Uru­guay: El gene­ral ultra­de­re­chis­ta Mani­ni Ríos con­di­cio­na la polí­ti­ca uruguaya

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

Uru­guay ha esta­do dan­do mucho que hablar en estos últi­mos meses, no solo por las polí­ti­cas de dere­cha y ultra neo­li­be­ral del gobierno de la coa­li­ción “mul­ti­co­lor” que pre­si­de Laca­lle Pou, sino tam­bién por el deba­te sobre el des­afue­ro del Sena­do, del ex coman­dan­te en jefe del ejér­ci­to en tiem­pos del Fren­te Amplio, el gene­ral Gui­do Mani­ni Ríos, una de las figu­ras fun­da­men­ta­les de la ultra­de­re­cha mili­tar ins­ta­la­da den­tro del gru­po de par­ti­dos que gobier­nan. Para hablar de este tema y de otros tan­to o más urti­can­tes entre­vis­ta­mos a la mili­tan­te social y ex inte­gran­te del MLN Tupa­ma­ros, Móni­ca Riet, quien tam­bién acti­va en la soli­da­ri­dad uru­gua­ya con el pue­blo de Haití.

¿Qué hay detrás de todo el deba­te que se está dan­do con el pedi­do de des­afue­ro de Mani­ni Ríos?

-Quie­ro expli­car en pri­mer lugar que la socie­dad uru­gua­ya se encuen­tra en esta­do de shock y per­ple­ji­dad por todos los acon­te­ci­mien­tos que están ocu­rrien­do des­de que empe­zó el nue­vo gobierno. Por­que no esta­ba pen­sa­do el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos que se están des­ple­gan­do, no era lo que esta­ba plan­tea­do en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo y lo que fue la cam­pa­ña elec­to­ral de Par­ti­do Nacio­nal y de los par­ti­dos que ter­mi­na­ron con­for­man­do una coa­li­ción mul­ti­co­lor y fue­ron los que le die­ron en el ballo­ta­ge el triun­fo al Par­ti­do Nacio­nal. Como decís entre ellos está no solo el Par­ti­do Nacio­nal con Laca­lle Pou sino el Par­ti­do Colo­ra­do, los dos par­ti­dos his­tó­ri­cos, tam­bién esta Cabil­do Abier­to, de Mani­ni Ríos, como par­ti­do mili­tar que no exis­tía en Uru­guay y que nadie pre­veía tam­po­co y el Par­ti­do Inde­pen­dien­te, el Par­ti­do de la Gen­te. Una serie de nue­vos par­ti­dos que apa­re­cen como estra­te­gia de la dere­cha ubi­can­do a los dife­ren­tes nichos de votan­tes, como se hace aho­ra, con estu­dios rele­va­dos de las redes socia­les, vien­do a qué tipo de can­di­da­to pue­de votar cada sec­tor de la pobla­ción.
Así apa­re­cen estos per­so­na­jes que son empre­sa­rios, que nun­ca se metie­ron en polí­ti­ca y que te rega­lan cosas.

-Entre ellos hizo pun­ta Mani­ni Ríos.

Sí, apa­re­cen per­so­na­jes extra­ños, entre otros, Mani­ni Rios, que lo hace de una mane­ra ile­gal. Por­que él era Coman­dan­te en Jefe en el gobierno de Muji­ca, lue­go en el de Taba­ré Váz­quez, y en ese tran­ce es des­ti­tui­do poco antes de las elec­cio­nes nacio­na­les. Una vez que ocu­rre esto, él se dedi­ca a for­mar un par­ti­do polí­ti­co. Cons­ti­tu­cio­nal­men­te, eso no esta­ba per­mi­ti­do. Por­que un mili­tar tie­ne que per­ma­ne­cer cua­tro años sin poder actuar en polí­ti­ca y menos en el caso de un alto man­do que mane­ja infor­ma­ción estra­té­gi­ca y demás. Esto pro­vo­có una dis­cu­sión que demo­ró tres días y que fue escon­di­da rápi­da­men­te bajo la alfom­bra y se legi­ti­mó el par­ti­do Cabil­do Abier­to. Al que se le lla­ma par­ti­do mili­tar, cosa que él nie­ga por­que hay diri­gen­tes civi­les. Pero jus­ta­men­te, recien­te­men­te una serie de refe­ren­tes civi­les del inte­rior de país han renun­cia­do a sus car­gos públi­ca­men­te denun­cian­do que en Cabil­do Abier­to se había dado un empo­de­ra­mien­to de la direc­ción, for­ma­da por mili­ta­res que están en el par­ti­do. Son todos mili­ta­res de la dic­ta­du­ra que no con­sul­tan a los demás miem­bros de Cabil­do Abier­to y sus demás miem­bros civi­les. Es un pro­ce­so para­le­lo que pasa en la inter­na de Cabil­do Abier­to y que pasa tam­bién para afue­ra. Mani­ni Ríos hace una cam­pa­ña en don­de tra­ta de pre­sen­tar­se como un sec­tor nacio­na­lis­ta, que está en con­tra de la ins­ta­la­ción de la plan­ta de celu­lo­sa de UPM que es un fac­tor de con­flic­to social gran­de en nues­tro país actual­men­te. Se vale de eso para ganar adhe­sio­nes y sim­pa­tías por par­te de sec­to­res que inclu­so vota­ron al Fren­te Amplio en las últi­mas elec­cio­nes. Tam­bién hace la cam­pa­ña de estar con­tra la corrup­ción, cosa que tam­bién es un pro­ce­so que a lo lar­go del gobierno fren­team­plis­ta se agu­di­zó. Son los ele­men­tos que pre­va­le­cen, pero lue­go de gana­da la elec­ción son otros los asun­tos que empie­zan a impo­ner­se. Enton­ces, este per­so­na­je Mani­ni, se trans­for­ma, inclu­so te diría que empie­za este pro­ce­so entre la pri­me­ra y la segun­da vuel­ta. Él gana con 270 mil votos, lo que le da tres sena­do­res y once dipu­tados y una pre­sen­cia impor­tan­tí­si­ma a nivel de gobierno.

-¿Esa reali­dad de tan­tos votos lo pone de gol­pe en otro escenario?

Así es. Esto lo valen­to­na para empe­zar a hacer oír más su pro­pio dis­cur­so. Tal es así, que a pesar de que no hay deba­tes, muchos pro­gra­mas perio­dís­ti­cos de radio y tele­vi­sión lo entre­vis­tan y él ya empie­za a mani­fes­tar­se en defen­sa de lo que fue la dic­ta­du­ra mili­tar y en con­tra de los pro­ce­sa­mien­tos de los pocos mili­ta­res que tene­mos judi­cia­li­za­dos en Uru­guay y por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. Des­de las pala­bras has­ta su ges­tua­li­dad, Mani­ni empie­za a cau­sar mie­do en la pobla­ción. Inclu­so, en ese sec­tor de la pro­pia base fren­team­plis­ta que pro­du­jo un voto cas­ti­go en la pri­me­ra vuel­ta al Fren­te Amplio. Hace un vuel­co de su voto para el ballo­ta­ge, cues­tión que pro­du­jo este fenó­meno que en la segun­da vuel­ta se de ese empa­te téc­ni­co entre Laca­lle Pou y el Fren­te Amplio. Fue pro­duc­to del cam­bio de votos de la base, de mane­ra autó­no­ma al dar­se cuen­ta que había ascen­so del fas­cis­mo y de los fac­to­res de la dic­ta­du­ra. El voto cas­ti­go lo ten­go que men­cio­nar, para que se entien­da el momen­to actual. Hubo tres perío­dos del Fren­te Amplio: si bien el pri­mer año se cum­plen los com­pro­mi­sos con la buro­cra­cia sin­di­cal de ins­ta­lar los con­ve­nios de sala­rios, que es ver­dad que gene­ra­ron mucha con­cien­cia de dere­chos que no exis­tían en ese momen­to, prin­ci­pal­men­te en la juven­tud. Y per­mi­tie­ron y obli­ga­ron a la for­ma­ción de sin­di­ca­tos, inclu­so en luga­res don­de había poco núme­ro de emplea­dos. Eso es ver­dad que empo­de­ró a los tra­ba­ja­do­res. Cre­ció expo­nen­cial­men­te el núme­ro de afi­lia­dos de la Cen­tral Sin­di­cal, que pasó de tener 100 mil afi­lia­dos, a 300 o 400 mil afiliados.

-Móni­ca, me intere­sa cen­trar­nos en Mani­ni Ríos por­que me pare­ce una figu­ra exóge­na de la dere­cha que se está dan­do en todas par­tes del con­ti­nen­te, de hecho lo aso­cio con Bol­so­na­ro, que tam­bién tie­ne cier­to apo­yo popu­lar, a pesar de las bar­ba­ri­da­des que dice y hace. Es intere­san­te saber qué hace el pro­gre­sis­mo uru­gua­yo fren­te a un peli­gro como Mani­ni Rios, qué hace el Fren­te Amplio, o los diri­gen­tes como Pepe Muji­ca, ¿tra­tan de fre­nar­lo o se que­dan en aprontes?

-En los tres perío­dos del Fren­te Amplio hubo ampa­ro total de la impu­ni­dad. Lo que suce­de hoy es una con­ti­nui­dad de las posi­cio­nes que tuvie­ron los refe­ren­tes fun­da­men­ta­les del Fren­te Amplio duran­te sus tres gobier­nos. Aho­ra que se está dis­cu­tien­do el des­afue­ro de Mani­ni Ríos que ha sido con­vo­ca­do por la fis­ca­lía por un deli­to de omi­sión de denun­cia de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, él anun­cia públi­ca­men­te que no lo denun­ció, y la ley lo obli­ga. Enton­ces, empie­za el fis­cal a pedir el des­afue­ro de Mani­ni. Esto se empie­za a dis­cu­tir y quien sale pri­me­ro a la pales­tra públi­ca es Muji­ca dicien­do que él no va votar el des­afue­ro de Mani­ni Ríos. Duran­te varios días lo afir­ma. Siem­pre que él habla gene­ra opi­nión públi­ca por­que tie­ne mucha gen­te que toda­vía cree en su pala­bra, aun­que mucha gen­te ya no le cree den­tro de la izquier­da y entre sus anti­guos votan­tes. En este momen­to, Mani­ni Ríos que duran­te un año estu­vo alar­dean­do y hacien­do cam­pa­ña que él no se iba a ampa­rar en los fue­ros sino que él se iba a pre­sen­tar volun­ta­ria­men­te a la jus­ti­cia, cam­bia de opción y dice que se ampa­ra­rá en los fue­ros uti­li­zan­do un ele­men­to que le pro­por­cio­na Mujica.

-Qué para­do­ja o que con­fir­ma­ción de lo hecho por Muji­ca duran­te su gobierno, que cuan­do se le plan­tea­ba juz­gar a los mili­ta­res ase­si­nos, siem­pre decía que “no valía le pena ya que eran muy viejitos”.

-Si. Muji­ca dijo: yo no voy a votar el des­afue­ro por­que nadie nos dice que maña­na Mani­ni pue­da vol­ver una vez que pase a la jus­ti­cia. Eso solo ocu­rri­ría si es absuel­to, como él supo­ne., por­que antes debe ser vota­da nue­va­men­te la entra­da de los fue­ros. Enton­ces, Muji­ca dice que des­pués de eso, no se sabe que es lo que va a pasar con Mani­ni. Mani­ni toma esos mis­mos argu­men­tos, y dice que él se debe a los 270 mil votan­tes y que debe estar pre­sen­te en el gobierno res­pon­dien­do a la gen­te que depo­si­tó su con­fian­za en él. Pero Mani­ni duran­te este tiem­po, pre­sen­tó e hizo la pro­pues­ta de vol­ver a impo­ner la ley de impu­ni­dad. Lo pre­sen­tó al Sena­do, lo que es un exabrup­to, por­que la comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, refe­ri­da en el caso Gel­man, ya se ha pro­nun­cia­do, con que la ley de impu­ni­dad no es váli­da. No tie­ne apli­ca­ción en el Uru­guay por­que va en con­tra de todos los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les que Uru­guay volun­ta­ria­men­te y demo­crá­ti­ca­men­te fir­mó y ava­ló. Enton­ces, está­ba­mos escu­chan­do tam­bién que él estu­vo hacien­do cam­pa­ña den­tro y fue­ra, es su estra­te­gia, del Sena­do. Ha usa­do todas las horas medias pre­vias, que supues­ta­men­te no se pue­den usar para ele­men­tos polí­ti­cos, él las usó para hablar del tema de que la Jus­ti­cia se ha encar­ni­za­do y que hay jus­ti­cia para­le­la con­tra los mili­ta­res, que se inven­tan prue­bas y ahí rei­vin­di­ca a todos los cri­mi­na­les de lesa huma­ni­dad. Otra for­ma de comu­ni­ca­ción que tie­ne, es que él hace un tiem­po que no habla con la pren­sa para no ver­se some­ti­do a las pre­gun­tas, pero sí ela­bo­ra videos que hace cir­cu­lar por redes socia­les y WhatsApp don­de man­tie­ne un len­gua­je agre­si­vo. Te diría que es allí don­de vemos el ascen­so del fas­cis­mo. Ahí vemos cómo hace la defen­sa de la dic­ta­du­ra y del papel que juga­ron los mili­ta­res, y tam­bién de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. Ante esto vos pre­gun­ta­bas que hace el Fren­te Amplio, yo te diría que ha per­ma­ne­ci­do en silen­cio, sal­vo excep­cio­nes, como es el Sena­dor Oscar Andra­de, del Par­ti­do Comu­nis­ta, que se des­ta­ca del res­to por tener una acti­tud inci­si­va en los medios de comu­ni­ca­ción. Las figu­ras prin­ci­pa­les del Fren­te no se mani­fies­tan, o lo hacen como Mujica.

¿Cómo jue­ga en todo este entra­ma­do el par­ti­do Nacional ?

-El Par­ti­do Nacio­nal aca­ba de deci­dir que vota­rá en con­tra del des­afue­ro y que este tema será tra­ta­do en las cáma­ras recién des­pués de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les a fines de sep­tiem­bre. El Par­ti­do Nacio­nal que tuvo varios diri­gen­tes pre­sos, muer­tos y per­se­gui­dos, duran­te la dic­ta­du­ra, como su líder Ferrei­ra Aldu­na­te, esta­ba muy divi­di­do en esta dis­cu­sión inter­na. De mane­ra que inte­li­gen­te­men­te el pre­si­den­te Laca­lle Pou, los reu­nió duran­te varios días, y cómo se está votan­do el pre­su­pues­to aho­ra, y había dife­ren­cias en la coa­li­ción, hizo pre­va­le­cer la dis­ci­pli­na par­ti­da­ria para man­te­ner la coa­li­ción Mul­ti­co­lor uni­da y dar­le gober­na­bil­dad a su gobierno. De la mis­ma mane­ra que lo hizo Muji­ca con la Ley de Impu­ni­dad, el Tra­ta­do de Pro­tec­ción de Inver­sio­nes con EEUU, la ope­ra­ción Uni­tas, el envío de tro­pas a Hai­tí, etc., duran­te el gobierno Frenteamplista.

-Recien­te­men­te tam­bién hubo mucha polé­mi­ca sobre la acti­tud de algu­nos par­la­men­ta­rios sobre el tema de la Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción, cono­ci­da popu­lar­men­te como LUC, que gene­ró una gran lucha en la calle.

-La Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción es. en mi opi­nión, todo el pro­gra­ma de gobierno de Luis Laca­lle Pou, que lo hizo apro­bar en 90 días por un pro­ce­di­mien­to que se pue­de pre­sen­tar: una Ley de urgen­te Con­si­de­ra­ción. Pero ahí él mete 500 artícu­los que refie­ren a toda la estruc­tu­ra del Esta­do, don­de hace per­der auto­no­mía a par­te del Par­la­men­to y la Jus­ti­cia en bene­fi­cio del Eje­cu­ti­vo y de la figu­ra pre­si­den­cial Se habla de las pri­va­ti­za­cio­nes de las empre­sas públi­cas, se habla de ir en con­tra del dere­cho de huel­ga, del dere­cho de ocu­pa­ción, del dere­cho del pique­te. Toca real­men­te prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la demo­cra­cia y no hay tema que que­de por fue­ra. Abar­ca toda la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca. Nada que­da por fue­ra de la LUC. Esto se hace sin dis­cu­sión, por­que obvia­men­te en 90 días es impo­si­ble que el Par­la­men­to pue­da dis­cu­tir­lo y menos la opi­nión públi­ca. El Fren­te Amplio deci­dió no opo­ner­se en blo­que a la LUC, sino tra­tar de excluir algu­nos artícu­los, a pesar de los gra­ves con­te­ni­dos anti­de­mo­cra­ti­cos e incons­ti­tu­cio­na­les, para»mejorar» el pro­yec­to. La coa­li­ción, pro­ce­dió aho­ra a rein­cluir en el Pre­su­pues­to nacio­nal, los artícu­los que exclu­yó de la LUC en acuer­do con el Fren­te Amplio. Ni éste ni la cúpu­la sin­di­cal se plan­tean con­fron­tar has­ta aho­ra de mane­ra seria, con­tra la LUC que sumer­ge al pais en un Esta­do anti­de­mo­cra­ti­co don­de no están garan­ti­za­das las garan­tías del debi­do pro­ce­so, ni el res­pe­to de los DDHH más ele­men­ta­les. Enton­ces, vemos que la LUC es una suer­te de auto­gol­pe ins­ti­tu­cio­nal. Como pudo haber pasa­do en Bra­sil con Dil­ma Rus­seff, don­de no es la opo­si­ción, sino que es la pro­pia fuer­za de gobierno, la que hace una gran can­ti­dad de cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les. Sin embar­go, lo hace, todos inclui­dos en una Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción que fue­ron apro­ba­dos, que ya empe­za­ron a regir y que tam­bién deter­mi­na la mili­ta­ri­za­ción del país.

-Esta medi­da tien­de tam­bién a favo­re­cer la repre­sión con­tra todo aquel que saque los pies del pla­to, ¿no es así?

-Por supues­to, está vin­cu­la­do con un empo­de­ra­mien­to tan­to de la poli­cía como de los demás cuer­pos repre­si­vos. Duran­te el perío­do pro­gre­sis­ta, los medios de comu­ni­ca­ción y la dere­cha nos aco­sa­ron hacien­do cam­pa­ña con­tra la inse­gu­ri­dad, y aho­ra se ha cam­bia­do el eje hacia el nar­co­trá­fi­co. Un nar­co­trá­fi­co que apa­re­ce de la nada duran­te el gobierno de Muji­ca cuan­do se ins­ta­la la DEA y la USAID y apa­re­cen tres mega-embar­ques en con­te­ne­do­res con des­tino a Euro­pa y se com­prue­ba que fue en Uru­guay don­de eso fue embar­ca­do. No se cono­ce mucho por­que no se ha inves­ti­ga­do real­men­te, pero hay una cons­ta­ta­ción de que pasó. Uru­guay se pone en el tape­te de los paí­ses que son de trán­si­to o de trá­fi­co de dro­ga, algo de lo que has­ta ese enton­ces está­ba­mos total­men­te ausen­tes. Enton­ces, no solo eso, sino que empie­zan a apa­re­cer en los barrios ban­das de nar­co­trá­fi­co. Acá no hay un mer­ca­do como para que apa­rez­can gran­des ban­das, sobre todo pen­san­do en que esa agen­da sus­ti­tu­yó a la agen­da de la izquier­da duran­te el perío­do pro­gre­sis­ta. Hubo una con­tra­rre­for­ma agra­ria, una con­cen­tra­ción y extran­je­ri­za­ción de la tie­rra y de la indus­tria. Pero si hubo una agen­da pro­gre­sis­ta que lega­li­zó la marihua­na cosa que no era una deman­da social, el 60% de la socie­dad esta­ba en con­tra. Sin embar­go, Muji­ca visi­tó a Roc­ke­fe­ller y a Soros, y lue­go impu­so la lega­li­za­ción de la marihua­na. Quie­ro que sepan que hoy, está en manos de trans­na­cio­na­les que la están pro­du­cien­do para expor­tar. Una de las cosas en las que más hizo hin­ca­pié la dere­cha para ganar al Fren­te Amplio, fue insis­tir con que no eran efi­cien­tes con la delin­cuen­cia. Enton­ces se impo­ne no la delin­cuen­cia, sino el nar­co­trá­fi­co. Como solu­ción al nar­co­trá­fi­co, lo que vie­ne es la mili­ta­ri­za­ción del terri­to­rio nacio­nal. Ya esta­ba en prác­ti­ca, a pesar de que el fis­cal de Cor­te, Jor­ge Díaz, ha dicho muy inte­li­gen­te­men­te que el nar­co­trá­fi­co, o sea los capos nar­cos, no los de ven­ta de pas­ta base o el menu­deo, sino el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co, se hace con inte­li­gen­cia del Esta­do y no con tan­ques como tene­mos en el terri­to­rio des­pla­zán­do­se por el terri­to­rio con armas de guerra.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *