Bah­rein. Amplias pro­tes­tas en con­tra de la nor­ma­li­za­ción de rela­cio­nes con el régi­men israe­lí

Resu­men Medio Orien­te, 14 de sep­tiem­bre de 2020-.

El alto clé­ri­go de Bah­rein, exi­lia­do del rei­no, Sheij Isa Qas­sem, cali­fi­có el “acuer­do de nor­ma­li­za­ción entre el régi­men de Bah­rein y la enti­dad sio­nis­ta” como un “terri­ble y gran mal”.

En un comu­ni­ca­do difun­di­do el sába­do 12 de sep­tiem­bre, Sheij Qas­sem ase­gu­ró que “esta nor­ma­li­za­ción será abor­ta­da cuan­do el pue­blo acti­ve su volun­tad y su fuer­za”.

“Todos los regí­me­nes ára­bes saben que los actos de aque­llos que han nor­ma­li­za­do o se están pre­pa­ran­do para nor­ma­li­zar sus rela­cio­nes con el enemi­go israe­lí son con­tra­rios a los pre­cep­tos de Dios Todo­po­de­ro­so y a la volun­tad de los pue­blos de la nación. Todo lo que hicie­ron fue incli­nar­se ante los dic­ta­dos esta­dou­ni­den­ses e israe­líes”.

“Ayer fue­ron los Emi­ra­tos, hoy es Bah­rein, y maña­na un ter­cer y cuar­to país se apre­su­ra­rán a lle­var a cabo la nor­ma­li­za­ción. Exis­te una gran bre­cha entre los gober­nan­tes y sus pue­blos a nivel inte­lec­tual y psi­co­ló­gi­co, así como en lo que res­pec­ta a sus metas e intere­ses. Estos gobier­nos están tra­tan­do de impo­ner su derro­ta psi­co­ló­gi­ca a su pue­blo. Pero este últi­mo debe enfren­tar­se a ellos y resis­tir”, expli­có Sheij Qas­sem.

Mani­fes­ta­cio­nes con­tra el acuer­do

Al mis­mo tiem­po, el pue­blo bah­rei­ní desa­fió al régi­men al mani­fes­tar­se con­tra el acuer­do trai­cio­ne­ro con “Israel” y reafir­mó su total apo­yo al pue­blo pales­tino has­ta que se recu­pe­ren todos sus dere­chos.

Los bah­rei­níes se han mani­fes­ta­do en toda la isla, con­de­nan­do la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes del régi­men gober­nan­te con “Israel” y pren­dien­do fue­go a las ban­de­ras israe­líes en desa­fío a la prohi­bi­ción guber­na­men­tal de las pro­tes­tas.

Según los infor­mes, se lle­va­ron a cabo pro­tes­tas en la capi­tal, Mana­má, y en las loca­li­da­des de Karra­na y Abu Sai­ba (nor­te del país), Sha­ju­ra (nor­te-cen­tro), Sana­bis, en las afue­ras de la capi­tal, y Sadad, que se encuen­tra en la cos­ta occi­den­tal del país.

El sába­do, el prin­ci­pal gru­po de opo­si­ción de Bah­rein, la Socie­dad Islá­mi­ca Nacio­nal Al Wefaq, publi­có imá­ge­nes de las mani­fes­ta­cio­nes.

La nor­ma­li­za­ción de los lazos de Bah­rein con el régi­men israe­lí fue anun­cia­da el vier­nes por el pre­si­den­te de EEUU, Donald Trump, apro­xi­ma­da­men­te un mes des­pués de que Washing­ton nego­cia­ra un acuer­do que per­mi­tió un acer­ca­mien­to simi­lar entre los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos e “Israel”.

Los mani­fes­tan­tes cri­ti­ca­ron la inten­ción de Mana­má de abrir una emba­ja­da en los terri­to­rios ocu­pa­dos y la pers­pec­ti­va recí­pro­ca de una emba­ja­da israe­lí en Bah­rein.

“Un día negro en la his­to­ria de Bah­rein”

El ex legis­la­dor Ali al Aswad, que dimi­tió en 2011 en res­pues­ta a la repre­sión del gobierno con­tra los mani­fes­tan­tes pací­fi­cos, habló de un “día negro en la his­to­ria de Bah­rein”.

“La his­to­ria recor­da­rá vues­tro apo­yo (al) colo­nia­lis­mo y la colo­ni­za­ción”, dijo.

Mar­yam al Jawa­ja, hija del des­ta­ca­do acti­vis­ta de dere­chos huma­nos encar­ce­la­do Abdulha­di al Jawa­ja, tam­bién dijo que lo que impor­ta­ba era la volun­tad del pue­blo de Bah­rein y que la manio­bra diplo­má­ti­ca refle­ja­ba úni­ca­men­te el pun­to de vis­ta del régi­men.

La nación del Gol­fo Pér­si­co se ha enfren­ta­do a una repre­sión radi­cal des­de 2011, cuan­do la gen­te comen­zó a levan­tar­se en masa con­tra las polí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias de la fami­lia gober­nan­te Al Jali­fah y la repre­sión de la mayo­ría de la pobla­ción shií.

Dece­nas de per­so­nas han muer­to en la repre­sión del Esta­do y cien­tos más han sido arres­ta­das.

Fuen­te: Al Manar en Espa­ñol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *