Bra­sil. El decli­ve de Ser­gio Moro, pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal del gol­pe judi­cial

Por Carol Pro­ner. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2020.

Ser­gio Moro, el famo­so juez res­pon­sa­ble de la sen­ten­cia que lle­vó alex pre­si­den­te Lula a la pri­sión por 580 días, está con su cre­di­bi­li­dad por los sue­los.

El últi­mo 25 de agos­to la Cor­te Supre­ma de Bra­sil revo­có por pri­me­ra vez una sen­ten­cia dic­ta­da por Moro en una deman­da que invo­lu­cró el ban­co Banes­ta­do. Si bien no se tra­ta de una deman­da con­tra Lula o la ope­ra­ción Lava Jato, la deci­sión radi­cal de anu­lar el pro­ce­so repre­sen­ta una res­pues­ta para corre­gir los abu­sos en cuan­to a los pro­ce­di­mien­tos de “dela­cio­nes pre­mia­das” y el uso de prue­bas sin res­pe­to a las garan­tías pro­ce­sa­les pena­les.

Ante la expec­ta­ti­va de innu­me­ra­bles impu­tados y jui­cios dada la for­ma for­ma des­cui­da­da en que actua­ron el exjuez de Curi­ti­ba, que dimi­tió para asu­mir como Minis­tro de Bol­so­na­ro, y los fis­ca­les en el con­tex­to de Lava Jato, dis­tor­sio­nan­do el debi­do pro­ce­so legal en las dis­tin­tas fases, pode­mos lle­gar al menos a tres lamen­ta­bles con­clu­sio­nes en cuan­to al pro­ce­so de lucha con­tra la corrup­ción en Bra­sil:

Pri­me­ra­men­te, la ope­ra­ción Lava Jato, bajo el man­do de Sér­gio Moro, fue una gran pér­di­da de opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para com­ba­tir la corrup­ción den­tro del mar­co de laz lega­li­dad. En segun­do lugar, Lava Jato, al man­do de Sér­gio Moro, per­si­guió, pro­ce­só y con­de­nó a ino­cen­tes, pro­vo­can­do innu­me­ra­bles con­se­cuen­cias en los pro­yec­tos de vida y en la bio­gra­fía de varios impu­tados. La ter­ce­ra gran con­clu­sión se ha ido des­cu­brien­do poco a poco y con reve­la­cio­nes cada vez más escan­da­lo­sas: se uti­li­zó una inmen­sa tra­ma de cola­bo­ra­ción inter­na­cio­nal y del uso del dere­cho para ale­jar fuer­zas polí­ti­cas, líde­res y un pro­yec­to de desa­rro­llo nacio­nal que pasó por las prin­ci­pa­les empre­sas y sec­to­res estra­té­gi­cos de Bra­sil.

Y aquí hay una adver­ten­cia para todos los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos: esta tra­ma va más allá de Bra­sil. Los sis­te­mas esta­ta­les sobe­ra­nos de los paí­ses de la región no pue­den des­cui­dar­se por­que la tra­ma pasa sus­tan­cial­men­te por la apli­ca­ción de tra­ta­dos bila­te­ra­les anti­co­rrup­ción, por sis­te­mas infor­ma­les de cola­bo­ra­ción entre poli­cías fede­ra­les„ por fis­ca­les y enti­da­des de otros paí­ses en terri­to­rio con la excu­sa de cola­bo­rar con las estruc­tu­ras dedi­ca­das a com­ba­tir el cri­men orga­ni­za­do, armas, dro­gas, trá­fi­co de todo tipo, así como pre­ven­ción al terro­ris­mo.

En Bra­sil, ade­más de la vul­ne­ra­bi­li­dad inhe­ren­te a estos sis­te­mas inte­gra­dos de cola­bo­ra­ción trans­na­cio­nal, muy pro­ba­ble­men­te hubo deli­tos come­ti­dos por fun­cio­na­rios públi­cos. Los ins­pec­to­res del Lava Jato vio­la­ron subrep­ti­cia­men­te los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les y asu­mie­ron com­pe­ten­cias de otros pode­res. Eso lo indi­can los docu­men­tos que fue­ron recién reve­la­dos. Poco se sabe de este enor­me ice­berg escon­di­do, pero para nadie es un secre­to que Ser­gio Moro actuó en con­ni­ven­cia con los ins­pec­to­res del Minis­te­rio Públi­co, tor­nán­do­se un juez inqui­si­to­rial. Para nadie es secre­to que Moro via­ja­ba fre­cuen­te­men­te para Esta­dos Uni­dos hace ya muchos años visi­tan­do enti­da­des públi­cas y pri­va­das de todo o tipo dedi­ca­das a uti­li­zar al tema de la corrup­ción. Tam­po­co es un secre­to que Esta­dos Uni­dos con­si­de­ra la lucha con­tra la corrup­ción como un acti­vo estra­té­gi­co para la expan­sión polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en su “patio tra­se­ro”, una opor­tu­ni­dad para apli­car la juris­dic­ción extra­te­rri­to­rial a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos.

Uno de los hechos más gra­ves reve­la­dos por el sitio web The Inter­cept Bra­sil y por la Agen­cia Públi­ca, fue la cola­bo­ra­ción ile­gal de los miem­bros del MPF de Curi­ti­ba con agen­tes del FBI y del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Esta­dos Uni­dos (DOJ) en los años de 2015, inclui­do el vio­la­ción fla­gran­te del Acuer­do en Mate­ria Penal del Tra­ta­do de Asis­ten­cia Legal Mutua (MLAT), y vio­la­ción del con­ve­nio de cola­bo­ra­ción bila­te­ral en mate­ria judi­cial penal. En defi­ni­ti­va, el MPF de Curi­ti­ba ha asu­mi­do la com­pe­ten­cia del Minis­te­rio de Jus­ti­cia para coor­di­nar dicha coope­ra­ción inter­na­cio­nal, cola­bo­ran­do efec­ti­va­men­te con el avan­ce de las inves­ti­ga­cio­nes que, pos­te­rior­men­te, resul­ta­ron en acuer­dos de cul­pa­bi­li­dad por soborno y el des­en­ca­de­na­mien­to de meca­nis­mos de juris­dic­ción extra­te­rri­to­rial, todos con ori­gen infor­mal.

La sen­sa­ción de impu­ni­dad de los agen­tes del Minis­te­rio Públi­co fue tal que el líder de los ins­pec­to­res, Del­tan Dallag­nol, creó una escan­da­lo­sa fun­da­ción pri­va­da para admi­nis­trar 2.500 millo­nes de reales, dine­ro des­ti­na­do al acuer­do de recu­pe­ra­ción de acti­vos en el acuer­do de cle­men­cia entre la jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos y Petro­bras. Ese inten­to gene­ro tre­men­das crí­ti­cas den­tro de la fis­ca­lía bra­si­le­ña y actual­men­te este pro­cu­ra­dor está bajo fuer­te pre­sión por innu­me­ra­bles acu­sa­cio­nes de corrup­ción fun­cio­nal.

Se acer­ca el día en que se juz­ga­rá, por la Cor­te Supre­ma, el famo­so habeas cor­pus que pide la nuli­dad de las deman­das con­tra Lula. La aca­de­mia jurí­di­ca, en una encues­ta recien­te que invo­lu­cró a los mayo­res cen­tros de inves­ti­ga­ción en dere­cho del país, ha opi­na­do en con­sen­so: el 97,8% de los pro­fe­so­res de dere­cho con­sul­ta­dos, inclui­das las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de Bra­sil, con­si­de­ra que Sér­gio Moro fue abso­lu­ta­men­te par­cial en los jui­cios con­tra Lula. La Cor­te Supre­ma tie­ne la opor­tu­ni­dad de hacer jus­ti­cia, aun­que con retra­so, y de res­tau­rar la cre­di­bi­li­dad de la pro­pia jus­ti­cia, que hoy es sinó­ni­mo de colu­sión con el uso polí­ti­co de la ley.

Y Ser­gio Moro deja de ser el juez super­hé­roe y, poco a poco, se con­vier­te en el céle­bre artí­fi­ce del law­fa­re, del uso del dere­cho para des­es­ta­bi­li­zar a opo­si­to­res polí­ti­cos. Actuó cuan­do era juez y tam­bién cuan­do era minis­tro de Jus­ti­cia de Jair Bol­so­na­ro, como recom­pen­sa por ayu­dar en su vic­to­ria elec­to­ral encar­ce­lan­do a Lula. Hoy, tras rom­per con Bol­so­na­ro, se encuen­tra lejos del poder, pero al pare­cer se pre­pa­ra para ser can­di­da­to de la Rede Glo­bo a la Pre­si­den­cial del 2022. Pero su repu­tación está cayen­do por­que los invo­lu­cra­dos en la ope­ra­ción Lava Jato ya no pue­de ocul­tar las ile­ga­li­da­des que come­tie­ron ni sus per­ver­sos efec­tos eco­nó­mi­cos con­tra la eco­no­mía del país, con­tra las cons­truc­to­ras bra­si­le­ñas y los sec­to­res estra­té­gi­cos de petró­leo, gas y elec­tri­ci­dad.

Que Bra­sil sir­va de adver­ten­cia a toda Amé­ri­ca Lati­na de lo per­ni­cio­so que pue­de ser el Poder Judi­cial cuan­do rom­pe con las garan­tías lega­les, la Cons­ti­tu­ción y espe­cial­men­te la sobe­ra­nía nacio­nal.

(Carol Pro­ner es abo­ga­da, pro­fe­so­ra de Dere­cho Inter­na­cio­nal y miem­bro de la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Juris­tas por la Demo­cra­cia).

Fuen­te ori­gi­nal: Bra­sil de Fato

Fuen­te tra­duc­ción: Nodal

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *