Vene­zue­la. Pro­nun­cia­mien­to polí­ti­co ante el aumen­to de la vio­len­cia con­tra la mujer

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2020.

El con­fi­na­mien­to y el dis­tan­cia­mien­to social pro­duc­to de la pan­de­mia del virus covid19 han gene­ra­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo aumen­to en los casos de vio­len­cia de géne­ro en el mun­do, según lo con­fir­ma la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) y orga­nis­mos com­pe­ten­tes en esta mate­ria de dis­tin­tos paí­ses.

Nues­tro país, a pesar de tener una de las legis­la­cio­nes más avan­za­das en cuan­to a la pro­tec­ción del dere­cho de la mujer a un vida libre de vio­len­cia, según el Meca­nis­mo de Segui­mien­to de la Con­ven­ción de Belem Do Pará – MESECVI[i] y a pesar de haber logra­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos duran­te la revo­lu­ción boli­va­ria­na en esta mate­ria, no esca­pa a la ten­den­cia de cre­ci­mien­to de los casos de vio­len­cia con­tra las muje­res.

En Vene­zue­la, entre enero y agos­to de este 2020 se han per­pe­tra­do 175 femi­ci­dios, es decir, 175 vene­zo­la­nas han sido ase­si­na­das a cau­sa de la vio­len­cia machis­ta. El 27,73% de ellas fue­ron ase­si­na­das por sus pare­jas, un 13,13% por hom­bres per­te­ne­cien­tes a su núcleo fami­liar y 11,67% por ex pare­jas, esto según datos del Moni­tor de Femi­ci­dios[ii] lle­va­do por la inves­ti­ga­do­ra Aimee Zam­brano Ortiz (en Vene­zue­la, des­de el año 2016 no exis­ten datos ofi­cia­les sobre los femi­ci­dios). Estas cifras, per­tur­ba­do­ras en sí mis­mas, son aún más alar­man­tes al ser con­tras­ta­das con las cifras de 2019, año en el que ocu­rrie­ron 167 femi­ci­dios, es decir, en 8 meses ya supe­ra­mos la can­ti­dad de femi­ci­dios de todo el año pasa­do. Pasa­mos de tener un femi­ci­dio cada dos días en 2019 a tener cin­co femi­ci­dios por sema­na. Un femi­ci­dio cada 33 horas.

La impu­ni­dad es una de las prin­ci­pa­les cau­sas del incre­men­to de la vio­len­cia con­tra las muje­res. El exce­len­te entra­ma­do jurí­di­co hecho en revo­lu­ción para pro­te­ger a la mujer no se vie­ne cum­plien­do, por el con­tra­rio pare­ce ser des­co­no­ci­do por los fun­cio­na­rios de los cuer­pos poli­cia­les, oca­sio­nan­do que las muje­res denun­cian­tes ter­mi­nen envuel­tas en situa­cio­nes de revic­ti­mi­za­ción, o en situa­cio­nes más extre­mas como ter­mi­nar dete­ni­das por bus­car jus­ti­cia, gene­ran­do así una fal­ta de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do que deben velar por el cum­pli­mien­to de la ley y la pro­tec­ción a la mujer.

Auna­do a esto, el cri­mi­nal blo­queo finan­cie­ro y comer­cial con­tra Vene­zue­la ha teni­do gra­ves con­se­cuen­cias para la cali­dad de vida de [email protected] [email protected] en gene­ral, sien­do espe­cial­men­te crí­ti­co el tema de acce­so a la salud: el aumen­to de la mor­ta­li­dad mater­na es un refle­jo de ello. Según los últi­mos datos ofi­cia­les encon­tra­dos sobre este tema, en 2016, 756 muje­res murie­ron por esta cau­sa, en 2010 murie­ron 412. A pesar de no exis­tir núme­ros ofi­cia­les al día de hoy, las denun­cias de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas sobre la fal­ta de insu­mos y de aten­ción a la hora del par­to pare­ce ser indi­ca­ti­vos de que los esfuer­zos empren­di­dos con el Plan par­to huma­ni­za­do siguen sien­do insu­fi­cien­tes para redu­cir las muer­tes mater­nas.

Por estas y otras reali­da­des que atra­vie­san las muje­res vene­zo­la­nas, diver­sas orga­ni­za­cio­nes del espec­tro de la defen­sa de una vida libre de vio­len­cia hacia la mujer a fina­les de mar­zo de este año soli­ci­ta­ron al Esta­do vene­zo­lano la decla­ra­ción de una Emer­gen­cia femi­nis­ta[iii] que per­mi­ta afron­tar con volun­tad polí­ti­ca y accio­nes con­cre­tas la cre­cien­te vio­len­cia y des­igual­dad a la que se enfren­tan las vene­zo­la­nas y que se han agu­di­za­do, aún más, con el con­fi­na­mien­to y la difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas deve­ni­das del dis­tan­cia­mien­to social nece­sa­rio para enfren­tar al covid19.

Si bien es cier­to que la revo­lu­ción boli­va­ria­na se ha carac­te­ri­za­do por tener entre sus prio­ri­da­des el reco­no­ci­mien­to de la mujer como una suje­ta de dere­cho y suje­ta polí­ti­ca, y que ha hecho esfuer­zos con­si­de­ra­bles en la bús­que­da de la igual­dad de géne­ro, esos esfuer­zos hoy en día se han hecho insu­fi­cien­tes. Es nece­sa­rio que el Esta­do inter­ven­ga de for­ma más fir­me y expe­di­ta en defen­sa y garan­tía del dere­cho de las muje­res a una vida libre de vio­len­cia.

En tal sen­ti­do, con­si­de­ra­mos de mane­ra pro­po­si­ti­va lo siguien­te:

  1. La crea­ción de una comi­sión que revi­se de for­ma pro­fun­da, de cara al país y de la mano con las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les con tra­ba­jo en la mate­ria, la actua­ción de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad con com­pe­ten­cia en la pro­tec­ción del dere­cho de la mujer a una vida libre de vio­len­cia y se hagan los correc­ti­vos nece­sa­rios.
  2. Crear una uni­dad ESPECIAL con par­ti­ci­pa­ción de todos los cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do que revi­se los hechos de vio­len­cia de mane­ra obje­ti­va y pro­fun­da; ade­más es nece­sa­rio que todo/​as y cada uno de lo/​as funcionario/​as las uni­da­des de los cuer­pos de segu­ri­dad desig­na­das para los casos de vio­len­cia con­tra la mujer reci­ban pro­ce­sos for­ma­ti­vos y de sen­si­bi­li­za­ción en mate­ria de géne­ro, des­de quie­nes reci­ben las denun­cias has­ta quie­nes tie­nen como res­pon­sa­bi­li­dad dic­tar sen­ten­cias.
  3. Igual­men­te, es nece­sa­rio que sea res­pe­ta­da la LOSDMVLV y demás ins­tru­men­tos jurí­di­cos que pro­te­gen los dere­chos de las muje­res, así como devol­ver el valor y fuer­za de actua­ción al Minis­te­rio de Poder Popu­lar para la Mujer.
  4. Asi­mis­mo, es cla­ve gene­rar un espa­cio inter­ins­ti­tu­cio­nal que tra­ba­je de la mano con los movi­mien­tos socia­les, las víc­ti­mas y sus fami­lias, para hacer segui­mien­to a los pro­ce­sos judi­cia­les abier­tos por casos de femi­ci­dio y vio­len­cia con­tra la mujer y gene­rar las sen­ten­cias con­de­na­to­rias que corres­pon­dan.
  5. Es fun­da­men­tal, ade­más, reim­pul­sar y crear, don­de no exis­tan, los ins­ti­tu­tos muni­ci­pa­les de la mujer y las casas de abri­go men­cio­na­das en el art. 32 de la
  6. Es cla­ve que el Esta­do sea garan­te del cum­pli­mien­to del art. 61 de la LOSDMVLV que esta­ble­ce el pago de una indem­ni­za­ción a la víc­ti­ma o a sus fami­lia­res, en caso de que la mujer haya muer­to pro­duc­to de la vio­len­cia.
  7. Ade­más de la for­ma­ción, es nece­sa­rio que el Esta­do pro­pi­cie y pro­por­cio­ne los recur­sos nece­sa­rios a las orga­ni­za­cio­nes, ins­ti­tu­tos, cen­tros inves­ti­ga­ti­vos y afi­nes que se dedi­can a los estu­dios sobre la mujer y la des­igual­dad de géne­ro.
  8. En este mis­mo orden de ideas, las ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ten­tes deben vol­ver a gene­rar y publi­car, de for­ma opor­tu­na, esta­dís­ti­cas sobre la situa­ción de las muje­res.
  9. Acom­pa­ñan­do lo ante­rior se debe gene­rar cam­pa­ñas comu­ni­ca­cio­na­les de gran alcan­ce sobre la vio­len­cia de géne­ro, sobre sus cau­sas estruc­tu­ra­les, con­se­cuen­cias, como pre­ve­nir­la des­de un enfo­que comu­ni­ta­rio, fami­liar y per­so­nal y cuál es la ruta de denun­cia.
  10. Para fina­li­zar, vemos nece­sa­rio la inclu­sión de la vio­len­cia polí­ti­ca como una for­ma de vio­len­cia con­tra la mujer. La mayo­ría de las voce­rías del poder popu­lar están ocu­pa­das por com­pa­ñe­ras que, apar­te de enfren­tar­se a las for­mas tra­di­cio­na­les de vio­len­cia de géne­ro, tie­nen que luchar con­tra la vio­len­cia polí­ti­ca.

La revo­lu­ción boli­va­ria­na des­de su ini­cio ha rei­vin­di­ca­do a la mujer con accio­nes con­cre­tas, es nece­sa­rio que hoy en día, en medio del blo­queo y la gue­rra mul­ti­di­men­sio­nal a la que nos enfren­ta­mos, le demos un reim­pul­so a esas polí­ti­cas que per­mi­tie­ron dig­ni­fi­car a la mujer vene­zo­la­na. Hoy más que nun­ca es un deber éti­co femi­ni­zar las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das, así como nues­tros par­ti­dos, movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les y de base. Solo con igual­dad ple­na entre hom­bres y muje­res cons­trui­re­mos la socie­dad huma­nis­ta y de jus­ti­cia y dere­cho social que de la mano del coman­dan­te Chá­vez comen­za­mos a edi­fi­car.

“Sin la ver­da­de­ra libe­ra­ción de la mujer

sería impo­si­ble la libe­ra­ción ple­na de los pue­blos.

Soy un con­ven­ci­do de que un autén­ti­co socia­lis­ta debe ser tam­bién un autén­ti­co femi­nis­ta”.

Hugo Chá­vez Frías, 8 de mar­zo de 2009.

Corrien­te Revo­lu­cio­na­ria Bolí­var y Zamo­ra – Núcleo Ideo­ló­gi­co de Muje­res

[i] https://​www​.oas​.org/​e​s​/​m​e​s​e​c​v​i​/​n​o​s​o​t​r​o​s​.​asp

[ii] https://​uto​pix​.cc/​p​i​x​/​m​o​n​i​t​o​r​-​d​e​-​f​e​m​i​c​i​d​i​o​s​-​p​r​i​m​e​r​-​s​e​m​e​s​t​r​e​-​2​0​20/

[iii] http://​www​.correo​de​lo​ri​no​co​.gob​.ve/​c​o​l​e​c​t​i​v​o​s​-​f​e​m​i​n​i​s​t​a​s​-​e​s​t​a​d​o​-​d​e​b​e​-​d​e​c​l​a​r​a​r​-​l​a​-​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​f​e​m​i​n​i​s​t​a​-​a​n​t​e​-​e​l​-​i​n​c​r​e​m​e​n​t​o​-​a​l​a​r​m​a​n​t​e​-​d​e​-​f​e​m​i​c​i​d​i​os/

Fuen­te: CRBZ

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *