¿Una revo­lu­ción de colo­res en Bie­lo­rru­sia?

Des­de hace varias sema­nas se han pro­du­ci­do una serie de pro­tes­tas fuer­tes en Bie­lo­rru­sia como con­se­cuen­cia de las elec­cio­nes en las que el pre­si­den­te Ale­xan­der Lou­ka­chen­ko fue reele­gi­do con el 80% de los votos. La opo­si­ción lide­ra­da por Svetla­na Tikha­novs­kaïa no reco­no­ció el resul­ta­do de las elec­cio­nes, bajo el pre­tex­to de un supues­to frau­de y lla­mó a pro­tes­tas en con­tra del gobierno con el apo­yo explí­ci­to de la Unión Euro­pea y par­ti­cu­lar­men­te los gobier­nos de extre­ma dere­cha de los paí­ses bál­ti­cos, Polo­nia y Hun­gría.


¿De dón­de vie­ne Lou­ka­chen­ko?

Lou­ka­chen­ko fue ele­gi­do de mane­ra sor­pre­si­va en el verano de 1994 derro­tan­do al can­di­da­to social-demó­cra­ta que que­ría un acer­ca­mien­to con el blo­que occi­den­tal, y al repre­sen­tan­te de la nomen­kla­tu­ra pos­co­mu­nis­ta que habían per­mi­ti­do el des­mem­bra­mien­to de la URSS en 1991. Lou­ka­chen­ko fue ele­gi­do sobre la base de un pro­gra­ma cen­tra­do en la pre­ser­va­ción de un sec­tor públi­co pre­do­mi­nan­te en la eco­no­mía, las pres­ta­cio­nes socia­les here­da­das de la URSS, la reha­bi­li­ta­ción del pasa­do sovié­ti­co, la cele­bra­ción del papel de los ex-com­ba­tien­tes duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y de los cons­truc­to­res del país en el perío­do de pos­gue­rra, el desa­rro­llo de indus­trias de alta tec­no­lo­gía crea­das duran­te el perío­do sovié­ti­co, el recha­zo a la OTAN y una polí­ti­ca de coope­ra­ción con los paí­ses del espa­cio post­so­vié­ti­co y con los miem­bros de los paí­ses no ali­nea­dos.

Este pro­gra­ma se ha man­te­ni­do como popu­lar has­ta la fecha de hoy, aun­que una par­te de la pobla­ción se ha can­sa­do de un sis­te­ma que pri­vi­le­gia el pater­na­lis­mo a la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. Está cla­ro que hoy, varias poten­cias extran­je­ras desean pro­vo­car un cam­bio de régi­men en Bie­lo­rru­sia y empu­jan en este rum­bo, lo que expli­ca las pre­sio­nes y las ten­ta­ti­vas de mani­pu­la­ción de la opi­nión públi­ca en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. En esta situa­ción es muy impor­tan­te tra­tar de evi­tar el flu­jo de des­in­for­ma­ción y las exa­ge­ra­cio­nes de la evo­lu­ción real de la opi­nión públi­ca en Bie­lo­rru­sia.

Cuan­do la pobla­ción eli­gió a Lou­ka­chen­ko en el 1994, lo hizo como reac­ción y recha­zo a la polí­ti­ca de empo­bre­ci­mien­to, pri­va­ti­za­cio­nes y des­man­te­la­mien­to de todo el lega­do sovié­ti­co pro­duc­to de la Peres­troi­ka y el Glas­nost. Desea­ba poner fin a las pri­va­ti­za­cio­nes, a la pola­ri­za­ción social en cur­so, al desa­rro­llo de la cri­mi­na­li­dad pro­ve­nien­te de la Rusia yel­tsi­nia­na, al rei­no de los oli­gar­cas y a la frag­men­ta­ción de la Unión Sovié­ti­ca. Cla­ra­men­te, era un voto pro-sovié­ti­co aún cuan­do Lou­ka­chen­ko nun­ca ha teni­do la inten­ción de recons­truir un par­ti­do comu­nis­ta ni seguir el desa­rro­llo de una socie­dad socia­lis­ta. Se pue­de con­si­de­rar la elec­ción de 1994 como un prag­ma­tis­mo de orien­ta­ción social res­pe­tuo­so de la heren­cia sovié­ti­ca.

Carac­te­rís­ti­cas del régi­men polí­ti­co en Bie­lo­rru­sia

Bie­lo­rru­sia en la actua­li­dad tie­ne un sis­te­ma fuer­te­men­te cen­tra­li­za­do alre­de­dor del poder eje­cu­ti­vo (pre­si­den­cial) que lle­va a cabo una polí­ti­ca pater­na­lis­ta de pro­tec­ción social y desa­rro­llo eco­nó­mi­co bajo el impul­so más o menos efi­cien­te del Esta­do. Deja un espa­cio de desa­rro­llo para­le­lo para el sec­tor pri­va­do, pero sin favo­re­cer dema­sia­do el sur­gi­mien­to de una nue­va cla­se capi­ta­lis­ta.

Este sis­te­ma deja poco lugar a las ini­cia­ti­vas pro­ce­den­tes de la socie­dad civil y no con­tri­bu­ye a la poli­ti­za­ción de la pobla­ción, por lo que se pue­de enten­der, has­ta hace poco, una cier­ta pasi­vi­dad del cuer­po social, las orga­ni­za­cio­nes, sin­di­ca­tos y par­ti­dos polí­ti­cos. Lou­ka­chen­ko se ha nega­do a la crea­ción de un par­ti­do de masas que podría cons­ti­tuir su base mili­tan­te, aun­que ha logra­do el apo­yo de par­ti­dos como el Par­ti­do Comu­nis­ta de Bie­lo­rus­sia que se man­tie­nen, sin embar­go, como autó­no­mos fren­te al cam­po de acción pre­si­den­cial.

Sobre la natu­ra­le­za de las mani­fes­ta­cio­nes actua­les

Aún cuan­do exis­te una frac­ción de la pobla­ción que está can­sa­da del gobierno de Lou­ka­chen­ko, la orga­ni­za­ción de las pro­tes­tas ha sido pre­pa­ra­da por ONG ya muy cono­ci­das. Des­de hace quin­ce años, jóve­nes bie­lo­rru­sos par­ti­ci­pan en semi­na­rios de for­ma­ción para la mani­pu­la­ción de la muche­dum­bre, bajo la tute­la de orga­ni­za­cio­nes como la Fun­da­ción Soros, o la orga­ni­za­ción ser­bia Otpor sur­gi­da en el trans­cur­so del derro­ca­mien­to de Milo­se­vic, con el con­cep­to de «revo­lu­ción no vio­len­ta». Has­ta hace poco no se había logra­do un movi­mien­to fuer­te de pro­tes­tas. Recien­te­men­te, la par­te de la pobla­ción que recha­za el pater­na­lis­mo se ha mani­fes­ta­do con más fuer­za. Pero fue sobre todo cuan­do se des­ató una repre­sión fuer­te e ines­pe­ra­da hacia los mani­fes­tan­tes, jus­to des­pués de las elec­cio­nes, lo que empu­jó a una par­te impor­tan­te de la pobla­ción hacia el movi­mien­to de pro­tes­tas. Esas pro­tes­tas no fue­ron tan masi­vas como se ha que­ri­do pre­sen­tar por los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les.

No debe ser exclui­da la posi­bi­li­dad de que la bru­ta­li­dad con la que actuó la poli­cía, des­co­no­ci­da has­ta la fecha, haya sido pro­vo­ca­da por fun­cio­na­rios corrom­pi­dos has­ta un cier­to gra­do por oli­gar­cas capi­ta­lis­tas rusos que desean apro­ve­char el des­con­ten­to para empu­jar a Lou­ka­chen­ko en los bra­zos de Putin. Estos, como sus equi­va­len­tes en occi­den­te, quie­ren poner fin al “inso­len­te” mode­lo bie­lo­rru­so don­de indus­trias muy desa­rro­lla­das per­te­ne­cen al Esta­do y fun­cio­nan muy bien.

Los opo­nen­tes sos­tie­nen que han logra­do el apo­yo de la mayo­ría de la pobla­ción, y algu­nos son­deos mues­tran que, en Minsk, entre el 45% y el 50% de la pobla­ción habría gira­do a favor de la opo­si­ción, más o menos hete­ro­gé­nea. Pero en la pro­vin­cia la situa­ción es muy dis­tin­ta, don­de la mayo­ría abso­lu­ta de la pobla­ción res­pal­da al gobierno de Lou­ka­chen­ko. Aun así, deja a la opo­si­ción un mar­gen de manio­bra de un millón de habi­tan­tes en la capi­tal. Si bien Lou­ka­chen­ko ha per­di­do el apo­yo de una par­te de los obre­ros, la mani­fes­ta­ción del 16 de agos­to a Minsk ha logra­do movi­li­zar a dece­nas de miles de mani­fes­tan­tes. En todo el país se han dado gran­des mar­chas a favor del gobierno. Estas con­tra-pro­tes­tas han sido tar­días por­que la pobla­ción no está acos­tum­bra­da a movi­li­zar­se, lo que cons­ti­tu­ye una de las prin­ci­pa­les debi­li­da­des del gobierno actual, de la cual es el pro­pio res­pon­sa­ble.

En las regio­nes de Brest y Grodno, se cons­ta­tó la entra­da de mani­fes­tan­tes des­de Polo­nia y Litua­nia con el res­pal­do de estos dos gobier­nos, lo que expli­ca las manio­bras mili­ta­res rea­li­za­das por el gobierno bie­lo­rru­so.

La opo­si­ción rusa y occi­den­tal al mode­lo bie­lo­rru­so

La indus­tria y la agri­cul­tu­ra bie­lo­rru­sa pro­du­cen mucho más que solo papas, como se quie­re hacer creer en Occi­den­te para ocul­tar las gran­des capa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas que han sido desa­rro­lla­das des­de la épo­ca sovié­ti­ca y tam­bién duran­te el gobierno de Lou­ka­chen­ko en el poder. Camio­nes gigan­tes­cos para las minas, trac­to­res de alta cali­dad, indus­tria espa­cial, infor­má­ti­ca, indus­tria mili­tar avan­za­da, etc. Una eco­no­mía inso­len­te a los ojos de los capi­ta­lis­tas para quie­nes la pro­pie­dad públi­ca tie­ne que ser nece­sa­ria­men­te aso­cia­da con atra­so e inefi­cien­cia. Ade­más Chi­na, el nue­vo enemi­go decre­ta­do por EE.UU, ha apos­ta­do mucho a las capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas y cien­tí­fi­cas de Bie­lo­rru­sia y gra­cias a su posi­ción geo­grá­fi­ca de puer­ta de acce­so hacia Euro­pa occi­den­tal, se ha vuel­to impres­cin­di­ble qui­tar­le esa opor­tu­ni­dad, inclu­so si eso pre­su­po­ne dejar­les par­te del pas­tel a los oli­gar­cas rusos. Los capi­ta­lis­tas saben coope­rar para des­truir a un sis­te­ma que limi­ta sus ganan­cias, para des­pués des­ga­rra­se entre ellos mis­mos y con­tro­lar el mer­ca­do. Toda­vía no es el caso de Bie­lo­rru­sia, y así se ha man­te­ni­do des­de hace 30 años, lo cual es muy irri­tan­te para las éli­tes capi­ta­lis­tas euro­peas.

A pesar de las ten­sio­nes que se han pro­du­ci­do entre Bie­lo­rru­sia y Rusia des­de hace varios años, la inte­gra­ción estra­té­gi­ca de los dos paí­ses es sóli­da y es difí­cil ima­gi­nar un des­aco­pla­mien­to mili­tar. Rusia no ha per­mi­ti­do que Bie­lo­rru­sia entre en la OTAN. Mos­cú no nece­si­ta inter­ve­nir mili­tar­men­te por­que el ejér­ci­to bie­lo­rru­so está intrín­si­ca­men­te inte­gra­do en las estruc­tu­ras occi­den­ta­les del ejér­ci­to ruso, por lo tan­to, es poco pro­ba­ble que lle­gue a apo­yar a los sec­to­res de la opo­si­ción y rom­per su lazo con el her­mano esla­vo. Por supues­to, esta situa­ción ha dado a Rusia un papel cen­tral de media­dor en la cri­sis actual. Los diri­gen­tes occi­den­ta­les más mode­ra­dos saben que no pue­den igno­rar los intere­ses estra­té­gi­cos de Rusia y que un cam­bio polí­ti­co en Minsk no podría abrir la vía a una inte­gra­ción del país a la OTAN. En cam­bio, los par­ti­da­rios del “Deep Sta­te” no tie­nen nin­gún lími­te en sus ape­ti­tos y están dis­pues­tos a arries­gar una gue­rra mun­dial para expan­dir su “espa­cio vital”, sien­do la baja ten­den­cial de la tasa de ganan­cia su prin­ci­pal motor.

A pesar de ello exis­ten en Rusia capi­ta­lis­tas par­ti­da­rios de la caí­da del gobierno de Lou­ka­chen­ko como el pode­ro­so oli­gar­ca bie­lo­rru­so esta­ble­ci­do en Rusia, Dimitry Maze­pin, patrón de la empre­sa rusa Oural­chem. Des­de hace varios años este mag­na­te desea adqui­rir la empre­sa bie­lo­rru­sa esta­tal de Soli­gorsk, cuyo valor es esti­ma­do en 150 mil millo­nes de dóla­res, pero se ha enfren­ta­do al recha­zo con­ti­nuo de las auto­ri­da­des de Minsk.

Según fuen­tes cer­ca­nas al poder en Minsk, Maze­pin des­ti­nó mucho dine­ro para com­prar a altos fun­cio­na­rios bie­lo­rru­sos dis­pues­tos a cam­biar de ban­do, con el obje­ti­vo de ase­gu­rar una pri­va­ti­za­ción del país para repar­tir­lo entre capi­ta­lis­tas rusos y occi­den­ta­les. Las mani­fes­ta­cio­nes actua­les son una ben­di­ción para esos capi­ta­lis­tas por­que empu­jan al gobierno de Lou­ka­chen­ko hacia Rusia, don­de la influen­cia de los oli­gar­cas es sufi­cien­te para pre­sio­nar al Krem­lin con el fin de for­zar al gobierno bie­lo­rru­so a aban­do­nar su prin­ci­pio de Esta­do Social y la defen­sa de la pro­pie­dad públi­ca de las empre­sas cla­ve de la eco­no­mía. Para el Krem­lin, el obje­ti­vo es obli­gar a Minsk a aban­do­nar su mode­lo social, abrien­do el país a pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas sin tener que lidiar por otro lado con una revo­lu­ción de colo­res desea­da por los sec­to­res más extre­mis­tas en el oes­te. En total, la KGB bie­lo­rru­sa esti­ma que 1800 millo­nes de dóla­res han sido envia­dos a Bie­lo­rru­sia en los últi­mos cin­co años tan­to por Rusia como por el Oes­te para com­prar altos fun­cio­na­rios favo­ra­bles a la inte­gra­ción con Rusia o a las orga­ni­za­cio­nes de opo­si­ción ata­das a los intere­ses occi­den­ta­les. Sur­gió así una tan­da de buró­cra­tas corrup­tos que tie­nen más intere­ses en la pri­va­ti­za­ción que en su pro­pio man­te­ni­mien­to en pues­tos guber­na­men­ta­les menos remu­ne­ra­dos.

La OTAN divi­di­da entre par­ti­da­rios del «putsch» y los «mode­ra­dos»

El minis­tro bie­lo­rru­so de asun­tos exte­rio­res, Vla­di­mir Makeï, en par­ti­cu­lar, pero tam­bién otros cua­dros impor­tan­tes del país, están visi­ble­men­te en el ban­do pro-occi­den­tal y muy liga­dos al Rei­no Uni­do que está acti­va­men­te invo­lu­cra­do en el apo­yo a los movi­mien­tos de pro­tes­ta. Putin había adver­ti­do a Lou­ka­chen­ko des­de hace tiem­po sobre esos víncu­los con la poten­cia bri­tá­ni­ca, pero este últi­mo se ha nega­do a lim­piar su gobierno del «clan» pro-anglo­sa­jón, por­que pen­sa­ba nece­sa­rio man­te­ner el equi­li­brio con los par­ti­da­rios de la unión con Rusia. La emba­ja­da ingle­sa en Var­so­via jue­ga un papel cen­tral en orques­tar las pro­tes­tas en Minsk, en coope­ra­ción con los pola­cos y los paí­ses bál­ti­cos. Se sabe que las poten­cias occi­den­ta­les están divi­das entre un ala «mode­ra­da» que quie­re pre­ser­var cana­les de nego­cia­ción y coope­ra­ción con Minsk y Mos­cú, y una ala extre­mis­ta, inter­ven­cio­nis­ta, deci­di­da a exa­cer­bar todos los con­flic­tos posi­bles en un mun­do don­de el sis­te­ma domi­nan­te está atas­ca­do en su pro­pia cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria.

Fran­cia y Ale­ma­nia serían los mode­ra­dos, inclu­yen­do excep­cio­nal­men­te a la admi­nis­tra­ción Trump, mien­tras los par­ti­da­rios extre­mis­tas se encuen­tran en Ingla­te­rra y en lo que el New York Times lla­ma el «Deep Sta­te»: los esta­dos bál­ti­cos, Polo­nia, Hun­gría y la Repú­bli­ca Che­ca. Del lado ruso ocu­rre lo mis­mo, los oli­gar­cas y los minis­tros de ten­den­cias mun­dia­lis­tas ejer­cen una fuer­te pre­sión sobre Minsk, mien­tras los minis­tros del ban­do esta­dis­ta y «patrio­ta» son más favo­ra­bles a la mode­ra­ción con el gobierno de Lou­ka­chen­ko. Rusia ha per­di­do mucho dine­ro por apo­yar a Bie­lo­rru­sia, pero la prin­ci­pal razón se encuen­tra en la impor­tan­cia de las indus­trias bie­lo­rru­sas para la eco­no­mía rusa, como la indus­tria mili­tar, espa­cial, el sec­tor agro-indus­trial y la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. Lou­ka­chen­ko tie­ne, por lo tan­to, mucho peso para impo­ner sus deseos a Putin en tiem­pos de paz. Debi­li­ta­do por la cri­sis polí­ti­ca, se vuel­ve depen­dien­te del apo­yo de Mos­cú para pro­lon­gar su estan­cia a la cabe­za del Esta­do, y es muy dudo­so que Chi­na esté dis­pues­ta a res­pal­dar­lo cuan­do nece­si­ta man­te­ner ante todo su alian­za estra­té­gi­ca con Rusia e Irán, lo que hace a la posi­ción bie­lo­rru­sa secun­da­ria en ese gran jue­go geo­po­lí­ti­co.

La natu­ra­le­za del inten­to de cam­bio de régi­men sigue un patrón simi­lar al uti­li­za­do recien­te­men­te en Vene­zue­la y Boli­via y mar­ca cla­ra­men­te el uso sis­te­má­ti­co de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria con fines de nego­cio por el impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Urge desa­rro­llar la lucha social y la soli­da­ri­dad entre los pue­blos para des­ac­ti­var estos meca­nis­mos de inje­ren­cia con­ti­nua.

Fotos actuales e históricas de las manifestaciones en Minsk donde se viralizó el uso de la bandera rojiblanca utilizada por el gobierno de colaboración con la Alemania nazi

Com­pa­ra­ción entres fotos actua­les e his­tó­ri­cas de las mani­fes­ta­cio­nes en Minsk don­de se vira­li­zó el uso de la ban­de­ra roji­blan­ca uti­li­za­da por el gobierno de cola­bo­ra­ción con la Ale­ma­nia nazi duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La extre­ma dere­cha euro­pea empu­ja el uso de sím­bo­los rela­cio­na­dos con el nazis­mo como en el caso de Ucra­nia.

Edi­ta­do por Amé­ri­ca Rodrí­guez para Investig’Action.

Fuen­te: Alai­net 

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *