Esta­do espa­ñol. Mar­tín Villa, el esbi­rro para­més (Opi­nión)

Por Iña­ki Ega­ña. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2020.

En su perio­do de Minis­tro de Inte­rior, y al mar­gen de la acti­vi­dad poli­cial, gru­pos para­mi­li­ta­res, iden­ti­fi­ca­dos con nom­bres diver­sos rea­li­za­ron 205 aten­ta­dos con­tra per­so­nas y pro­pie­da­des. Cono­ci­da es la impu­ni­dad de los mis­mos. Cero dete­ni­dos.

La his­to­ria la escri­ben los ven­ce­do­res, una máxi­ma que dicen pro­vie­ne de una cita de Orwell, el autor de aquel inquie­tan­te «1984». En esa Espa­ña que Ber­ga­mín encon­tró a su vuel­ta del exi­lio amor­ta­ja­da, «pri­sio­ne­ra de sí mis­ma», los ven­ce­do­res pare­cen legión. Pre­si­den­tes, polí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, acto­res de la nada han apo­ya­do al pivo­te poli­cial de la Tran­si­ción, Mar­tín Villa, como si se tra­ta­ra de un héroe grie­go aco­sa­do por las hues­tes rebel­des de Posei­dón.

El rela­to de la Tran­si­ción es into­ca­ble, eso es más o menos lo que nos han veni­do a decir quie­nes apo­ya­ron al esbi­rro para­més (Mar­tín Villa nació en el Pára­mo leo­nés), antes de su com­pa­re­cen­cia ante la jue­za argen­ti­na María Ser­vi­ni. Un sopor­te con evi­den­tes inten­cio­nes de influir en la deci­sión final de la magis­tra­da, acos­tum­bra­dos en Madrid a ejer­cer polí­ti­ca a tra­vés de los jue­ces.

El pro­pio impu­tado se defen­dió con varias per­las que demues­tran la impu­ni­dad de la que goza el fran­quis­mo y, por exten­sión, los fran­quis­tas. La de que no hubo geno­ci­dio fue la que des­ta­ca­ron los medios. ¿Dón­de está el lími­te para dife­ren­ciar entre reda­da, saqueo, razia y geno­ci­dio? ¿Saben que el régi­men en el que el para­més se hizo mayor ase­si­nó entre 1936 y 1937 al 7% de quie­nes habían vota­do en Nafa­rroa al Fren­te Popu­lar o al PNV o lo que es lo mis­mo, al 1% de la pobla­ción nava­rra de enton­ces?

La segun­da de las razo­nes de su defen­sa, fil­tra­da por el perio­dis­ta Juan José Millás, es que cuan­do la Poli­cía detu­vo a San­tia­go Carri­llo, enton­ces secre­ta­rio gene­ral del clan­des­tino Par­ti­do Comu­nis­ta, Mar­tín Villa lla­mó a los agen­tes para que no lo tor­tu­ra­ran. Es decir que la tor­tu­ra era la colum­na ver­te­bral del inte­rro­ga­to­rio en comi­sa­rías y cuar­te­les y úni­ca­men­te des­apa­re­cía cuan­do había algu­na direc­triz con­cre­ta del minis­tro. La excep­cio­na­li­dad era tal que se ele­va­ba a infor­ma­ción como en el cono­ci­do caso del hom­bre que muer­de al perro. Así la no-tor­tu­ra es la noti­cia.

El esbi­rro para­més tuvo diver­sos car­gos en la éli­te de la admi­nis­tra­ción, antes de la muer­te del dic­ta­dor. Lue­go fue minis­tro de Rela­cio­nes Sin­di­ca­les para, más ade­lan­te, ser nom­bra­do de Inte­rior, enton­ces Gober­na­ción, en julio de 1976. Estu­vo en el car­go has­ta abril de 1979. Lue­go fue minis­tro de Admi­nis­tra­ción Terri­to­rial y vice­pre­si­den­te del Gobierno, antes de ser recom­pen­sa­do con con­se­jos de admi­nis­tra­ción bien lucra­ti­vos.

En la Eus­kal Herria penin­su­lar ejer­ció de virrey, más que de minis­tro, ame­na­zan­do con la inter­ven­ción del Ejér­ci­to en los suce­sos de los san­fer­mi­nes de 1978, anun­cian­do con ante­la­ción el aten­ta­do que aca­ba­ría con la muer­te de Arga­la o lle­van­do a tér­mi­nos fut­bo­lís­ti­cos un enfren­ta­mien­to entre la poli­cía y mili­tan­tes de ETA: «Vamos gana­dos dos a uno». Antes del virrei­na­to, Mar­tín Villa era gober­na­dor civil de Bar­ce­lo­na. Bajo su égi­da volun­ta­rios eje­cu­ta­ron a Txi­ki en Cer­dan­yo­la. Su fami­lia ni siquie­ra pudo reco­ger el cadá­ver para tras­la­dar­lo a Zarautz. Ten­dría que haber cam­bios en la gober­na­ción de Bar­ce­lo­na para que final­men­te los res­tos de Juan Pare­des pudie­ran reci­bir sepul­tu­ra en tie­rra vas­ca.

Duran­te el man­da­to del para­més en Inte­rior, 310 hom­bres y muje­res vas­cos dete­ni­dos denun­cia­ron tor­tu­ras. No tuvie­ron la suer­te de Carri­llo. En los 33 meses de su ges­tión se pro­du­je­ron 1.100 deten­cio­nes por razo­nes polí­ti­cas. Siguien­do las con­clu­sio­nes del Gobierno Vas­co en el tra­ba­jo sobre la Tor­tu­ra diri­gi­do por Paco Etxe­be­rria que indu­cen a asu­mir que de cada cua­tro dete­ni­dos en situa­cio­nes excep­cio­na­les (esta­do de excep­ción, ley anti­te­rro­ris­ta) tres sufrie­ron malos tra­tos, la res­pon­sa­bi­li­dad de Mar­tín Villa es ingen­te.

Mar­tín Villa fue nom­bra­do minis­tro de Gober­na­ción un 5 de julio. Cua­tro días des­pués, agen­tes (para)policiales mata­ban a Nor­mi Mentxa­ka en San­tur­tzi. A fin de ese mes, otro gru­po poli­cial secues­tra­ba y eje­cu­ta­ba a Per­tur. En setiem­bre a Josu Zaba­la en Hon­da­rri­bia. Una dece­na de muer­tos por las fuer­zas poli­cia­les en las tres sema­nas «pro Amnis­tía» de 1977. En 1978 otros tan­tos en con­tro­les poli­cia­les, en mani­fes­ta­cio­nes: Ger­mán Rodrí­guez, Jose­ba Baran­dia­ran… Inclu­so los mer­ce­na­rios cru­za­ron la muga para matar a Juan­jo Etxa­be, que esta­ba hacien­do de inter­me­dia­rio con Mar­tin Villa en con­ver­sa­cio­nes con ETA. Que­dó mal­he­ri­do y murió su com­pa­ñe­ra, Agur­tza­ne Arre­gi. Unos meses más tar­de, el aten­ta­do con­tra José Miguel Beña­ran.

En su perio­do de Inte­rior, y al mar­gen de la acti­vi­dad poli­cial, gru­pos para­mi­li­ta­res, iden­ti­fi­ca­dos con nom­bres diver­sos, BVE (Bata­llón Vas­co Espa­ñol), AAA (Alian­za Apos­tó­li­ca Anti­co­mu­nis­ta), ATE (Anti­te­rro­ris­mo ETA) o ANE (Acción Nacio­nal Espa­ño­la), rea­li­za­ron 205 aten­ta­dos con­tra per­so­nas y pro­pie­da­des. Cono­ci­da es la impu­ni­dad de los mis­mos. Cero dete­ni­dos. Con el agra­van­te actual que los dam­ni­fi­ca­dos de su ges­tión ven nega­das su con­di­ción de víc­ti­mas. Mar­tín Villa mili­ta en la actua­li­dad en el PP. Y bien que cono­ce­mos su boi­cot sis­te­má­ti­co a la con­si­de­ra­ción de víc­ti­mas a tor­tu­ra­dos y muer­tos por fuer­zas poli­cia­les o para­mi­li­ta­res.

El impla­ca­ble Mar­tín Villa movió los hilos tam­bién para que el rela­to de 2020 ten­ga las matri­ces que tie­ne. A par­tir de 1977, los res­pon­sa­bles fran­quis­tas del Minis­te­rio de Gober­na­ción des­ta­ca­ron varios equi­pos en los archi­vos repre­si­vos que, duran­te meses, pei­na­ron cien­tos de miles de docu­men­tos. Quie­nes ras­trea­mos la his­to­ria nos hemos topa­do con miles de ausen­cias. Para que lue­go nos digan que lo que no tie­ne sopor­te docu­men­tal no exis­te. Es cier­to. Mar­tín Villa lo man­dó a la hogue­ra. Dicen que has­ta dos millo­nes de fichas de víc­ti­mas y tam­bién de ver­du­gos.

La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de Mar­tín Villa nos dejó los ecos de un méto­do ven­ga­dor. Lo dijo en su man­da­to: «La pecu­lia­ri­dad de ETA exi­ge por razo­nes de Esta­do una repre­sión cons­tan­te con­tra la orga­ni­za­ción, repre­sión que debe ejer­ci­tar­se den­tro y fue­ra de las cár­ce­les». Has­ta hoy, con 51 muer­tos por la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, el últi­mo Igor Gon­zá­lez Sola, más de cua­ren­ta años des­pués que el esbi­rro para­més lo anun­cia­ra. Orwell la cla­vó.

Fuen­te: Naiz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *