Hai­tí. LLa­ma­mien­to a la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal plena

Por Henry Bois­ro­lin, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 12 de setiem­bre de 2020

La cri­sis hai­tia­na alcan­zó sobre todo en los dos últi­mos años un nivel prác­ti­ca­men­te inusi­ta­do. Sin duda algu­na, es el pro­duc­to direc­to del fra­ca­so de un lar­go pro­ce­so de domi­na­ción neo­co­lo­nial que no dio resul­ta­do alguno a las nece­si­da­des de la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción. Fra­ca­so aún mayor, pues des­de hace casi 10 años, el país se encuen­tra en manos de un gru­po que se auto­de­fi­nió como el de “ban­di­dos legales”. 

Lamen­ta­ble­men­te, no era un sim­ple eslo­gan elec­to­ral, sino más bien una trá­gi­ca reali­dad don­de el pue­blo hai­tiano está enfren­tán­do­se a masa­cres en barrios popu­la­res, a ase­si­na­tos selec­ti­vos y no selec­ti­vos, a sal­va­jes repre­sio­nes poli­cia­les, per­se­cu­cio­nes polí­ti­cas de toda natu­ra­le­za con­tra mili­tan­tes popu­la­res, etc. 

Este gru­po está, fun­da­men­tal­men­te, al ser­vi­cio de los intere­ses del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y de las oli­gar­quías hai­tia­nas. La imple­men­ta­ción del terror por este equi­po mafio­so inte­gra­do en un par­ti­do deno­mi­na­do PHTK (Par­ti Haï­tien Tèt Kale) en el poder des­de 2011, es la úni­ca res­pues­ta polí­ti­ca que encon­tró ‑y desa­rro­lla- para tra­tar de derro­tar la enor­me movi­li­za­ción popu­lar en su con­tra y, al mis­mo tiem­po, man­te­ner el sis­te­ma neo­co­lo­nial en fase de descomposición. 

Y esas masa­cres son rea­li­za­das por dis­tin­tos gru­pos de ban­di­dos, para­mi­li­ta­res, crea­dos por algu­nos altos ofi­cia­les del actual gobierno. Esta res­pues­ta cri­mi­nal es res­pal­da­da total­men­te por un gru­po de diplo­má­ti­cos de algu­nos paí­ses que se dicen “ami­gos” de Hai­tí, agru­pa­dos en una enti­dad muy per­ver­sa lla­ma­da Core Group. 

Ade­más, toda esta tra­ge­dia está enmar­ca­da den­tro de una cri­sis eco­nó­mi­ca don­de el ele­men­to más alar­man­te es la enor­me can­ti­dad de seres huma­nos en situa­ción de ham­bru­na seve­ra, casi 4 millo­nes sobre una pobla­ción de 12 millo­nes ‑según datos pro­por­cio­na­dos por varios eco­no­mis­tas estu­dio­sos y serios-. 

Entre ellos, por ejem­plo, lo con­fir­mó en dis­tin­tas inter­ven­cio­nes y entre­vis­tas el pro­fe­sor, eco­no­mis­ta y diri­gen­te social y polí­ti­co hai­tiano, Cami­lle Chal­mers, diri­gen­te de PAPDA (Pla­te­for­me Haï­tien­ne de Plai­do­yer pour un Déve­lop­pe­ment Alternatif). 

Sin embar­go, cabe resal­tar que a pesar de ese terro­ris­mo de Esta­do, la resis­ten­cia popu­lar no sola­men­te se man­tie­ne sino que en los últi­mos tiem­pos ha cre­ci­do. Esta reali­dad obli­gó en algu­nas opor­tu­ni­da­des al gobierno a retro­ce­der, tal como ocu­rrió los días 6, 7 y 8 de julio de 2018 don­de la rebe­lión popu­lar deter­mi­nó la anu­la­ción del decre­to guber­na­men­tal que pre­ten­día un aumen­to sus­tan­cial de los pre­cios de los com­bus­ti­bles pro­pues­to por el FMI. 

Lo mis­mo se vio el año pasa­do, cuan­do duran­te más de 3 meses el país estu­vo blo­quea­do, sin acti­vi­dad algu­na en las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, pri­va­das, comer­cia­les, edu­ca­ti­vas. Has­ta el pro­pio pre­si­den­te estu­vo escon­di­do duran­te este tiem­po sin poder asis­tir a nin­gu­na cere­mo­nia ofi­cial en los luga­res esta­ble­ci­dos para con­me­mo­rar fechas impor­tan­tes de la his­to­ria haitiana. 

Es este mis­mo pre­si­den­te, Jove­nel Moï­se, acu­sa­do de mal­ver­sa­cio­nes de fon­dos públi­cos y prin­ci­pal res­pon­sa­ble de las masa­cres y otras bar­ba­ri­da­des per­pe­tra­das en el país, que des­de enero de este pre­sen­te año está diri­gien­do median­te decre­tos ya que decla­ró de mane­ra arbi­tra­ria la cadu­ci­dad del Parlamento. 

Lo que con­fir­ma que en Hai­tí hay una dic­ta­du­ra, un gobierno de fac­to domi­na­do por ladro­nes, corrup­tos y criminales.

Por todo ello, urge la imple­men­ta­ción de una cam­pa­ña de soli­da­ri­dad ple­na para con la lucha del pue­blo hai­tiano que apun­ta a lograr la sali­da del actual pre­si­den­te de fac­to Jove­nel Moï­se, como así tam­bién la recu­pe­ra­ción de su sobe­ra­nía y dere­cho a su autodeterminación. 

Una cam­pa­ña que exi­ge tam­bién el cese inme­dia­to de las per­se­cu­cio­nes del gobierno y de varios jue­ces y fis­ca­les con­tra distintos/​as acti­vis­tas, tal como, por ejem­plo, el pro­fe­sor Josué Méri­lien, el diri­gen­te de UNNOH (Union Natio­na­le des Nor­ma­liens Haï­tiens). Este lla­ma­mien­to se diri­ge, prin­ci­pal­men­te, a todas las orga­ni­za­cio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas y del Caribe.

Henry Boisrolin 

Coor­di­na­dor del Comi­té Demo­crá­ti­co Hai­tiano en Argen­ti­na 12 de setiem­bre de 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *