Colom­bia. Repu­dio de ALBA Movi­mien­tos a la nue­va masa­cre con­tra el pue­blo

Una nue­va masa­cre en Colom­bia nos due­le, esta vez tie­ne a la poli­cía de Bogo­tá como pro­ta­go­nis­ta. La bru­ta­li­dad y el abu­so son trans­ver­sa­les a todas las fuer­zas repre­si­vas del Esta­do colom­biano, que ha cons­ti­tui­do a la muer­te como for­ma habi­tual de diri­mir y aca­llar los con­flic­tos socia­les sur­gi­dos de la des­igual­dad, de la fal­ta de dere­chos y del cli­ma des­ca­ra­da­men­te opre­si­vo con que las cla­ses domi­nan­tes quie­ren gober­nar des­de hace déca­das.

Lamen­ta­ble­men­te, en este her­mano país las masa­cres y muer­tes e se han con­vir­ti­do en mone­da corrien­te. Des­de el ini­cio del gobierno de Iván Duque se ha recru­de­ci­do la vio­len­cia polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal con­tra el pue­blo Colom­biano pro­duc­to de su polí­ti­ca de gobierno en con­tra de la pobla­ción más pos­ter­ga­da y afec­ta­da por el con­flic­to en cam­pos y ciu­da­des. Estos hechos no sola­men­te han con­ta­do con la indi­fe­ren­cia sino con la mini­mi­za­ción por par­te del pre­si­den­te, y su Minis­tro de Defen­sa Car­los Homes Tru­ji­llo, quie­nes con­ti­núan exi­mien­do a la Fuer­za Públi­ca de toda su res­pon­sa­bi­li­dad y bur­lán­do­se en la cara de las y los colom­bia­nos de los nive­les de vio­len­cia y desidia que sufren a dia­rio. A la fecha van más de 1000 líde­res y lide­re­sas socia­les ase­si­na­das, y más de 50 masa­cres en lo que va del año, mien­tras los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y repre­sen­tan­tes atur­den por su silen­cio, y el gobierno se lava las manos y dis­fra­za las mis­mas con eufe­mis­mos. Sin embar­go, el pue­blo colom­biano, a pesar de esas con­di­cio­nes y sabien­do lo que tie­ne enfren­te, se levan­ta una y otra vez, lucha y resis­te. Res­pon­de a la injus­ti­cia.

El ase­si­na­to de Javier Ordó­ñez, dete­ni­do y bru­tal­men­te some­ti­do por dos ofi­cia­les de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na el pasa­do 09 de sep­tiem­bre en Bogo­tá des­ató una nue­va ola de indig­na­ción y pro­tes­tas que lle­vo a la des­truc­ción de pues­tos poli­cia­les en varias ciu­da­des como Iba­gué, Cali, Nei­va, Mede­llín, Barran­qui­lla, Pita­li­to, Buca­ra­man­ga, Perei­ra, Tun­ja, Popa­yán y Bogo­tá. Las cace­ro­las, las pin­tas, y la acción direc­ta con­tra los Coman­dos de Acción Inme­dia­ta ‑CAI- de poli­cía, fue­ron comu­nes en todos los luga­res en los que se pre­sen­ta­ron movi­li­za­cio­nes. Vale la pena men­cio­nar que han sido nume­ro­sas las denun­cias de varios ciu­da­da­nos, y muchas ciu­da­da­nas que han denun­cia­do que estos CAI son en reali­dad Cen­tros de Deten­ción Ile­ga­les, don­de se gol­pea, tor­tu­ra y vio­len­ta sexual­men­te a las dete­ni­das.

Al igual que lo suce­di­do con Geor­ge Floyd en EEUU, los poli­cías mata­ron a pro­pó­si­to a una per­so­na mien­tras eran fil­ma­dos y mien­tras Javier gri­ta­ba por su vida. La vio­len­cia estruc­tu­ral es into­le­ra­ble, invi­vi­ble para ese pue­blo que no quie­re mas vio­len­cia ni mal­tra­tos.

La repre­sión de la Poli­cía, jun­to al Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios, con el uso de armas de fue­go gene­ró la muer­te de diez per­so­nas en la noche de 09 de sep­tiem­bre y casi 200 heridos/​as. Sin con­tar las denun­cias de tor­tu­ra que sufrie­ron quie­nes fue­ron detenidos/​as. La noche del 10 de sep­tiem­bre ini­cia­ron nue­va­men­te las movi­li­za­cio­nes y con ellas, la cace­ría que des­ató la Poli­cía nue­va­men­te, gol­pean­do y patean­do a los dete­ni­dos en el sue­lo, tiran­do pie­dras con­tra casas y edi­fi­cios, ame­dren­tan­do a los y las jove­nes ame­na­zan­do con ase­si­nar­los y por supues­to, nue­va­men­te, dis­pa­ran­do indis­cri­mi­na­da­men­te a los y las mani­fes­tan­tes.

Estas imá­ge­nes que han sido difun­di­das evi­den­cian lo cier­to que son las miles de denun­cias de las regio­nes rura­les del país, quie­nes afir­man que la Fuer­za Públi­ca nun­ca obra res­pe­tan­do la ley ni los Dere­chos Huma­nos, sino todo lo con­tra­rio: el modus ope­ran­di es la vio­len­cia, la ame­na­za, la deten­ción arbi­tra­ria y en el peor de los casos, el ase­si­na­to. Si la Poli­cía en ple­na capi­tal del país es capaz de ase­si­nar a man­sal­va a dece­nas de jóve­nes, fren­te a cien­tos de cáma­ras que les están gra­ban­do para denun­ciar­les, ¿qué no harán en medio de los terri­to­rios don­de nadie los gra­ba, ni los difun­de por redes socia­les?

Des­de ALBA Movi­mien­tos, vol­ve­mos a alzar la voz jun­to al pue­blo colom­biano. Ese pue­blo her­mano, que bus­ca incan­sa­ble­men­te la paz, pero que no deja­ra de luchar mien­tras la injus­ti­cia sea la nor­ma, mien­tras los tom­bos, mili­cos y para­cos sigan sien­do quie­nes mar­quen las reglas.

Exi­gi­mos jus­ti­cia por Javier y por todos los caídos/​as en estas jor­na­das de pro­tes­ta. Llo­ra­mos cada vida y abra­za­mos a sus fami­lia­res y ami­gos en este momen­to tan duro.

Expug­na­mos al nefas­to secre­ta­rio gene­ral de la OEA a que, al menos disi­mu­le su rol, y diga algo sobre esta situa­ción.
Pedi­mos que se res­pe­ten las garan­tías de las 138 per­so­nas que aun siguen dete­ni­das por dife­ren­tes uni­da­des de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na, Mili­tar y el ESMAD.

En toda Nues­tra Amé­ri­ca nos due­le Colom­bia, pero tam­bién con espe­ran­za sabe­mos que su pue­blo con­ti­núa levan­tán­do­se con­tra los abu­sos y la injus­ti­cia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *