«Quie­ren jus­ti­fi­car la eje­cu­ción»: las irre­gu­la­ri­da­des en el caso de las niñas argen­ti­nas aba­ti­das por el Ejér­ci­to en Para­guay

Por Lean­dro Lutzky*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de sep­tiem­bre de 2020.

Daisy Ira­la Tole­do, quien repre­sen­ta a las madres de las víc­ti­mas, avi­sa que si la Jus­ti­cia para­gua­ya no da garan­tías pue­den recu­rrir a tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les.

Lilian Maria­na Villal­ba y María Car­men Villal­ba, ambas niñas de 11 años, murie­ron el 2 de sep­tiem­bre en un polé­mi­co ope­ra­ti­vo de las Fuer­zas Arma­das con­tra un cam­pa­men­to del Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo (EPP), ubi­ca­do en una región sel­vá­ti­ca del depar­ta­men­to de Con­cep­ción. A juz­gar por las decla­ra­cio­nes del Gobierno, podrían tra­tar­se de homi­ci­dios a manos del Esta­do: «Dos inte­gran­tes de este gru­po arma­do han sido aba­ti­dos», comu­ni­có ini­cial­men­te el pre­si­den­te, Mario Abdo Bení­tez, aun­que se refe­ría a esas peque­ñas. 

Así, para saber cómo fue­ron las cir­cuns­tan­cias de los dece­sos, debe­ría ini­ciar­se una inves­ti­ga­ción con todas las garan­tías que requie­re el dere­cho penal. Sin embar­go, la abo­ga­da que repre­sen­ta a las madres de las meno­res, Daisy Ira­la Tole­do, le dice a RT que ya se come­tie­ron muchas irre­gu­la­ri­da­des, advier­te que las auto­ri­da­des inten­tan obs­ta­cu­li­zar el pro­ce­so judi­cial y que inclu­so pre­ten­den ale­jar a Bue­nos Aires del caso, por­que las víc­ti­mas tenían nacio­na­li­dad argen­ti­na. 

RT: ¿Se pudo avan­zar en algo con la inves­ti­ga­ción de estos posi­bles crí­me­nes?

D.I.T.: No nos dejan tener nin­gún tipo de acce­so a las actua­cio­nes por el momen­to, ale­gan­do que hay pro­ce­di­mien­tos en cur­so, que pro­ba­ble­men­te se van a divi­dir las cau­sas o que fal­tan apos­ti­lla­dos de Can­ci­lle­ría para mi poder. Un sin núme­ro de obs­tácu­los para acer­car­me a cual­quier expe­dien­te o car­pe­ta.

RT: Enton­ces están a cie­gas, y la Jus­ti­cia no te reco­no­ce como abo­ga­da defen­so­ra. ¿El Poder Judi­cial les comu­ni­ca qué pasa con el caso?

D.I.T.: La infor­ma­ción no es com­par­ti­da con esta repre­sen­ta­ción. 

RT: ¿Cómo des­cri­bi­rías el rol de las auto­ri­da­des?

D.I.T.: El Esta­do para­gua­yo, en vez de ini­ciar rápi­da­men­te una cau­sa penal para escla­re­cer las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les de estas niñas, iden­ti­fi­car cuá­les fue­ron los coman­dos de ope­ra­cio­nes, bajo qué orden y toda la esca­la jerár­qui­ca, pre­fi­rió ini­ciar un pro­ce­so penal con­tra las mamás de las víc­ti­mas, Miriam Villal­ba Aya­la y Lau­ra Villal­ba Aya­la [ambas están en Argen­ti­na]. No a las fuer­zas mili­ta­res. El Gobierno para­gua­yo no tie­ne la inten­ción de inves­ti­gar.

RT: El Gobierno de Alber­to Fer­nán­dez comu­ni­có que las meno­res figu­ran en su Regis­tro Nacio­nal de las Per­so­nas, con­fir­man­do que eran argen­ti­nas. Sin embar­go, la admi­nis­tra­ción de Abdo Bení­tez lo nie­ga, y afir­ma que eran para­gua­yas, aun­que no mos­tró evi­den­cias de ello. ¿Qué está ocu­rrien­do? 

D.I.T.: El Gobierno argen­tino ya acla­ró, sufi­cien­te­men­te, que las niñas son argen­ti­nas. Están regis­tra­das allá, nacie­ron allá, esta­ban en la escue­la allá, y las docu­men­ta­cio­nes son todas lega­les. Para­guay insis­te con que son para­gua­yas para jus­ti­fi­car la eje­cu­ción, pro­ce­sar penal­men­te a las madres y que no exis­ta la pre­sión de un Gobierno extran­je­ro. Para que que­de impu­ne.

Si no fue­ran argen­ti­nas, como lo son con segu­ri­dad, su Can­ci­lle­ría no esta­ría velan­do por los dere­chos de esas niñas. Ya fue­ron eje­cu­ta­das otras, de 14, 16 y 17 años, arro­ja­das a fosas comu­nes, dicien­do que eran de la insur­gen­cia, y que­dó impu­ne. 

RT: Des­de que se cono­ció el caso, la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta (FTC) sos­tu­vo que hubo un «enfren­ta­mien­to». Fun­cio­na­rios del Eje­cu­ti­vo agre­ga­ron que se encon­tró para­fi­na en una de las víc­ti­mas, argu­men­tan­do así que habría dis­pa­ra­do antes de reci­bir los pro­yec­ti­les. ¿Qué res­pon­de a esta ver­sión? 

D.I.T.: No es creí­ble que las niñas se hayan enfren­ta­do con una fuer­za arma­da, por el solo hecho de mirar la cons­ti­tu­ción físi­ca de las peque­ñas, te das cuen­ta que no van a sopor­tar nin­gún dis­pa­ro de armas. Es impo­si­ble. Un fusil, una pis­to­la, vos sabés el gol­pe que da al dis­pa­rar. Una niña de 11 años, no pue­de.

Duda­mos abso­lu­ta­men­te de que se haya toma­do una prue­ba de para­fi­na. El pro­pio fis­cal dijo que no era nece­sa­rio hacer una autop­sia, por la for­ma en que murie­ron. Recién el sába­do en la mor­gue, en pre­sen­cia de la jue­za, se reti­ra­ron los pro­yec­ti­les que esta­ban den­tro del cuer­po de las niñas. El Gobierno va a inten­tar jus­ti­fi­car que toma­ron prue­bas, pero es men­ti­ra, des­de el comien­zo no tuvie­ron inten­ción de ser cla­ros en el pro­ce­di­mien­to.

RT: Ade­más, no te per­mi­tie­ron reco­no­cer los cadá­ve­res en la mor­gue.

D.I.T.: Al cón­sul argen­tino y al her­mano de las madres tam­po­co se les per­mi­tió el ingre­so a la veri­fi­ca­ción de los cuer­pos. Eso es por­que esta­ban ocul­tan­do ras­tros y las for­mas en que se iban a tomar las mues­tras.

RT: ¿Por qué denun­cias­te fal­tas gra­ves en el aná­li­sis de las víc­ti­mas?

D.I.T.: No se hizo nin­gu­na autop­sia con­for­me al pro­to­co­lo de Nacio­nes Uni­das. Las fami­lias debían haber sido lla­ma­das por el Esta­do para pre­sen­ciar­lo. 

RT: Tras el ope­ra­ti­vo mili­tar, la Fis­ca­lía orde­nó que­mar las pren­das que lle­va­ban las niñas, ale­gan­do un supues­to pro­to­co­lo por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus. ¿Hay ante­ce­den­tes de una prác­ti­ca seme­jan­te?

D.I.T.: Ese pro­to­co­lo es un inven­to. El pro­pio Minis­te­rio de Salud salió a acla­rar que en casos de muer­te vio­len­ta, las evi­den­cias se tie­nen que guar­dar igual, y esta­ble­ció cómo se debe hacer. Las niñas no murie­ron con sos­pe­chas de covid-19.

Que­ma­ron la evi­den­cia. Ellas no eran beli­ge­ran­tes, no anda­ban uni­for­ma­das, pero las vis­tie­ron, para tomar­les la foto con los uni­for­mes. Obvia­men­te, des­pués tenían que que­mar­los, por­que eran nue­vos. Si ves en las fotos, no tenían ni man­chas de san­gre. No iban a tener los bala­zos. Y si tenían los bala­zos, no iba a coin­ci­dir con el cuer­po.

Lo mejor para ellos en esas situa­cio­nes, es des­ha­cer­se de la evi­den­cia, pero es abso­lu­ta­men­te ile­gal. El Códi­go Pro­ce­sal Penal y las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les dicen que es fun­da­men­tal la pre­ser­va­ción de las prue­bas. 

RT: Tam­bién ente­rra­ron a las peque­ñas rápi­da­men­te. 

D.I.T.: Sí. Des­pués de pocas horas, tira­ron los cuer­pos en fosas comu­nes, ale­gan­do el pro­to­co­lo de pan­de­mia. Pero, el Minis­te­rio de Salud acla­ró que, en casos de muer­te vio­len­ta, el cuer­po tie­ne que per­ma­ne­cer inclu­so por 24 horas para que se le prac­ti­quen todas las dili­gen­cias nece­sa­rias, y lue­go pro­ce­der al entie­rro. Nin­gún pro­to­co­lo dice que se tenían que ente­rrar a las dos horas. Ellos que­rían hacer­lo rápi­do, y lo hicie­ron.

RT: ¿Cómo per­ju­di­ca a la bús­que­da de la ver­dad estas prác­ti­cas esta­ta­les? 

D.I.T.: Los cadá­ve­res, una vez ente­rra­dos, pier­den infor­ma­ción. El cuer­po de una per­so­na muer­ta, en un día, tie­ne mucha infor­ma­ción. Pero min­tie­ron duran­te 24 horas, dicien­do que eran mayo­res de edad. Si des­de el comien­zo decían que son niñas, y tie­nen tan­tos años, y esta es la carac­te­rís­ti­ca, iba a per­mi­tir que los fami­lia­res direc­tos reco­no­cie­ran los cuer­pos y tra­je­ran un médi­co foren­se para saber qué les pasó. 

RT: Si Para­guay no da garan­tías, ¿van a acu­dir a tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les?

D.I.T.: Los fami­lia­res de las niñas deci­die­ron que van a lle­gar a todas las ins­tan­cias. Van a luchar con­tra todas las estruc­tu­ras del Esta­do para que estas eje­cu­cio­nes no que­den impu­nes, como está acos­tum­bra­do Para­guay, por­que no es la pri­me­ra eje­cu­ción. 

*Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *