Mega­in­cen­dios en la cos­ta oes­te de EEUU: “Si no creen en el cam­bio cli­má­ti­co, ven­gan a Cali­for­nia”

Varios mega­in­cen­dios inci­ne­ran más de un millón de hec­tá­reas. Millo­nes de resi­den­tes están asfi­xia­dos por el aire tóxi­co. Apa­go­nes con­ti­nuos y olas de calor con tem­pe­ra­tu­ras altí­si­mas. El cam­bio cli­má­ti­co, en pala­bras de un cien­tí­fi­co, le está dan­do una bofe­ta­da a Cali­for­nia.

La cri­sis que enfren­ta el esta­do más pobla­do de Esta­dos Uni­dos es algo más que una mera acu­mu­la­ción de catás­tro­fes indi­vi­dua­les. Tam­bién es un ejem­plo de algo que les ha preo­cu­pa­do a los exper­tos del cli­ma des­de hace mucho, pero que pocos espe­ra­ban ver tan pron­to: un efec­to en cas­ca­da en el que una serie de desas­tres coin­ci­den y se deto­nan o ampli­fi­can entre sí.

Calle aire contaminado Pasadena

“Se están cayen­do las pie­zas de domi­nó como los esta­dou­ni­den­ses nun­ca se habían ima­gi­na­do”, dijo Roy Wright, quien diri­gió pro­gra­mas de resi­lien­cia en la Agen­cia Fede­ral para el Mane­jo de Emer­gen­cias (FEMA, por su sigla en inglés) has­ta 2018 y cre­ció en Vaca­vi­lle, Cali­for­nia, cer­ca de uno de los incen­dios más gran­des de este año. “Es apo­ca­líp­ti­co”.

Lo mis­mo se podría decir de toda la cos­ta oes­te del país esta sema­na, has­ta Washing­ton y Ore­gón, don­de los pue­blos se vie­ron diez­ma­dos por el fue­go mien­tras los bom­be­ros com­ba­tían al lími­te de sus capa­ci­da­des.

Las cri­sis simul­tá­neas de Cali­for­nia son un ejem­plo de cómo fun­cio­na la reac­ción en cade­na. Un verano sofo­can­te deri­vó en con­di­cio­nes de sequía que jamás se habían expe­ri­men­ta­do. La ari­dez ayu­dó a que los incen­dios fores­ta­les de la tem­po­ra­da fue­ran los más gran­des que se hayan regis­tra­do. Seis de los 20 incen­dios fores­ta­les más gran­des en la his­to­ria moder­na de Cali­for­nia han suce­di­do este año.

Si el cam­bio cli­má­ti­co era un con­cep­to abs­trac­to hace una déca­da, en la actua­li­dad es dema­sia­do real para los cali­for­nia­nos. Los inten­sos incen­dios fores­ta­les no solo están des­pla­zan­do a miles de per­so­nas de sus hoga­res, sino que están pro­vo­can­do que quí­mi­cos peli­gro­sos se fil­tren en el agua pota­ble. Las adver­ten­cias sobre el calor exce­si­vo y el aire asfi­xian­te lleno de humo han ame­na­za­do la salud de per­so­nas que ya están bata­llan­do duran­te la pan­de­mia.

Ade­más, la ame­na­za de más incen­dios fores­ta­les ha hecho que las ase­gu­ra­do­ras can­ce­len las póli­zas de los pro­pie­ta­rios de las vivien­das y que los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res de ser­vi­cios públi­cos del esta­do cor­ten el sumi­nis­tro de elec­tri­ci­dad para dece­nas de miles de per­so­nas con fines pre­ven­ti­vos.

“Si no creen en el cam­bio cli­má­ti­co, ven­gan a Cali­for­nia”, dijo el gober­na­dor Gavin New­som el mes pasa­do.

Los fun­cio­na­rios se han preo­cu­pa­do por los even­tua­les desas­tres en cas­ca­da. Pero no pen­sa­ron que comen­za­rían tan pron­to.

“Solía­mos preo­cu­par­nos por un peli­gro natu­ral a la vez”, dijo Ali­ce Hill, inves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del Con­se­jo de Rela­cio­nes Exte­rio­res que super­vi­só la pla­ni­fi­ca­ción de la resi­lien­cia en el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal duran­te la admi­nis­tra­ción Oba­ma. “Pero la ace­le­ra­ción de los impac­tos cli­má­ti­cos ha suce­di­do más rápi­do de lo que espe­rá­ba­mos”.

Los cli­ma­tó­lo­gos argu­men­tan que el meca­nis­mo detrás de la cri­sis de incen­dios fores­ta­les es sim­ple: el com­por­ta­mien­to humano, sobre todo la que­ma de com­bus­ti­bles fósi­les como el car­bón y el petró­leo, ha libe­ra­do gases de efec­to inver­na­de­ro que ele­van las tem­pe­ra­tu­ras, lo cual seca los bos­ques y los pre­dis­po­ne a incen­diar­se.

Mark Har­vey, quien fue direc­tor sénior de resi­lien­cia en el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal has­ta enero, dijo que al gobierno se le ha difi­cul­ta­do pre­pa­rar­se para situa­cio­nes como las que se están vivien­do en Cali­for­nia.

“El gobierno tie­ne un desem­pe­ño muy muy defi­cien­te en cuan­to a los efec­tos en cade­na”, afir­mó Har­vey. “La mayo­ría de nues­tros sis­te­mas están dise­ña­dos para lidiar con un pro­ble­ma a la vez”.

De cier­to modo, los incen­dios fores­ta­les que han suce­di­do en Cali­for­nia duran­te este año lle­van déca­das ges­tán­do­se. Una sequía pro­lon­ga­da que ter­mi­nó en 2017 fue una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te de 163 millo­nes de árbo­les en los bos­ques de Cali­for­nia en la últi­ma déca­da, según el Ser­vi­cio Fores­tal de Esta­dos Uni­dos. Uno de los incen­dios que se pro­pa­gó con más velo­ci­dad este año devas­tó los bos­ques que tenían la con­cen­tra­ción más alta de árbo­les muer­tos, al sur del Par­que Nacio­nal de Yose­mi­te.

Más al nor­te, el Bear Fire (incen­dio del oso) se con­vir­tió en el déci­mo incen­dio más gran­de en la his­to­ria de Cali­for­nia, pues arra­só con la impac­tan­te can­ti­dad de 93.077 hec­tá­reas en un perio­do de 24 horas.

“Es real­men­te impre­sio­nan­te ver la can­ti­dad de incen­dios enor­mes y des­truc­ti­vos que se pro­pa­gan con tan­ta rapi­dez y suce­den al mis­mo tiem­po”, dijo Daniel Swain, cli­ma­tó­lo­go del Ins­ti­tu­to del Medioam­bien­te y Sus­ten­ta­bi­li­dad en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en Los Ánge­les. “He habla­do con casi trein­ta exper­tos en incen­dios y cli­ma­to­lo­gía en las últi­mas 48 horas, y casi todos se han que­da­do sin pala­bras. Sin duda, no se ha vivi­do algo de esta mag­ni­tud en los últi­mos tiem­pos”.

Mien­tras las auto­ri­da­des esta­ta­les se movi­li­zan para lidiar con las ame­na­zas inme­dia­tas, los incen­dios tam­bién deja­rán a Cali­for­nia con pro­ble­mas difí­ci­les y cos­to­sos a lar­go pla­zo, des­de los efec­tos de inha­lar humo has­ta el daño a los sis­te­mas de agua pota­ble.

El humo pro­ve­nien­te de un incen­dio fores­tal pue­de ser mor­tal, en el peor de los casos, sobre todo para las per­so­nas mayo­res. Hay estu­dios que demues­tran que cuan­do lle­gan las olas de calor, la tasa de hos­pi­ta­li­za­cio­nes se ele­va, y los pacien­tes expe­ri­men­tan pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, paros car­dia­cos y derra­mes cere­bra­les.

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus aña­de una nue­va capa de ries­go a una situa­ción que de por sí es peli­gro­sa. Los Cen­tros para el Con­trol y la Pre­ven­ción de Enfer­me­da­des (CDC) han emi­ti­do comu­ni­ca­dos que advier­ten que las per­so­nas con COVID-19 corren mayor ries­go de resul­tar afec­ta­das por el humo de los incen­dios fores­ta­les duran­te la pan­de­mia.

“Cuan­to más tiem­po dure el aire con­ta­mi­na­do en Cali­for­nia, más preo­cu­pa­cio­nes ten­dre­mos por los efec­tos adver­sos en la salud”, comen­tó John Bal­mes, voce­ro de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Pul­món y pro­fe­sor de Medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, cam­pus San Fran­cis­co.

Fuen­te: www​.cuba​de​ba​te​.cu

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *