Vene­zue­la. Caro­la Chá­vez: «¡Can­di­da­ta, pues!»

Por Caro­la Chá­vez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de sep­tiem­bre de 2020.

Hoy, más que un artícu­lo, me sien­to a escri­bir sen­ti­mien­tos que se me ata­ru­gan en el cora­zón. Es que miran­do hacia atrás, ape­nas cator­ce años, veo toda­vía con asom­bro los cami­nos que he anda­do, muchos de ellos, para­dó­ji­ca­men­te sin salir de la mesa de la coci­na de mi casa.

Hace cator­ce años me sen­té a escri­bir para con­tar­me cosas a mi mis­ma, como para expli­car­me y orde­nar una nue­va eta­pa que comen­za­ba a vivir, y en lugar de escri­bir mis cosas de mamá cua­ren­to­na, me lan­cé a escri­bir sobre el cha­vis­mo y des­de enton­ces no pue­do, ni quie­ro parar.

En estos cator­ce años he vivi­do de todo, repi­to, casi sin ale­jar­me de mi casa. En mi casa, una tar­de, escu­ché mis pala­bras en la boca de Chá­vez. En mi casa reci­bí des­de la pan­ta­lla de la tele su beso vola­do. Está­ba­mos en mi casa aquel domin­go cuan­do él me lla­mó des­de La Haba­na. Yo derre­ti­da de amor y emo­ción al otro lado de la línea me moría de la risa con su risa… “Mi Caro­la”, me decía… su Caro­la me quedé.

De la coci­na de mi casa a la feria del libro Cara­cas, de La Haba­na, de mi Bue­nos Aires que­ri­do (cuan­do yo te vuel­va a ver)… de Bar­qui­si­me­to, Mara­cai­bo, Valen­cia y Por­la­mar… a hablar fren­te a un mon­tón de gen­te, a tar­ta­mu­dear de mie­do escé­ni­co al prin­ci­pio, a ter­mi­nar con­tan­do his­to­rias que nos hacían a todos reír y llo­rar de amor cha­vis­ta… Apren­dien­do a hacer cosas mara­vi­llo­sas que ni siquie­ra soñé que que­ría o podía hacer.

Pasa­do el bubu­lú de las ferias, de nue­vo en mi casa de tor­tu­ga case­ra. Una noche de domin­go, otro domin­go, otra lla­ma­da de Chá­vez. Corre a correr tras él en la cam­pa­ña, Caro­la, corre y escri­be corrien­do esta his­to­ria de amor colec­ti­vo, la más her­mo­sa de todas… Corrí jun­to a mi Chá­vez ado­ra­do, muer­ta de mie­do por­que sabía que no sabía correr como todos corrían. Por­que yo nun­ca había esta­do en esas corre­de­ras. Muer­ta de mie­do de cagar­la, de que Chá­vez se decep­cio­na­ra, muer­ta del mie­do fui, apren­dí, escri­bí y me tra­je los besos vola­dos, la risa, otra vez la risa, “tu eres loca, mi Caro­la” y todo este amor que sigue aquí.

Des­de enton­ces, sigo hacien­do lo que siem­pre hice: escri­bir en esta mis­ma mesa, mien­tras que una sopa en el fue­go me dice que es la hora de poner­le cilan­tro, ají… Sigo aquí hacien­do lo que hago, defen­der nues­tra revo­lu­ción, des­de las mis­mas con­vic­cio­nes que hace 14 años me lle­va­ron a escri­bir de cha­vis­mo en vez de escri­bir de la com­pli­ca­da aven­tu­ra de ser una mamá otra vez los 42 años.

Ya ten­go 56. Aque­llos cin­cuen­ta y seis que con­ta­ba que ten­dría cuan­do mi bebé tuvie­ra cator­ce. Enton­ces ima­gi­na­ba el futu­ro y mis 56 leja­nos años sin la más remo­ta idea de todo lo que en mi vida pasa­ría entre aque­llos días y hoy. Hoy ten­go esos 56 años y des­de la mis­ma mesa de siem­pre me toca escri­bir que soy can­di­da­da a la Asam­blea Nacio­nal. ¡Ni en mis sue­ños más locos!

Inclu­so hace un par de sema­nas, yo ni pen­sa­ba en ser can­di­da­ta a nada. Pero otra vez otra lla­ma­da, otra vez la impre­sión, otra vez la llo­ra­de­ra, la risi­ta ner­vio­sa, la duda efí­me­ra, la anti­ci­pa­da mira­da año­ran­te a mi mesi­ta, a mi coci­na, otra vez la con­vic­ción de que ten­go que ir, de que algo bueno voy a poder hacer y otra vez, des­de allá don­de sea que está, la risa aque­lla, el beso vola­do y esa mira­da dul­ce que me guía por estos cami­nos que jamás soñé recorrer.

Soy can­di­da­ta cha­vis­ta y a Chá­vez nun­ca le voy a fallar. Ni a él, ni a mis com­pa­ñe­ros, por eso soy can­di­da­ta. Allá voy, pues, a la Asam­blea Nacio­nal. ¿Quién dijo miedo?

Este artícu­lo fue publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en la pági­na web Con El Mazo Dan­do el 9 de sep­tiem­bre de 2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *