Eus­kal Herria. EPPK: «A Igor tam­bién lo ha mata­do esa sole­dad que le fue impues­ta»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de sep­tiem­bre de 2020.

El Colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas [email protected] EPPK ha mos­tra­do su pesar por el falle­ci­mien­to de Igor Gon­zá­lez Sola en la cár­cel de Mar­tu­te­ne en un comu­ni­ca­do que inci­de en que «es tiem­po de aban­do­nar esta polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción», para que de esa for­ma «la cár­cel no vuel­va a matar a nin­gún pre­so más». Ape­la con espe­cial urgen­cia a la repa­tria­ción y pide vías de excar­ce­la­ción.

La muer­te en pri­sión de Igor Gon­zá­lez Sola ha vuel­to a poner sobre la mesa, con toda su cru­de­za, la situa­ción que pade­cen los pre­sos vas­cos. «Una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción» a la que EPPK exi­ge poner fin de inme­dia­to: «Es tiem­po de que dejen de pro­rro­gar con­de­nas a quie­nes están enfer­mos o tie­nen una edad ele­va­da, es tiem­po de aban­do­nar el ais­la­mien­to y los regí­me­nes cerra­dos. Que cesen ya las dobles con­de­nas: la legis­la­ción de excep­ción, la dis­per­sión de kides, la sole­dad, la irres­pon­sa­ble aten­ción sani­ta­ria… Sin más dila­ción, que comien­cen a repa­triar­nos».

En un comu­ni­ca­do remi­ti­do a GARA, el Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos recuer­da que Igor Gon­zá­lez es el vigé­si­mo pri­sio­ne­ro falle­ci­do entre rejas. Y como dato reve­la­dor de su peri­plo car­ce­la­rio de 15 años, cita que «cono­ció de pri­me­ra mano las con­se­cuen­cias más gra­ves de la dis­per­sión y el ale­ja­mien­to: cuan­do lo tuvie­ron en Bada­joz, en julio de 2017, sufrió la muer­te de su com­pa­ñe­ro de módu­lo Kepa del Hoyo».

Entre las con­se­cuen­cias de la polí­ti­ca car­ce­la­ria en vigor, «dise­ña­da expre­sa­men­te para des­truir­nos polí­ti­ca y per­so­nal­men­te», sitúa las enfer­me­da­des físi­cas y síqui­cas. «Ante las malas con­di­cio­nes sani­ta­rias de las cár­ce­les, son los kides quie­nes asis­ten al pre­so. Pero la dis­per­sión, el ais­la­mien­to, lo impo­si­bi­li­tan, y debe­mos denun­ciar que esa sole­dad impues­ta tam­bién ha mata­do a Igor». Su con­clu­sión es rotun­da: la muer­te de Gon­zá­lez Sola, que había cum­pli­do tres cuar­tas par­tes de la pena y esta­ba enfer­mo, «es con­se­cuen­cia direc­ta» de la polí­ti­ca car­ce­la­ria que se apli­ca.

Por un futu­ro sin pre­sos

EPPK se diri­ge a los «res­pon­sa­bles» de esta polí­ti­ca «inhu­ma­na» para que la aban­do­nen de una vez y, «lo más impor­tan­te, empie­cen tra­ba­jar para poner los cimien­tos de una Eus­kal Herria sin pre­sos polí­ti­cos». Pero aña­de que exis­ten varios aspec­tos que deben resol­ver­se ya.

Men­cio­na, con­cre­ta­men­te, el agru­pa­mien­to en las cár­ce­les de Basau­ri, Iru­ñea, Mar­tu­te­ne y Zaba­lla de los pre­sos encar­ce­la­dos en el Esta­do espa­ñol, «tal como se ha hecho, en par­te, en el Esta­do fran­cés»; la inme­dia­ta pues­ta en liber­tad de los enfer­mos y de los mayo­res de 65 años; y la adop­ción de medi­das para cesar en la polí­ti­ca espa­ño­la de «cla­si­fi­car­nos sis­te­má­ti­ca­men­te en régi­men cerra­do y se nos apli­quen el tra­ta­mien­to y la cla­si­fi­ca­ción ordi­na­ria».

Pre­ci­sa­men­te, el Colec­ti­vo indi­ca que esa apli­ca­ción del régi­men car­ce­la­rio es la que «nos man­tie­ne ais­la­dos, ale­ja­dos y dis­per­sa­dos. Se han pasa­do años dicien­do que no somos pre­sos polí­ti­cos, pero 10 años des­pués de que cesa­ra la lucha arma­da siguen apli­cán­do­nos una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción».

El comu­ni­ca­do se refie­re tam­bién a la situa­ción gene­ra­da por la pan­de­mia del covid-19, que en pri­sión ha aca­rrea­do res­tric­cio­nes en dere­chos. Para EPPK, la situa­ción es «drá­ma­ti­ca». De hecho, apun­ta que la emer­gen­cia sani­ta­ria supo­ne una razón más para empren­der la repa­tria­ción, «tal como sos­tie­nen los colec­ti­vos pro dere­chos huma­nos, la mayo­ría social, polí­ti­ca y sin­di­cal vas­ca e, inclu­so, el pro­pio Gobierno de la CAV».

Extrac­tos

«La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción que toda­vía hoy se nos vie­ne apli­can­do ha impe­di­do que Igor vol­vie­ra con vida a casa, y nos impi­de a todos noso­tros regre­sar al seno de nues­tra socie­dad»

«En esta emer­gen­cia sani­ta­ria glo­bal, que no tie­ne visos de resol­ver­se en bre­ve, lo más sen­sa­to y jus­to sería que todos los pre­sos estu­vie­ran en su tie­rra»

Fuen­te: Gara

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *