Áfri­ca. Las inde­pen­den­cias: lo rea­li­za­do, lo con­se­gui­do y lo pen­dien­te

Por Car­los Luján Alda­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de sep­tiem­bre de 2020.

En este 2020 se cum­plen 60 años de uno de los hitos his­tó­ri­cos más impor­tan­tes para Áfri­ca: la emer­gen­cia de 17 nue­vos paí­ses inde­pen­dien­tes en el con­ti­nen­te selló el final del colo­nia­lis­mo euro­peo y comen­zó una épo­ca de pro­fun­dos cam­bios. A seis déca­das de dis­tan­cia, resul­ta razo­na­ble revi­sar y ana­li­zar la evo­lu­ción de los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas, remar­can­do sus carac­te­rís­ti­cas, ten­den­cias, logros, fra­ca­sos y asun­tos pen­dien­tes, a par­tir de un enfo­que crí­ti­co que nos per­mi­ti­rá tener mayor cla­ri­dad sobre la situa­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca actual del con­ti­nen­te.

Lo rea­li­za­do

Los ante­ce­den­tes de las inde­pen­den­cias afri­ca­nas los pode­mos encon­trar casi inme­dia­ta­men­te des­pués del repar­to colo­nial euro­peo esta­ble­ci­do duran­te la Con­fe­ren­cia de Ber­lín (1885−86), a tra­vés de diver­sos méto­dos de resis­ten­cia. De hecho, los euro­peos nun­ca pudie­ron abar­car la tota­li­dad del terri­to­rio afri­cano – al comen­zar el Siglo XX Etio­pía y Libe­ria ya eran inde­pen­dien­tes -, y la ocu­pa­ción efec­ti­va de sus pose­sio­nes tar­dó tiem­po en con­so­li­dar­se. Pese a esto, la domi­na­ción fue bru­tal.

Jus­to en el año de 1900 sur­ge el movi­mien­to pan­afri­ca­nis­ta, lide­ra­do por afro­ame­ri­ca­nos que cla­ma­ban la liber­tad y el retorno a su hogar. Pero no fue sino has­ta el final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, duran­te el V Con­gre­so Pan­afri­ca­nis­ta de Manchester,cuando se plan­teó por pri­me­ra vez la inde­pen­den­cia de Áfri­ca como su prin­ci­pal obje­ti­vo.

Las gra­ves secue­las que dejó la gran gue­rra fue­ron el ori­gen de los fac­to­res que desem­bo­ca­ron en las inde­pen­den­cias en Áfri­ca. En pri­mer lugar, Euro­pa que­dó muy debi­li­ta­da debi­do a las pér­di­das eco­nó­mi­cas y huma­nas, que se tra­du­je­ron en la reduc­ción de sus capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas has­ta en un 70%. Esto afec­tó direc­ta­men­te a Áfri­ca, por­que a pesar de que seguía expor­tan­do mate­rias pri­mas, el enca­re­ci­mien­to de los pro­duc­tos bási­cos por la esca­sez en Euro­pa aumen­tó los nive­les de pobre­za. A ello se suma­ron otros aspec­tos que con­tri­bu­ye­ron al for­ta­le­ci­mien­to de los movi­mien­tos inde­pen­den­tis­tas, como el ini­cio de la Gue­rra Fría, la derro­ta del fas­cis­mo, la des­co­lo­ni­za­ción de Asia y la ele­va­ción de con­cien­cia de deter­mi­na­dos sec­to­res de las socie­da­des afri­ca­nas, fun­da­men­tal­men­te de la peque­ña y media­na bur­gue­sía y los inte­lec­tua­les.

Uno de los más gra­ves erro­res que se come­ten al momen­to de estu­diar la des­co­lo­ni­za­ción afri­ca­na radi­ca en que la mayo­ría de las veces se abor­da como un pro­ce­so lineal, con pocas varian­tes, cuan­do en reali­dad la eman­ci­pa­ción atra­ve­só por varias eta­pas, y en cada terri­to­rio varió en fun­ción de la poten­cia colo­ni­za­do­ra, la región, el nivel eco­nó­mi­co exis­ten­te y los intere­ses de la pobla­ción de ori­gen euro­peo.

Los pri­me­ros que obtu­vie­ron su inde­pen­den­cia fue­ron los paí­ses del Nor­te de Áfri­ca y el Magreb, don­de exis­tie­ron par­ti­da­rios a la des­co­lo­ni­za­ción des­de antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, y la Liga Ára­be, ubi­ca­da en El Cai­ro, fue un ampli­fi­ca­dor y órgano de pro­pa­gan­da de los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas bajo el estan­dar­te pan­ara­bis­ta. La exis­ten­cia de auto­ri­da­des loca­les tuvo la ven­ta­ja de pro­pi­ciar una evo­lu­ción pací­fi­ca a la inde­pen­den­cia, con la nota­ble excep­ción de Arge­lia, don­de la pre­sen­cia de una comu­ni­dad fran­ce­sa muy enrai­za­da los lle­vó a una inten­sa gue­rra que duró ocho años (1954−1962).

La agi­ta­ción colo­nial del Magreb pron­to se exten­dió hacia al Sur del Saha­ra. La pri­me­ra colo­nia en obte­ner la liber­tad fue la lla­ma­da Cos­ta de Oro, bajo el lide­raz­go de Kwa­me Nkru­mah, uno de los máxi­mos expo­nen­tes del pan­afri­ca­nis­mo, quien orga­ni­zó una sóli­da estruc­tu­ra polí­ti­ca que le per­mi­tió acce­der a la inde­pen­den­cia del país, que fue renom­bra­do como Gha­na. Al mis­mo tiem­po, la gue­rra en Arge­lia y la for­ma­ción de la V Repú­bli­ca Fran­ce­sa lle­va­ron al Pri­mer Minis­tro fran­cés, el Gene­ral Char­les de Gau­lle, a replan­tear la pre­sen­cia de su país en Áfri­ca. En mayo de 1958 se some­tió a refe­rén­dum la ins­tau­ra­ción de una Comu­ni­dad fran­co-afri­ca­na, en la cual cier­tas com­pe­ten­cias (defen­sa, mone­da y diplo­ma­cia) eran com­par­ti­das. Todos los afri­ca­nos se adhi­rie­ron al pro­yec­to, excep­to uno: Gui­nea, país que bajo el man­do de Sékou Tou­ré pro­cla­mó su inde­pen­den­cia.

Este hecho hizo que los fran­ce­ses cam­bia­ran de estra­te­gia, ofre­cién­do­les a todos la opción de sepa­rar­se de la Repú­bli­ca Fran­ce­sa. De esta for­ma, en 1960 los terri­to­rios fran­ce­ses de ultra­mar siguie­ron los ejem­plos gha­nés y gui­neano y recla­ma­ron su inde­pen­den­cia, aun­que sin una rup­tu­ra total con Fran­cia. Pese a esta impor­tan­te limi­tan­te, la res­pues­ta a la pro­pues­ta de inde­pen­den­cia superó las expec­ta­ti­vas ini­cia­les de los fran­ce­ses: 14 nue­vos paí­ses se con­vir­tie­ron en Esta­dos inde­pen­dien­tes en esta juga­da, y por eso 1960 pasó a la his­to­ria como “El año de Áfri­ca”, y este fenó­meno lle­vó a que la ONU reco­no­cie­ra por pri­me­ra vez el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos con la fir­ma de la Reso­lu­ción 1514.

Por su par­te, en las colo­nias bri­tá­ni­cas el pro­ce­so des­co­lo­ni­za­dor fue dife­ren­cia­do, que atra­ve­só por varias eta­pas suce­si­vas que incluían el otor­ga­mien­to de la auto­no­mía, pro­ce­di­mien­tos de nego­cia­ción y libe­ra­ción total, habi­tual­men­te sin el empleo de la vio­len­cia. Algu­nas veces se optó por la fusión de dos uni­da­des colo­nia­les, mien­tras que en otras se pro­ce­dió a la divi­sión de las mis­mas, como ocu­rrió con la malo­gra­da Fede­ra­ción de las Rho­de­sias y Nya­sa­lan­dia (hoy Mala­wi). Ejem­plos en con­tra­rio fue­ron Came­rún y Soma­lia. En gene­ral, casi todas las colo­nias bri­tá­ni­cas se inde­pen­di­za­ron en el pri­mer lus­tro de la déca­da de los sesen­ta. Sólo en Áfri­ca Orien­tal tuvo lugar un poco más tar­de, don­de la más con­flic­ti­va fue la de Kenia, don­de exis­tía una impor­tan­te mino­ría blan­ca.

En con­tras­te, Bél­gi­ca le otor­gó la inde­pen­den­cia a sus colo­nias afri­ca­nas de for­ma abrup­ta, sin con­si­de­rar los bene­fi­cios que pudo haber teni­do un pro­ce­so más pau­sa­do, mien­tras que Por­tu­gal se resis­tía a otor­gar la inde­pen­den­cia a sus colo­nias, y como es lógi­co, los afri­ca­nos recu­rrie­ron a las armas para exi­gir lo que no se pudo alcan­zar por la vía pací­fi­ca. No fue sino has­ta la caí­da de la dic­ta­du­ra mili­tar en el mar­co de la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les, cuan­do las colo­nias por­tu­gue­sas pudie­ron ser inde­pen­dien­tes, ya muy entra­da la déca­da de los seten­ta.

Ofi­cial­men­te la des­co­lo­ni­za­ción afri­ca­na ter­mi­nó en 1990 con la inde­pen­den­cia de Nami­bia en 1990, que has­ta antes había per­ma­ne­ci­do bajo la tute­la de Sudá­fri­ca. Resul­ta muy pecu­liar el caso del Sur de Áfri­ca, ya que las inde­pen­den­cias se ope­ra­ron en for­ma tar­día, pero fue­ron eclip­sa­das por los efec­tos del Apartheid en la región. Por tal moti­vo, la caí­da del régi­men racis­ta en 1994 tie­ne mucha mayor tras­cen­den­cia en la región que las inde­pen­den­cias mis­mas.

Lo con­se­gui­do.

Así fue como, 75 años des­pués del repar­to colo­nial, prác­ti­ca­men­te toda Áfri­ca ganó su inde­pen­den­cia. Fue una épo­ca de mucho entu­sias­mo y opti­mis­mo para las socie­da­des del con­ti­nen­te, que tenían la espe­ran­za de cons­truir un mejor futu­ro para ellos y las gene­ra­cio­nes veni­de­ras, don­de Áfri­ca ya no sería vis­ta como una región mar­gi­na­da ni atra­sa­da. Des­afor­tu­na­da­men­te, Áfri­ca obtu­vo poco más que la inde­pen­den­cia polí­ti­ca, dado que la des­co­lo­ni­za­ción no fue ope­ra­da de for­ma que los nacien­tes paí­ses afri­ca­nos obtu­vie­ran total liber­tad y sobe­ra­nía en sus asun­tos inter­nos, y aún más, sus pobla­cio­nes aún no habían inte­gra­do los espa­cios polí­ti­cos crea­dos en la Con­fe­ren­cia de Ber­lín.

Los nue­vos paí­ses tenían por delan­te la ardua tarea de supe­rar un pasa­do colo­nial que alte­ró sus estruc­tu­ras socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, y al mis­mo tiem­po, hacer fren­te a las pre­ten­sio­nes neo­co­lo­nia­les e impe­ria­lis­tas de los euro­peos, esta­dou­ni­den­ses y sovié­ti­cos. Para ellos, ya no era tan nece­sa­rio man­te­ner pre­sen­cia mili­tar o físi­ca en las regio­nes afri­ca­nas, sino que a tra­vés del para­guas del reco­no­ci­mien­to polí­ti­co comen­za­ron a gene­rar nue­vas for­mas de coope­ra­ción que man­ten­drían las rela­cio­nes de domi­nio y con­trol de esas regio­nes, sien­do los tres prin­ci­pa­les ejes la coope­ra­ción comer­cial, apo­yo polí­ti­co y los flu­jos de ayu­da al desa­rro­llo y de deu­da exter­na.
La gran mayo­ría de las nacio­nes afri­ca­nas que­da­ron diri­gi­das por las éli­tes nati­vas y/​o los mili­ta­res (uno de los pocos sec­to­res que esta­ban ple­na­men­te con­so­li­da­dos en sus pri­me­ros años de vida inde­pen­dien­te), que vie­ron en el poder polí­ti­co la posi­bi­li­dad de enri­que­cer­se, para lo cual se aso­cia­ron con las ex metró­po­lis o con algu­na de las super­po­ten­cias, ya que esto les ase­gu­ra­ba obte­ner todos los bene­fi­cios.

Ade­más, pre­do­mi­na­ron los dis­cur­sos dema­gó­gi­cos y las pos­tu­ras for­ma­les que por momen­tos die­ron la impre­sión de una inde­pen­den­cia real, pero que en reali­dad repre­sen­ta­ban una for­ma de domi­na­ción neo­co­lo­nial. Y allí don­de triun­fó un par­ti­do o diri­gen­te que ame­na­za­ba los intere­ses loca­les o forá­neos, se uti­li­za­ron todos los meca­nis­mos posi­bles para derro­tar­los, como ocu­rrió en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go con el ase­si­na­to de Patri­ce Lumum­ba en 1961. Con la mis­ma suer­te corrió Tho­mas San­ka­ra en Bur­ki­na Faso, hacia 1987.

Los pri­me­ros trein­ta años des­pués de 1960 se carac­te­ri­za­ron por los con­ti­nuos gol­pes de Esta­do, los des­acier­tos, el des­con­ten­to de la pobla­ción y el enri­que­ci­mien­to de unos pocos que lle­va­ron a una cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal que se mani­fes­tó en todos los pla­nos. El espe­jis­mo e idea­lis­mo gene­ra­do por las inde­pen­den­cias se tor­nó en una his­to­ria de terror, des­va­ne­cién­do­se los idea­les de pro­gre­so y bien­es­tar. Bajo este esce­na­rio, era prác­ti­ca­men­te impo­si­ble que pros­pe­ra­ran los dis­tin­tos pro­yec­tos de nación en el con­ti­nen­te afri­cano, sin impor­tar el mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co ele­gi­do. Los paí­ses arran­ca­ron su tra­yec­to­ria en con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas, y si bien cada uno de ellos tie­ne el dere­cho de poder cam­biar su futu­ro, se ven fuer­te­men­te con­di­cio­na­dos por sus debi­li­da­des estruc­tu­ra­les.

Sin embar­go, diver­sos per­so­na­jes y sec­to­res de las socie­da­des afri­ca­nas nun­ca han deja­do de insis­tir en la bús­que­da de un mode­lo de desa­rro­llo autó­no­mo y sobe­rano, regis­tran­do algu­nos bue­nos resul­ta­dos en deter­mi­na­dos ámbi­tos y regio­nes. No todo ha sido malo, y aun­que la situa­ción actual es dife­ren­te entre los dis­tin­tos paí­ses, en los ámbi­tos nacio­na­les los éxi­tos son con­ta­dos, pero por ini­cia­ti­vas con­jun­tas no se les pue­de repro­char nada.Prueba de ello ha sido la crea­ción orga­nis­mos regio­na­les entre los paí­ses afri­ca­nos ten­dien­tes a for­ta­le­cer la unión de los pue­blos del con­ti­nen­te, a pesar de las influen­cias e inje­ren­cias del exte­rior.

Inclu­so en su momen­to el gha­nés Kwa­me Nkru­mah pro­pu­so la crea­ción de un gran Esta­do a nivel con­ti­nen­tal, que sería lo sufi­cien­te­men­te fuer­te para resol­ver todos los pro­ble­mas a nivel interno, y jun­tos con­ver­tir­se en una gran poten­cia a nivel mun­dial. Pero, ¿Real­men­te era via­ble y sos­te­ni­ble el gran pro­yec­to esta­tal pan­afri­cano que con tan­ta fir­me­za y con­vic­ción defen­dió Nkru­mah, dada la com­ple­ji­dad y diver­si­dad que exis­te de El Cario a Ciu­dad del Cabo, y de Dakar a Moga­dis­cio? Bajo el con­tex­to de la Gue­rra Fría y los intere­ses de las anti­guas poten­cias, pro­ba­ble­men­te el pro­yec­to, de haber­se con­cre­ta­do, no habría sub­sis­ti­do por mucho tiem­po, pero hubie­ra mar­ca­do un pre­ce­den­te impor­tan­te en cuan­to a la futu­ra con­fi­gu­ra­ción de las fron­te­ras de los Esta­dos afri­ca­nos, que segu­ra­men­te sería dis­tin­ta a la actual.

Pero lo úni­co que se con­si­guió fue la crea­ción de la Orga­ni­za­ción para la Uni­dad Afri­ca­na en 1963, que no dejó satis­fe­cho a nadie. No obs­tan­te, su gran lega­do fue la con­so­li­da­ción de un fuer­te espí­ri­tu pan­afri­ca­nis­ta entre la pobla­ción afri­ca­na, mis­mo que lla­ma pode­ro­sa­men­te la aten­ción, que se mani­fies­ta des­de los even­tos depor­ti­vos has­ta la esfe­ra polí­ti­ca. En nin­gu­na otra región y con­ti­nen­te en el mun­do se encuen­tra arrai­ga­do un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia como un solo gran pue­blo como en Áfri­ca. Este debe­ría ser el pun­to de par­ti­da para el tan ansia­do mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de los pue­blos afri­ca­nos.

Lo pen­dien­te.

A 60 años de dis­tan­cia, el pro­ce­so des­co­lo­ni­za­dor afri­cano con­ti­núa incom­ple­to, con múl­ti­ples asun­tos pen­dien­tes por resol­ver. Las inde­pen­den­cias repre­sen­ta­ron la pri­me­ra opor­tu­ni­dad en mucho tiem­po para que los pue­blos del con­ti­nen­te deci­die­ran por sí mis­mos su futu­ro. Sin embar­go, el balan­ce es suma­men­te nega­ti­vo, lo cual es una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da entre las con­se­cuen­cias del perio­do colo­nial y los suce­si­vos fra­ca­sos de los gobier­nos. Los Esta­dos y socie­da­des afri­ca­nas no ter­mi­nan aún de pagar el pre­cio de una des­co­lo­ni­za­ción ope­ra­da en bene­fi­cio de las anti­guas metró­po­lis, que mina­ron su desa­rro­llo.

Para rever­tir esta situa­ción, se requie­re que los Esta­dos afri­ca­nos apli­quen polí­ti­cas y refor­mas efi­ca­ces en prác­ti­ca­men­te todos los ámbi­tos, de for­ma que se recons­tru­ya la base eco­nó­mi­ca y social de los pue­blos afri­ca­nos en sin­to­nía con estos tiem­pos con­tem­po­rá­neos que vivi­mos. En este sen­ti­do se obser­va que, a par­tir de los años noven­ta, los paí­ses afri­ca­nos han atra­ve­sa­do por impor­tan­tes cam­bios y trans­for­ma­cio­nes que le han dado un nue­vo giro a la polí­ti­ca inter­na y geo­po­lí­ti­ca afri­ca­na. El fin de la gue­rra fría, la caí­da del Apartheid, la tran­si­ción al mul­ti­par­ti­dis­mo, la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y la apa­ri­ción de nue­vos acto­res forá­neos en el esce­na­rio afri­cano (espe­cial­men­te Chi­na) son refle­jos de esta ten­den­cia aún en cur­so.

Aun­que nue­va­men­te Áfri­ca ingre­só en esta nue­va eta­pa en cla­ra des­ven­ta­ja y se man­tie­nen los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de fon­do que los sitúan por deba­jo de los nive­les de desa­rro­llo humano ópti­mos, se empie­zan a gene­rar, de a poco, las con­di­cio­nes míni­mas para que las nacio­nes afri­ca­nas ter­mi­nen de libe­rar­se de cual­quier ata­du­ra exter­na y toda for­ma de depen­den­cia. Por supues­to que esto es una labor titá­ni­ca, ya que los pro­ble­mas del pasa­do no resuel­tos se con­ju­gan con nue­vos y cada vez más com­ple­jos desa­fíos. Dicha labor es muy difí­cil de alcan­zar bajo la situa­ción actual, pero el obje­ti­vo sí es alcan­za­ble, para lo cual se ten­drían que imple­men­tar, a mi pare­cer, las siguien­tes accio­nes.

En el plano eco­nó­mi­co los afri­ca­nos nece­si­tan tran­si­tar hacia un mode­lo de cre­ci­mien­to hacia aden­tro, que gene­re inver­sio­nes y empleos, con­cen­tra­do en las nece­si­da­des de las pobla­cio­nes loca­les, y no tan­to en las del exte­rior. El actual mode­lo agro­ex­por­ta­dor, ade­más de que fomen­ta la degra­da­ción de los recur­sos natu­ra­les y el medio ambien­te, es insos­te­ni­ble a lar­go pla­zo.

Sudá­fri­ca y los paí­ses del Nor­te de Áfri­ca here­da­ron de la eta­pa colo­nial eco­no­mías media­na­men­te desa­rro­lla­das que les per­mi­tie­ron con­ver­tir­se en pun­ta de lan­za del desa­rro­llo eco­nó­mi­co con­ti­nen­tal. En el res­to de los paí­ses los avan­ces son pro­mi­so­rios, pero no han deja­do de ser eco­no­mías peque­ñas. El poten­cial eco­nó­mi­co y pro­duc­ti­vo da para mucho más. Duran­te años Euro­pa fomen­tó la com­pe­ten­cia entre las eco­no­mías afri­ca­nas, pero hoy más que nun­ca deben estar uni­das, y el nue­vo Tra­ta­do de Libre Comer­cio Con­ti­nen­tal pue­de ser el impul­so que nece­si­tan para dar el siguien­te paso.

En cuan­to a la polí­ti­ca inter­na, los paí­ses afri­ca­nos tam­bién deben tra­ba­jar para for­ta­le­cer los sis­te­mas demo­crá­ti­cos, mejo­rar los nive­les de gober­nan­za y con­tri­buir a la cons­truc­ción de socie­da­des más jus­tas, igua­li­ta­rias e inclu­si­vas. Áfri­ca nece­si­ta una demo­cra­cia más par­ti­ci­pa­ti­va, rei­vin­di­ca­ti­va y con jus­ti­cia social. Es muy impor­tan­te este aspec­to, ya que de ello depen­de en bue­na medi­da la segu­ri­dad, el bien­es­tar, la paz y el pro­gre­so de las socie­da­des. Actual­men­te tene­mos paí­ses con bue­nas tra­yec­to­rias, como Botsua­na, Nami­bia y Mau­ri­cio, y otros que son un desas­tre, como Zim­ba­bue, Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na y Somalia.Lamentablemente son mayo­ría los que per­te­ne­cen a este últi­mo gru­po.

Final­men­te, los paí­ses ten­drían que rede­fi­nir su orien­ta­ción y espa­cio polí­ti­co, comen­zan­do por el prin­ci­pio de sobe­ra­nía nacio­nal en su con­cep­ción clá­si­ca, que está sien­do cues­tio­na­do en todo el mun­do, no sola­men­te en Áfri­ca, a con­se­cuen­cia de la caó­ti­ca era de la glo­ba­li­za­ción económica.Por su cuen­ta, los afri­ca­nos han inten­ta­do por dis­tin­tas vías recon­fi­gu­rar ese espa­cio para ade­cuar­lo a sus espe­ci­fi­ci­da­des y resol­ver sus con­flic­tos, pero aún se regis­tran serios pro­ble­mas.

Uno de los más impor­tan­tes, y que está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con el pro­ce­so des­co­lo­ni­za­dor, es que se encuen­tran acti­vos más de 20 movi­mien­tos sepa­ra­tis­tas a lo lar­go del con­ti­nen­te, don­de se com­bi­nan rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas, olvi­do esta­tal, pasa­do colo­nial y terro­ris­mo. Has­ta hoy, solo dos movi­mien­tos sece­sio­nis­tas han teni­do éxi­to en el con­ti­nen­te, y ambos logra­dos a san­gre y fue­go: el de Eri­trea de Etio­pía, en 1993 y el de Sudán del Sur de Sudán en el 2011. Sin embar­go, el núme­ro de paí­ses en el con­ti­nen­te afri­cano pue­de aumen­tar en cual­quier momen­to, ya que que­dan aún pen­dien­tes la situa­ción del Saha­ra Occi­den­tal, cuya inde­pen­den­cia no ha sido ple­na­men­te reco­no­ci­da, así como la situa­ción de los siguien­tes terri­to­rios insu­la­res que siguen per­te­ne­cien­do al Rei­no Uni­do: Ascen­sión, San­ta Ele­na y Tris­tán de Acu­ña.

Hay dos cami­nos posi­bles para ter­mi­nar con estas luchas: o se sigue la ten­den­cia a la bal­ca­ni­za­ción del con­ti­nen­te, o las nacio­nes se inte­gran eco­nó­mi­ca­men­te, de for­ma que las fron­te­ras se vean derri­ba­das ante la libre cir­cu­la­ción de mer­can­cías, capi­ta­les y per­so­nas. La recién crea­da Área de Libre Comer­cio Con­ti­nen­tal apues­ta por esta últi­ma alter­na­ti­va, y reco­ge la esen­cia pan­afri­ca­nis­ta de con­for­mar un solo pue­blo afri­cano, aun­que creo que lo ideal sería una com­bi­na­ción de ambas pos­tu­ras. Como quie­ra que sea, los afri­ca­nos deben tomar final­men­te el des­tino en sus manos y pro­se­guir con su camino hacia la liber­tad.

Ori­gi­nal en: Tlil­xa­yac

Fuen­te: Afri­ca Fun­da­cion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *