Argen­ti­na. Un cri­men de odio a per­so­nas LGBT+ cada tres días

Por Rosa­rio Mari­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año, 69 per­so­nas LGBTIQ+ fue­ron ata­ca­das, ase­si­na­das, o sufrie­ron aban­dono por par­te del Esta­do. Fue­ron 69 crí­me­nes de odio, uno más que lo regis­tra­do el año pasa­do, pero con un pro­ble­ma adi­cio­nal: los efec­tos de la pan­de­mia de Covid-19, espe­cial­men­te crue­les en las muje­res trans. 

“Hay com­pa­ñe­ras que han muer­to de Covid y están en las mor­gues de los hos­pi­ta­les por­que nadie las reti­ra, algu­nas no tie­nen docu­men­ta­ción, algu­nas son migran­tes. Nos lla­man del Muñiz y otros hos­pi­ta­les de CABA para ver si las cono­ce­mos”, denun­ció Mar­ce­la Rome­ro, pre­si­den­ta de ATTTA.

Los datos son del infor­me del Obser­va­to­rio Nacio­nal de Crí­me­nes de Odio LGBT, crea­do por la Defen­so­ría LGBT del Ins­ti­tu­to con­tra la Dis­cri­mi­na­ción de la Defen­so­ría del Pue­blo de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, en arti­cu­la­ción con la Fede­ra­ción Argen­ti­na LGBT y la Defen­so­ría del Pue­blo de la Nación. La infor­ma­ción que publi­can pro­vie­nen de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, y de lo reco­lec­ta­do por la Defen­so­ría LGBT a tra­vés de denun­cias reci­bi­das, de redes socia­les y con­tac­tos tele­fó­ni­cos. Tam­bién hay datos que apor­ta el Cen­tro de Docu­men­ta­ción y Situa­ción Trans de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CeDoS­TALC) per­te­ne­cien­te a la RED LACTRANS.

Muer­tes por ausen­cia del Estado

Al igual que el año pasa­do, las más afec­ta­das por los crí­me­nes de odio son las per­so­nas trans: el 78% de los casos corres­pon­den a muje­res trans (tra­ves­tis, tran­se­xua­les y trans­gé­ne­ros); en segun­do lugar con el 16% se encuen­tran los varo­nes gays cis; en ter­cer lugar con el 4% de los casos le siguen las les­bia­nas; y por últi­mo con el 2% los varo­nes trans.

De los 69 crí­me­nes de odio regis­tra­dos, 32 fue­ron ase­si­na­tos, sui­ci­dios y muer­tes por ausen­cia y/​o aban­dono esta­tal; y 37 son ata­ques, vio­len­cia físi­ca que no ter­mi­nó en muerte.

Del total de lesio­nes al dere­cho a la vida, el 19% de los casos son ase­si­na­tos; el 6% sui­ci­dios; y el 75% res­tan­te son casos de muer­tes por aban­dono y/​o ausen­cia estatal.

Las más afec­ta­das: muje­res trans y travestis

Las tra­ves­tis y muje­res trans siguen sien­do las que se ven más afec­ta­das por los crí­me­nes de odio. En el pri­mer semes­tre de 2020 hubo 6 ase­si­na­tos per­pe­tra­dos hacia la diver­si­dad sexual ‑3 fue­ron diri­gi­dos a muje­res trans y 3 a varo­nes gay cis-; 2 sui­ci­dios ‑de muje­res trans-; y 24 muer­tes por aban­dono y/​o ausen­cia esta­tal – todas ellas fue­ron de muje­res trans-.

“La can­ti­dad de casos de muer­tes por aban­dono y/​o ausen­cia esta­tal es impre­ci­sa y sin dudas sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te muchí­si­mo menor al núme­ro real, ya que estos no figu­ran en los medios y solo es posi­ble acce­der a ellos a tra­vés de la denun­cia direc­ta de fami­lia­res de las víc­ti­mas y mayor­men­te a la infor­ma­ción apor­ta­da por otras muje­res trans”, indi­ca el informe.

Una de las que sufrió ese aban­dono por par­te del Esta­do fue Kata­li­na Mar­tí­nez Yan­cha, una mujer trans ecua­to­ria­na pri­va­da de su liber­tad en Argen­ti­na. A prin­ci­pio de este año se encon­tra­ba en la Uni­dad peni­ten­cia­ria N°32 de Flo­ren­cio Vare­la, pro­vin­cia de Bue­nos Aires, cuan­do comen­zó a sen­tir dolo­res en el cuer­po. Le siguie­ron otros sín­to­mas como difi­cul­tad para res­pi­rar, fie­bre y fal­ta de apetito.

A pesar de que todos estos pade­ci­mien­tos se con­de­cían con el diag­nós­ti­co de tubercu­losis (TBC) -.enfer­me­dad muy fre­cuen­te en los pena­les bonae­ren­ses- los médi­cos que la revi­sa­ron afir­ma­ron que se tra­ta­ba de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, y la man­da­ron una y otra vez de regre­so a su cel­da. Según el comu­ni­ca­do publi­ca­do por Ara­mis, abo­gadx y acti­vis­ta y Nao­mi Lozano, pri­ma de Kata­li­na, “al momen­to de aten­der­la no revi­sa­ron su capa­ci­dad res­pi­ra­to­ria y quien la aten­dió le dijo que no podía rece­tar­le ‘ni un ibu­pro­feno por­que no era doctor’.”

De todas las lesio­nes al dere­cho a la vida rele­va­das en el infor­me, el 91% fue­ron diri­gi­das a muje­res trans. “Estos alar­man­tes núme­ros mues­tran cómo la vio­len­cia hacia la comu­ni­dad LGBT está par­ti­cu­lar­men­te diri­gi­da: es en las muje­res trans en quie­nes se mani­fies­ta con espe­cial odio, saña y de mane­ra más bru­tal la dis­cri­mi­na­ción en su máxi­ma expre­sión, que ter­mi­na con sus vidas”, advier­ten des­de el Obser­va­to­rio Nacio­nal de Crí­me­nes de Odio LGBT.

“La mayo­ría de las muer­tes de las per­so­nas trans, no sólo los tra­ves­ti­ci­dios o trans­fe­mi­ci­dios, son crí­me­nes de odio por­que son el resul­ta­do de un aban­dono estruc­tu­ral del Esta­do. No es actual ni coyun­tu­ral, sino que tie­ne que ver con déca­das de explo­ta­ción, exclu­sión, mar­gi­na­ción, vio­len­cia y dicri­mi­na­ción hacia las per­so­nas trans”, expli­có a Pre­sen­tes María Rachid, Titu­lar del Ins­ti­tu­to con­tra la Dis­cri­mi­na­ción de la Defen­so­ría del Pue­blo CABA.

¿Quié­nes lxs matan?En el 51% los crí­me­nes de odio son come­ti­dos por per­so­nas; el 49% son lle­va­dos a cabo por el Esta­do y den­tro de este por­cen­ta­je el 13% es per­pe­tra­do espe­cí­fi­ca­men­te por per­so­nal de las fuer­zas de segu­ri­dad en ejer­ci­cio de su fun­ción esta­tal, con­fi­gu­ran­do todos ellos casos de vio­len­cia institucional

El infor­me expli­ca que exis­te un subre­gis­tro muy gran­de de estos casos de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, por­que no sue­len atre­ver­se a denun­ciar por mie­do a repri­men­das, por nece­si­dad de seguir tra­ba­jan­do en la zona de los hechos y has­ta en algu­nos casos por natu­ra­li­za­ción de las situa­cio­nes discriminatorias.

“Hay luga­res en que la pan­de­mia lo que hizo tam­bién es recru­de­cer la vio­len­cia. La poli­cía salió a cazar­nos. Cada vez que ven una mujer trans le piden docu­men­to, las vio­len­tan, las insul­tan. Siem­pre hay mucha ame­na­za de que te van a hacer un acta”, expli­có a Pre­sen­tes Mar­ce­la Rome­ro, pre­si­den­ta de ATTTA.

Un joven gay de 27 años denun­ció que el 1 de mayo fue gol­pea­do y agre­di­do por agen­tes homo­odian­tes de Infan­te­ría y por poli­cías de la comi­sa­ría sex­ta de Río Galle­gos (pro­vin­cia de San­ta Cruz). Con­tó que mien­tras estu­vo alre­de­dor de seis horas dete­ni­do, en el con­tex­to de la pan­de­mia, le que­bra­ron un maxi­lar, le fisu­ra­ron las cos­ti­llas y le deja­ron hema­to­mas en todo el cuer­po, bur­lán­do­se de su orien­ta­ción sexual. La denun­cia está en el juz­ga­do de ins­truc­ción núme­ro 1 a car­go de la jue­za Mar­ce­la Quintana.

En los casos en que los agre­so­res no son poli­cías o fun­cio­na­rios, la mayo­ría son son vecinos/​as o per­so­nas cono­ci­das por ellas. Lue­go, en segun­do lugar, quie­nes ata­can son per­so­nas des­co­no­ci­das por las víc­ti­mas y en ter­cer y cuar­to lugar están: la pare­ja, noviaz­go, ex pare­ja o ex novio/​a, y clien­tes del tra­ba­jo sexual. Tam­bién los/​as victimarios/​as pue­den ser fami­lia­res. Sólo en el 17% de los casos tota­les no se regis­tran datos de la vin­cu­la­ción víc­ti­ma-vic­ti­ma­rio/a.

Ata­cadxs y ase­si­nadxs en cuarentena

Karly Sasha Chi­ni­na Palo­mino, una joven trans de 33 años, fue ase­si­na­da en la madru­ga­da del 5 de mar­zo en Ciu­da­de­la, pro­vin­cia de Bue­nos Aires. Era oriun­da de Perú, vivía en la Ciu­dad de Bue­nos Aires y sobre­vi­vía ofre­cien­do ser­vi­cios sexua­les, como muchas per­so­nas del colec­ti­vo tra­ves­ti-trans afec­ta­das por la vio­len­cia estructural.

La Fis­ca­lía núme­ro 5 de San Mar­tín inter­vino en la esce­na del cri­men a par­tir del lla­ma­do del 911. El cuer­po de Karly yacía en ave­ni­da Riva­da­via y Gra­na­de­ros, ahí don­de la ave­ni­da corre para­le­la a las vías del tren y hay un paso a nivel.

En abril, Ana Lucía Lola Sorai­re, una trans de 39 años que vive en Mer­lo (pro­vin­cia de Bue­nos Aires), denun­ció que mien­tras cum­plía la cua­ren­te­na por el Covid19 fue víc­ti­ma de un ata­que de odio en su casa, y que inten­ta­ron matar­la. Según con­tó a Pre­sen­tes Kar­la Bení­tez, una com­pa­ñe­ra trans que la acom­pa­ñó en los últi­mos días, el 6 de abril un gru­po de cono­ci­dos ata­có a Lola ‑como la cono­cen- en la puer­ta de su vivien­da con una masa, cade­nas y pie­dras has­ta dejar­la incons­cien­te. Kar­la denun­cia tam­bién que hace tiem­po a Lola la esta­ban ame­na­zan­do por redes sociales.

Gabrie­la Ale­jan­dra Homann Aya­la es una sobre­vi­vien­te en el sen­ti­do más cabal, por­que a los 40 superó el pro­me­dio de vida para tra­ves­tis y trans en Amé­ri­ca Lati­na (35 años) sino tam­bién, hace pocos días, sobre­vi­vió un inten­to de tra­ves­ti­ci­dio en su pro­pia casa en Grand Bourg (pro­vin­cia de Bue­nos Aires). Fue en la madru­ga­da del 13 de abril, cuan­do un hom­bre que la había con­tac­ta­do por ser­vi­cios sexua­les en ple­na cua­ren­te­na por Covid-19, la apu­ña­ló varias veces en el cue­llo, la nuca y las manos. Des­pués ata­có a un joven gay que vive en otra habi­ta­ción en el fon­do del terreno y huyó.

El sába­do 25 de abril al atar­de­cer, Tama­ra Deni­se Mora­les –una mujer trans de 36 años– fue tras­la­da­da en ambu­lan­cia des­de la casa de Villa de Mayo, don­de vive con su fami­lia, a la guar­dia del hos­pi­tal Mal­vi­nas Argen­ti­nas. Se sen­tía muy mal, e iban a prac­ti­car­le diver­sos exá­me­nes, inclui­do un tes­teo de coro­na­vi­rus, con­ta­ron sus alle­gadxs. Estu­vo en el hos­pi­tal entre las 20 y las 3 de la madru­ga­da, cuan­do –según dio a cono­cer el hos­pi­tal – , pidió el alta volun­ta­ria y se fue. Su fami­lia y ami­gas no supie­ron más de ella y el domin­go pidie­ron deses­pe­ra­da­men­te en las redes que si alguien la había vis­to se comu­ni­ca­ra con ellxs. Final­men­te la poli­cía la encon­tró muer­ta.

En Recon­quis­ta – una las ciu­da­des más impor­tan­tes del nor­te de San­ta Fe- y don­de por estos días pro­li­fe­ran las mar­chas con­tra la expro­pia­ción de Vicen­tín, ase­si­na­ron el sába­do 13 de junio a Rober­to Mon­je, de 40 años, acti­vo mili­tan­te gay de esa loca­li­dad. Tra­ba­ja­ba en un comer­cio cén­tri­co, por eso era cono­ci­do por la mayor par­te de la ciu­da­da­nía reconquistense.

El cuer­po sin vida esta­ba en el baño de su casa, con dece­nas de heri­das de arma blan­ca, la mayo­ría en la zona del cue­llo. Algu­nos pun­ta­zos en sus manos indi­can que inten­tó defen­der­se. En base a las imá­ge­nes que cap­ta­ron cáma­ras de segu­ri­dad cer­ca­nas a ese domi­ci­lio, en la calle Ludue­ña al 1020, el supues­to ase­sino lle­gó a la casa de Rober­to en bici­cle­ta, el vier­nes alre­de­dor de las 20, y se reti­ró del lugar 11 horas después.

Los efec­tos de la pan­de­mia: vio­len­cia e inten­tos de desalojo

“Se deja cons­tan­cia de la gran preo­cu­pa­ción de este obser­va­to­rio por la diver­si­dad sexual en el actual con­tex­to de pan­de­mia, y en par­ti­cu­lar la espe­cial y deli­ca­da situa­ción que están atra­ve­san­do las per­so­nas trans. Miles de muje­res trans en nues­tro país se encuen­tran inmer­sas en una cri­sis eco­nó­mi­ca-habi­ta­cio­nal, pro­duc­to de la pan­de­mia. Según la Encues­ta Nacio­nal de Alqui­le­res del Mes de Mayo, el 85 % de ellas no pudo pagar el alqui­ler y el 57 % se que­dó sin ingre­sos eco­nó­mi­cos”, expli­ca el informe.

Aun­que el gobierno nacio­nal haya deci­di­do sus­pen­der los des­alo­jos de inquilinos/​as por fal­ta de pago, y aun­que el decre­to pre­si­den­cial inclu­ye a hote­les y pen­sio­nes, la mayo­ría de las tra­ves­tis y trans que habi­tan en esos sitios y que pagan dia­ria­men­te y sin mediar con­tra­to alguno, que­da­ron expues­tas a extor­sio­nes y ame­na­zas por par­te de los/​as

propietarios/​as que incum­plen el decre­to. Según el infor­me, se repor­ta­ron cien­tos de casos don­de estos/​as las arro­ja­ron a las calles por no poder con­ti­nuar abo­nan­do. Uno de los casos más cono­ci­dos fue el del barrio por­te­ño de Bal­va­ne­ra, el due­ño del Hotel Saa­ve­dra ame­na­zó con des­alo­jar a ocho tra­ves­tis que vivían allí.

Las cár­ce­les en pandemia

En abril, a pocos días de decre­tar­se la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, en la Uni­dad Peni­ten­cia­ria N°2 de Sie­rra Chi­ca, pro­vin­cia de Bue­nos Aires, las trans y tra­ves­tis pri­va­das de su liber­tad se dedi­can a fabri­car bar­bi­jos para el per­so­nal de la peni­ten­cia­ria a cam­bio de unas horas de sol en el patio.

Esta es una de las tan­tas vul­ne­ra­bi­li­da­des a las que la pobla­ción trans en situa­ción de encie­rro se ve expues­ta ante la cri­sis del Covid-19. De por sí, y según datos arro­ja­dos por un infor­me rea­li­za­do por Otrans en 2019, el 82% de las per­so­nas tra­ves­tis y trans entre­vis­ta­das no tenía ante­ce­den­tes pre­vio a su con­de­na. La mayo­ría de las muje­res trans pri­va­das de su liber­tad son migran­tes (prin­ci­pal­men­te de Perú y Ecua­dor), con un por­cen­ta­je cada vez mayor sos­te­ni­do, en gran par­te, por deten­cio­nes arbi­tra­rias. En este con­tex­to, el 73% de las tra­ves­tis y trans en cár­ce­les bonae­ren­ses pade­ce algún tipo de enfermedad.

Un mes des­pués, a prin­ci­pios de mayo, en los pabe­llo­nes LGBTI+ de dis­tin­tos com­ple­jos peni­ten­cia­rios ya denun­cia­ban la fal­ta de insu­mos para hacer fren­te a la pan­de­mia. Un infor­me del RESET dio cuen­ta de la dis­cri­mi­na­ción y los ries­gos pro­pios que enfren­ta esta población.

En el Com­ple­jo Peni­ten­cia­rio Fede­ral I de Ezei­za, Emi­liano San­ta Cruz (34 años) pasa sus días jun­to a 21 chi­cos gays en el Pabe­llón A, des­ti­na­do a la pobla­ción car­ce­la­ria LGBTI+. “Duran­te todo el fin de sema­na estu­vi­mos sin señal de cable y de telé­fono, y se pres­ta a con­fu­sión. Creí­mos que que­rían des­in­for­mar­nos sobre lo que está pasan­do con nues­tros com­pa­ñe­ros de Devo­to”, con­tó a Presentes.

Ya el 30 de mar­zo se nota­ba: la cua­ren­te­na por el coro­na­vi­rus había des­ta­pa­do la olla de la vio­len­cia estruc­tu­ral. La pri­me­ra sema­na de ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo obli­ga­to­rio en Argen­ti­na dejó en evi­den­cia, entre otras cosas, la emer­gen­cia habi­ta­cio­nal y las con­di­cio­nes pre­ca­rias de vida de la pobla­ción de per­so­nas tra­ves­ti y trans. La mayo­ría de ellas se dedi­ca al tra­ba­jo sexual y a par­tir de estas nue­vas nor­ma­ti­vas por la pan­de­mia de coro­na­vi­rus no han podi­do gene­rar recur­sos para la sub­sis­ten­cia. Esto se tra­du­jo en muchos casos en no poder pagar las pie­zas que alqui­la­ban y ser ame­na­za­das de des­alo­jo o, como ocu­rrió en Cór­do­ba, ser echa­das a la calle con vio­len­cia en ple­na cua­ren­te­na por la pandemia.

“El Covid des­nu­dó no sola­men­te la fal­ta de polí­ti­cas, sino la caren­cia y el incum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos de las per­so­nas trans en Argen­ti­na”, apun­tó Mar­ce­la Romero.

Fuen­te: AnRed – Foto de portada:Legüera/Archivo Presentes

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *