Cul­tu­ra. Social washing (o el mar­ke­ting dis­fra­za­do de filan­tro­pía)

Por Tatia­na Mer­lino, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de sep­tiem­bre de 2020.

Des­de la comu­ni­dad LGBTQI+ has­ta movi­mien­tos de peri­fe­ria, pasan­do por sos­te­ni­bi­li­dad y machis­mo, una guía de cómo uno de los peo­res epi­so­dios de la huma­ni­dad se trans­for­ma en una opor­tu­ni­dad de ganan­cia y publi­ci­dad. Retra­to de las cor­po­ra­cio­nes ali­men­ti­cias apro­ve­chan­do la pan­de­mia para tre­par­se a los movi­mien­tos socia­les.

Una pro­yec­ción de luces con los colo­res del arcoí­ris ilu­mi­na la ave­ni­da más famo­sa de la ciu­dad. La ins­ta­la­ción, lan­za­da des­de uno de sus edi­fi­cios, se ve des­de una dis­tan­cia de 60 kiló­me­tros a lo lar­go de tres horas.

El show de luces fue par­te de la con­me­mo­ra­ción de la Para­da del Orgu­llo LGBT, este año en ver­sión cien por cien onli­ne a cau­sa de la pan­de­mia. Los colo­res de la diver­si­dad sexual ilu­mi­nan­do São Pau­lo sue­na bien, sue­na a triun­fo, pero hay más: la pro­yec­ción, en reali­dad, tam­bién fue par­te de una cam­pa­ña de la mar­ca de “snacks” Dori­tos Rain­bow, de la empre­sa de pro­duc­tos ali­men­ti­cios Pepsi­Co.

La cor­po­ra­ción tam­bién anun­ció una dona­ción de R$ 1 millón (alre­de­dor de 200 mil dóla­res) para enti­da­des que apo­yan la cau­sa LGBTQI+. Lan­za­dos por pri­me­ra vez en 2017, el paque­te y los snacks Dori­tos Rain­bow tie­nen los colo­res del arcoí­ris, en refe­ren­cia a la lucha LGBT. Y en esa lucha, han enmar­ca­do toda su estra­te­gia de mar­ke­ting.

Este año, la empre­sa de pro­duc­tos ultra­pro­ce­sa­dos tam­bién lan­zó la cam­pa­ña #1Kiss1Donation, crea­da espe­cial­men­te en el con­tex­to de la pan­de­mia. Una pla­ta­for­ma fue desa­rro­lla­da para que las per­so­nas envíen un “beso vir­tual”, con el obje­ti­vo de “crear una corrien­te de amor”. Para mayor popu­la­ri­dad, con­tra­ta­ron a los can­tan­tes Pablo Vit­tar, Lud­mi­lla y Lui­za Son­za. Y por cada beso vir­tual envia­do, Dori­tos donó R$ 1 a ins­ti­tu­cio­nes LGBT+, has­ta alcan­zar otro millón.

La cam­pa­ña se reali­zó idén­ti­ca en Méxi­co, con una dona­ción de un millón de pesos mexi­ca­nos (unos 45 mil dóla­res).
“El obje­ti­vo mayor es man­te­ner el com­pro­mi­so en apo­yar a la comu­ni­dad LGBT+ e impul­sar la igual­dad, el res­pe­to y el apo­yo a la diver­si­dad, misión que Dori­tos, mar­ca de Pepsi­Co, vie­ne rea­li­zan­do en Bra­sil des­de 2017”, dice el mate­rial de divul­ga­ción de la cam­pa­ña. Según sus datos, la trans­na­cio­nal des­em­bol­só en dona­cio­nes unos 245 mil dóla­res –fren­te a ingre­sos de US$ 1,29 mil millo­nes en 2019 sola­men­te en Bra­sil. Duran­te la pan­de­mia, Dori­tos Rain­bow hizo, ade­más, una alian­za con la Red Filan­tro­pía para la capa­ci­ta­ción de aso­cia­cio­nes y pro­yec­tos rela­cio­na­dos a la comu­ni­dad LGBTQI+.

Social washing

De la mis­ma mane­ra que Pepsi­Co, dece­nas de cor­po­ra­cio­nes de la indus­tria de pro­duc­tos ali­men­ti­cios están apro­ve­chan­do el perio­do de pan­de­mia para acer­car­se a movi­mien­tos socia­les, de peri­fe­ria y de luchas anti­opre­sión. Uno de los pro­ble­mas es que muchas de esas cor­po­ra­cio­nes fabri­can ultra­pro­ce­sa­dos mar­ca­dos con exce­so de sal, azú­car y gra­sas que, a su vez, están rela­cio­na­dos a enfer­me­da­des cró­ni­cas (dia­be­tes, hiper­ten­sión, cán­cer) y agra­van los casos de COVID-19. Eso sin men­cio­nar su his­to­rial en vio­la­cio­nes de leyes labo­ra­les.

¿Qué están hacien­do aho­ra? Dona­cio­nes, pos­teos en redes socia­les, cam­pa­ñas onli­ne, trans­mi­sio­nes en direc­to, webi­nars… muchas veces con la par­ti­ci­pa­ción de figu­ras públi­cas e influen­cers.

onekissmx-reproducao
(Ima­gen: A/​D)
onekissbr-reproducao
(Ima­gen: A/​D)

“En nutri­ción, ocu­rre el health washing cuan­do las empre­sas tra­tan de dar­le una per­cep­ción favo­ra­ble a algún pro­duc­to”, dice la nutri­cio­nis­ta Cami­la Maranha. “Tam­bién exis­te el social washing. Es un inten­to de mos­trar que la empre­sa está inclu­yen­do entre sus accio­nes una agen­da de com­ba­te al racis­mo, empo­de­ra­mien­to feme­nino, apo­yo a los temas LGBT+, entre otras cau­sas”, expli­ca la con­sul­to­ra de ACT Pro­mo­ción de la Salud, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Fede­ral Flu­mi­nen­se (Río de Janei­ro) e inte­gran­te de la Alian­za por la Ali­men­ta­ción Ade­cua­da y Salu­da­ble.

La estra­te­gia de apro­xi­ma­ción a movi­mien­tos de peri­fe­ria y que deba­ten racis­mo no es nue­va. Cuan­do Cola-Cola reve­ló la lis­ta de dona­cio­nes rea­li­za­das a lo lar­go de los últi­mos años en Esta­dos Uni­dos, había una serie de apor­tes de peque­ños valo­res a orga­ni­za­cio­nes loca­les. Aso­cia­cio­nes de barrio, movi­mien­tos de lucha con­tra el racis­mo, orga­ni­za­cio­nes de lati­nos. Jus­ta­men­te, los gru­pos socia­les que más sufren con enfer­me­da­des cró­ni­cas y que más con­su­men gaseo­sas y otras bebi­das endul­za­das. Un estu­dio recien­te­men­te publi­ca­do cal­cu­la que, en el país sede de la empre­sa, el gru­po más pobre de la pobla­ción bebe 2.5 veces más gaseo­sas que el gru­po más rico.

El social washing se inten­si­fi­có duran­te la pan­de­mia, dice Maranha. “Hay muchas empre­sas dis­tri­bu­yen­do fast food y cho­co­la­tes, dona­cio­nes a pro­fe­sio­na­les de la salud, camio­ne­ros, y eso con pro­mo­ción en las redes socia­les, en los medios”. Sin men­cio­nar a “Soli­da­rie­da­de SA”, un nue­vo seg­men­to perio­dís­ti­co que pasó a ser pre­sen­ta­do a dia­rio en Jor­nal Nacio­nal, el tele­dia­rio de mayor audien­cia en Bra­sil. En ese seg­men­to, se des­ta­can las dona­cio­nes hechas por las empre­sas, siem­pre de for­ma acrí­ti­ca y sin con­tras­tar el mon­to de la dona­ción con la fac­tu­ra­ción de la empre­sa.

Para la nutri­cio­nis­ta, lo que se ve, “infe­liz­men­te, es que las empre­sas están mucho más empe­ña­das en impul­sar su ima­gen públi­ca que en rea­li­zar accio­nes con­cre­tas en la cade­na de pro­duc­ción de sus ali­men­tos y alcan­zar ver­da­de­ra­men­te obje­ti­vos muy loa­bles”. Cada vez más con­su­mi­do­res quie­ren pro­duc­tos de empre­sas que sean lim­pias, sos­te­ni­bles y sin dis­cri­mi­na­ción.

El esfuer­zo de man­te­ner una bue­na ima­gen por medio de accio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad social cor­po­ra­ti­va no es una nove­dad. En las déca­das de los años 80 y 90, se hizo popu­lar la expre­sión green­wa­shing –o maqui­lla­je ver­de– para refe­rir­se a empre­sas que des­tru­yen la natu­ra­le­za, pero ondean y ven­den la ban­de­ra de la sos­te­ni­bi­li­dad en sus dis­cur­sos.

El movi­mien­to femi­nis­ta creó la expre­sión maqui­lla­je púr­pu­ra, pur­ple washing, para empre­sas que se apro­pian del dis­cur­so del empo­de­ra­mien­to y diver­si­dad en sus cam­pa­ñas. “Usa­mos esa expre­sión cuan­do empre­sas se adop­tan argu­men­tos, las luchas del movi­mien­to femi­nis­ta, para encu­brir otros tipos de prác­ti­cas. Y, enton­ces, lo pri­me­ro que obser­va­mos es cómo fun­cio­na la empre­sa, la rela­ción de tra­ba­jo inter­na que tie­nen”, expli­ca afir­ma Miriam Nobre, de Mar­cha Mun­dial de las Muje­res y de Siem­pre­vi­va Orga­ni­za­ción Femi­nis­ta.

Y la con­clu­sión es bru­tal: “Esas mis­mas empre­sas que usan ese dis­cur­so se enri­que­cen con base en la explo­ta­ción del tra­ba­jo feme­nino por medio de la ter­ce­ri­za­ción y en el tra­ba­jo pre­ca­rio rea­li­za­do por muje­res en con­di­ción de tra­ba­ja­do­ras autó­no­mas o tra­ba­jo a domi­ci­lio, en el con­trol de los terri­to­rios y del agua”, apun­ta Miriam.

De la peri­fe­ria al cen­tro

El 18 de junio, Carre­four publi­có su infor­me de sos­te­ni­bi­li­dad. Pero, en lugar de un sen­ci­llo docu­men­to PDF escon­di­do en algún rin­cón de la pági­na cor­po­ra­ti­va, como siem­pre ha ocu­rri­do, la empre­sa de super­mer­ca­dos optó por reu­nir al CEO y algu­nos de los prin­ci­pa­les direc­to­res en una trans­mi­sión onli­ne. No esta­ban solos: les acom­pa­ña­ban agri­cul­to­res mode­lo y el coor­di­na­dor de un pro­yec­to orien­ta­do a la acción en áreas pobres.

uber2-reproducao
(Ima­gen: A/​D)

El repre­sen­tan­te de rela­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de Carre­four, Stepha­ne Engelhart, dijo que la empre­sa tie­ne la misión de lle­var comi­da de cali­dad a todos los bra­si­le­ños y que es la mayor com­pra­do­ra de car­ne de Bra­sil (con énfa­sis en la garan­tía de que no pro­vie­ne de hacien­das que des­tru­yan bos­ques).

En tiem­pos de preo­cu­pa­ción de los con­su­mi­do­res por la cali­dad y la hue­lla ambien­tal de legum­bres, fru­tas y ver­du­ras ofre­ci­das en los super­mer­ca­dos, Carre­four pare­cía que­rer curar­se en salud. Pre­sen­tó a agri­cul­to­res que viven cer­ca del mayor cen­tro con­su­mi­dor, la ciu­dad de São Pau­lo, y que elo­gia­ron a la empre­sa, en par­ti­cu­lar a Ata­ca­dão, el bra­zo mayo­ris­ta, jus­ta­men­te don­de casi no hay ali­men­tos fres­cos de bue­na cali­dad.

Rober­to Muss­nich, CEO de Ata­ca­dão, habló sobre el pro­pó­si­to de “lle­var pro­duc­tos de cali­dad a pre­cios bajos a todo el país”. Dijo tam­bién: “Bus­ca­mos pro­vee­do­res loca­les y bus­ca­mos incen­ti­var a la indus­tria local para gene­rar empleo y sos­te­ni­bi­li­dad. Amor por el nego­cio, por la cau­sa y por la mane­ra de hacer las cosas”. Ali­men­tos de bue­na cali­dad y pro­duc­ción local, pre­sen­tes en su dis­cur­so y muy enfa­ti­za­dos, los dos aspec­tos que más preo­cu­pan a los con­su­mi­do­res en tiem­pos de COVID. Nin­gu­na coin­ci­den­cia del azar, mar­ke­ting puro.

El show en vivo por Inter­net se com­ple­tó con Edson Lei­te, un chef bra­si­le­ño y crea­dor del pro­yec­to “Gas­tro­no­mía Peri­fé­ri­ca”, que ofre­ce for­ma­ción culi­na­ria, comi­das y tra­ba­ja con des­per­di­cios de ali­men­tos en las fran­jas de la capi­tal de São Pau­lo (don­de se mul­ti­pli­can las tien­das de Ata­ca­dão).

“Nece­si­ta­mos mos­trar el uni­ver­so peri­fé­ri­co, que es gigan­tes­co”, dijo Lei­te y aplau­dió la cer­ca­nía con el gru­po Carre­four por­que “es impor­tan­te cuan­do logra­mos obte­ner ese espa­cio, rea­li­zar alian­zas”. Dijo tam­bién que hay un pro­yec­to de invi­si­bi­li­za­ción de la peri­fe­ria y el poder públi­co no actúa para que eso sea dis­tin­to: “Siem­pre nos hicie­ron creer que nues­tra comi­da, todo lo nues­tro, era algo malo”.

https://youtube.com/watch?v=SezxBqpGxtA%3Fversion%3D3%26rel%3D1%26fs%3D1%26autohide%3D2%26showsearch%3D0%26showinfo%3D1%26iv_load_policy%3D1%26wmode%3Dtransparent

Trans­mi­sión de por medio, en tiem­pos de pan­de­mia, el gru­po de super­mer­ca­dos alcan­zó el récord de fac­tu­ra­ción en las pri­me­ras sema­nas de la cua­ren­te­na. Y entre sus accio­nes de bene­fi­cen­cia, anun­ció la dona­ción de R$ 15 millo­nes –cer­ca de 3 millo­nes de dóla­res– en canas­tas bási­cas para ayu­dar a fami­lias caren­cia­das. ¿Los pro­duc­tos? Dona­dos por pro­vee­do­res y clien­tes.

“Las ini­cia­ti­vas (de supues­ta filan­tro­pía) se han rea­li­za­do cla­ra­men­te para mejo­rar la ima­gen de las mar­cas en la socie­dad, como si estu­vie­ran preo­cu­pa­das por temas socia­les”, eva­lúa Ana Pau­la Bor­to­let­to, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Salu­da­ble del Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Defen­sa del Con­su­mi­dor (Idec). “Pero, en reali­dad, ellas repre­sen­tan una gran con­tra­dic­ción cuan­do enfo­ca­mos en cuán­to real­men­te invier­ten y qué comer­cia­li­zan en rela­ción a pro­duc­tos no salu­da­bles. Lo más cruel es que esas mar­cas amplían sus mer­ca­dos jun­to a los gru­pos más vul­ne­ra­bles y eso aca­ba aumen­tan­do el ries­go del desa­rro­llo de enfer­me­da­des cró­ni­cas entre la pobla­ción”.

Bor­to­let­to aler­ta que, en estos com­pli­ca­dos tiem­pos de COVID, las empre­sas tam­bién se enfo­ca­ron en algo menos visi­ble: pro­fun­di­za­ron la pre­sión polí­ti­ca para la apro­ba­ción de leyes que les bene­fi­cien. Y así logra­ron, por ejem­plo, la recien­te apro­ba­ción de la ley que fle­xi­bi­li­za la dona­ción de ali­men­tos en Bra­sil, san­cio­na­da el 23 de junio (Ley 14.016÷20), que pre­ten­de evi­tar el des­per­di­cio e incen­ti­var la dona­ción de ali­men­tos y comi­das. Aun­que parez­ca posi­ti­va delan­te del con­tex­to, en la prác­ti­ca, faci­li­ta el aumen­to de dona­cio­nes de ali­men­tos pro­ce­sa­dos y ultra­pro­ce­sa­dos. “Al ofre­cer ali­men­ta­ción de baja cali­dad a la pobla­ción, están aumen­tan­do el pro­ble­ma, no están ayu­dan­do”.

¿Orgu­llo que mul­ti­pli­ca?

“Nada debe impe­dir el orgu­llo de ser quie­nes somos, ¿no? #SeuOr­gulho­Nin­guém­Pa­ra #Todo­Mun­doÉ­Bem­Vin­do”.
¿Pue­des adi­vi­nar de qué empre­sa es la cam­pa­ña? Iró­ni­co, pero per­te­ne­ce a una cam­pa­ña de Uber Eats, difun­di­da cla­ro en el mes del orgu­llo LGBTQIA+. Alia­da con Bur­ger King, Ube­rEats anun­ció que, de 22 a 28 de junio, par­te de las ganan­cias de las ven­tas de dos com­bos serían dona­das para ONG que apo­yan a la comu­ni­dad.

uber1-reproducao
(Ima­gen: A/​D)

Es iró­ni­co por­que Ube­rEats, igual que otras empre­sas de entre­ga de ali­men­tos a domi­ci­lio como Rap­pi e iFood, se nie­ga a reco­no­cer los dere­chos labo­ra­les de sus tra­ba­ja­do­res. Mien­tras las mar­cas rea­li­zan ini­cia­ti­vas de supues­ta res­pon­sa­bi­li­dad social, sus tra­ba­ja­do­res en varios paí­ses pro­tes­tan y rea­li­zan paros para exi­gir mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les. Más segu­ri­dad, tasas jus­tas en los pagos de entre­gas, ali­men­ta­ción duran­te la jor­na­da labo­ral y licen­cia remu­ne­ra­da en casos de acci­den­tes son algu­nas de las con­di­cio­nes míni­mas que recla­man.

Rap­pi tam­bién impul­só una cam­pa­ña en el mes del orgu­llo LGBTQIA+. En sus redes, ofre­ció que, con la com­pra de cual­quier pro­duc­to de la cer­ve­za Skol Beats, el usua­rio reci­bi­ría una ban­de­ra con los colo­res del arcoí­ris, sím­bo­lo del movi­mien­to para exten­der en su ven­ta­na, y pro­me­tió que el 20% de su fac­tu­ra­ción sería dona­do a la ONG Casa Cha­ma, espa­cio colec­ti­vo de cui­da­dos LGBTQIA+.

Com­pro­mi­so efec­ti­vo

Renan Qui­nalha cono­ce sobre el movi­mien­to de la diver­si­dad sexual por­que es acti­vis­ta y pro­fe­sor de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de São Pau­lo (Uni­fesp). Dice que siem­pre ha exis­ti­do una “rela­ción ambi­gua y ten­sa con el mer­ca­do”, e inclu­so ha lle­ga­do a “mer­can­ti­li­za­ción y el vacia­mien­to de la agen­da”.

A par­tir del ini­cio de las para­das del orgu­llo LGBT en la déca­da de 1970, en varias ciu­da­des de los Esta­dos Uni­dos y en todo el mun­do, “las empre­sas pasa­ron a tener una pos­tu­ra más agre­si­va para ganar visi­bi­li­dad y colo­car sus mar­cas (en los even­tos)”, expli­ca. “El pro­ble­ma es que des­apa­re­cen duran­te todo el año y, cuan­do hay epi­so­dios de LGBT­fo­bia den­tro de las empre­sas en rela­ción a los fun­cio­na­rios, pres­ta­do­res de ser­vi­cios en caso de Uber o con ter­ce­ros, la empre­sa no res­pon­de ade­cua­da­men­te ni de mane­ra rápi­da”.


Para Qui­nalha, no bas­ta con que las empre­sas reali­cen cam­pa­ñas para des­ti­nar par­te de sus ganan­cias, tam­bién debe­rían asu­mir un com­pro­mi­so efec­ti­vo. Dejar en cla­ro “qué cla­se de polí­ti­ca inter­na tie­nen para LGBTs, dón­de están y en qué posi­ción de lide­raz­go en la empre­sa, si hay posi­bi­li­dad de inser­ción, si hay per­so­nas trans tra­ba­jan­do en la empre­sa… Nece­si­tan com­pro­me­ter­se con un cam­bio cul­tu­ral y eso nece­si­ta empe­zar den­tro de las empre­sas y ante la socie­dad. Esa es una mane­ra de bus­car cohe­ren­cia que muchas veces les ha fal­ta­do a esas empre­sas que apa­re­cen sola­men­te en el mes de junio”, cuan­do se rea­li­zan los even­tos orien­ta­dos a esa comu­ni­dad.


El pro­fe­sor de Uni­fesp tam­bién eva­lúa nece­sa­rio con­si­de­rar otras cues­tio­nes pues “el movi­mien­to LGBT no es sola­men­te una agen­da por libe­ra­ción sexual y por el dere­cho a la iden­ti­dad de géne­ro y libre orien­ta­ción sexual. Es un movi­mien­to que bus­ca inclu­sión, acce­so a edu­ca­ción, salud y ren­ta, que toque cues­tio­nes de des­igual­dad eco­nó­mi­ca, de rela­cio­nes labo­ra­les. Enton­ces, es muy pro­ble­má­ti­co que empre­sas que pre­ca­ri­zan el tra­ba­jo, que no res­pe­tan al medio ambien­te, temas ali­men­ta­rios, se apro­pien de eso. Son agen­das cru­za­das”.

Toddynho y Chee­tos para comu­ni­da­des vul­ne­ra­bles

Pepsi­Co es una cor­po­ra­ción due­ña de las líneas eQli­bri, Qua­ker, Toddy, Toddynho, Ruf­fles, Dori­tos, Chee­tos, Fan­dan­gos y Pep­si. Enton­ces, apro­ve­cha su amplio por­fo­lio de mar­cas de ultra­pro­ce­sa­dos para acer­car­se a dis­tin­tas ban­de­ras. Por ejem­plo, a luchas por valo­ri­za­ción de la músi­ca bra­si­le­ña o a la lar­ga y diver­sa bata­lla del femi­nis­mo. La línea de snacks eQli­bri donó más de 1.200 canas­tas bási­cas de ali­men­tos a fami­lias caren­cia­das enca­be­za­das por muje­res y donó pro­duc­tos a la Aso­cia­ción de Muje­res de Para­isó­po­lis, una de las gran­des comu­ni­da­des caren­cia­das de la ciu­dad de São Pau­lo.

pepsico-reproducao
(Ima­gen: A/​D)

Por su par­te, Nestlé ha inver­ti­do fuer­te­men­te en la sus­ti­tu­ción de la lac­tan­cia mater­na. En Méxi­co, la empre­sa se aso­ció a FEMSA, fabri­can­te de Coca-Cola, para hacer publi­ci­dad sugi­rien­do la adop­ción de fór­mu­las infan­ti­les, una prác­ti­ca prohi­bi­da por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS). En Bra­sil, la estra­te­gia fue seme­jan­te: una trans­mi­sión en direc­to lla­ma­da “La vida no para”, diri­gi­da a pro­fe­sio­na­les de la salud, para el lan­za­mien­to de la fór­mu­la infan­til para NAN Supre­me. El even­to con­ta­ría con la par­ti­ci­pa­ción de la can­tan­te María Rita, una acción prohi­bi­da por la OMS por ser una estra­te­gia publi­ci­ta­ria. Hubo recla­mos en redes socia­les con el hash­tag #Desis­te­Ma­ria­Ri­ta y la artis­ta deci­dió no par­ti­ci­par, pero el even­to se reali­zó igual­men­te. Y Nestlé fue más allá toda­vía. Estre­chó sus lazos con la Socie­dad Bra­si­le­ña de Pedia­tría (SBP), al crear un pro­gra­ma “para capa­ci­tar resi­den­tes”, lo cual con­sis­te en un cur­so para mil 700 pro­fe­sio­na­les médi­cos y un pre­mio extra: la cor­po­ra­ción les pro­me­tió una resi­den­cia en Bos­ton, Esta­dos Uni­dos, y pagar su anua­li­dad en la SPB.

Reac­cio­nó la Red Inter­na­cio­nal en Defen­sa del Dere­cho a la Lac­tan­cia Mater­na – IBFAN-Bra­sil, envió una car­ta a la SBP, recla­man­do que el úni­co obje­ti­vo es bene­fi­ciar a una cor­po­ra­ción en per­jui­cio de la pro­tec­ción a la lac­tan­cia mater­na.

Del medio ambien­te a cues­tio­nes socia­les, de la agri­cul­tu­ra a la peri­fe­ria, de las muje­res a la pobla­ción LGBT+, la pan­de­mia ace­le­ró el pro­ce­so de cap­tu­ra de ban­de­ras legí­ti­mas de la socie­dad. ¿Ace­le­ra­rá, tam­bién, la resis­ten­cia por par­te de movi­mien­tos y ciu­da­da­nos?

Fuen­te: La Tin­ta Ima­gen de por­ta­da: Boca­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *