Bra­sil. Raí­ces y cul­tu­ra: Sabo­ta­ge y Nel­son Cava­quinho nos lla­man a la pelea

Por Ricar­do Quei­roz. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de sep­tiem­bre de 2020.

En la Fave­la do Canão, al sur de São Pau­lo, Mau­ro Mateus dos San­tos cre­ció y cre­ció, ter­co y sen­si­ble, en algún momen­to, des­pués de rimar y esqui­var a la muer­te, adop­tó el sobre­nom­bre de Sabo­ta­je para pre­sen­tar­se al mun­do. Mez­cla de sen­si­bi­li­dad y atre­vi­mien­to, caris­ma y el mal­di­to lega­do de la pobre­za y la segre­ga­ción, con la insis­ten­cia como úni­ca sali­da.

«Vivo tris­te, solo, tan dis­gus­ta­do /​Pero encuen­tro mi vida tan pre­cio­sa»

El com­po­si­tor cario­ca Nel­son Cava­quinho dijo una vez que era un hom­bre que siem­pre vivió muy cer­ca de la fata­li­dad. La muer­te esta­ba en sus sam­bas, en sus via­jes por los subur­bios de Río, como par­te del tra­ba­jo, par­te de la vida, de la mis­ma nece­si­dad de vivir. Nel­son for­jó su camino en for­ma de com­po­si­ción, entre exce­sos e inter­va­los para crear. Al lími­te de la vida que coque­tea con la muer­te.

«Estoy deci­di­do a luchar con­tra esta mier­da /​Sí, no estoy per­di­do»

Ver­sos y rimas, gui­ta­rra en la pun­ta del dedo, rit­mos y melo­días que pare­cen lis­tas, toca­das en todo el mun­do, para que tipos como Nel­son y Mateus Sabo­ta­ge cose­chen para replan­tar de otras for­mas, sus can­cio­nes y lega­do. No, no es un cuen­to de hadas, no es ese «Bra­sil que resis­te». Todo cues­ta san­gre, cues­ta vida, cues­ta un cons­tan­te coque­teo con la muer­te. La sam­ba, el rap, muchas veces cues­ta vidas.

Es el país que creó Nel­son y Sabo­ta­ge lo que nos hace crear cora­je para enfren­tar la bar­ba­rie y las gol­pi­zas que vie­nen de todas par­tes. Es la pun­ta de lan­za afri­ca­na para rom­per la flá­ci­da y fas­cis­ta defen­sa del rei­no del mal. Arte que no es arte por el arte, que no se aco­mo­da ni se con­fa­bu­la con los enemi­gos.

«Mucha gen­te tie­ne un cuer­po tan her­mo­so /​Pero toda su alma está tatua­da»

«Quien lo hizo no quie­re ser acu­sa­do, se escon­de para no amon­to­nar­se /​Por­que es el reme­dio de esta fe que no pue­de aca­bar»

Enton­ces, no es bara­to, no es arte que sale de la pobre­za (de la socio­lo­gía ordi­na­ria, de la esté­ti­ca y otros des­po­jos), es dema­sia­do caro, cues­ta vida, cues­ta san­gre, cues­ta sen­ten­cias, cues­ta aban­do­nos. Nel­son y Mateus Sabo­ta­ge coque­tea­ron con la muer­te para crear las melo­días, las rimas, los rit­mos, todo cor­ta­do en los paseos por calles tor­ci­das y mal tra­za­das. No es bara­to.

«Soy Sabo­ta­je sin mali­cia dejo un bál­sa­mo /​Un terror de alto vol­ta­je, crée­me /​Solo vani­dad en el mal estoy toman­do un bál­sa­mo /​Ahí, terror de alto vol­ta­je, aquí Sabo­ta­je»

«No viví en vano /​hice tan­tos ami­gos /​mucho her­mano /​ni siquie­ra el dolor /​pude callar mi gui­ta­rra»

Sí, es poder, pero es difí­cil de lograr, no es gra­tis, no es algo para con­tem­pla­ti­vos, no es algo que se resuel­va a puer­ta cerra­da, es un mun­do abier­to, es un tugu­rio, es difí­cil entrar y salir, son las exclu­sio­nes de ciu­da­des cerra­das que dan for­ma a estos gri­tos de poe­sía.

Nel­son Cava­quinho y Mateus, Sabo­ta­ge, no pue­den ser solo el con­sue­lo de mi domin­go, lo lla­man pelea. No se limi­ta a la com­pa­ra­ción poé­ti­ca, es ver­da­de­ra­men­te un lla­ma­do, una ins­pi­ra­ción para res­pe­tar el país en el que vivi­mos y cam­biar el rum­bo.

Fuen­te: Ope­ra Mun­di

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *