Perú.Asesinan a defen­sor ambien­tal en Madre de Dios ame­na­za­do por inva­so­res de terre­nos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2020

Rober­to Car­los Pache­co Villa­nue­va, hijo del defen­sor ambien­ta­lis­ta Deme­trio Pache­co, fue ase­si­na­do el vier­nes 11 de setiem­bre cuan­do salió a reco­rrer su con­ce­sión fores­tal, ubi­ca­da en la mar­gen dere­cha de la carre­te­ra Inter­oceá­ni­ca, en Madre de Dios. Se pre­su­me que los auto­res de su muer­te serían inva­so­res de terre­nos rela­cio­na­dos a la mine­ría ile­gal. Tan­to él como su padre venían sien­do ama­ne­za­dos des­de el 2012, cuan­do se ini­ció la inva­sión de sus terre­nos.

Según el por­tal Ojo Públi­co, el ase­si­na­to de Rober­to Car­los Pache­co suma­ría como el cuar­to defen­sor ambien­tal ase­si­na­do en lo que va de la pan­de­mia.

El cuer­po de Rober­to Car­los fue encon­tra­do por su padre Deme­trio en medio de una tro­cha que con­du­cía a un terreno agrí­co­la de la comu­ni­dad de San Juan, pre­dio colin­dan­te con la con­ce­sión de Pache­co. Dos balas, una en la cabe­za y otra en la cade­ra ter­mi­na­ron con la vida de Pache­co Villa­nue­va.

Un día antes de su ase­si­na­to, Rober­to Car­los salió como de cos­tum­bre a reco­rrer su con­ce­sión pero esta vez no regre­só a casa. Preo­cu­pa­dos por su des­apa­ri­ción, dos de las per­so­nas que tra­ba­ja­ban con él y su padre salie­ron en bus­car­lo. Lamen­ta­ble­men­te lo encon­tra­ron muer­to.

De acuer­do con infor­ma­ción poli­cial que deta­lla Mon­ga­bay Latam, el cuer­po fue ubi­ca­do en una tro­cha de acce­so a un pre­dio agrí­co­la ubi­ca­da a la altu­ra del kiló­me­tro 356 de la carre­te­ra Inter­oceá­ni­ca Urcos-Iña­pa­ri, a unos dos kiló­me­tros de dis­tan­cia de esta vía prin­ci­pal. Muy cer­ca encon­tra­ron un vehícu­lo color naran­ja, sin pla­ca de roda­je y sin núme­ro de cha­sis. La fis­cal Miriam Huill­ca Hua­mán, de la Segun­da Fis­ca­lía Pro­vin­cial Penal Cor­po­ra­ti­va de Tam­bo­pa­ta, lle­gó has­ta la esce­na del cri­men.

His­to­rial de ame­na­zas

«Aquí estás per­dien­do tu tiem­po, tú eres el que tie­nes que des­apa­re­cer de aquí», fue la últi­ma ame­na­za que reci­bió Rober­to Car­los Pache­co en abril de este año. El ame­dren­ta­mien­to pro­vino de un gru­po de apro­xi­ma­da­men­te seis per­so­nas que se encon­tra­ba den­tro de la con­ce­sión de Pache­co y los recri­mi­nó por haber tala­do algu­nos de sus árbo­les.

Las inva­sio­nes a la con­ce­sión de 842 hec­tá­reas de bos­que adju­di­ca­das a Pache­co empe­za­ron a regis­trar­se en el año 2012. Este terreno, dedi­ca­do prin­ci­pal­men­te al apro­ve­cha­mien­to de la cas­ta­ña, está a su nom­bre des­de 1995. “Des­de que empe­za­ron a inva­dir, en el 2012, he rea­li­za­do por lo menos ocho denun­cias por defo­res­ta­ción”, ase­gu­ra Pache­co.

Fue siguien­do ese camino en defen­sa de los bos­ques de Madre de Dios que se con­vir­tió en vice­pre­si­den­te del Comi­té de Ges­tión de la Reser­va Nacio­nal Tam­bo­pa­ta, inte­gra­do por un gru­po de ambien­ta­lis­tas y pro­pie­ta­rios de con­ce­sio­nes fores­ta­les ubi­ca­das en la zona de amor­ti­gua­mien­to de esta área pro­te­gi­da. Todo ellos lle­van años enfren­tán­do­se abier­ta­men­te a la mine­ría ile­gal, la tala ile­gal y las inva­sio­nes de terre­nos.

“En junio del 2016 pedí una medi­da cau­te­lar para que para­li­cen todo tipo de acti­vi­da­des en la vía admi­nis­tra­ti­va y en el cam­po, pero es letra muer­ta. Ellos [se refie­re a los inva­so­res] han pre­sen­ta­do supues­tos cer­ti­fi­ca­dos de pose­sión de los años 1988 y 1989. Noso­tros pedi­mos imá­ge­nes y has­ta el año 2005 no hay cam­bio en la cober­tu­ra bos­co­sa, ¿Cómo en 1988 otor­ga­ron cons­tan­cias?”, seña­la Pache­co en refe­ren­cia a los docu­men­tos que entre­gan a las auto­ri­da­des regio­na­les para cer­ti­fi­car el cam­bio de uso de sue­lo que ocu­rre en el bos­que.

Por su par­te, la repre­sen­tan­te de la Defen­so­ría del Pue­blo en Madre de Dios, Gui­mo Loai­za, ase­gu­ró que eva­lua­rán soli­ci­tar pro­tec­ción para Deme­trio y su fami­lia. “Hay muchos con­ce­sio­na­rios que han sido ame­na­za­dos. Ellos están expues­tos al ries­go de sufrir cual­quier aten­ta­do al estar en zonas pró­xi­mas a la mine­ría ile­gal y a los inva­so­res. Los que tie­nen con­ce­sio­nes fores­ta­les son los más vul­ne­ra­bles”, expli­ca.

La Rela­to­ra Espe­cial sobre la situa­ción de los defen­so­res de los dere­chos huma­nos de las Nacio­nes Uni­das, Mary Law­lor, tam­bién se pro­nun­ció sobre el ase­si­na­to de Pache­co en sus redes socia­les. “Reci­bo des­de Perú la terri­ble noti­cia de que Rober­to Car­los Pache­co Villa­nue­va, hijo del defen­sor ambien­tal Deme­trio Pache­co, fue ase­si­na­do”, escri­bió en su cuen­ta de Twit­ter.

Mafias de la mine­ría y tala ile­gal

La fis­cal Kari­na Garay, de la Fis­ca­lía Espe­cia­li­za­da en Mate­ria Ambien­tal de Madre de Dios, seña­la que la tala ile­gal, la mine­ría ile­gal y el trá­fi­co de tie­rras son lide­ra­das por mafias que se han ins­ta­la­do en Madre de Dios. “Quie­nes están com­pro­me­ti­dos con la con­ser­va­ción son ame­na­za­dos. Muchas veces no pre­sen­tan sus denun­cias ante la Fis­ca­lía por mie­do a lo que les pue­da pasar”.

Garay expli­ca que los inva­so­res de tie­rra son mafias que ope­ran jun­to con la mine­ría ile­gal y la tala ile­gal. Las con­ce­sio­nes inva­di­das, muchas veces bajo la facha­da de aso­cia­cio­nes de agri­cul­to­res, pasan con el tiem­po a manos de mine­ros ile­ga­les cuan­do ya se defo­res­tó el bos­que, expli­ca Garay.

minería ilegal pariamanu
La mine­ría ile­gal es una de las acti­vi­da­des que ama­ne­za a las comu­ni­da­des. Foto FEMA Madre de Dios

Lo ocu­rri­do con el hijo de Deme­trio Pache­co ha alar­ma­do a otros con­ce­sio­na­rios que son víc­ti­mas de esta vio­len­cia. “Ten­go medio y qui­sie­ra dejar la con­ce­sión”, dice Freddy Vrac­ko, hijo del ambien­ta­lis­ta Alfre­do Vrac­ko, ase­si­na­do den­tro de su con­ce­sión en noviem­bre de 2015 por tala­do­res ile­ga­les.

Vrac­ko seña­la que son muchos los due­ños de con­ce­sio­nes en Madre de Dios que tie­nen sus terre­nos inva­di­dos y son víc­ti­mas de ame­na­zas. Comen­ta tam­bién que las denun­cias en las fis­ca­lías se que­dan estan­ca­das o son archi­va­das y lo mis­mo suce­de con las inves­ti­ga­cio­nes poli­cia­les.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *