Bra­sil. Ale­xan­dre Con­ceição (MST): «Si con­ti­núa el veto de Bol­so­na­ro, Bra­sil mori­rá de ham­bre»

Por Fer­nan­da Alcân­ta­ra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de sep­tiem­bre de 2020.

Jair Bol­so­na­ro vetó casi por com­ple­to la pro­pues­ta que pre­vé ayu­das eco­nó­mi­cas a los agri­cul­to­res duran­te la pan­de­mia.

La sema­na pasa­da, el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro (sin par­ti­do) vetó casi por com­ple­to la pro­pues­ta que pre­vé ayu­das eco­nó­mi­cas a los agri­cul­to­res duran­te la pan­de­mia de Covid-19. Este es otro ejem­plo más de la negli­gen­cia de los tra­ba­ja­do­res que, des­de el comien­zo de la pan­de­mia, no tie­nen asis­ten­cia del Gobierno Fede­ral.

El recur­so se tras­pa­sa­ría a los pro­duc­to­res que no reci­bie­ron ayu­da de emer­gen­cia. En total, serían cin­co cuo­tas de R $ 600, es decir, R $ 3 mil. En la mis­ma línea, Bol­so­na­ro ya había veta­do la asis­ten­cia sani­ta­ria a las pobla­cio­nes indí­ge­nas duran­te la pan­de­mia.

Para enten­der mejor este veto y más del PL 73520, entre­vis­ta­mos a Ale­xan­dre Con­ceição, de la direc­ción nacio­nal del MST, quien ha esta­do direc­ta­men­te vin­cu­la­do al deba­te sobre la nece­si­dad de enten­der y luchar por todas las pau­tas esta­ble­ci­das en el PL.

PL 735 (Ley Assis Car­valho) es el resul­ta­do de un lar­go pro­ce­so de nego­cia­ción. ¿Cómo sur­gió esta pro­pues­ta?

-PL-735 Ley Assis Car­valho de la agri­cul­tu­ra fami­liar nace pre­ci­sa­men­te de la lec­tu­ra polí­ti­ca de los movi­mien­tos socia­les. Pri­me­ro, con un ata­que de la polí­ti­ca ultra­neo­li­be­ral de poner fin a muchos rubros de las polí­ti­cas públi­cas, como la asis­ten­cia téc­ni­ca, el cré­di­to, el plan de cose­cha de la agri­cul­tu­ra fami­liar que ter­mi­nó el gobierno, todo lo cual difi­cul­tó la pro­duc­ción de ali­men­tos, dado que se tra­ta de la agri­cul­tu­ra fami­liar. Los cam­pa­men­tos y los cam­pe­si­nos pro­du­cen más del 70% de los ali­men­tos del pue­blo bra­si­le­ño. Y sin embar­go, el gobierno ha veni­do des­tru­yen­do las diver­sas polí­ti­cas públi­cas que nos han dado las con­di­cio­nes para pro­du­cir ali­men­tos en ese país.

Enton­ces este pro­yec­to nació pre­ci­sa­men­te de esto, de esta uni­dad de los movi­mien­tos socia­les y de la de un gran deba­te rea­li­za­do por el núcleo agra­rio, coor­di­na­do por el dipu­tado fede­ral de Ser­gi­pe João Daniel. En este sen­ti­do, la arti­cu­la­ción de João Daniel, jun­to con la ban­ca­da de opo­si­ción y el cole­gio de líde­res, fue fun­da­men­tal para que cons­tru­yé­ra­mos polí­ti­cas de PL y, al mis­mo tiem­po, las arti­cu­la­cio­nes para su apro­ba­ción.

Hubo un impac­to gene­ral en la cate­go­ría duran­te la pan­de­mia. En este sen­ti­do, ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les medi­das que ins­ti­tu­ye el PL?

-El PL nació pre­ci­sa­men­te de la coyun­tu­ra del ata­que del gobierno, pero tam­bién con la lle­ga­da de la pan­de­mia, los impac­tos en la agri­cul­tu­ra fami­liar fue­ron terri­bles. En pri­mer lugar, por el ais­la­mien­to social, los agri­cul­to­res per­die­ron espa­cio para la comer­cia­li­za­ción en ferias agro­eco­ló­gi­cas en ferias, en comu­ni­da­des y tam­bién en los almuer­zos esco­la­res, con el paro de las escue­las maña­na la escue­la tam­bién que­dó para­li­za­da. Cuan­do se reanu­dó, aun con la entre­ga de las canas­tas a las fami­lias, se reto­mó muy por deba­jo de lo espe­ra­do y lo inne­ce­sa­rio, por lo que las pér­di­das fue­ron gran­des para la agri­cul­tu­ra fami­liar duran­te este pro­ce­so pan­dé­mi­co.

Pero esto tam­po­co sig­ni­fi­có que los agri­cul­to­res no siguie­ran pro­du­cien­do. Aten­dien­do a la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, segui­mos pro­du­cien­do y apro­ve­cha­mos para rea­li­zar una amplia cam­pa­ña de soli­da­ri­dad con la gen­te. Hemos dis­tri­bui­do más de 3.500 tone­la­das de ali­men­tos en todo el país.

¿Y cómo esta uni­dad estruc­tu­ró este pro­yec­to de ley?

-Hay cua­tro ejes prin­ci­pa­les en este pro­yec­to. Pri­me­ro, una ayu­da de emer­gen­cia para la agri­cul­tu­ra fami­liar, por­que la ayu­da crea­da por el gobierno, que que­ría que fue­ran solo R $ 200,00 pero la opo­si­ción pagó R $ 600.000, dejó fue­ra a los agri­cul­to­res. Enton­ces, ade­más del impac­to de la pan­de­mia, con la caí­da de las ven­tas, tam­po­co tenía­mos acce­so a nin­gún tipo de recur­so, por lo que era fun­da­men­tal con­tar con ayu­da de emer­gen­cia para agri­cul­to­res y agri­cul­to­res fami­lia­res en todo Bra­sil. Este es un pun­to cen­tral e ini­cial de nues­tro pro­yec­to, que esta­ble­ce R $ 3.000 en 5 cuo­tas de R $ 600,00 y, para las muje­res cabe­za de fami­lia, este bene­fi­cio lle­ga­ría has­ta R $ 6.000,00.

El segun­do es la pro­mo­ción del arre­glo pro­duc­ti­vo, divi­di­do en tres cate­go­rías. La pri­me­ra cate­go­ría es R $ 2.500 para los agri­cul­to­res, para poder aumen­tar su pro­duc­ción, por­que a veces fal­ta un mate­rial, es decir, hacer arre­glos pro­duc­ti­vos para avan­zar en el nivel de pro­duc­ción o pro­duc­ti­vi­dad; la segun­da cate­go­ría sería una pro­mo­ción para muje­res has­ta R $ 3000; y el ter­ce­ro sería una pro­mo­ción liga­da al agua, para pro­duc­ción o con­su­mo, a par­tir de una pro­mo­ción de un alji­be o de cual­quier otro tipo de arre­glo pro­duc­ti­vo que, con acce­so al agua, pro­duz­ca más ali­men­tos.

El ter­cer pun­to fun­da­men­tal de la pro­pues­ta es el cré­di­to espe­cial para la pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles. Se tra­ta de un cré­di­to de R $ 10.000, con 1% de inte­rés anual, con un perío­do de gra­cia de 10 años, con pago a par­tir del quin­to año, y una boni­fi­ca­ción de R $ 300,00 para los que pagan pun­tual­men­te. Cuan­do este cré­di­to es para muje­res, por­que si es para ellas, el cré­di­to se que­da con las mis­mas cifras, sal­vo el inte­rés que es menor al 0.5% anual y la boni­fi­ca­ción que para muje­res es del 20% del pro­yec­to. Es decir, las muje­res ten­drían un 20% de des­cuen­to en este pro­yec­to, y por así decir­lo, sería un pri­mer cré­di­to para la agri­cul­tu­ra fami­liar diri­gi­da a muje­res.

El cuar­to eje se divi­de en dos par­tes: la pri­me­ra es una “garan­tía de cose­cha”, que sig­ni­fi­ca un segu­ro para cuan­do la pro­duc­ción se pier­de por sequía, que­ma u otro impre­vis­to. Hoy este segu­ro se aho­ga en la buro­cra­cia, pero con la ley bas­ta­ría el infor­me téc­ni­co del ayun­ta­mien­to y lue­go los agri­cul­to­res ten­drían acce­so a este segu­ro de garan­tía. La segun­da par­te está rela­cio­na­da con la emi­sión de deu­da; los agri­cul­to­res endeu­da­dos serían con­ge­la­dos por un año para que todos pudie­ran tener acce­so a todas las polí­ti­cas apro­ba­das en el PL.

¿Cuál es la impor­tan­cia de PL 73520 en la fase actual?

Este pro­yec­to fue apro­ba­do por la Cáma­ra de Dipu­tados, noso­tros lo apro­ba­mos por el Cole­gio como régi­men de emer­gen­cia. Solo un par­ti­do votó en con­tra, que fue el Par­ti­do Nue­vo, que tam­po­co tie­ne nada que ver con estas polí­ti­cas arcai­cas, vie­jas, atra­sa­das, terra­te­nien­tes. Pero los otros par­ti­dos, inclui­dos los par­ti­dos de base del gobierno y los líde­res del gobierno, apro­ba­ron este pro­yec­to sin nin­gu­na enmien­da, en una emer­gen­cia y por una­ni­mi­dad. En el Sena­do tam­bién tuvo la apro­ba­ción uná­ni­me y lue­go se diri­gió a la pre­si­den­cia, y lue­go el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro vetó los cua­tro ejes prin­ci­pa­les, solo apro­ban­do la Ley Assis Car­valho, vacía, sin sus prin­ci­pa­les polí­ti­cas.

Ya tenía­mos ante­ce­den­tes con Bol­so­na­ro, quien inclu­so vetó polí­ti­cas de emer­gen­cia para pue­blos indí­ge­nas, para tra­ba­ja­do­res de salud, para comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les. Este gobierno está com­pro­me­ti­do con el virus y no con la pro­duc­ción de ali­men­tos, por lo que lamen­ta­ble­men­te lle­gó el veto. Aho­ra esta­mos en la fase de revo­ca­ción de esta deci­sión, espe­ra­mos que a fines de sep­tiem­bre la agen­da regre­se al Con­gre­so Nacio­nal y al Sena­do y hemos esta­do en diá­lo­go con varios líde­res para que todos los vetos del pre­si­den­te sean derro­ca­dos.

¿Y por qué es nece­sa­rio revo­car el veto?

Por­que esta ley vacía que fue ins­ti­tui­da por Bol­so­na­ro no da acce­so a los agri­cul­to­res a todo lo que dije, enton­ces tra­ba­je­mos por la cohe­ren­cia polí­ti­ca del par­la­men­to. El PL fue apro­ba­do por una­ni­mi­dad, por lo que que­re­mos que sigan sien­do con­sis­ten­tes y derro­quen los vetos de Bol­so­na­ro y, a par­tir de eso, el Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, con la revo­ca­ción del veto, pue­da ini­ciar un pro­ce­so de imple­men­ta­ción.

Aho­ra, los vetos se van a ana­li­zar en la Cáma­ra y en el Sena­do y hay que derro­car los votos de la mayo­ría abso­lu­ta de los dipu­tados y sena­do­res.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desa­fíos en el avan­ce de la pro­pues­ta?

Eso sí, ya no ten­drá carác­ter de emer­gen­cia como que­ría­mos, por­que ya hemos per­di­do mucho tiem­po y en agri­cul­tu­ra no se pue­de per­der el tiem­po. Estos cré­di­tos son para incen­ti­var la pro­duc­ción, ven­ta y com­pra de ali­men­tos en caso de emer­gen­cia, sin buro­cra­cia. Está orga­ni­za­do y coor­di­na­do por Conab (Empre­sa Nacio­nal de Abas­te­ci­mien­to), para que este ali­men­to pue­da lle­gar a fami­lias en situa­ción de ham­bre. Hoy, miles y miles de fami­lias están en bue­nas con­di­cio­nes. La natu­ra­le­za tie­ne su momen­to y el ham­bre vuel­ve con mucha fuer­za. Tene­mos que correr aho­ra para anu­lar el veto y, al mis­mo tiem­po, imple­men­tar­lo lo más rápi­do posi­ble.

Una cosa es cier­ta: lucha­re­mos para revo­car los vetos, con el apo­yo de la socie­dad, los medios popu­la­res y la pre­sión polí­ti­ca de los par­la­men­ta­rios y de la opo­si­ción, denun­cian­do las accio­nes de Bol­so­na­ro. El coro­na­vi­rus ya ha mata­do a muchos miles de per­so­nas, y si per­sis­te este veto de Bol­so­na­ro, mata­rá a muchas más. Nues­tra lucha es en defen­sa de la socie­dad, en defen­sa del pue­blo bra­si­le­ño, la agri­cul­tu­ra fami­liar y la agri­cul­tu­ra fami­liar.

¡Hace­mos este tra­ba­jo para que poda­mos seguir pro­du­cien­do ali­men­tos, ali­men­tan­do a nues­tra gen­te!

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *