Venezuela.¡Unidad y Leal­tad Revo­lu­cio­na­ria!

Por Adán Chá­vez Frías, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2020.

I

Lle­ga el mes de sep­tiem­bre y el Pue­blo vene­zo­lano sigue alis­tán­do­se para el pro­ce­so elec­to­ral de fina­les de año, en medio de una coyun­tu­ra que, como hemos escri­to antes, es com­ple­ja; debi­do no sólo a la bata­lla que en el país y en el mun­do se libra para con­te­ner la terri­ble pan­de­mia del Covid-19, sino ade­más por el esfuer­zo que rea­li­za­mos las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos para, al mis­mo tiem­po, recu­pe­rar nues­tra eco­no­mía, afec­ta­da por la seve­ra cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la glo­bal, y por el cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial impues­to por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y sus laca­yos, quie­nes no cesan en sus pre­ten­sio­nes de aca­bar con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

En este esce­na­rio, acu­di­mos a unos comi­cios que resul­tan tras­cen­den­ta­les para la paz y la esta­bi­li­dad polí­ti­ca del país; una con­tien­da en la que podre­mos ele­gir de mane­ra libre y sobe­ra­na a nues­tras y nues­tros repre­sen­tan­tes ante la Asam­blea Nacio­nal, entre más de 14 mil com­pa­trio­tas pos­tu­la­das y pos­tu­la­dos por 107 orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, inclu­yen­do los sec­to­res de la opo­si­ción demo­crá­ti­ca nacio­nal, no ali­nea­da al plan dise­ña­do por el gobierno supre­ma­cis­ta de Trump para boi­co­tear estas elec­cio­nes.

II

Hoy, como ayer, las boli­va­ria­nas y los boli­va­ria­nos hare­mos fren­te a la inje­ren­cis­ta pre­ten­sión yan­qui, acu­dien­do a la cita elec­to­ral del 6‑D con la for­ta­le­za que nos da el haber sido capa­ces de derro­tar, en unión cívi­co-mili­tar, las inten­cio­nes de quie­nes quie­ren vol­ver a con­ver­tir a Vene­zue­la en una colo­nia de los Esta­dos Uni­dos, y apro­piar­se de nues­tros recur­sos natu­ra­les.

Aún así, el reto es enor­me; pues las reno­va­das ame­na­zas polí­ti­cas y mili­ta­res por par­te de la actual admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se, van acom­pa­ña­das de una feroz y per­ma­nen­te cam­pa­ña en con­tra del Gobierno Boli­va­riano y, de mane­ra par­ti­cu­lar­men­te inten­sa, del com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, como lo hicie­ron en su momen­to con­tra el Coman­dan­te Hugo Chá­vez; una cam­pa­ña que tie­ne como ver­da­de­ro obje­ti­vo lograr aca­bar con el pro­ce­so de amplias trans­for­ma­cio­nes al que dio ini­cio en 1999 el líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, sus­ten­ta­do en el plan­tea­mien­to de alcan­zar la mayor suma de feli­ci­dad y segu­ri­dad social, como estra­te­gia para can­ce­lar la infa­me deu­da social here­da­da tras lar­gos años de des­ma­nes de los gobier­nos de la IV Repú­bli­ca, en con­tra de las gran­des mayo­rías del noble Pue­blo vene­zo­lano.

Esta cam­pa­ña, encuen­tra eco en algu­nas per­so­nas que, ampa­rán­do­se en el nece­sa­rio ejer­ci­cio de la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca al que nos con­vo­có per­ma­nen­te­men­te nues­tro Coman­dan­te Eterno; enfi­lan de mane­ra inten­cio­na­da sus ata­ques en con­tra del Gobierno Boli­va­riano, escon­dien­do sus ver­da­de­ros intere­ses per­so­na­les o de gru­po y, ade­más, tra­tan­do de tor­pe­dear lo que cons­ti­tu­ye una de las prin­ci­pa­les for­ta­le­zas del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio: la uni­dad de las fuer­zas de la Patria; ele­men­to que ha resul­ta­do cla­ve para evi­tar, en tér­mi­nos del Padre Liber­ta­dor Simón Bolí­var, que la anar­quía nos devo­re.

Esta pre­ten­sión no es nue­va. Ya antes hemos enfren­ta­do los inten­tos divi­sio­nis­tas de quie­nes enar­bo­la­ron las ban­de­ras del “cha­vis­mo crí­ti­co” o “cha­vis­mo ori­gi­na­rio”, de aque­llas y aque­llos que intere­sa­da­men­te han pre­ten­di­do apro­piar­se de los sím­bo­los de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y la mala inten­ción de quie­nes tra­tan de zan­jar una divi­sión entre “cha­vis­tas” y “madu­ris­tas”, una corrien­te que el pro­pio com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro ha seña­la­do no exis­te; así como el dis­cur­so opor­tu­nis­ta que en coyun­tu­ras elec­to­ra­les esbo­zan quie­nes ante­po­nen sus aspi­ra­cio­nes per­so­na­lis­tas por sobre las colec­ti­vas. Las ver­da­de­ras y los ver­da­de­ros patrio­tas, defen­so­ras y defen­so­res de este pro­ce­so de cons­truc­ción socia­lis­ta, en unión cívi­co-mili­tar, somos cha­vis­tas; en el sen­ti­do en que lo defi­nió el pro­pio Coman­dan­te Eterno: Chá­vez es un Pue­blo!!

III

No se tra­ta de callar la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca, esen­cia del ser revo­lu­cio­na­rio, y mucho menos si esta vie­ne de nues­tro Pue­blo; sino de rea­li­zar­la, cómo muchas veces nos orien­tó el Coman­dan­te Chá­vez, “con leal­tad al pro­ce­so, con leal­tad a los prin­ci­pios…”. Se tra­ta, nos sigue dicien­do el líder boli­va­riano, de hacer­la “…de mane­ra éti­ca, con moral”.

Asi­mis­mo, es pre­ci­so evi­tar como nos ense­ñó Chá­vez “la divi­sión inter­na de las filas boli­va­ria­nas…”, el accio­nar “…de algu­nos que colo­can sus aspi­ra­cio­nes per­so­na­les por enci­ma del inte­rés colec­ti­vo y divi­den al movi­mien­to popu­lar. Eso se lla­ma trai­ción al Pue­blo, trai­ción a la revo­lu­ción y trai­ción a Chá­vez”.

De mane­ra que, esa crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca debe con­tex­tua­li­zar la com­ple­ja coyun­tu­ra a la que nos hemos refe­ri­do antes; debe ser cana­li­za­da ade­cua­da­men­te, a fin de evi­tar que nues­tras aspi­ra­cio­nes colec­ti­vas de que sean revi­sa­das y rec­ti­fi­ca­das algu­nas con­duc­tas, erro­res e, inclu­so, des­via­cio­nes que pudie­ran estar tenien­do lugar en el ámbi­to éti­co, ideo­ló­gi­co y en el desem­pe­ño de la ges­tión polí­ti­ca y/​o públi­ca, se con­vier­tan en ele­men­tos emplea­dos por la con­tra­rre­vo­lu­ción para aca­bar con el pro­yec­to boli­va­riano; y que se mate­ria­li­cen por el con­tra­rio en el reim­pul­so de las polí­ti­cas imple­men­ta­das por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en pro­ve­cho de las gran­des mayo­rías. Vale decir, se tra­ta de prac­ti­car aque­llo que el Coman­dan­te Eterno deno­mi­nó las 3R al cua­dra­do; a fin de ase­gu­rar man­te­ner el camino vic­to­rio­so: repo­la­ri­zar, repo­li­ti­zar, para reuni­fi­car nues­tras fuer­zas; y ver­da­de­ra­men­te ir a fon­do en la revi­sión, la rec­ti­fi­ca­ción y el reim­pul­so de nues­tra revo­lu­ción.

Nos corres­pon­de a noso­tras y noso­tros, a las y los patrio­tas, tra­ba­jar sin vaci­la­cio­nes para blin­dar la inven­ci­ble uni­dad de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, para man­te­ner­nos uni­das y uni­dos ‑en nues­tra diversidad‑, lea­les a los más ele­va­dos y sagra­dos intere­ses de la Patria, al lega­do del Coman­dan­te Chá­vez.

¡Lea­les siem­pre, trai­do­res nun­ca!!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *