Méxi­co. El pre­cio que se pagó para ayu­dar a Trump a con­te­ner el éxo­do migra­to­rio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2020

En medio de una de las mayo­res cri­sis migra­to­rias y diver­sas pre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos, el gobierno de Méxi­co des­ti­nó par­te de los recur­sos de un fon­do de coope­ra­ción y desa­rro­llo para Cen­troa­mé­ri­ca a medi­das para con­te­ner la migra­ción.

Infor­ma­ción ofi­cial obte­ni­da por The Asso­cia­ted Press seña­la que el gobierno de Andrés Manuel López Obra­dor asig­nó en 2019 más de cua­tro millo­nes de dóla­res del cono­ci­do como Fon­do Méxi­co para reha­bi­li­tar cen­tros de deten­ción migra­to­ria y tras­la­dar hacia el sur del país a migran­tes o soli­ci­tan­tes de asi­lo devuel­tos por Esta­dos Uni­dos que aca­ba­ron repa­tria­dos o, en algu­nos casos, aban­do­na­dos a su suer­te en dis­tin­tos pun­tos del país.

Crea­do por el gobierno mexi­cano en 2011 con el pro­pó­si­to de con­tri­buir con el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social de Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be, el fon­do ha finan­cia­do más de una doce­na de pro­yec­tos, sobre todo de infra­es­truc­tu­ra, en esas regio­nes. Sin embar­go, a media­dos de 2019 se redi­se­ñó para aten­der la cri­sis migra­to­ria en Mexi­co, jus­to unas sema­nas des­pués de que el gobierno de Donald Trump ame­na­za­ra con impo­ner aran­ce­les a las impor­ta­cio­nes mexi­ca­nas a menos que Méxi­co con­tu­vie­ra el flu­jo migra­to­rio.

Des­pués de ten­sas nego­cia­cio­nes, ambos paí­ses lle­ga­ron a un acuer­do median­te el cual Méxi­co esqui­vó los aran­ce­les y se com­pro­me­tió a des­ple­gar de miles de efec­ti­vos de la recién crea­da Guar­dia Nacio­nal y per­mi­tir a soli­ci­tan­tes de asi­lo en Esta­dos Uni­dos per­ma­ne­cer en terri­to­rio mexi­cano mien­tras sus casos eran pro­ce­sa­dos.

Lo que no se supo enton­ces es que los obje­ti­vos del Fon­do Méxi­co tam­bién fue­ron modi­fi­ca­dos para dedi­car recur­sos al tema migra­to­rio, lo que para ana­lis­tas y exper­tos es una cla­ra dis­tor­sión de sus obje­ti­vos para cum­plir con las exi­gen­cias del gobierno de Donald Trump.

El mar­tes por la tar­de, la Secre­ta­ría de Rela­cio­nes Exte­rio­res seña­ló en una car­ta a The Asso­cia­ted Press que el mon­to reasig­na­do es “muy peque­ño”, de ape­nas 4% del total de recur­sos del Fon­do Méxi­co. Ade­más, afir­mó que la deci­sión fue toma­da “exclu­si­va­men­te” por el gobierno mexi­cano y que obe­de­cien­do «a la pro­tec­ción y defen­sa de los intere­ses de Méxi­co y no de Esta­dos Uni­dos ni de nin­gún otro país”.

Pre­via­men­te la can­ci­lle­ría se había limi­ta­do a enu­me­rar las mejo­ras rea­li­za­das en alber­gues y cen­tros de deten­ción.

Tona­tiuh Gui­llén, el pri­mer res­pon­sa­ble de migra­ción del gobierno de López Obra­dor y quien dimi­tió duran­te la men­cio­na­da cri­sis de la pri­ma­ve­ra de 2019, con­si­de­ró que el redi­se­ño del fon­do fue “un giro dra­má­ti­co” en su con­cep­to y su misión y retra­ta lo que pasó el año pasa­do: “una recom­po­si­ción de la visión migra­to­ria com­ple­ta­men­te diri­gi­da a la con­ten­ción que nos deja sin herra­mien­tas y sin mate­ria para dise­ñar estra­te­gias del desa­rro­llo, que era el obje­ti­vo ini­cial del gobierno”.

El 24 de junio de 2019, dos sema­nas des­pués del acuer­do con Washing­ton que evi­tó los aran­ce­les, el gobierno de López Obra­dor publi­có un decre­to que esta­ble­cía que el fon­do reque­ría “una nue­va visión que per­mi­ta el mejor apro­ve­cha­mien­to de los recur­sos”.

Se auto­ri­za­ba así que ese dine­ro se pudie­ra usar, entre otras cosas, para el “regis­tro, con­trol y segui­mien­to” de los flu­jos migra­to­rios y el “equi­pa­mien­to” de esta­cio­nes migra­to­rias, eufe­mis­mo con el que el gobierno se refie­re a los cen­tros de deten­ción.

En res­pues­ta a soli­ci­tu­des de acce­so a la infor­ma­ción, la Agen­cia Mexi­ca­na de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal para el Desa­rro­llo (AMEXCID), que depen­de de la can­ci­lle­ría y ges­tio­na el fon­do, infor­mó a la AP que en julio del 2019 se des­ti­na­ron 60 millo­nes de pesos (unos 3,3 millo­nes de dóla­res al tipo de cam­bio de ese momen­to) para mejo­ras en cen­tros de deten­ción y alber­gues.

En sep­tiem­bre de ese mis­mo año, se uti­li­za­ron otros 14 millo­nes de pesos (poco más de 700.000 dóla­res) para tras­la­dos de soli­ci­tan­tes de asi­lo devuel­tos por Esta­dos Uni­dos, según se des­pren­de del cru­ce de datos de dos soli­ci­tu­des de infor­ma­ción.

López Obra­dor apos­tó duran­te su cam­pa­ña por mul­ti­pli­car la coope­ra­ción con Amé­ri­ca Cen­tral para que emi­grar fue­ra una opción y no una obli­ga­ción. Pro­me­tió miles de pues­tos de tra­ba­jo para los migran­tes y en los tres pri­me­ros meses de su gobierno —que comen­zó en diciem­bre de 2018– con­ce­dió 15.000 visas huma­ni­ta­rias a cen­tro­ame­ri­ca­nos que lle­ga­ron en cara­va­nas.

Sin embar­go, y aun­que lan­zó algu­nos pro­gra­mas de desa­rro­llo, con la cri­sis de los aran­ce­les y la pre­sión de Trump, el pre­si­den­te apre­su­ró el des­plie­gue de la Guar­dia Nacio­nal para fre­nar los flu­jos irre­gu­la­res, cam­bió al res­pon­sa­ble de migra­ción, mili­ta­res que­da­ron como jefes de esa agen­cia en algu­nos esta­dos y se mul­ti­pli­ca­ron las reda­das, las deten­cio­nes y las depor­ta­cio­nes.

Qui­zá uno de los cam­bios más radi­ca­les fue acep­tar que más de 60.000 soli­ci­tan­tes de asi­lo en Esta­dos Uni­dos fue­ran devuel­tos por la fron­te­ra nor­te mexi­ca­na para que espe­ra­ran su pro­ce­so en terri­to­rios con­tro­la­dos por los cár­te­les, mul­ti­pli­can­do la vul­ne­ra­bi­li­dad de esas per­so­nas y vio­lan­do, según las ONG, dere­chos bási­cos de las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les.

El gobierno fede­ral no ha pro­por­cio­na­do infor­ma­ción cla­ra sobre cuán­tas de esas per­so­nas fue­ron tras­la­da­das al inte­rior o el sur del país, pero la can­ci­lle­ría seña­ló hace meses que más de mitad habían deci­di­do vol­ver a sus paí­ses.

Las auto­ri­da­des ase­gu­ran que las mejo­ras en los cen­tros redun­da­ron en una mejo­ra para los migran­tes e insis­ten en que los tras­la­dos son “volun­ta­rios”. Sin embar­go, Mau­reen Meyer vice­pre­si­den­ta y direc­to­ra para Méxi­co de la Ofi­ci­na en Washing­ton para Asun­tos Lati­no­ame­ri­ca­nos (WOLA), ase­gu­ró –y AP lo cons­ta­tó en visi­tas a la fron­te­ra en 2019— que esta­ban “invi­tan­do a la gen­te a auto­de­por­tar­se” sin la infor­ma­ción nece­sa­ria y sin expli­car­les las reper­cu­sio­nes de una deci­sión que les pue­de impe­dir seguir con su pro­ce­so de asi­lo en Esta­dos Uni­dos o Méxi­co.

“El hecho de que el gobierno mexi­cano des­via­ra los fon­dos desig­na­dos para enfren­tar los fac­to­res eco­nó­mi­cos que impul­san la migra­ción a Esta­dos Uni­dos al tras­la­do de los soli­ci­tan­tes de asi­lo del nor­te al sur de Méxi­co y a mejo­rar las con­di­cio­nes en los cen­tros de deten­ción es una señal cla­ra de cómo la admi­nis­tra­ción de López Obra­dor cam­bió sus prio­ri­da­des migra­to­rias en res­pues­ta a las deman­das del gobierno de Trump”, denun­ció Meyer.

En mar­zo pasa­do, ese pro­gra­ma migra­to­rio idea­do por Trump de retorno de soli­ci­tan­tes de asi­lo se para­li­zó, pero con­ti­nua­ron las devo­lu­cio­nes, en este caso más inme­dia­tas y tan­to de cen­tro­ame­ri­ca­nos como de mexi­ca­nos, como par­te de las medi­das supues­ta­men­te nece­sa­rias para evi­tar la trans­mi­sión del coro­na­vi­rus.

En abril de 2020, en medio de la pan­de­mia, el gobierno mexi­cano des­ti­nó 16 millo­nes de pesos a “apo­yo para Tras­la­do terres­tre, gra­tui­to y volun­ta­rio de per­so­nas en terri­to­rio nacio­nal”, el mis­mo epí­gra­fe y prác­ti­ca­men­te el mis­mo mon­to del pro­yec­to des­ti­na­do el año pasa­do a mover hacia el sur a soli­ci­tan­tes de asi­lo. En esas fechas, AP cons­ta­tó que con­ti­nua­ba el movi­mien­to de migran­tes en auto­bu­ses des­de la fron­te­ra nor­te al lími­te con Gua­te­ma­la don­de algu­nos eran aban­do­na­dos y que­da­ron vara­dos sema­nas por­que las fron­te­ras esta­ban cerra­das como medi­da para fre­nar el coro­na­vi­rus.

Según una lis­ta pro­por­cio­na­da por la AMEXCID, el fon­do ‑ofi­cial­men­te lla­ma­do Fon­do de Infra­es­truc­tu­ra para Paí­ses de Meso­amé­ri­ca y el Cari­be- ha des­ti­na­do des­de 2011 casi 150 millo­nes de dóla­res a pro­yec­tos en 11 paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be, entre ellos Beli­ce, Cos­ta Rica, Hai­tí, El Sal­va­dor o Jamai­ca.

De esa can­ti­dad, y según el des­glo­se de la AMEXCID, el actual gobierno apro­bó en 2019 62 millo­nes para dos de sus prin­ci­pa­les pro­gra­mas socia­les en El Sal­va­dor y Hon­du­ras: uno de apo­yo al cam­po -“Sem­bran­do vida”- y otro para jóve­nes de esos paí­ses. Ambos están diri­gi­dos a inyec­tar recur­sos para gene­rar empleos y, según la car­ta remi­ti­da a AP el mar­tes por la tar­de, se han reclu­ta­do a 9,908 per­so­nas cen­tro­ame­ri­ca­nas en el mar­co de estos pro­gra­mas.

El res­to de los recur­sos ges­tio­na­dos por la actual admi­nis­tra­ción, casi 32 millo­nes de dóla­res, fue para los pro­yec­tos vin­cu­la­dos a la migra­ción y a pro­gra­mas des­ti­na­dos a enfren­tar la pan­de­mia por COVID-19.

La can­ci­lle­ría no infor­mó sobre el mon­to ori­gi­nal del fon­do pero indi­có que ya no tie­ne recur­sos dis­po­ni­bles y que en mayo el gobierno fede­ral orde­nó su extin­ción como par­te de la deci­sión de López Obra­dor de eli­mi­nar muchos fidei­co­mi­sos por con­si­de­rar­los poten­cia­les focos de corrup­ción. No obs­tan­te, agre­gó que el cie­rre del fon­do pue­de lle­var años, has­ta que con­clu­yan todos los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos.

“Es cla­ro que se dis­tor­sio­nó el obje­to ori­gi­na­rio de este fon­do y tam­bién es cla­ro que no tene­mos sufi­cien­te infor­ma­ción del ejer­ci­cio del gas­to”, resu­mió Gui­llén, el exres­pon­sa­ble de Migra­ción en Méxi­co.

FUENTE: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *