Argen­ti­na. Sin solu­cio­nes aún en la toma de Guer­ni­ca a pesar de la reu­nión de la «mesa de diá­lo­go»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de sep­tiem­bre de 2020.

Fotos Ger­mán Romeo Pena, gen­ti­le­za de Anred

La tan anun­cia­da «mesa de diá­lo­go» entre los dele­ga­dos y dele­ga­das de la recu­pe­ra­ción de tie­rras en Guer­ni­ca, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, la Gre­mial de [email protected] que los defien­den, y los repre­sen­tan­tes del gobierno pro­vin­cial, efec­ti­vi­zó este mar­tes un nue­vo encuen­tro. Pero nada es fácil cuan­do se tra­ta del tema de la tie­rra, la pro­pie­dad pri­va­da recla­ma­da aun­que no exis­tan pape­les demos­tra­ti­vos de la mis­ma, y la tre­men­da nece­si­dad de miles de per­so­nas por tener un techo don­de gua­re­cer­se y poder pen­sar en algún tipo de futu­ro mejor que el pre­sen­te difí­cil que les toca vivir.

Por la maña­na, una bue­na can­ti­dad de fun­cio­na­rios de dis­tin­tos minis­te­rios del gobierno de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, ate­rri­za­ron en Guer­ni­ca y se jun­ta­ron con la infle­xi­ble inten­den­ta de Pre­si­den­te Perón, Blan­ca Can­te­ro. La idea era tra­tar de acer­car posi­cio­nes de cara a for­mu­lar una pro­pues­ta a las 2500 fami­las que acam­pan des­de hace un mes y medio en los terre­nos en cues­tión. Pero para la seño­ra Can­te­ro las nece­si­da­des de los pobres pesan muy poco. Par­ti­da­ria de la mano dura, se aga­rra de la deci­sión de un juez y un fis­cal muy pare­ci­dos a ella, y sigue empe­ña­da en que el plan A, el B y el C, se sin­te­ti­zan en la pala­bra des­alo­jo. Cuan­to antes mejor.

Lue­go, esos mis­mos fun­cio­na­rios se tras­la­da­ron has­ta el Club El Pro­gre­so don­de se encon­tra­ron con los pro­ta­go­nis­tas de la toma y sus defen­so­res. El res­to de los ocu­pan­tes con sus fami­lias habían mar­cha­do des­de la terre­nos recu­pe­ra­dos, con sus ban­de­ras y pan­car­tas rei­vin­di­ca­ti­vas, has­ta la Ave­ni­da Eva Perón y la ruta 210, adon­de hicie­ron un cor­te duran­te un lar­go rato. Otros mani­fes­tan­tes con sus hijos, se apos­ta­ron fren­te al lugar don­de sus repre­sen­tan­tes inten­ta­ban con­ven­cer a los fun­cio­na­rios que este miér­co­les no les cor­ten la luz, como ya los ha ame­na­za­do el muni­ci­pio. En la reu­nión, como era de espe­rar, Blan­ca Can­te­ro can­tó ausen­te, como para dejar cla­ro que ella no tie­ne nada que nego­ciar. Lo peor es que no está sola en esta bata­lla, la apo­yan los rica­cho­nes de los coun­tries, a los que tan­to hala­ga y defien­de la inten­den­ta del Fren­te de Todos, y tam­bién sus pares de otros muni­ci­pios del conur­bano.

Des­pués de 4 horas de reu­nión, don­de la buro­cra­cia fun­cio­na­rial, esa que duer­me y come calen­ti­to, sin mayo­res pro­ble­mas sal­vo los exis­ten­cia­les o los que pue­den deri­var­se de los exha­brup­tos de su minis­tro de Segu­ri­dad, Ser­gio Ber­ni, pro­me­tió que no habría cor­te de luz, y que se toma­rían unos días para pro­po­ner un plan de sali­da del con­flic­to. El tiem­po sigue pasan­do y el juez Mar­tín Riz­zo ya ha pues­to un pla­zo para hacer cum­pli­men­tar el des­alo­jo pací­fi­co, si se pue­de, o con la actua­ción de la poli­cía bonae­ren­se. Esa que ase­si­nó a Facun­do Cas­tro y a muchos pibes más. O sea, mejor sería que el fun­cio­na­ria­do pro­gre­sis­ta se ilu­mi­ne y fre­ne a los bull­dogs de sus pro­pias filas que quie­ren gue­rra, ya que hay sufi­cien­tes tie­rras en Guer­ni­ca como para gene­rar un pan­de­mo­nium solo por­que algu­nos inten­den­tes han per­di­do toda sen­si­bi­li­dad popu­lar.

Aho­ra, habrá que espe­rar has­ta el lunes 21, que se con­cre­te una reu­nión con el juez des­ocu­pa­dor Mar­tín Riz­zo, don­de teó­ri­ca­men­te estos minis­tros, vice­mi­nis­tros y secre­ta­rios que este mar­tes no die­ron mayo­res res­pues­tas, expli­quen cual es la pro­pues­ta del gobierno pro­vin­cial.

Al gober­na­dor Axel Kici­llof, entre la toma de Guer­ni­ca y los dichos de Ber­ni, le con­ven­dría sacar de la gale­ra una solu­ción. Sería lo espe­ra­ble de quien hizo cam­pa­ña rei­vin­di­can­do a los humil­des y pro­me­tien­do diá­lo­go en vez de repre­sión. Es lo que espe­ran los miles de niños y adul­tos que hacen el aguan­te a la intem­pe­rie allí, en la toma de Guer­ni­ca.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *