Colom­bia. Movi­li­za­cio­nes y resis­ten­cia en repu­dio a la bru­ta­li­dad poli­cial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2020.

En la madru­ga­da de este 9 de sep­tiem­bre, la poli­cía ase­si­na­ba a gol­pes y des­car­gas eléc­tri­cas a Javier Ordo­ñez, un joven padre de fami­lia y abo­ga­do de la ciu­dad de Bogo­tá. El hecho que­dó regis­tra­do en varias gra­ba­cio­nes, y la denun­cia públi­ca de la bru­ta­li­dad poli­cial pron­ta­men­te se vira­li­zó en redes tan­to de Colom­bia, como de toda Amé­ri­ca Lati­na.

Fren­te al abu­so y bru­ta­li­dad poli­cial, miles de per­so­nas se auto­con­vo­ca­ron a las calles de Bogo­tá, Cali, Mede­llín, Pas­to y varias ciu­da­des de Colom­bia, para denun­ciar y pro­tes­tar con­tra algo que está muy lejos de ser un caso ais­la­do. Como en todas par­tes del mun­do, la ins­ti­tu­ción poli­cial se carac­te­ri­za por ejer­cer de mane­ra des­me­di­da el poder de la repre­sión y el mono­po­lio de la vio­len­cia. Con extor­cio­nes, ban­das delic­ti­vas de trá­fi­co de dro­gas, armas y muje­res, vio­la­cio­nes, tor­tu­ra, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes for­za­das como par­te de su reper­to­rio de acción, la poli­cía a nivel mun­dial cons­ti­tu­ye el bra­zo arma­do que repre­sen­ta y defien­de los intere­ses del Esta­do bur­gués.

En las mani­fes­ta­cio­nes en Bogo­tá, ya se regis­tran al menos 9 ase­si­na­tos por par­te de la poli­cía, que de mane­ra cri­mi­nal, reti­ró las pla­cas de sus moto­ri­za­dos y dio vuel­ta a sus uni­for­mes para evi­tar ser iden­ti­fi­ca­dos. Así mis­mo, se con­ta­bi­li­zan más de 66 per­so­nas heri­das por arma de fue­go. Estas nue­vas víc­ti­mas de crí­me­nes de Esta­do, se suman a las miles de per­so­nas aco­sa­das, des­pla­za­das y ase­si­na­das en Colom­bia, que en masa­cres, en las últi­mas sema­nas suman más de 50.

El accio­nar de la poli­cía en Colom­bia no repre­sen­ta una prác­ti­ca ais­la­da. Las imá­ge­nes y pedi­do de auxi­lio de Javier Ordó­ñez sien­do ase­si­na­do por agen­tes del orden, recuer­dan indu­da­ble­men­te al caso de Geor­ge Floyd en Esta­dos Uni­dos, que tam­bién que­dó redó regis­tra­do en video y se vira­li­zó en redes, dis­pa­ran­do una ola de pro­tes­tas legí­ti­mas en con­tra de la bru­ta­li­dad poli­cial yan­qui. La res­pues­ta del cuer­po poli­cial y del gobierno en los EE.UU, fue exac­ta­men­te la mis­ma que en Colom­bia, cuan­do el Minis­tro de Defen­sa Car­los Hol­mes, dio un comu­ni­ca­do de pren­sa anun­cian­do que se refor­za­ría con más de 1500 ele­men­tos más a la ciu­dad de Bogo­tá, entre poli­cías y mili­ta­res.

Tam­bién des­ta­ca­ron sus pro­nun­cia­mien­tos en los que insis­tió en una “cam­pa­ña de des­le­gi­ti­ma­ción a la ins­ti­tu­ción poli­cial en redes”, que recuer­da tam­bién al dis­cur­so mediá­ti­co de la Minis­tra de Gobierno María Pau­la Romo, duran­te el levan­ta­mien­to de Octu­bre pasa­do en Ecua­dor.

Así mis­mo, esta serie de abu­sos de la Poli­cía Nacio­nal de Colom­bia, nos recuer­da dolo­ro­sa­men­te a los abu­sos de toda la ins­ti­tu­ción poli­cial en todas par­tes de Amé­ri­ca: el gati­llo fácil de la poli­cía argen­ti­na, que hace pocos meses des­pa­re­ció a Facun­do Cas­tro y esta sema­na dis­pa­ró en su pro­pia casa a Facun­do Vaca, y todxs lxs pibes de las villas que per­si­guen a dia­rio –esta sema­na sitió la Casa Rosa­da con excu­sa de aumen­to sala­rial.

Los cara­bi­ne­ros de Chi­le, con su entra­ña­ble y exten­sa rela­ción con la escue­la pino­che­tis­ta, que se refle­ja en su per­se­cu­ción y vio­len­cia con­tra el pue­blo chi­leno y mapu­che, con muti­la­cio­nes ocu­la­res, tor­tu­ra y apre­sa­mien­tos extra­ju­di­cia­les e injus­ti­fi­ca­dos. La poli­cía de Boli­via, fiel al régi­men dic­ta­to­rial de Áñez que dis­pa­ra a dia­rio con­tra el pue­blo boli­viano levan­ta­do y movi­li­za­do. El cuer­po de poli­cía de los Esta­dos Uni­dos, que ha encar­na­do una gue­rra con­tra la pobla­ción negra des­de hace déca­das, y por supues­to la Poli­cía Nacio­nal del Ecua­dor, des­de la épo­ca del SIC-10 y has­ta aho­ra.

Las movi­li­za­cio­nes en Colom­bia con­ti­núan, aun cuan­do la alcal­de­sa Clau­dia López, ha sido, por decir lo menos, pasi­va. Aun con Iván Duque como pre­si­den­te y repre­sen­tan­te de la para­nar­co­po­lí­ti­ca, y aun cuan­do la poli­cía cri­mi­nal se refuer­za.

A con­ti­nua­ción los nom­bres de las per­so­nas ase­si­na­das para nom­brarlxs y man­te­nerlxs en la memo­ria. Un acto que deman­da jus­ti­cia!

Javier Oedé­ñez 45 años

Ale­xan­des Fon­se­ca 17 años

Andrés Rodrui­gues 23 años

Julieth Rami­rez 18 años

Freddy Mahe­cha 20 años

Ger­man fuen­tes 25 años

Julian Gon­za­les 27 años

Cris­tian Mene­ses 27 años

Mar­ce­la zuñi­ga 36 años

Angie Vaque­ro 19 años

Foto­gra­fías: Pau­la Rodri­guez, Cami­la Díaz, Natha­lia Angua­ni­ta, Iván Valen­cia, José Var­gas, Oscar Perez, La Direk­ta, Red Comu­ni­ta­ria Trans, Revis­ta Heka­tom­be, Fotó­gra­fas Lati­no­ame­ri­ca­nas, Las DosO­ri­llas, Aule y Pala­bra, Con­ta­gio Radio.

Fuen­te: Revis­ta Cri­sis

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *