Cuba. Bio­tec­no­lo­gía, pre­ven­ción y vacu­na: las armas para com­ba­tir el Covid-19, bajo blo­queo de Esta­dos Uni­dos

Por Mar­co Weisshei­mer /​Sul21 /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre 2020.

foto: El inter­fe­rón alfa 2B es uno de los 22 fár­ma­cos pro­du­ci­dos por Bio­cu­ba­far­ma para com­ba­tir el Covid-19. (Foto: Ariel Ceci­lio Lemus /​Dis­clo­su­re)

La lle­ga­da de la nue­va pan­de­mia de coro­na­vi­rus a Cuba coin­ci­dió con la deci­sión de la admi­nis­tra­ción Donald Trump de inten­si­fi­car las medi­das de blo­queo que Esta­dos Uni­dos ha impues­to con­tra el país des­de hace casi 60 años. Entre otras medi­das, Esta­dos Uni­dos prohi­bió al menos 20 vue­los que lle­va­ban sumi­nis­tros y equi­pos a Cuba, inclu­yen­do más­ca­ras pro­tec­to­ras, kit para pro­bar el covid-19, res­pi­ra­do­res e insu­mos quí­mi­cos nece­sa­rios para pro­du­cir equi­pos. Aho­ra, a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, Trump ha anun­cia­do la exten­sión de las medi­das de blo­queo por un año más. Para enfren­tar situa­cio­nes de cri­sis como esta, en medio de la esca­sez pro­vo­ca­da por el cer­co que man­tie­ne Esta­dos Uni­dos des­de la Revo­lu­ción Cuba­na, el gobierno cubano adop­tó una serie de medi­das que inclu­yen la adop­ción de polí­ti­cas de medi­ci­na pre­ven­ti­va, dis­tan­cia social y desa­rro­llo de dro­gas. y vacu­na pro­pia a tra­vés de sus cen­tros de inves­ti­ga­ción y pro­duc­ción en el área de salud y bio­tec­no­lo­gía.

Los pro­duc­tos bio­far­ma­céu­ti­cos como Hebe­ron, Heber­fe­ron, Jus­vin­za e Ito­li­zu­mab, entre otros, han con­tri­bui­do a la reduc­ción de pacien­tes crí­ti­cos y crí­ti­cos y a la reduc­ción de la tasa de mor­ta­li­dad (has­ta 0,8 /​100.000), una tasa apro­xi­ma­da­men­te diez veces infe­rior a la media. en todo el mun­do. Hoy Bio­cu­ba­far­ma garan­ti­za la pro­duc­ción de 22 fár­ma­cos para el tra­ta­mien­to de Covid-19. Uno de ellos es el inter­fe­rón alfa 2B humano recom­bi­nan­te que, jun­to con un gru­po de fár­ma­cos, for­ma par­te del pro­to­co­lo de afron­ta­mien­to del covid-19 y las com­pli­ca­cio­nes infla­ma­to­rias deri­va­das de la enfer­me­dad.

El 11 de sep­tiem­bre Cuba regis­tró 4.593 diag­nos­ti­ca­dos de covid-19, de los cua­les 3.844 ya se han recu­pe­ra­do, 641 están en tra­ta­mien­to y 106 muer­tes, una de las tasas de mor­ta­li­dad más bajas del mun­do (ocho muer­tes por millón de habi­tan­tes). Según datos de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), has­ta prin­ci­pios de sep­tiem­bre, la tasa de mor­ta­li­dad más alta era la del Perú, con 871 muer­tes por millón de habi­tan­tes.

Según Luís Herre­ra Mar­tí­nez, ase­sor cien­tí­fi­co del pre­si­den­te de Bio­Cu­ba­Far­ma, las polí­ti­cas adop­ta­das por el gobierno cubano para enfren­tar el nue­vo coro­na­vi­rus se basa­ron, entre otras cosas, en la valo­ra­ción de que no esta­mos ante un hecho exclu­si­va­men­te sani­ta­rio y sin con­se­cuen­cias futu­ras para el mun­do. todo, en dife­ren­tes dimen­sio­nes. Para resu­mir la natu­ra­le­za de estas medi­das, cita un artícu­lo publi­ca­do en la Revis­ta Anais, Aca­de­mia de Cien­cias de Cuba, don­de el pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez y el pro­fe­sor Jor­ge Nuñez Jover, pre­si­den­te de la Cáte­dra Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Socie­dad, de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, que con­tex­tua­li­za las deci­sio­nes toma­das por el gobierno cubano en el con­tex­to de una eco­no­mía mun­dial aún domi­na­da por polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. En el artícu­lo titu­la­do “Ges­tión guber­na­men­tal y cien­cia cuba­na ante el COVID-19”, argu­men­tan que el nue­vo coro­na­vi­rus ha demos­tra­do que este mode­lo neo­li­be­ral es total­men­te inca­paz de hacer fren­te a los múl­ti­ples desa­fíos que plan­tea una pan­de­mia como la que aho­ra enfren­ta el mun­do.

Se pre­gun­tan: ¿por qué paí­ses con eco­no­mías sol­ven­tes y con­si­de­ra­bles capa­ci­da­des cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas han demos­tra­do tan­tas difi­cul­ta­des para enfren­tar la cri­sis? ¿Son los dog­mas del neo­li­be­ra­lis­mo y sus polí­ti­cas aso­cia­das capa­ces de lidiar con los com­ple­jos pro­ce­sos ambien­ta­les, de salud, eco­nó­mi­cos y de gober­nan­za glo­bal que enfren­ta el mun­do? Entre estos pro­ce­sos, Díaz-Canel y Jor­ge Jover des­ta­can algu­nas ten­den­cias glo­ba­les que solo se han acen­tua­do. El mun­do está expe­ri­men­tan­do una pre­sión cre­cien­te sobre los lími­tes pla­ne­ta­rios de la vida. Esto aumen­ta la tasa y la esca­la de los pro­ble­mas y desas­tres ambien­ta­les y socia­les. Allí con­flu­yen múl­ti­ples cri­sis: sani­ta­ria, medioam­bien­tal, de des­igual­dad y exclu­sión social, entre otras. Cada país y región, y tam­bién a nivel mun­dial, debe apren­der a lidiar con sis­te­mas com­ple­jos (que impli­can no linea­li­dad, irre­ver­si­bi­li­dad, fuer­tes inter­co­ne­xio­nes, emer­gen­cias ines­pe­ra­das e incer­ti­dum­bres) que requie­ren enfo­ques inter­dis­ci­pli­na­rios y requie­ren cola­bo­ra­ción inter­sec­to­rial, inter­ins­ti­tu­cio­nal y tam­bién trans­na­cio­nal. Todo lo que Bra­sil no ha esta­do hacien­do, vale la pena men­cio­nar­lo.

A jui­cio del gobierno cubano, la cri­sis actual no es solo sani­ta­ria, sino tam­bién socio­eco­nó­mi­ca y huma­ni­ta­ria, y no pue­de abor­dar­se con dog­mas neo­li­be­ra­les como el esta­do míni­mo, la pri­va­ti­za­ción, la des­re­gu­la­ción, la des­na­cio­na­li­za­ción, la visión del mer­ca­do como pana­cea, la des­truc­ción de los bie­nes comu­nes y el des­man­te­la­mien­to de polí­ti­cas. y el esta­do en su con­jun­to. Para Cuba hay varias pan­de­mias en cur­so, que tam­bién inclu­yen pobre­za y ham­bre: “La pan­de­mia agra­va un pro­ble­ma de un pla­ne­ta mar­ca­do por pro­fun­das des­igual­da­des, don­de 600 millo­nes de per­so­nas viven en extre­ma pobre­za y don­de casi la mitad de la pobla­ción no tie­ne acce­so a ser­vi­cios bási­cos de salud ”, resu­me tam­bién el artícu­lo, seña­lan­do los gra­ves erro­res de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en los últi­mos años. cua­tro meses que con­du­je­ron a una reduc­ción de la capa­ci­dad de los Esta­dos para ges­tio­nar y afron­tar la cri­sis.

La lle­ga­da del coro­na­vi­rus y el aumen­to del blo­queo esta­dou­ni­den­se

El pri­mer caso de covid-19 se detec­tó en Cuba el 11 de mar­zo de 2020. Las pri­me­ras medi­das, sin embar­go, para enfren­tar el nue­vo coro­na­vi­rus, comen­za­ron a tomar­se a fines de enero, cuan­do el Con­se­jo de Minis­tros apro­bó un Plan de Pre­ven­ción y con­trol de coro­na­vi­rus. El 3 de febre­ro se ini­ció la pri­me­ra eta­pa de capa­ci­ta­ción para pro­fe­sio­na­les de la salud y ser­vi­do­res públi­cos de otras áreas del Esta­do en temas de bio­se­gu­ri­dad. Tam­bién en febre­ro se crea­ron el Gru­po Cien­tí­fi­co para Afron­tar el Covid-19, el Obser­va­to­rio de Salud Covid-19 y el Comi­té de Inno­va­ción. El 28 de febre­ro se apro­ba­ron los pri­me­ros cin­co pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción para covid-19. Al 1 de junio, ya había 460 encues­tas en cur­so en el país.
Pro­duc­ción de inter­fe­rón alfa 2B humano recom­bi­nan­te. (Foto: Ricar­do López Hevia /​Gran­ma)

Cuba enfren­tó un desa­fío adi­cio­nal para imple­men­tar estas medi­das, agre­gó Luís Herre­ra Mar­tí­nez. Meses antes del sur­gi­mien­to de la pan­de­mia del covid-19, el país enfren­tó un resur­gi­mien­to de la polí­ti­ca de blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro imple­men­ta­da por Esta­dos Uni­dos, diri­gi­da a estran­gu­lar el comer­cio del país, el acce­so a com­bus­ti­bles y mone­das inter­na­cio­na­les. La com­bi­na­ción de la inten­si­fi­ca­ción del blo­queo y la pan­de­mia del nue­vo coro­na­vi­rus repre­sen­tó una dura prue­ba para el sis­te­ma de salud y para la estruc­tu­ra cien­tí­fi­ca cuba­na. “El tra­ba­jo de años dedi­can­do recur­sos para desa­rro­llar y for­ta­le­cer la salud y la cien­cia ha sido pues­to a prue­ba, y la evo­lu­ción de la pan­de­mia en Cuba en los últi­mos meses está demos­tran­do cuán­to pue­de impac­tar las polí­ti­cas de inver­sión social para enfren­tar los mayo­res e ines­pe­ra­dos desa­fíos” , dice el pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez.

Cuba des­ti­na el 27,5% de su pre­su­pues­to a asis­ten­cia sani­ta­ria y social

Inclu­so en medio del blo­queo pro­mo­vi­do por Esta­dos Uni­dos en las últi­mas seis déca­das, Cuba ha desa­rro­lla­do una polí­ti­ca de salud públi­ca uni­ver­sal y gra­tui­ta duran­te las últi­mas déca­das. El país dedi­ca el 27,5% de su pre­su­pues­to a gas­tar e inver­tir en salud y asis­ten­cia social. Uno de los ins­tru­men­tos más impor­tan­tes de esta polí­ti­ca es el sis­te­ma de aten­ción pri­ma­ria de salud, cuya pro­xi­mi­dad a las comu­ni­da­des favo­re­ce el inter­cam­bio direc­to con la pobla­ción, per­mi­tien­do una rápi­da res­pues­ta ante even­tos adver­sos como la pan­de­mia del covid-19. Otra par­te impor­tan­te del sis­te­ma de salud cubano es la indus­tria médi­co-far­ma­céu­ti­ca, que en una situa­ción de esca­sez de recur­sos com­bi­na cien­cia avan­za­da e inno­va­cio­nes crea­ti­vas que le dan al país “un nivel razo­na­ble de sobe­ra­nía tec­no­ló­gi­ca en el sec­tor salud”.

Inclu­so con las difi­cul­ta­des de recur­sos que impo­ne el blo­queo esta­dou­ni­den­se, Cuba tam­po­co renun­cia a la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y man­tie­ne cer­ca de 28 mil pro­fe­sio­na­les de la salud en 59 paí­ses. Hoy, 34 bri­ga­das médi­cas cuba­nas, inte­gra­das por más de 2.500 pro­fe­sio­na­les, tra­ba­jan en 26 paí­ses, a soli­ci­tud de sus gobier­nos, para miti­gar los impac­tos de la pan­de­mia.

El gobierno cubano ha imple­men­ta­do una serie de accio­nes para aten­der la lle­ga­da del covid-19 a la isla. Entre ellos, se des­ta­can: desa­rro­llo de mode­los mate­má­ti­cos para el pro­nós­ti­co, afron­ta­mien­to y eva­lua­ción de la pro­gre­sión de la pan­de­mia; sis­te­ma de geo­lo­ca­li­za­ción apli­ca­do a la ges­tión epi­de­mio­ló­gi­ca; adop­ción de una esca­la de cali­fi­ca­ción para pacien­tes crí­ti­ca­men­te enfer­mos; estu­dio de bio­mar­ca­do­res de la gra­ve­dad de la enfer­me­dad; ela­bo­ra­ción de mapas de áreas de ries­go con iden­ti­fi­ca­ción de gru­pos de ries­go que invo­lu­cren a per­so­nas mayo­res de 60 años, a nivel nacio­nal; pro­duc­ción de medios de pro­tec­ción para pro­fe­sio­na­les de la salud; desa­rro­llo de pro­to­ti­pos de ven­ti­la­do­res de emer­gen­cia; desa­rro­llo de una lám­pa­ra de des­con­ta­mi­na­ción con luz ultra­vio­le­ta; uso de téc­ni­cas de macro­da­tos para eva­luar la movi­li­dad de la pobla­ción duran­te la pan­de­mia; desa­rro­llo de cin­co vacu­nas can­di­da­tas cuba­nas; apli­ca­ción del anti­cuer­po mono­clo­nal anti-CD6, el pép­ti­do CIGB258 y Heber­fe­rón en pacien­tes con covid-19, entre otros.

Los pro­duc­tos bio­tec­no­ló­gi­cos cuba­nos han pre­ve­ni­do con­si­de­ra­ble­men­te la muer­te de pacien­tes crí­ti­cos y enfer­mos crí­ti­cos, logran­do sal­var alre­de­dor del 80% de ellos, mien­tras que en el mun­do mue­ren cer­ca del 80% de ellos, tam­bién dicen Miguel Díaz-Canel y Jor­ge Jover que des­ta­can el apor­te de la bio­tec­no­lo­gía cuba­na a la lucha. con­tra covid-19 con el anti­cuer­po mono­clo­nal anti-CD6 y el pép­ti­do CIGB-258, desa­rro­lla­do por el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía.

Hoy, 34 bri­ga­das médi­cas cuba­nas, inte­gra­das por más de 2.500 pro­fe­sio­na­les, tra­ba­jan en 26 paí­ses para com­ba­tir el covid-19. (Foto: Endrys Correa Vai­llant /​Gran­ma)

Otro ele­men­to de la polí­ti­ca cuba­na para enfren­tar la pan­de­mia es la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción en la imple­men­ta­ción de las medi­das adop­ta­das por el gobierno. En la valo­ra­ción del repre­sen­tan­te de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) y la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS) en Cuba, José Moyá, en el terri­to­rio cubano, la comu­ni­ca­ción del gobierno con la pobla­ción jugó un papel muy impor­tan­te, por lo que todos se man­tu­vie­ron infor­ma­dos. sobre la evo­lu­ción de la pan­de­mia den­tro y fue­ra del país. Moyá elo­gió las medi­das adop­ta­das por Cuba des­de el ini­cio de la pan­de­mia, como el ais­la­mien­to de casos sos­pe­cho­sos y via­je­ros que regre­san del exte­rior, ade­más del cie­rre de escue­las y uni­ver­si­da­des. Ade­más, des­ta­có el des­pren­di­mien­to social adop­ta­do y la adhe­ren­cia de la pobla­ción al mis­mo como cla­ve en la bata­lla para enfren­tar el nue­vo coro­na­vi­rus.

El papel de la indus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca

El papel de la indus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca cuba­na es un capí­tu­lo apar­te en el pro­ce­so de abor­dar la pan­de­mia. Luis Herre­ra Mar­tí­nez es uno de los auto­res del artícu­lo “La indus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca cuba­na en la lucha con­tra la pan­de­mia del covid-19”, que sis­te­ma­ti­zó lo rea­li­za­do has­ta el momen­to. Esta indus­tria garan­ti­zó el sumi­nis­tro de medi­ca­men­tos según el pro­to­co­lo esta­ble­ci­do por el Minis­te­rio de Salud Públi­ca, según el cual varios pro­duc­tos en fase de desa­rro­llo fue­ron repo­si­cio­na­dos para su uso en covid-19. Así, se uti­li­za­ron bio­far­ma­céu­ti­cos como Nasal­fe­ron, Bio­mo­du­lin T y Heber­trans para pre­ve­nir la infec­ción por virus en gru­pos de ries­go; Hebe­ron y Heber­fe­ron se admi­nis­tra­ron como tra­ta­mien­tos anti­vi­ra­les, mien­tras que Jus­vin­za e Ito­li­zu­mab se uti­li­za­ron para dete­ner la reac­ción hiper­in­fla­ma­to­ria. Estos pro­duc­tos, des­ta­ca Luis Herre­ra, con­tri­bu­ye­ron a la reduc­ción de pacien­tes crí­ti­cos y crí­ti­cos (en menos del 7%) y a la reduc­ción de la tasa de mor­ta­li­dad (a 0,8 /​100.000), una tasa apro­xi­ma­da­men­te diez veces menor que la media mun­dial. .

Con 35 años de vida, la indus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca cuba­na tie­ne 35 años de vida. Fue crea­do por Fidel Cas­tro, quien siem­pre vio al sec­tor como estra­té­gi­co para el país. Bajo el blo­queo esta­dou­ni­den­se, Cuba desa­rro­lló su pro­pio mode­lo de cien­cia e inno­va­ción, obte­nien­do resul­ta­dos reco­no­ci­dos por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. En 1965 se crea el Cen­tro Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CNIC), que reúne a cien­tí­fi­cos con la res­pon­sa­bi­li­dad de crear otras ins­ti­tu­cio­nes, la mayo­ría de ellas rela­cio­na­das con la salud huma­na y ani­mal. La déca­da de 1980 vio un auge de la bio­tec­no­lo­gía en Cuba con la crea­ción del Fren­te Bio­ló­gi­co, el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Bio­ló­gi­cas en 1982, el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía en 1986, el Cen­tro de Inmu­no­en­sa­yos en 1987 y otras ins­ti­tu­cio­nes. que cons­ti­tu­yó, en 1992, el Polo Cien­tí­fi­co de La Haba­na, que pasó a alber­gar a más de 10 mil tra­ba­ja­do­res.

En 2012, estas ins­ti­tu­cio­nes se fusio­na­ron con empre­sas de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, dan­do lugar a la orga­ni­za­ción empre­sa­rial Bio­Cu­ba­Far­ma, que hoy alber­ga a 32 empre­sas, sumi­nis­tra más de 800 pro­duc­tos al sis­te­ma de salud, tie­ne 182 obje­tos de paten­te, rea­li­za más de 100 prue­bas con sus pro­duc­tos. ensa­yos clí­ni­cos simul­tá­neos en 200 cen­tros clí­ni­cos y expor­ta sus pro­duc­tos a más de 50 paí­ses.

Sove­reign Vac­ci­ne 01 es la pri­me­ra desa­rro­lla­da por un país lati­no­ame­ri­cano que ingre­sa a la segun­da fase de prue­bas. (Foto: Cuba­de­ba­te)

La vacu­na sobe­ra­na 01

El 24 de agos­to, la vacu­na Sobe­ra­na 01 entró en ensa­yos clí­ni­cos en huma­nos, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra en Lati­noa­mé­ri­ca en avan­zar a esta segun­da fase. La OMS tie­ne actual­men­te 167 posi­bles vacu­nas con­tra el covid-19. Sove­reign 01 es uno de los 29 que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud ha apro­ba­do para ensa­yos clí­ni­cos. Seis de ellos se encuen­tran en la fase 3, que impli­ca prue­bas en huma­nos a gran esca­la. En Amé­ri­ca Lati­na se están desa­rro­llan­do otras vacu­nas, pero la cuba­na es la úni­ca que ya avan­zó a la fase dos. En esta eta­pa, la vacu­na se pro­ba­rá en 676 per­so­nas, entre 19 y 80 años. Se espe­ra que los resul­ta­dos se publi­quen el 1 de febre­ro de 2021.

Las auto­ri­da­des médi­cas cuba­nas espe­ran com­ple­tar todos los pasos de prue­ba para que la vacu­na Sove­reign 01 sea apro­ba­da y esté dis­po­ni­ble para los 11 millo­nes de cuba­nos a par­tir de febre­ro de 2021 (ver video a con­ti­nua­ción). Ade­más, con el apo­yo de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud, pla­nea poner la vacu­na a dis­po­si­ción de otros paí­ses de la región tam­bién. De las once vacu­nas que com­po­nen el pro­gra­ma nacio­nal de inmu­ni­za­ción, Cuba pro­du­ce ocho de ellas. Este pro­gra­ma tie­ne una cober­tu­ra supe­rior al 98% y la vacu­na­ción es gra­tui­ta y uni­ver­sal.

Seis meses des­pués de la con­fir­ma­ción de los pri­me­ros casos de covid-19 en la isla, el gobierno cubano deci­dió pro­rro­gar, has­ta fina­les de sep­tiem­bre, un con­jun­to de medi­das res­tric­ti­vas de cir­cu­la­ción (de per­so­nas y vehícu­los) en La Haba­na debi­do a un aumen­to en el núme­ro de casos que comen­za­ron a mani­fes­tar­se des­de fina­les de julio. Según Rei­nal­do Gar­cía Zapa­ta, gober­na­dor de La Haba­na, las medi­das son nece­sa­rias para con­te­ner el ries­go de que la epi­de­mia se extien­da por la ciu­dad y otras ciu­da­des.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *