Ucra­nia. Lucha subterránea

Por Andrey Man­chuk. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

Los sin­di­ca­tos ucra­nia­nos pare­cen haber aumen­ta­do su acti­vi­dad con el ini­cio del nue­vo cur­so polí­ti­co. En Kri­voy Rog, ciu­dad natal del pre­si­den­te Zelensky, se está pro­du­cien­do una huel­ga a gran esca­la de los mine­ros ucra­nia­nos que tra­ba­jan bajo tie­rra. Casi 400 mine­ros se nie­gan a salir a la super­fi­cie y exi­gen aumen­tos sala­ria­les y mejo­ras en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. ade­más, bus­can recu­pe­rar los abo­li­dos bene­fi­cios por vete­ra­nía para los tra­ba­ja­do­res de la indus­tria, que per­mi­te a los mine­ros jubi­lar­se antes, dere­cho que los mine­ros here­da­ron de los tiem­pos soviéticos.

Todo comen­zó el 3 de sep­tiem­bre, cuan­do los mine­ros del turno noc­turno de la mina Okt­yabrs­ka­ya deci­die­ron per­ma­ne­cer en la mina. Pron­to se unie­ron los com­pa­ñe­ros del turno de maña­na. La huel­ga reci­bió el apo­yo de los emplea­dos de las minas Gvar­deys­ka­ya, Rodi­na y Ter­novs­ka­ya. Se tra­ta de las prin­ci­pa­les divi­sio­nes de la Com­bi­na­da de Kri­voy Rog, una de las más gran­des empre­sas de hie­rro y mine­ría sub­te­rrá­nea, ges­tio­na­da con­jun­ta­men­te por los gru­pos Metin­vest y Pri­vat. Es más, los pro­duc­tos de la empre­sa no solo sumi­nis­tran a las plan­tas meta­lúr­gi­cas ucra­nia­nas sino tam­bién al extran­je­ro: Repú­bli­ca Che­ca, Eslo­va­quia, Polo­nia, Ruma­nía, Ser­bia e inclu­so China.

Miles de tra­ba­ja­do­res han par­ti­ci­pa­do en las pro­tes­tas: quie­nes no se han atre­vi­do a ence­rrar­se bajo tie­rra han ini­cia­do una huel­ga ita­lia­na, con la que for­mal­men­te cum­plen todas las nor­mas del Códi­go de Tra­ba­jo, pero retra­san al máxi­mo la pro­duc­ción. La pro­tes­ta de Kri­voy Rog pue­de cali­fi­car­se como la acción más nota­ble del movi­mien­to obre­ro este año, en el que la cri­sis social se ha agra­va­do con las con­se­cuen­cias de las res­tric­cio­nes de la cua­ren­te­na. Es más, tie­ne unas carac­te­rís­ti­cas que dis­tin­guen esta “ofen­si­va” de otras pro­tes­tas habi­tua­les en el movi­mien­to sin­di­cal ucra­nia­nos, hace tiem­po limi­ta­das a bata­llas en la reta­guar­dia y exi­gen­cias sin mucho éxi­to de pagos de sala­rios atrasados.

La huel­ga en la mina sub­te­rrá­nea ha demos­tra­do ser una herra­mien­ta efec­ti­va para pre­sio­nar a los due­ños, que no pue­den for­zo­sa­men­te extraer a los mine­ros a la super­fi­cie. “En la Ucra­nia moder­na, don­de los tra­ba­ja­do­res han teni­do prác­ti­ca­men­te impo­si­ble hacer huel­ga por el com­ple­jo pro­ce­di­mien­to de orga­ni­zar­la ‑ya que, según la legis­la­ción labo­ral, el due­ño pue­de impe­dir las accio­nes de los emplea­dos ‑la nega­ti­va a salir de la mina ha sido una de las prin­ci­pa­les herra­mien­tas para luchar por sus dere­chos. Ade­más, las exi­gen­cias de los mine­ros son ofen­si­vas, no se limi­tan a la habi­tual deman­da de reci­bir los sala­rios atra­sa­dos, sino que exi­gen a las auto­ri­da­des que reali­cen inme­dia­ta­men­te refor­mas labo­ra­les y socia­les”, escri­bió el cono­ci­do defen­sor de los dere­chos huma­nos Vla­di­mir Chemeris.

Con ayu­da de acti­vis­tas que les apo­yan, los mine­ros acti­va­men­te publi­ci­tan su tra­ba­jo des­de el sub­sue­lo, ya que la pre­sen­cia de telé­fo­nos móvi­les per­mi­te gra­bar vídeos sobre la movi­li­za­ción en la mina que pos­te­rior­men­te se emi­ten en las redes socia­les. Por ejem­plo, jóve­nes mine­ros se gra­ban reci­tan­do sus pro­pios poe­mas, que se publi­can en VKon­tak­te y en Face­book y en los que se mues­tran emo­ti­vos, sin­ce­ros y sin amargura.

Kri­voy Rog ha expre­sa­do la soli­da­ri­dad con los mine­ros. El 7 de sep­tiem­bre se cele­bró una gran con­cen­tra­ción de apo­yo fren­te al ayun­ta­mien­to. Al fin y al cabo, todos los ciu­da­da­nos se bene­fi­cian si los sala­rios de los mine­ros aumen­tan. Tam­bién ha lle­ga­do apo­yo de otras regio­nes: de Don­bass y de la región mine­ra de Ucra­nia occi­den­tal, don­de, con una huel­ga simi­lar, los mine­ros logra­ron recien­te­men­te que se les paga­ran los sala­rios atrasados.

Todo esto es incó­mo­do para los oli­gar­cas due­ños de la plan­ta de Kri­voy Rog y para los ofi­cia­les ucra­nia­nos, que temen que se extien­dan las pro­tes­tas socia­les, ya que hace tiem­po que se han sen­ta­do las bases para ello. Según el Minis­te­rio de Ener­gía, la deu­da con los mine­ros ucra­nia­nos ascien­de de 26,25 millo­nes de dóla­res, aun­que la deu­da real pue­de dupli­car ese dato.

Tam­bién hay movi­mien­to en otras indus­trias, como, por ejem­plo, las pro­tes­tas en el puer­to de Berd­yansk con­tra los recor­tes que afec­ta­rán a prác­ti­ca­men­te el 60% de los emplea­dos. Se tra­ta del impor­tan­te puer­to del mar de Azov por el que se expor­ta el metal y el grano y que está sien­do cíni­ca­men­te arrui­na­do con el obje­ti­vo de pri­va­ti­zar­lo. Es más, par­ti­ci­pó en el pro­ce­so el exmi­nis­tro Omel­yan, que habló con el espí­ri­tu de Ban­de­ra, pro­me­tió cons­truir un hyper­loop, que­mar Mos­cú y ane­xio­nar­se Kuban. Aho­ra des­can­sa tran­qui­lo, rién­do­se de los pobres a los que ha engañado.

La con­se­cuen­cia es que los prin­ci­pa­les medios ucra­nia­nos ape­nas hablan de las huel­gas, algo espe­cial­men­te nota­ble en el con­tex­to de apo­yo acti­vo de cual­quier acción huel­guís­ti­ca en Bie­lo­rru­sia. Y el Gobierno inten­ta apa­gar el con­flic­to labo­ral en la región del pre­si­den­te, lo que no ayu­da a mejo­rar la popu­la­ri­dad del gabinete.

“Como las minas son de pro­pie­dad pri­va­da, el Esta­do está dis­pues­to a ayu­dar como media­ción para resol­ver las ten­sio­nes en la empre­sa. He dado orden al pre­si­den­te de la Admi­nis­tra­ción Regio­nal de Dni­pro­pe­trovsk, Ale­xan­der Bon­da­ren­ko, de ini­ciar un con­se­jo tri­la­te­ral con la par­ti­ci­pa­ción de los sin­di­ca­tos, la empre­sa y la admi­nis­tra­ción regio­nal”, afir­mó el pri­mer minis­tro Denis Shmi­gal, que envió a la vice­mi­nis­tra de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, Comer­cio y Agri­cul­tu­ra, Yulia Svi­ri­den­ko, a Kri­voy Rog.

Lo más pro­ba­ble es que con­si­gan per­sua­dir a los due­ños de satis­fa­cer par­cial­men­te las deman­das de los tra­ba­ja­do­res para así obli­gar­les a parar la huel­ga. Sin embar­go, la acción ya ha lla­ma­do la aten­ción sobre la situa­ción de cri­sis en las empre­sas pri­va­ti­za­das. Al fin y al cabo, el prin­ci­pal moti­vo de las pro­tes­tas es la exce­si­va codi­cia de los oli­gar­cas ucra­nia­nos que se enfren­tan a los tra­ba­ja­do­res. “Tras la pri­va­ti­za­ción, KZHRK se con­vir­tió en una empre­sa copro­pie­dad de los gru­pos empre­sa­ria­les de Rinat Ajme­tov e Ihor Kolo­moisky. Los intere­ses de los due­ños siem­pre se limi­tan a aumen­tar los bene­fi­cios y redu­cir los cos­tes, en pri­mer lugar los cos­tes laborales.

La extrac­ción de mate­rias pri­mas es una de las indus­trias más lucra­ti­vas del país, que ha reci­bi­do el papel de fuen­te de mate­rias pri­mas en la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo. Para evi­tar pagar impues­tos y man­te­ner sus bene­fi­cios, los due­ños uti­li­zan cuen­tas offsho­re. Y para redu­cir cos­tes, los oli­gar­cas cate­gó­ri­ca­men­te se nie­gan a inde­xar los sala­rios en base de la deva­lua­ción de la mone­da y la inflación.

“Ale­gan tam­bién que las con­di­cio­nes labo­ra­les de los mine­ros de Kri­voy Rog no cum­plen con la defi­ni­ción regu­la­to­ria de pro­duc­ción peli­gro­sa, base sobre la que se esta­ble­cen los bene­fi­cios. Esto es lo que más ha enfa­da­do a los mine­ros”, expli­ca Chemeris.

La vic­to­ria de los mine­ros ani­ma­ría la acti­vi­dad de pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res ucra­nia­nos, que están apren­dien­do a luchar por sus intere­ses. Y eso es impor­tan­te por­que son ellos quie­nes refle­jan el inte­rés gene­ral de los ciu­da­da­nos ucranianos.

Fuen­te: Slav​yan​grad​.es

Fuen­te original

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.