ti­ro­so des­de la gran pren­sa.

Matar al men­sa­je­ro

Uno de los casos de per­se­cu­ción más abe­rran­tes que ha pasa­do des­aper­ci­bi­do para los perio­dis­tas más influ­yen­tes ‑acos­tum­bra­dos a salir en gavi­lla a defen­der a cual­quie­ra de los suyos- es el de los comu­ni­ca­do­res Gon­za­lo Gui­llén, Julián Mar­tí­nez, Daniel Men­do­za, Dia­na López y el abo­ga­do Miguel Ángel del Río. Ellos son los valien­tes inves­ti­ga­do­res que pusie­ron al des­cu­bier­to los audios de la ñeñe­po­lí­ti­ca y des­de el por­tal La Nue­va Pren­sa se han con­ver­ti­do en un refe­ren­te per­ma­nen­te de noti­cias sobre la escan­da­lo­sa corrup­ción del régi­men. Por ello, los perio­dis­tas y el abo­ga­do han sido obje­to de segui­mien­tos, inter­cep­ta­cio­nes ile­ga­les, ame­na­zas e inclu­so denun­cian que está en mar­cha un plan para ase­si­nar­les.

Por su par­te, los céle­bres you­tu­bers Levy Rin­cón y Beto Coral, reco­no­ci­dos anti­uri­bis­tas, tam­bién han denun­cia­do que están sien­do per­se­gui­dos. Rin­cón, famo­so por su esti­lo des­par­pa­ja­do y su len­gua­je pro­caz ‑que se ha con­ver­ti­do en su sello de identidad‑, denun­ció que está sien­do obje­to de segui­mien­tos y ave­ri­gua­cio­nes sobre deta­lles de su ruti­na y de su vida per­so­nal. Coral, quien resi­de en Mia­mi y es céle­bre por haber allí con­fron­ta­do valien­te­men­te al ama­nuen­se de Car­los Cas­ta­ño, Ernes­to Yamhu­re, ha denun­cia­do que exis­te un plan para influir en las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses y lograr su depor­ta­ción a Colom­bia don­de dice, su vida corre peli­gro.

María Jime­na Duzán, quien des­de el des­pi­do de Daniel Coro­nell de Sema­na ha veni­do radi­ca­li­zan­do sus pos­tu­ras polí­ti­cas, rom­pió defi­ni­ti­va­men­te con su cono­ci­da mode­ra­ción y se fue lan­za en ris­tre ‑como debía ser- con­tra Álva­ro Uri­be, a quien no dudó en til­dar de fas­cis­ta en su más recien­te colum­na. A par­tir de ese momen­to se des­ató con­tra ella una feroz cam­pa­ña de des­pres­ti­gio. Duzán acu­dió a la Fun­da­ción para la Liber­tad de Pren­sa, FLIP, que no dudó en res­pal­dar­la, mien­tras Sema­na ‑su pro­pio medio- se limi­tó a rese­ñar el comu­ni­ca­do de la FLIP. Lla­ma la aten­ción la dife­ren­cia con la vehe­men­te defen­sa que Sema­na hizo de otra de sus perio­dis­tas ‑esa sí una reco­no­ci­da uri­bis­ta- cuan­do sus artícu­los des­ata­ron polé­mi­ca en redes socia­les.

Con­tra el pro­ce­so judi­cial

Otro flan­co de esta estra­te­gia ha sido inten­tar el des­cré­di­to de los acto­res y las prue­bas del pro­ce­so judi­cial. El pri­mer ata­que fue con­tra el magis­tra­do Car­los Reyes quien hace unos años, antes de lle­gar a la Cor­te Supre­ma, fue con­tra­ta­do por el Gobierno para ase­so­rar la mesa de nego­cia­ción de La Haba­na. Según la cam­pa­ña, dicho con­tra­to pro­ba­ría que Reyes es una ficha de Juan Manuel San­tos y su lle­ga­da a la Cor­te sería una manio­bra para lograr el encar­ce­la­mien­to de Uri­be. Todo un ejem­plo de argu­men­ta­ción uri­bis­ta. Aho­ra, a pesar de que ya no tie­ne com­pe­ten­cia sobre el pro­ce­so, al magis­tra­do no lo bajan de “gue­rri­lle­ro”, “enmer­me­la­do” y de estar al ser­vi­cio de “Farc­san­tos”.

A lo ante­rior se suma el caso de espio­na­je de un pro­pa­gan­dis­ta de la ultra­de­re­cha ‑cono­ci­do por su afi­ción a gol­pear muje­res- quien se coló abu­si­va­men­te en el con­jun­to resi­den­cial don­de vive el diri­gen­te libe­ral Juan Fer­nan­do Cris­to y obtu­vo imá­ge­nes de una reu­nión pri­va­da a la que asis­tían, entre otros, Juan Manuel San­tos y algu­nos repre­sen­tan­tes del par­ti­do Farc. Las fotos fue­ron difun­di­das y uti­li­za­das para pro­mo­ver el rela­to de “¿qué esta­ban hacien­do San­tos y Cris­to reu­ni­dos con las Farc? Nada bueno, segu­ra­men­te.”

Por supues­to, lo que en reali­dad prue­ban las fotos es que por for­tu­na hay sec­to­res del Esta­ble­ci­mien­to preo­cu­pa­dos por la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz ‑como el recien­te­men­te crea­do gru­po par­la­men­ta­rio de los “social­de­mó­cra­tas”- con quie­nes es posi­ble esta­ble­cer diá­lo­gos y lle­gar a acuer­dos míni­mos de con­vi­ven­cia polí­ti­ca. Pero esa bue­na noti­cia para el país, por cuen­ta de la mani­pu­la­ción, se con­vier­te para los uri­bis­tas en una prue­ba irre­fu­ta­ble del “malé­vo­lo plan del Foro de São Pau­lo para que el neo­co­mu­nis­mo se tome Colom­bia”.

Fias­co monu­men­tal

Ya es cono­ci­da ‑aun­que no por eso deja de ser cho­can­te- la per­ma­nen­te cam­pa­ña con­tra el sena­dor Iván Cepe­da quien, como víc­ti­ma de Uri­be, es par­te civil en el pro­ce­so. Ade­más de las acos­tum­bra­das inju­rias, aho­ra la cam­pa­ña se ha cen­tra­do en igno­rar direc­ta­men­te las evi­den­cias e insis­tir en la fal­sa ver­sión de que el pro­ce­so tie­ne irre­gu­la­ri­da­des y que Cepe­da ha com­pra­do tes­ti­gos. No obs­tan­te, la más recien­te juga­di­ta resul­tó un fias­co monu­men­tal.

Todo comen­zó el pasa­do domin­go en la maña­na cuan­do un par de “perio­dis­tas” de Sema­na anun­cia­ron en pri­mi­cia que tenían prue­bas con­tun­den­tes de que el tes­ti­go estre­lla con­tra Uri­be, Juan Gui­ller­mo Mon­sal­ve, había ven­di­do su tes­ti­mo­nio. Según la “reve­la­ción”, por los días en que Mon­sal­ve tes­ti­fi­ca­ba ante la Cor­te Supre­ma acu­san­do a Uri­be de par­ti­ci­par en la con­for­ma­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res, su fami­lia pudo com­prar una fin­ca con dine­ros de dudo­sa pro­ce­den­cia.

Por la noche, el noti­cie­ro Noti­cias Uno des­mon­tó la fal­sa noti­cia, pues tras haber visi­ta­do la fin­ca y habla­do con sus pro­pie­ta­rias, reve­ló que efec­ti­va­men­te la com­pra había suce­di­do pero demos­tró que el dine­ro pro­vino de una heren­cia reci­bi­da por la espo­sa de Mon­sal­ve y demos­tró que la com­pra del pre­dio suce­dió en 2016 y 2018, varios años des­pués de que Mon­sal­ve tes­ti­fi­ca­se ante la Cor­te. Pero no impor­ta, los medios siguen empe­ña­dos en sus fal­sas noti­cias, con­ce­den horas de entre­vis­ta a pre­sos como el secues­tra­dor Enri­que Par­do Has­che o al nar­co “Cali­che” y per­mi­ten a los hijos de Uri­be des­po­tri­car todos los días con­tra la Cor­te.

Se les nota la deses­pe­ra­ción. Feliz­men­te el país ya no es el de 2002.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *