Inter­na­cio­nal. Los perio­dis­tas han alla­na­do el camino de Assan­ge al Gulag de EE.UU.

Por Jonathan Cook | Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​14 sep­tiem­bre 2020.

Esta sema­na han comen­za­do las audien­cias en un tri­bu­nal bri­tá­ni­co para dic­ta­mi­nar sobre la extra­di­ción de Julian Assan­ge. Las vici­si­tu­des de más de una déca­da que nos ha lle­va­do has­ta el pun­to en que nos encon­tra­mos debe­rían horro­ri­zar a todo aquel preo­cu­pa­do por la cre­cien­te fra­gi­li­dad de nues­tras liber­ta­des.

Un perio­dis­ta y edi­tor ha sido pri­va­do de liber­tad duran­te diez años. Según los exper­tos de Nacio­nes Uni­das, Assan­ge ha sido arbi­tra­ria­men­te dete­ni­do y tor­tu­ra­do la mayor par­te de ese tiem­po median­te un estric­to con­fi­na­mien­to físi­co y una pre­sión psi­co­ló­gi­ca con­ti­nua­da. La CIA ha pin­cha­do sus comu­ni­ca­cio­nes y le ha espia­do cuan­do esta­ba bajo asi­lo polí­ti­co, en la emba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres, vul­ne­ran­do sus dere­chos lega­les más fun­da­men­ta­les. La jue­za que ha super­vi­sa­do las vis­tas tie­ne un gra­ve con­flic­to de intere­ses (su fami­lia está muy rela­cio­na­da con los ser­vi­cios de segu­ri­dad bri­tá­ni­cos) que no ha decla­ra­do y que debe­ría haber­la impe­di­do hacer­se car­go del caso.

Todo indi­ca que Assan­ge será extra­di­ta­do a Esta­dos Uni­dos para enfren­tar­se a un jui­cio ama­ña­do fren­te a un gran jura­do dis­pues­to a enviar­le a una pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad para cum­plir una sen­ten­cia de has­ta 175 años de pri­sión.

Todo esto no está pasan­do en una dic­ta­du­ra de paco­ti­lla del Ter­cer Mun­do. Está tenien­do lugar bajo nues­tras nari­ces, en una gran capi­tal occi­den­tal y en un Esta­do que dice pro­te­ger los dere­chos de la pren­sa libre. Está ocu­rrien­do no en un abrir y cerrar de ojos, sino a cáma­ra len­ta, día tras día, sema­na tras sema­na, mes tras mes, año tras año.

La úni­ca jus­ti­fi­ca­ción para este ata­que impla­ca­ble a la liber­tad de pren­sa –dejan­do de lado la sofis­ti­ca­da cam­pa­ña de ata­que que los gobier­nos occi­den­ta­les y los medios de comu­ni­ca­ción sumi­sos han lle­va­do a cabo con­tra la per­so­na­li­dad de Assan­ge– es que un hom­bre de 49 años publi­có docu­men­tos que mos­tra­ban los crí­me­nes de gue­rra de EE.UU. Esa es la razón –la úni­ca razón– por la que Esta­dos Uni­dos pre­ten­de su extra­di­ción y por la que Assan­ge ha esta­do lan­gui­de­cien­do en con­fi­na­mien­to soli­ta­rio en la pri­sión de alta segu­ri­dad de Bel­marsh duran­te la pan­de­mia del covid-19. La soli­ci­tud de liber­tad bajo fian­za pro­mo­vi­da por sus abo­ga­dos fue recha­za­da.

Una cabe­za en una pica

Mien­tras toda la pren­sa le aban­do­na­ba hace una déca­da, y se hacía eco de los comen­ta­rios ofi­cia­les que lo ridi­cu­li­za­ban por su higie­ne per­so­nal y el tra­ta­mien­to a su gato, Assan­ge se encuen­tra actual­men­te en la situa­ción que pre­di­jo en su día que esta­ría si los gobier­nos occi­den­ta­les se salían con la suya. Está a la espe­ra de su entre­ga a Esta­dos Uni­dos para ser ence­rra­do el res­to de sus días.

Dos son los obje­ti­vos que Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do que­rían lograr median­te la evi­den­te per­se­cu­ción, reclu­sión y tor­tu­ra de Assan­ge.

En pri­mer lugar, la inha­bi­li­ta­ción de el pro­pio Assan­ge y de Wiki­leks, la orga­ni­za­ción de trans­pa­ren­cia que fun­dó con otros cola­bo­ra­do­res. El uso de Wiki­leaks tenía que ser dema­sia­do arries­ga­do para poten­cia­les denun­cian­tes de con­cien­cia. Esa es la razón por la que Chel­sea Man­ning (la sol­da­do esta­dou­ni­den­se que fil­tró los docu­men­tos sobre crí­me­nes de gue­rra de Esta­dos Uni­dos en Irak y Afga­nis­tán por los que Assan­ge se enfren­ta a la extra­di­ción) tam­bién fue some­ti­da a una rigu­ro­sa reclu­sión. Pos­te­rior­men­te sufrió repe­ti­dos cas­ti­gos en la pri­sión para for­zar­la a tes­ti­fi­car con­tra Assan­ge.

El pro­pó­si­to era des­acre­di­tar a Wiki­leaks y orga­ni­za­cio­nes simi­la­res y evi­tar que publi­ca­ran nue­vos docu­men­tos reve­la­do­res, del tipo de los que mues­tran que los gobier­nos occi­den­ta­les no son los “chi­cos bue­nos” que mane­jan los asun­tos del mun­do en bene­fi­cio de la huma­ni­dad, sino mato­nes glo­ba­les muy mili­ta­ri­za­dos que pro­mue­ven las mis­mas polí­ti­cas colo­nia­les de gue­rra, des­truc­ción y pilla­je que siem­pre han apli­ca­do.

Y, en segun­do lugar, había que sen­tar ejem­plo. Assan­ge tenía que sufrir horri­ble­men­te y a la vis­ta de todos para disua­dir a otros perio­dis­tas de seguir sus pasos. Sería el equi­va­len­te moderno de colo­car la cabe­za del enemi­go en una pica a las puer­tas de la ciu­dad.

El hecho evi­den­te –con­fir­ma­do por la cober­tu­ra mediá­ti­ca del caso– es que esa estra­te­gia pro­mo­vi­da prin­ci­pal­men­te por EE.UU. y Rei­no Uni­do (con Sue­cia jugan­do un papel secun­da­rio) ha teni­do un enor­me éxi­to. La mayor par­te de los perio­dis­tas de los gran­des medios siguen vili­pen­dian­do con entu­sias­mo a Assan­ge, aho­ra al igno­rar su terri­ble situa­ción.

Una his­to­ria ocul­ta a vis­ta de todos

Cuan­do Assan­ge se apre­su­ró a bus­car asi­lo polí­ti­co en la emba­ja­da de Ecua­dor en 2012, los perio­dis­tas de todos los medios con­ven­cio­na­les ridi­cu­li­za­ron su afir­ma­ción (aho­ra cla­ra­men­te jus­ti­fi­ca­da) de que inten­ta­ba eva­dir la ini­cia­ti­va de EE.UU. para extra­di­tar­le y ence­rrar­le de por vida. Los medios con­ti­nua­ron con su bur­la inclu­so cuan­do se acu­mu­la­ron prue­bas de que un gran jura­do se había reu­ni­do en secre­to para redac­tar acu­sa­cio­nes de espio­na­je con­tra él, y que dicho jura­do actua­ba des­de el dis­tri­to orien­tal de Vir­gi­nia, sede cen­tral de los ser­vi­cios de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se. Cual­quier jura­do de la zona está domi­na­do por el per­so­nal de segu­ri­dad y sus fami­lia­res. No tenía nin­gu­na espe­ran­za de lograr un jui­cio jus­to.

Lle­va­mos ocho años sopor­tan­do que los gran­des medios elu­dan el fon­do del caso y se dedi­quen com­pla­cien­tes a ata­car su per­so­na­li­dad, lo que ha alla­na­do el camino para la actual indi­fe­ren­cia del públi­co ante la extra­di­ción de Assan­ge y ha per­mi­ti­do la igno­ran­cia gene­ral de sus horren­das impli­ca­cio­nes.

Los perio­dis­tas mer­ce­na­rios han acep­ta­do, al pie de la letra, una serie de razo­na­mien­tos que jus­ti­fi­can el encie­rro inde­fi­ni­do de Assan­ge en inte­rés de la jus­ti­cia –antes inclu­so que su extra­di­ción– y que se piso­tea­ran sus dere­chos lega­les más bási­cos. El otro lado de la his­to­ria –el de Assan­ge, la his­to­ria ocul­ta a vis­ta de todos– ha per­ma­ne­ci­do inva­ria­ble­men­te fue­ra de la cober­tu­ra mediá­ti­ca, ya sea de la CNN, o del New York Times, la BBC o el Guar­dian.

Des­de Sue­cia has­ta Clin­ton

Al prin­ci­pio se dijo que Assan­ge había hui­do para no res­pon­der a las acu­sa­cio­nes de agre­sión sexual pre­sen­ta­das en Sue­cia, a pesar de que fue­ron las auto­ri­da­des sue­cas las que le per­mi­tie­ron salir del país; a pesar de que la fis­cal ori­gi­nal del caso, Eva Fin­ne, des­car­ta­ra la inves­ti­ga­ción con­tra él por “no exis­tir sos­pe­cha algu­na de cual­quier deli­to”, antes de que otra fis­cal toma­ra el caso por razo­nes polí­ti­cas ape­nas ocul­tas; y a pesar de que Assan­ge pos­te­rior­men­te invi­ta­ra a la fis­ca­lía sue­ca a inte­rro­gar­le en el lugar don­de se encon­tra­ba (en la emba­ja­da), una opción que nor­mal­men­te no supo­ne nin­gún pro­ble­ma en otros casos pero fue abso­lu­ta­men­te recha­za­da en este.

No se tra­ta solo de que los gran­des medios no pro­por­cio­na­ran a sus lec­to­res el con­tex­to de la ver­sión de Sue­cia. Ni de que se igno­ra­ran muchos otros fac­to­res a favor de Assan­ge, como la prue­ba fal­si­fi­ca­da en el caso de una de las dos muje­res que ale­ga­ron agre­sión sexual y la nega­ción por par­te de la otra a fir­mar la acu­sa­ción de vio­la­ción que la poli­cía había pre­pa­ra­do para ella.

Se men­tía bur­da y repe­ti­da­men­te al decir que se tra­ta­ba de una “denun­cia de vio­la­ción”, cuan­do Assan­ge sim­ple­men­te era reque­ri­do para un inte­rro­ga­to­rio. Nun­ca se levan­ta­ron car­gos de vio­la­ción con­tra él por­que la segun­da fis­cal sue­ca, Marian­ne Ny –y sus homó­ni­mos bri­tá­ni­cos, entre otros Sir Keir Star­mer, enton­ces fis­cal jefe del caso y aho­ra líder del Par­ti­do Labo­ris­ta– apa­ren­te­men­te inten­ta­ban evi­tar la poca cre­di­bi­li­dad de las ale­ga­cio­nes inte­rro­gan­do a Assan­ge. Era mucho mejor para sus pro­pó­si­tos dejar que Julian se pudrie­ra en un peque­ño cuar­to de la emba­ja­da.

Cuan­do el caso sue­co se vino aba­jo –cuan­do resul­tó evi­den­te que la fis­cal ori­gi­nal tenía razón al con­cluir que no exis­tía prue­ba algu­na que jus­ti­fi­ca­ra nue­vos inte­rro­ga­to­rios, por no decir acu­sa­cio­nes fir­mes– la cla­se polí­ti­ca y los medios de comu­ni­ca­ción cam­bia­ron de tác­ti­ca.

De repen­te la reclu­sión de Assan­ge esta­ba implí­ci­ta­men­te jus­ti­fi­ca­da por razo­nes com­ple­ta­men­te dife­ren­tes, razo­nes polí­ti­cas –por­que supues­ta­men­te había con­tri­bui­do a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016 de Donald Trump publi­can­do correos elec­tró­ni­cos, pre­sun­ta­men­te “hac­kea­dos” por Rusia de los ser­vi­do­res del par­ti­do Demó­cra­ta. El con­te­ni­do de esos correos, ocul­tos por los medios en aquel enton­ces y muy olvi­da­dos en la actua­li­dad, des­ve­la­ban la corrup­ción en la cam­pa­ña de Clin­ton y las ini­cia­ti­vas lle­va­das a cabo para sabo­tear las pri­ma­rias del par­ti­do y debi­li­tar a su rival para la nomi­na­ción pre­si­den­cial, Ber­nie San­ders.

The Guar­dian fabri­ca una men­ti­ra

A la dere­cha auto­ri­ta­ria no le ha preo­cu­pa­do mucho el pro­lon­ga­do con­fi­na­mien­to de Assan­ge en la emba­ja­da y su pos­te­rior encar­ce­la­mien­to en Bel­marsh por haber saca­do a la luz los crí­me­nes de gue­rra de EE.UU., por tan­to la pren­sa no ha inver­ti­do nin­gún esfuer­zo en unir­la para la cau­sa. La cam­pa­ña de demo­ni­za­ción con­tra Assan­ge se ha cen­tra­do en temas a los tra­di­cio­nal­men­te son más sen­si­bles los libe­ra­les y la izquier­da, que de otro modo ten­drían escrú­pu­los en tirar por la bor­da la Pri­me­ra Enmien­da y ence­rrar a la gen­te por hacer perio­dis­mo.

Al igual que las ale­ga­cio­nes de Sue­cia, a pesar de que no con­clu­ye­ran en nin­gu­na inves­ti­ga­ción, se apro­ve­cha­ron de lo peor de las impul­si­vas polí­ti­cas iden­ti­ta­rias de la izquier­da, la his­to­ria de los correos “hac­kea­dos” fue dise­ña­da para dis­tan­ciar a la base del par­ti­do Demó­cra­ta. Por extra­or­di­na­rio que parez­ca, la idea de que Rusia pene­tró en los orde­na­do­res del par­ti­do Demó­cra­ta per­sis­te a pesar de que pasa­dos los años –y tras una ardua inves­ti­ga­ción del “Rusia­ga­te” a car­go de Robert Mue­ller– toda­vía no se pue­de sos­te­ner con prue­bas reales. De hecho, algu­nas de las per­so­nas más cer­ca­nas a la mate­ria, como el anti­guo emba­ja­dor bri­tá­ni­co Craig Murray, han insis­ti­do todo el tiem­po en que los correos no fue­ron hac­kea­dos por Rusia, sino fil­tra­dos por un miem­bro des­en­ga­ña­do del par­ti­do Demó­cra­ta des­de el inte­rior.

Pero toda­vía es un argu­men­to de mayor peso el hecho de que una orga­ni­za­ción de trans­pa­ren­cia como Wiki­leaks no tenía más opción que expo­ner los abu­sos del par­ti­do Demó­cra­ta, una vez que obra­ron en su poder dichos docu­men­tos, fue­ra cual fue­ra la fuen­te.

Una vez más, la razón por la que Assan­ge y Wiki­leaks aca­ba­ron mez­cla­dos con el fias­co del Rusia­ga­te –que des­gas­tó la ener­gía de los sim­pa­ti­zan­tes demó­cra­tas en una cam­pa­ña con­tra Trump que lejos de debi­li­tar­le le for­ta­le­ció– es la cober­tu­ra cré­du­la que rea­li­za­ron prác­ti­ca­men­te todos los gran­des medios del caso. Perió­di­cos libe­ra­les como el Guar­dian fue­ron aún más lejos y fabri­ca­ron des­ca­ra­da­men­te una his­to­ria –en la que fal­sa­men­te infor­ma­ban de que el asis­ten­te de Trump, Paul Mana­fort, y unos “rusos” sin nom­bre visi­ta­ron en secre­to a Assan­ge en la emba­ja­da– sin que ello les tra­je­ra reper­cu­sio­nes ni lle­ga­ran a retrac­tar­se en nin­gún momen­to.

Se igno­ra la tor­tu­ra de Assan­ge

Todo ha posi­bi­li­ta­do lo ocu­rri­do pos­te­rior­men­te. Una vez que el caso de la fis­ca­lía sue­ca se des­va­ne­ció y no exis­tían moti­vos razo­na­bles para impe­dir que Assan­ge salie­ra en liber­tad de la emba­ja­da, los medios de comu­ni­ca­ción deci­die­ron en coman­di­ta que el que­bran­ta­mien­to téc­ni­co de la liber­tad vigi­la­da era moti­vo sufi­cien­te para su reclu­sión con­ti­nua­da en la emba­ja­da o, mejor aún, para su deten­ción y encar­ce­la­mien­to. Dicho que­bran­ta­mien­to se basa­da, des­de lue­go, en la deci­sión de Assan­ge de bus­car asi­lo en la emba­ja­da moti­va­da por el jus­ti­fi­ca­da creen­cia en que Esta­dos Uni­dos pla­nea­ba pedir su extra­di­ción y encar­ce­la­mien­to.

Nin­guno de estos perio­dis­tas bien paga­dos pare­ció recor­dar que, según el dere­cho bri­tá­ni­co, está per­mi­ti­do no cum­plir las con­di­cio­nes de la fian­za si exis­te una “cau­sa razo­na­ble”, y huir de la per­se­cu­ción polí­ti­ca entra evi­den­te­men­te den­tro de las cau­sas razo­na­bles.

Los medios de comu­ni­ca­ción tam­bién igno­ra­ron deli­be­ra­da­men­te las con­clu­sio­nes del infor­me de Nils Mel­zer, aca­dé­mi­co sui­zo de dere­cho inter­na­cio­nal y exper­to de Nacio­nes Uni­das en la tor­tu­ra, según las cua­les Rei­no Uni­do, EE.UU. y Sue­cia no solo habían nega­do a Assan­ge sus dere­chos lega­les bási­cos sino que se habían con­fa­bu­la­do para some­ter­le a años de tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca –una for­ma de tor­tu­ra, según seña­la­ba Mel­zer, per­fec­cio­na­da por los nazis por ser más cruel y más efec­ti­va que la tor­tu­ra físi­ca.

Como resul­ta­do, Assan­ge ha sufri­do un impor­tan­te dete­rio­ro en su salud físi­ca y cog­ni­ti­va y ha per­di­do mucho peso. Nada de ello ha mere­ci­do más allá de una sim­ple men­ción por par­te de los gran­des medios –espe­cial­men­te cuan­do su mala salud le ha impe­di­do asis­tir a algu­na audien­cia. Las repe­ti­das adver­ten­cias de Mel­zer sobre el mal­tra­to a Assan­ge y sus efec­tos han caí­do en oídos sor­dos. Los medios de comu­ni­ca­ción sim­ple­men­te han igno­ra­do las con­clu­sio­nes de Mel­zer, como si nun­ca hubie­ran sido publi­ca­das, en el sen­ti­do de que Assan­ge ha sido, y está sien­do, tor­tu­ra­do. Solo tene­mos que dete­ner­nos a pen­sar la cober­tu­ra que habría reci­bi­do el infor­me de Mel­zer si hubie­ra sido moti­va­do por el tra­ta­mien­to a un disi­den­te de un Esta­do ofi­cial­men­te enemi­go como Rusia o Chi­na.

La sumi­sión de los medios de comu­ni­ca­ción ante el poder

El año pasa­do la poli­cía bri­tá­ni­ca –en coor­di­na­ción con un Ecua­dor pre­si­di­do por Lenin Moreno, ansio­so por estre­char sus lazos con Washing­ton– irrum­pió en la emba­ja­da para sacar a la fuer­za a Assan­ge y ence­rrar­le en la pri­sión de Bel­marsh. Los perio­dis­tas vol­vie­ron a mirar hacia otro lado en la cober­tu­ra de este suce­so.

Lle­va­ban cin­co años mani­fes­tan­do la nece­si­dad de “creer a las muje­res” en el caso de Assan­ge, aun­que eso supu­sie­ra igno­rar las evi­den­cias, y lue­go pro­cla­man­do la san­ti­dad de las con­di­cio­nes de la fian­za, aun­que se usa­ran como un sim­ple pre­tex­to para la per­se­cu­ción polí­ti­ca. Aho­ra, todo eso había des­apa­re­ci­do en un ins­tan­te. De repen­te, los nue­ve años de reclu­sión de Assan­ge basa­dos en la inves­ti­ga­ción de una agre­sión sexual inexis­ten­te y una infrac­ción menor de la fian­za fue­ron sus­ti­tui­dos por la acu­sa­ción por un caso de espio­na­je. Y la pren­sa vol­vió a unir­se con­tra él.

Hace unos pocos años la idea de que Assan­ge pudie­ra ser extra­di­ta­do a EE.UU. y ence­rra­do de por vida, al con­si­de­rar “espio­na­je” su prác­ti­ca del perio­dis­mo, era obje­to de mofa por su inve­ro­si­mi­li­tud. Era algo tan ofen­si­va­men­te ile­gal que nin­gún perio­dis­ta “esta­ble­ci­do” podía admi­tir que fue­ra la ver­da­de­ra razón para su soli­ci­tud de asi­lo en la emba­ja­da. La idea fue ridi­cu­li­za­da como un pro­duc­to de la ima­gi­na­ción para­noi­de de Assan­ge y sus segui­do­res y una excu­sa fabri­ca­da para rehuir la inves­ti­ga­ción de la fis­ca­lía sue­ca.

Pero cuan­do la poli­cía bri­tá­ni­ca inva­dió la emba­ja­da en abril del pasa­do año y le detu­vo para faci­li­tar su extra­di­ción a Esta­dos Uni­dos, pre­ci­sa­men­te acu­sán­do­le de espio­na­je, lo que con­fir­ma­ba las sos­pe­chas de Assan­ge, los perio­dis­tas infor­ma­ron de ello como si des­co­no­cie­ran el tras­fon­do de la his­to­ria. Los medios olvi­da­ron deli­be­ra­da­men­te el con­tex­to por­que les habría obli­ga­do a acep­tar que son unos inge­nuos ante la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se, unos apo­lo­gis­tas del excep­cio­na­lis­mo de Esta­dos Uni­dos y de su ile­ga­li­dad, y por­que habría demos­tra­do que Assan­ge, una vez más, tenía razón. Habría demos­tra­do que él es el ver­da­de­ro perio­dis­ta, y no ellos y su perio­dis­mo cor­po­ra­ti­vo apa­ci­gua­do, com­pla­cien­te y sumi­so.

La muer­te del perio­dis­mo

En estos momen­tos todos los perio­dis­tas del mun­do debe­rían rebe­lar­se y pro­tes­tar ante los abu­sos que ha sufri­do y está sufrien­do Assan­ge, un fatí­di­co des­tino que se pro­lon­ga­rá si se aprue­ba su extra­di­ción. Debe­rían estar publi­can­do en las pri­me­ras pági­nas y mani­fes­tan­do en los pro­gra­mas infor­ma­ti­vos de tele­vi­sión su pro­tes­ta por los abu­sos inter­mi­na­bles y des­ca­ra­dos del pro­ce­so con­tra Assan­ge en los tri­bu­na­les bri­tá­ni­cos, entre otros el fla­gran­te con­flic­to de intere­ses de Lady Emma Arbuth­not, la juez que super­vi­sa el caso.

Debe­rían armar un escán­da­lo por la vigi­lan­cia ile­gal de la CIA a la que fue some­ti­do Assan­ge mien­tras se halla­ba reclui­do en las ins­ta­la­cio­nes de la emba­ja­da ecua­to­ria­na, e inva­li­dar la fal­sa acu­sa­ción con­tra él por haber vio­la­do las rela­cio­nes entre abo­ga­do y clien­te. Debe­rían mos­trar­se indig­na­dos ante las manio­bras de Washing­ton, a las que los tri­bu­na­les bri­tá­ni­cos apli­ca­ron una fina capa del bar­niz del pro­ce­di­mien­to regla­men­ta­rio, dise­ña­do para extra­di­tar­le bajo la acu­sa­ción de espio­na­je por rea­li­zar un tra­ba­jo que está en el mis­mo núcleo de lo que se supo­ne es el perio­dis­mo: pedir cuen­tas al poder.

Los perio­dis­tas no tie­nen por qué preo­cu­par­se por Assan­ge ni este tie­ne por qué caer­les bien. Tie­nen que mani­fes­tar su pro­tes­ta por­que la apro­ba­ción de su extra­di­ción mar­ca­rá la muer­te ofi­cial del perio­dis­mo. Sig­ni­fi­ca­rá que cual­quier perio­dis­ta del mun­do que des­en­tie­rre ver­da­des emba­ra­zo­sas sobre Esta­dos Uni­dos, que des­cu­bra sus secre­tos más oscu­ros, ten­drá que guar­dar silen­cio o se arries­ga­rá a pudrir­se en una cár­cel el res­to de su vida.

Esa pers­pec­ti­va debe­ría horro­ri­zar a cual­quier perio­dis­ta. Pero no ha ocu­rri­do así.

Carre­ras y esta­tus, no la ver­dad

Cla­ro está que la inmen­sa mayo­ría de perio­dis­tas occi­den­ta­les no lle­gan a des­ve­lar un secre­to impor­tan­te de los cen­tros de poder en toda su carre­ra pro­fe­sio­nal, ni siquie­ra aque­llos que apa­ren­te­men­te se dedi­can a moni­to­ri­zar esos cen­tros de poder. Dichos perio­dis­tas rees­cri­ben los comu­ni­ca­dos de pren­sa y los infor­mes de los gru­pos de pre­sión, son­sa­can a fuen­tes inter­nas del gobierno que los uti­li­zan para lle­gar a las gran­des audien­cias y trans­mi­ten los chis­mes y male­di­cen­cias de los pasi­llos del poder.

Esa es la reali­dad del 99 por cien­to de lo que lla­ma­mos perio­dis­mo polí­ti­co.

No obs­tan­te, el aban­dono de Assan­ge por par­te de los perio­dis­tas –la com­ple­ta fal­ta de soli­da­ri­dad ante la per­se­cu­ción fla­gran­te de uno de ellos, simi­lar a la de los disi­den­tes que tiem­po atrás eran envia­dos a un gulag– debe­ría depri­mir­nos. No sig­ni­fi­ca solo que los perio­dis­tas han aban­do­na­do la pre­ten­sión de hacer autén­ti­co perio­dis­mo, sino tam­bién que han renun­cia­do a la aspi­ra­ción de que cual­quier otro lo haga.

Sig­ni­fi­ca que los perio­dis­tas de los gran­des medios, los medios cor­po­ra­ti­vos, están dis­pues­tos a ser con­si­de­ra­dos por sus audien­cias con mayor des­dén de lo que ya lo son. Por­que, a tra­vés de su com­pli­ci­dad y su silen­cio, se han pues­to del lado de los gobier­nos para que cual­quie­ra que pida cuen­tas al poder, como Assan­ge, ter­mi­ne entre rejas. Su pro­pia liber­tad les enca­si­lla como una éli­te cau­ti­va; la prue­ba irre­fu­ta­ble de que sir­ven al poder es que no lo con­fron­tan.

La úni­ca con­clu­sión posi­ble es que a los perio­dis­tas de los gran­des medios les impor­ta menos la ver­dad que su carre­ra pro­fe­sio­nal, su sala­rio, su esta­tus y su acce­so a los ricos y pode­ro­sos. Como Ed Her­man y Noam Chomsky expli­ca­ron hace tiem­po en su libro Los guar­dia­nes de la liber­tad, los perio­dis­tas alcan­zan la cla­se media tras un lar­go pro­ce­so dise­ña­do para des­ha­cer­se de aque­llos que no están cla­ra­men­te en sin­to­nía con los intere­ses ideo­ló­gi­cos de sus edi­to­res.

Una ofren­da sacri­fi­cial

En resu­men, Assan­ge desa­fió a todos los perio­dis­tas al renun­ciar a su “acce­so” (a dios) y a su modus ope­ran­di: reve­lar des­te­llos oca­sio­na­les de ver­da­des muy par­cia­les obte­ni­das de sus fuen­tes “ami­ga­bles” (e inva­ria­ble­men­te anó­ni­mas) que uti­li­zan los medios de comu­ni­ca­ción para mar­car pun­tos a sus riva­les de los cen­tros de poder.

En vez de eso, a tra­vés de denun­cian­tes de con­cien­cia, Assan­ge des­en­te­rró la ver­dad cru­da, sin ador­nos, ple­na, cuya expo­si­ción a la luz públi­ca no ayu­da­ba a nin­gún pode­ro­so, solo a noso­tros, al públi­co, cuan­do tra­tá­ba­mos de enten­der lo que se esta­ba hacien­do y se había hecho en nues­tro nom­bre. Por pri­me­ra vez pudi­mos ser tes­ti­gos del com­por­ta­mien­to peli­gro­so y a menu­do cri­mi­nal de nues­tros diri­gen­tes.

Assan­ge no solo puso en evi­den­cia a la cla­se polí­ti­ca, tam­bién a los medios de comu­ni­ca­ción, por su debi­li­dad, su hipo­cre­sía, su depen­den­cia de poder, su inca­pa­ci­dad para cri­ti­car el sis­te­ma cor­po­ra­ti­vo en el que están inmer­sos.

Pocos de ellos pue­den per­do­nar­le ese deli­to. Y esa es la razón por la que esta­rán ahí, alen­tan­do su extra­di­ción, aun­que solo sea median­te su silen­cio. Unos pocos escri­to­res libe­ra­les espe­ra­rán has­ta que sea dema­sia­do tar­de para Assan­ge, has­ta que haya sido empa­que­ta­do para su entre­ga, y expre­sa­rán en colum­nas dolien­tes, con poco entu­sias­mo y de for­ma eva­si­va, que por muy des­agra­da­ble que se supo­ne que sea Assan­ge no se mere­cía el tra­ta­mien­to que Esta­dos Uni­dos le había reser­va­do.

Pero eso será dema­sia­do poco y dema­sia­do tar­de. Assan­ge nece­si­ta­ba hace tiem­po la soli­da­ri­dad de los perio­dis­tas y de las aso­cia­cio­nes de pren­sa, así como la denun­cia a pleno pul­món de sus opre­so­res. Él y Wiki­leaks esta­ban a la van­guar­dia de un com­ba­te para refor­mu­lar el perio­dis­mo, para recons­truir­lo como el ver­da­de­ro con­trol del poder des­bo­ca­do de nues­tros gobier­nos. Los perio­dis­tas tenían la opor­tu­ni­dad de unir­se a él en esa lucha. En vez de eso huye­ron del cam­po de bata­lla, deján­do­le como una ofer­ta sacri­fi­cial ante sus amos cor­po­ra­ti­vos.

Más infor­ma­ción sobre la per­se­cu­ción a Assan­ge (vídeo en inglés): The War on Jour­na­lism: The Case of Julian Assan­ge (38’)

Fuen­te: https://​www​.coun​ter​punch​.org/​2​0​2​0​/​0​9​/​0​4​/​j​o​u​r​n​a​l​i​s​t​s​-​h​a​v​e​-​p​a​v​e​d​-​a​s​s​a​n​g​e​s​-​p​a​t​h​-​t​o​-​a​-​u​s​-​g​u​l​ag/

Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Paco Muñoz de Bus­ti­llo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *