Ucra­nia. Lucha sub­te­rrá­nea

Por Andrey Man­chuk. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

Los sin­di­ca­tos ucra­nia­nos pare­cen haber aumen­ta­do su acti­vi­dad con el ini­cio del nue­vo cur­so polí­ti­co. En Kri­voy Rog, ciu­dad natal del pre­si­den­te Zelensky, se está pro­du­cien­do una huel­ga a gran esca­la de los mine­ros ucra­nia­nos que tra­ba­jan bajo tie­rra. Casi 400 mine­ros se nie­gan a salir a la super­fi­cie y exi­gen aumen­tos sala­ria­les y mejo­ras en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. ade­más, bus­can recu­pe­rar los abo­li­dos bene­fi­cios por vete­ra­nía para los tra­ba­ja­do­res de la indus­tria, que per­mi­te a los mine­ros jubi­lar­se antes, dere­cho que los mine­ros here­da­ron de los tiem­pos sovié­ti­cos.

Todo comen­zó el 3 de sep­tiem­bre, cuan­do los mine­ros del turno noc­turno de la mina Okt­yabrs­ka­ya deci­die­ron per­ma­ne­cer en la mina. Pron­to se unie­ron los com­pa­ñe­ros del turno de maña­na. La huel­ga reci­bió el apo­yo de los emplea­dos de las minas Gvar­deys­ka­ya, Rodi­na y Ter­novs­ka­ya. Se tra­ta de las prin­ci­pa­les divi­sio­nes de la Com­bi­na­da de Kri­voy Rog, una de las más gran­des empre­sas de hie­rro y mine­ría sub­te­rrá­nea, ges­tio­na­da con­jun­ta­men­te por los gru­pos Metin­vest y Pri­vat. Es más, los pro­duc­tos de la empre­sa no solo sumi­nis­tran a las plan­tas meta­lúr­gi­cas ucra­nia­nas sino tam­bién al extran­je­ro: Repú­bli­ca Che­ca, Eslo­va­quia, Polo­nia, Ruma­nía, Ser­bia e inclu­so Chi­na.

Miles de tra­ba­ja­do­res han par­ti­ci­pa­do en las pro­tes­tas: quie­nes no se han atre­vi­do a ence­rrar­se bajo tie­rra han ini­cia­do una huel­ga ita­lia­na, con la que for­mal­men­te cum­plen todas las nor­mas del Códi­go de Tra­ba­jo, pero retra­san al máxi­mo la pro­duc­ción. La pro­tes­ta de Kri­voy Rog pue­de cali­fi­car­se como la acción más nota­ble del movi­mien­to obre­ro este año, en el que la cri­sis social se ha agra­va­do con las con­se­cuen­cias de las res­tric­cio­nes de la cua­ren­te­na. Es más, tie­ne unas carac­te­rís­ti­cas que dis­tin­guen esta “ofen­si­va” de otras pro­tes­tas habi­tua­les en el movi­mien­to sin­di­cal ucra­nia­nos, hace tiem­po limi­ta­das a bata­llas en la reta­guar­dia y exi­gen­cias sin mucho éxi­to de pagos de sala­rios atra­sa­dos.

La huel­ga en la mina sub­te­rrá­nea ha demos­tra­do ser una herra­mien­ta efec­ti­va para pre­sio­nar a los due­ños, que no pue­den for­zo­sa­men­te extraer a los mine­ros a la super­fi­cie. “En la Ucra­nia moder­na, don­de los tra­ba­ja­do­res han teni­do prác­ti­ca­men­te impo­si­ble hacer huel­ga por el com­ple­jo pro­ce­di­mien­to de orga­ni­zar­la ‑ya que, según la legis­la­ción labo­ral, el due­ño pue­de impe­dir las accio­nes de los emplea­dos ‑la nega­ti­va a salir de la mina ha sido una de las prin­ci­pa­les herra­mien­tas para luchar por sus dere­chos. Ade­más, las exi­gen­cias de los mine­ros son ofen­si­vas, no se limi­tan a la habi­tual deman­da de reci­bir los sala­rios atra­sa­dos, sino que exi­gen a las auto­ri­da­des que reali­cen inme­dia­ta­men­te refor­mas labo­ra­les y socia­les”, escri­bió el cono­ci­do defen­sor de los dere­chos huma­nos Vla­di­mir Che­me­ris.

Con ayu­da de acti­vis­tas que les apo­yan, los mine­ros acti­va­men­te publi­ci­tan su tra­ba­jo des­de el sub­sue­lo, ya que la pre­sen­cia de telé­fo­nos móvi­les per­mi­te gra­bar vídeos sobre la movi­li­za­ción en la mina que pos­te­rior­men­te se emi­ten en las redes socia­les. Por ejem­plo, jóve­nes mine­ros se gra­ban reci­tan­do sus pro­pios poe­mas, que se publi­can en VKon­tak­te y en Face­book y en los que se mues­tran emo­ti­vos, sin­ce­ros y sin amar­gu­ra.

Kri­voy Rog ha expre­sa­do la soli­da­ri­dad con los mine­ros. El 7 de sep­tiem­bre se cele­bró una gran con­cen­tra­ción de apo­yo fren­te al ayun­ta­mien­to. Al fin y al cabo, todos los ciu­da­da­nos se bene­fi­cian si los sala­rios de los mine­ros aumen­tan. Tam­bién ha lle­ga­do apo­yo de otras regio­nes: de Don­bass y de la región mine­ra de Ucra­nia occi­den­tal, don­de, con una huel­ga simi­lar, los mine­ros logra­ron recien­te­men­te que se les paga­ran los sala­rios atra­sa­dos.

Todo esto es incó­mo­do para los oli­gar­cas due­ños de la plan­ta de Kri­voy Rog y para los ofi­cia­les ucra­nia­nos, que temen que se extien­dan las pro­tes­tas socia­les, ya que hace tiem­po que se han sen­ta­do las bases para ello. Según el Minis­te­rio de Ener­gía, la deu­da con los mine­ros ucra­nia­nos ascien­de de 26,25 millo­nes de dóla­res, aun­que la deu­da real pue­de dupli­car ese dato.

Tam­bién hay movi­mien­to en otras indus­trias, como, por ejem­plo, las pro­tes­tas en el puer­to de Berd­yansk con­tra los recor­tes que afec­ta­rán a prác­ti­ca­men­te el 60% de los emplea­dos. Se tra­ta del impor­tan­te puer­to del mar de Azov por el que se expor­ta el metal y el grano y que está sien­do cíni­ca­men­te arrui­na­do con el obje­ti­vo de pri­va­ti­zar­lo. Es más, par­ti­ci­pó en el pro­ce­so el exmi­nis­tro Omel­yan, que habló con el espí­ri­tu de Ban­de­ra, pro­me­tió cons­truir un hyper­loop, que­mar Mos­cú y ane­xio­nar­se Kuban. Aho­ra des­can­sa tran­qui­lo, rién­do­se de los pobres a los que ha enga­ña­do.

La con­se­cuen­cia es que los prin­ci­pa­les medios ucra­nia­nos ape­nas hablan de las huel­gas, algo espe­cial­men­te nota­ble en el con­tex­to de apo­yo acti­vo de cual­quier acción huel­guís­ti­ca en Bie­lo­rru­sia. Y el Gobierno inten­ta apa­gar el con­flic­to labo­ral en la región del pre­si­den­te, lo que no ayu­da a mejo­rar la popu­la­ri­dad del gabi­ne­te.

“Como las minas son de pro­pie­dad pri­va­da, el Esta­do está dis­pues­to a ayu­dar como media­ción para resol­ver las ten­sio­nes en la empre­sa. He dado orden al pre­si­den­te de la Admi­nis­tra­ción Regio­nal de Dni­pro­pe­trovsk, Ale­xan­der Bon­da­ren­ko, de ini­ciar un con­se­jo tri­la­te­ral con la par­ti­ci­pa­ción de los sin­di­ca­tos, la empre­sa y la admi­nis­tra­ción regio­nal”, afir­mó el pri­mer minis­tro Denis Shmi­gal, que envió a la vice­mi­nis­tra de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, Comer­cio y Agri­cul­tu­ra, Yulia Svi­ri­den­ko, a Kri­voy Rog.

Lo más pro­ba­ble es que con­si­gan per­sua­dir a los due­ños de satis­fa­cer par­cial­men­te las deman­das de los tra­ba­ja­do­res para así obli­gar­les a parar la huel­ga. Sin embar­go, la acción ya ha lla­ma­do la aten­ción sobre la situa­ción de cri­sis en las empre­sas pri­va­ti­za­das. Al fin y al cabo, el prin­ci­pal moti­vo de las pro­tes­tas es la exce­si­va codi­cia de los oli­gar­cas ucra­nia­nos que se enfren­tan a los tra­ba­ja­do­res. “Tras la pri­va­ti­za­ción, KZHRK se con­vir­tió en una empre­sa copro­pie­dad de los gru­pos empre­sa­ria­les de Rinat Ajme­tov e Ihor Kolo­moisky. Los intere­ses de los due­ños siem­pre se limi­tan a aumen­tar los bene­fi­cios y redu­cir los cos­tes, en pri­mer lugar los cos­tes labo­ra­les.

La extrac­ción de mate­rias pri­mas es una de las indus­trias más lucra­ti­vas del país, que ha reci­bi­do el papel de fuen­te de mate­rias pri­mas en la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo. Para evi­tar pagar impues­tos y man­te­ner sus bene­fi­cios, los due­ños uti­li­zan cuen­tas offsho­re. Y para redu­cir cos­tes, los oli­gar­cas cate­gó­ri­ca­men­te se nie­gan a inde­xar los sala­rios en base de la deva­lua­ción de la mone­da y la infla­ción.

“Ale­gan tam­bién que las con­di­cio­nes labo­ra­les de los mine­ros de Kri­voy Rog no cum­plen con la defi­ni­ción regu­la­to­ria de pro­duc­ción peli­gro­sa, base sobre la que se esta­ble­cen los bene­fi­cios. Esto es lo que más ha enfa­da­do a los mine­ros”, expli­ca Che­me­ris.

La vic­to­ria de los mine­ros ani­ma­ría la acti­vi­dad de pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res ucra­nia­nos, que están apren­dien­do a luchar por sus intere­ses. Y eso es impor­tan­te por­que son ellos quie­nes refle­jan el inte­rés gene­ral de los ciu­da­da­nos ucra­nia­nos.

Fuen­te: Slav​yan​grad​.es

Fuen­te ori­gi­nal

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *