Pales­ti­na. Cade­na per­pe­tua para colono israe­lí que mató a tres pales­ti­nos

Resu­men Medio Orien­te, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

Incen­dió una casa en los terri­to­rios ocu­pa­dos de Cis­jor­da­nia en la que murie­ron una pare­ja y su bebé. La fami­lia de Ben-Uliel anun­ció que ape­la­ría la sen­ten­cia ante la Cor­te Supre­ma.

Ami­ram Ben-Uliel, el extre­mis­ta israe­lí que en 2015 incen­dió una vivien­da pales­ti­na en Duma y mató a tres de sus resi­den­tes, reci­bió este lunes (14.09.2020) tres con­de­nas a cade­na per­pe­tua, una sen­ten­cia que cie­rra cin­co años des­pués un cri­men que cau­só dolor e indig­na­ción entre los pales­ti­nos. 

El Tri­bu­nal de Dis­tri­to de Lod atri­bu­yó el cri­men de Ben-Uliel, de 26 años, a su «ideo­lo­gía extre­mis­ta y racis­ta», según el fallo. El juez con­si­de­ró que este «no se res­pon­sa­bi­li­zó de sus accio­nes», dice la sen­ten­cia. La espo­sa del con­de­na­do, Orian Ben-Uliel, dijo a los perio­dis­tas des­pués de la sen­ten­cia que «los jue­ces no bus­ca­ron jus­ti­cia ni ver­dad: deci­die­ron incri­mi­nar a mi espo­so a cual­quier pre­cio». Dijo que la fami­lia ape­la­ría ante la Cor­te Supre­ma de Israel.

El inci­den­te se pro­du­jo en julio de 2015 en la aldea de Duma, cer­ca de Nablus (nor­te de Cis­jor­da­nia), cuan­do Ben-Uliel lan­zó un cóc­tel molo­tov que cau­só un gran incen­dio mien­tras la fami­lia dor­mía. El incen­dio mató al matri­mo­nio de Saad y Reham Dawabshe y a su bebé, Alí, de 18 meses. Otro de sus hijos, Ahmed, que tenía enton­ces cua­tro años, sobre­vi­vió con que­ma­du­ras en el 60% de su cuer­po. «¿De qué me sir­ve la deci­sión de la cor­te? ¿Qué le dará a Ahmed?», dijo el abue­lo del niño, Hus­sein Dawabsheh, a los perio­dis­tas fue­ra de la sala del tri­bu­nal el lunes. «No le devol­ve­rá nada [de lo que ha per­di­do]», aña­dió.

Israel Amiram Ben-Uliel jüdischer Extremist zu Lebenslang verurteilt (Getty Images/AFP/A. Gharabli)

«Un acto de terro­ris­mo»

A par­te de las tres cade­nas per­pe­tuas, Ben-Uliel fue sen­ten­cia­do a vein­te años de cár­cel adi­cio­na­les por las heri­das a Ahmed, a quien debe­rá pagar unos 49.000 euros en con­cep­to de indem­ni­za­ción. Tam­bién ten­drá que apor­tar unos 189.000 euros a la fami­lia Dawabshe «por cada una de las tres víc­ti­mas mor­ta­les» que cau­só, expli­có una por­ta­voz judi­cial a Efe. Ade­más, debe­rá pagar unos 63.000 euros al due­ño de otra vivien­da pales­ti­na que en su momen­to esta­ba vacía y tam­bién que­mó el día del ata­que.

Ben-Uliel cre­ció en una fami­lia de colo­nos en un asen­ta­mien­to judío de Cis­jor­da­nia. El pasa­do mayo, la Jus­ti­cia lo decla­ró cul­pa­ble de tres ase­si­na­tos y dos inten­tos de ase­si­na­to, al con­cluir que actuó con «cons­pi­ra­ción para come­ter un cri­men de odio». No se le con­si­de­ró par­te de nin­gu­na «orga­ni­za­ción terro­ris­ta», pero el tri­bu­nal de Lod cali­fi­có el cri­men como «un acto de terro­ris­mo».

Fuen­te: DW

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *