Méxi­co. Fosas clan­des­ti­nas: ¿Qué cam­bia con el nue­vo Pro­to­co­lo Homo­lo­ga­do de Bús­que­da?

Fabri­zio Lorusso/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de sep­tiem­bre de 2020

En el con­tex­to de la pre­sen­ta­ción del Infor­me sobre fosas clan­des­ti­nas en Gua­na­jua­to y del micro­si­tio corres­pon­dien­te, publi­ca­mos la entre­vis­ta de Fabri­zio Lorus­so con Caro­li­na Roble­do Sil­ves­tre sobre los temas de las fosas clan­des­ti­nas, las vio­len­cias y la cola­bo­ra­ción entre la aca­de­mia y los colec­ti­vos de víc­ti­mas en Méxi­co. Caro­li­na es cate­drá­ti­ca Conacyt en el Cie­sas CDMX, fun­da­do­ra del GIASF (Gru­po de Inves­ti­ga­ción en Antro­po­lo­gía Social y Foren­se), y sus líneas de inves­ti­ga­ción son: antro­po­lo­gía de los dere­chos huma­nos y de la jus­ti­cia; aná­li­sis crí­ti­co de los pro­ce­sos de memo­ria y repa­ra­ción del daño; dimen­sión socio­cul­tu­ral de las emo­cio­nes en los movi­mien­tos de víc­ti­mas; for­mas de resis­ten­cia en con­tex­tos de con­flic­tos no con­ven­cio­na­les.

El 27 de agos­to pasa­do el Sis­te­ma Nacio­nal de Bús­que­da de Per­so­nas apro­bó el Pro­to­co­lo homo­lo­ga­do para la Bús­que­da de Per­so­nas Des­apa­re­ci­das, el cual fue pro­duc­to de un lar­go pro­ce­so de dis­cu­sión y ajus­tes al tex­to ori­gi­nal entre auto­ri­da­des, colec­ti­vos y fami­lia­res de las y los des­apa­re­ci­dos. El docu­men­to es de cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio para las auto­ri­da­des y ser­vi­do­res públi­cos del país en la bús­que­da de per­so­nas des­apa­re­ci­das y no loca­li­za­das, así que los Minis­te­rios Públi­cos y las poli­cías minis­te­ria­les, los demás ser­vi­do­res de las fis­ca­lías esta­ta­les y de las Comi­sio­nes de Bús­que­da deben de cono­cer­lo y apli­car­lo.

Los gru­pos orga­ni­za­dos y las per­so­nas que bus­can a sus seres que­ri­dos o que acom­pa­ñan a las fami­lias en esta difí­cil tra­ve­sía pue­den uti­li­zar­lo para rei­vin­di­car el dere­cho de toda per­so­na des­apa­re­ci­da a ser bus­ca­da, entre otros, y como herra­mien­ta den­tro del reper­to­rio de accio­nes y defen­sas que coti­dia­na­men­te rea­li­zan en pro de la ver­dad, la jus­ti­cia y el reen­cuen­tro con sus fami­lia­res. Como muchas veces suce­de, exis­te una lar­ga dis­tan­cia entre las leyes y los pro­to­co­los escri­tos y la reali­dad de los hechos vivi­dos y sufri­dos por las per­so­nas, sin embar­go, es valio­sa la bata­lla para que no que­den letra muer­ta y sir­van inclu­so a la socie­dad ente­ra.

El nue­vo Pro­to­co­lo de Bús­que­da, ade­más, ha sido cri­ti­ca­do por la Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca y la Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Pro­cu­ra­ción de Jus­ti­cia, que reúne las fis­ca­lías esta­ta­les, así que su camino ha sido algo acci­den­ta­do y podría seguir tenien­do resis­ten­cias a nivel local. Esto no es una nove­dad, por eso no hay que olvi­dar que gran par­te de los avan­ces en la mate­ria en Méxi­co han sido pelea­dos y obte­ni­dos poco a poco, día tras día, con pacien­tes luchas de déca­das, por cen­te­na­res de fami­lias, colec­ti­vos, soli­da­rios, movi­mien­tos socia­les y defen­so­res de dere­chos huma­nos.

Fosas clan­des­ti­nas: el caso de Gua­na­jua­to

Si bien el Pro­to­co­lo ame­ri­ta­ría un aná­li­sis exten­so de todos sus com­po­nen­tes, me intere­sa aquí des­ta­car su con­tri­bu­ción en acla­rar el tema de las fosas clan­des­ti­nas y de los sitios de depó­si­to o dis­po­si­ción de cuer­pos, lla­ma­dos “con­tex­tos de hallaz­go”. Esta pro­ble­má­ti­ca dra­má­ti­ca, invi­si­bi­li­za­da duran­te años por el dis­cur­so ofi­cial, ha sido par­te de una dispu­ta social y polí­ti­ca en varios esta­dos y, espe­cial­men­te, en Gua­na­jua­to, a raíz de la entra­da en vigor de la Ley de Bús­que­da esta­tal el 3 de junio pasa­do y del deba­te sobre la incor­po­ra­ción en ella de una defi­ni­ción de fosa clan­des­ti­na, defen­di­da por colec­ti­vos, defen­so­res, orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les y aca­dé­mi­cos. Como sabe­mos, la Ley no inclu­yó nin­gu­na pro­pues­ta de defi­ni­ción al res­pec­to, pero el tema vol­vió a la agen­da polí­ti­ca tras la ins­ta­la­ción de la Comi­sión Esta­tal de Bús­que­da de Per­so­nas (CEBP) un mes des­pués y sus pri­me­ras expe­di­cio­nes de bús­que­da en terreno en fosas de Urian­ga­to y San­ta Rosa de Lima.

Final­men­te, a fina­les de agos­to la dis­cu­sión se pren­dió de nue­vo con la publi­ca­ción del Infor­me sobre la situa­ción de fosas clan­des­ti­nas en Gua­na­jua­to (2009-julio de 2020) por par­te de inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Ibe­ro­ame­ri­ca­na, de la Ibe­ro León y de Data Cívi­ca, en cola­bo­ra­ción con orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, medios de comu­ni­ca­ción y colec­ti­vos de víc­ti­mas.

Con base en una meto­do­lo­gía rigu­ro­sa para la cons­truc­ción de la base de datos y en la ela­bo­ra­ción de mapas, grá­fi­cas y mode­los esta­dís­ti­cos, con­te­ni­dos en un micro­si­tio ad hoc, en el Infor­me se deta­lla la pre­sen­cia en fuen­tes heme­ro­grá­fi­cas de al menos 109 fosas clan­des­ti­nas con 268 cuer­pos exhu­ma­dos en 29 muni­ci­pios de Gua­na­jua­to, a las que se podrían agre­gar otras dos fosas regis­tra­das en agos­to con posi­ble­men­te 10 cuer­pos. Estos 111 sitios clan­des­ti­nos de inhu­ma­ción con­tras­tan con la ausen­cia de regis­tros ofi­cia­les en la enti­dad, con los pro­nun­cia­mien­tos públi­cos reite­ra­dos de fun­cio­na­rios esta­ta­les negan­do la pre­sen­cia de fosas clan­des­ti­nas y con las res­pues­tas de la Uni­dad de Trans­pa­ren­cia de la Fis­ca­lía Gene­ral de Esta­do (FGE) que, has­ta agos­to de 2020, seguían anun­cian­do que en Gua­na­jua­to no hay fosas.

Más de dos mil des­apa­re­ci­dos y omi­sio­nes

Otro dato impor­tan­te que comu­ni­có vía trans­pa­ren­cia la FGE recien­te­men­te, des­pués de cin­co meses de “inte­rrup­ción de labo­res” y de res­pues­tas a la ciu­da­da­nía supues­ta­men­te por la pan­de­mia, es la cifra sobre per­so­nas des­apa­re­ci­das: al cor­te del 13 de julio eran 2,178 las per­so­nas cuyo para­de­ro se des­co­no­cía en Gua­na­jua­to, pero al cor­te del 15 de agos­to el núme­ro había aumen­ta­do a 2,435, es decir, 257 per­so­nas más en tan solo un mes (equi­va­len­te a un aumen­to del 11.8%).

El total, ade­más, podría cre­cer si se tie­ne en cuen­ta la cifra negra o las malas cla­si­fi­ca­cio­nes de las car­pe­tas y las denun­cias, una prác­ti­ca común, pero, aun así, repre­sen­ta el tri­ple de las de 840 per­so­nas que a prin­ci­pios de junio seña­la­ba la Comi­sión Nacio­nal de Bús­que­da, cuan­do toda­vía la FGE de Gua­na­jua­to no envia­ba los datos actua­li­za­dos. En 2018, al últi­mo cor­te del anti­guo Regis­tro Nacio­nal de Per­so­nas Extra­via­das y Des­apa­re­ci­das (RNPED), se con­ta­ron 621 per­so­nas des­apa­re­ci­das del fue­ro esta­tal (615) y fede­ral (6).

Hemos de cele­brar la reanu­da­ción del ser­vi­cio de acce­so a esta infor­ma­ción de inte­rés públi­co, no obs­tan­te, sigue sien­do muy lamen­ta­ble la nega­ción de infor­ma­ción sobre per­so­nas des­apa­re­ci­das des­glo­sa­da por muni­ci­pio y colo­nia, por edad, sexo y con­di­cio­nes en que se dio, entre otras. Aun pidien­do estos datos explí­ci­ta­men­te, no son pro­por­cio­na­dos en nin­gu­na res­pues­ta a las peti­cio­nes. 

Para com­ple­tar el cua­dro, cabe seña­lar que no se está cum­plien­do con la Ley Gene­ral y la esta­tal en tema de des­apa­ri­cio­nes, las cua­les man­da­tan cons­ti­tuir un Regis­tro de Fosas Comu­nes y Clan­des­ti­nas, a car­go de fis­ca­lía, ade­más de un Regis­tro de Per­so­nas Des­apa­re­ci­das y No Loca­li­za­das, a car­go de la CEBP.

El “con­tex­to de hallaz­go” en el nue­vo Pro­to­co­lo Homo­lo­ga­do

Vol­vien­do al nue­vo Pro­to­co­lo y al deba­te sobre fosas clan­des­ti­nas, en este docu­men­to se expli­ca cómo deben ser las auto­ri­da­des minis­te­ria­les quie­nes ali­men­ten el Regis­tro de Fosas Comu­nes y Clan­des­ti­nas y se esta­ble­ce que “la ubi­ca­ción y carac­te­rís­ti­cas de todo con­tex­to de hallaz­go deben ser regis­tra­das en el módu­lo de Fosas Clan­des­ti­nas” del mis­mo regis­tro, es decir, bajo el rubro de “fosa clan­des­ti­na” van a tener que enu­me­rar­se, des­cri­bir­se a deta­lle y cla­si­fi­car­se todos los con­tex­to de hallaz­go de res­tos huma­nos, que el mis­mo pro­to­co­lo defi­ne de esta for­ma (p. 26):

Sitio don­de ile­gal­men­te han sido depo­si­ta­dos, degra­da­dos, ocul­ta­dos o trans­por­ta­dos res­tos huma­nos no arqueo­ló­gi­cos, y/​u otros indi­cios aso­cia­dos a cuer­pos o res­tos que sean sus­cep­ti­bles de pro­ce­sa­mien­to foren­se. Ejem­plos de con­tex­tos de hallaz­go son fosas clan­des­ti­nas, pozos arte­sia­nos, caver­nas, tiros de minas, cuer­pos de agua, basu­re­ros, inmue­bles habi­ta­cio­na­les y sis­te­mas de dre­na­je. La infor­ma­ción sis­te­má­ti­ca y deta­lla­da de estos sitios, sus entor­nos, los res­tos huma­nos halla­dos y los obje­tos aso­cia­dos a ellos es fun­da­men­tal para el aná­li­sis de con­tex­to, pues posi­bi­li­ta la iden­ti­fi­ca­ción de patro­nes de ocul­ta­mien­to y des­truc­ción de res­tos huma­nos y con­tri­bu­ye a su iden­ti­fi­ca­ción.

Esta carac­te­ri­za­ción coin­ci­de en su mayo­ría con los con­cep­tos de “sitios de depó­si­to” que colec­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les y aca­dé­mi­cos habían pro­pues­to para que fue­ran inclui­dos en la Ley de Bús­que­da de Gua­na­jua­to y que, pese a que fue­ron envia­dos con tiem­po y tam­bién pro­pues­tos den­tro de reser­vas por apro­bar­se en el pleno el día 14 de mayo de 2020, fue­ron recha­za­dos sin argu­men­tos ade­cua­dos. Por ejem­plo, se pro­pu­so:

Sitio de depó­si­to: cual­quier sitio en el que se colo­ca­ron uno o más cuer­pos o res­tos huma­nos, y que no fue espe­cí­fi­ca­men­te deter­mi­na­do por las auto­ri­da­des para dicho fin.

O bien, según otra pro­pues­ta:

Sitio: Corres­pon­de a cual­quier lugar don­de se han encon­tra­do cuer­pos de per­so­nas falle­ci­das. (Por ejem­plo: cemen­te­rio, base mili­tar, hacien­da, un edi­fi­cio, etc.) (Para el Códi­go Nacio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pena­les corres­pon­de al Lugar de los Hechos o del hallaz­go) (Artícu­lo 227).

Pun­to de depó­si­to ile­gal: Un lugar espe­cí­fi­co, inva­ria­ble­men­te inclui­do den­tro del Sitio, en el cual se colo­ca­ron, ya sea inhu­ma­dos total o par­cial­men­te, o dis­pues­tos, indi­cios, uno o más cuer­pos o par­tes de ellos. (Por ejem­plo: fosa clan­des­ti­na, en super­fi­cie, cuer­pos de agua, hor­nos, etc.).

La fosa clan­des­ti­na según el Pro­to­co­lo y pro­pues­tas para Gua­na­jua­to

Más espe­cí­fi­ca­men­te acer­ca de “fosa clan­des­ti­na”, el Pro­to­co­lo apro­ba­do por el Sis­te­ma Nacio­nal, esta­ble­ce una cla­si­fi­ca­ción deta­lla­da de todos los tipos de con­tex­tos de hallaz­go (o sitios), entre los cua­les está la fosa clan­des­ti­na. Los tipos son:

(a) super­fi­cia­les; (b) sub­te­rrá­neos (arti­fi­cia­les, natu­ra­les, otros); © acuá­ti­cos (natu­ra­les, arti­fi­cia­les, otros); (d) arqui­tec­tó­ni­cos; (e) des­truc­ti­vos (cre­ma­ción clan­des­ti­na, degra­da­ción quí­mi­ca, otros); (f) otros.

Aun­que no se da explí­ci­ta­men­te una defi­ni­ción com­ple­ta de fosas clan­des­ti­nas, final­men­te se infie­re uní­vo­ca­men­te del tex­to, pues se tra­ta en este Pro­to­co­lo de un con­tex­to de hallaz­go en que los res­tos se hayan encon­tra­dos “en cavi­da­des en la tie­rra”, o sea deba­jo de la super­fi­cie, las cua­les “hayan sido crea­das deli­be­ra­da­men­te para ocul­tar los res­tos” (p. 114).

Esta­mos hablan­do, enton­ces, de cavi­da­des del tipo arti­fi­cial y sub­te­rrá­neo, y, en cam­bio, se habla de con­tex­tos de super­fi­cie cuan­do los res­tos se hallan expues­tos. Aquí, no impor­ta para apli­car esta defi­ni­ción y cla­si­fi­ca­ción si los res­tos o los cuer­pos están ente­rra­dos com­ple­ta­men­te o solo semi­en­te­rra­dos, ni, al pare­cer, si los hallaz­gos se encuen­tran o no del todo cubier­tos de tie­rra o sólo colo­ca­dos en un sitio con algún nivel de pro­fun­di­dad.

Esto impli­ca ampliar la con­cep­ción tra­di­cio­nal, lega­da de la arqueo­lo­gía foren­se y uti­li­za­da por muchas fis­ca­lías, sobre la defi­ni­ción de lo que sí es o no es una “fosa clan­des­ti­na”, ade­más de que, de todas for­mas, habrá que regis­trar y cla­si­fi­car a deta­lle todos los con­tex­tos de hallaz­go en el regis­tro, así que no debe de haber mane­ra de eva­dir la obli­ga­ción.

Para con­cluir, cabe des­ta­car nue­va­men­te las dos pro­pues­tas que fue­ron des­car­ta­das en la Ley local, pues guar­dan seme­jan­zas evi­den­tes con la del Pro­to­co­lo:

Fosa clan­des­ti­na: cual­quier sitio en el que se colo­ca­ron en un espa­cio en el sub­sue­lo, o en el que se inhu­ma­ron, total o par­cial­men­te, uno o más cuer­pos o res­tos huma­nos, y que no fue espe­cí­fi­ca­men­te deter­mi­na­do por las auto­ri­da­des para dicho fin. 

O bien, según otro plan­tea­mien­to:

Fosa clan­des­ti­na: Tipo de pun­to de depó­si­to que con­sis­te en un espa­cio en el sus­tra­to terres­tre, natu­ral o arti­fi­cial, en el cual se depo­si­ta­ron uno o más cuer­pos o par­tes de ellos de mane­ra ile­gal.

Con­si­de­ro que éstas pue­den cons­ti­tuir, de la mano con lo que el mis­mo pro­to­co­lo esta­ble­ce, unas bue­nas bases para ela­bo­rar defi­ni­cio­nes com­ple­tas, com­pa­ti­bles con el cor­pus legal vigen­te, que deben de inte­grar­se al Regla­men­to de la Comi­sión Esta­tal de Bús­que­da que se esta­rá dis­cu­tien­do en sep­tiem­bre den­tro de un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo con las fami­lias y colec­ti­vos.

Cola­bo­ra­ción con PopLab y A dón­de van los des­apa­re­ci­dos

Con­tac­to @FabrizioLorusso

FUENTE: desIN­fo­me­mo­nos



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *