Colom­bia. Diez muer­tos en Bogo­tá duran­te las pro­tes­tas por el ase­si­na­to de Javier Ordó­ñez

Por Gui­do Miguel Vas­sa­llo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de sep­tiem­bre de 2020.

Las mani­fes­ta­cio­nes deja­ron un sal­do de al menos 200 heri­dos. La CIDH con­de­nó «enfá­ti­ca­men­te los casos de bru­ta­li­dad y abu­so poli­cial» y lla­mó a inves­ti­gar y san­cio­nar a los cul­pa­bles.

En medio de un fuer­te cli­ma de ten­sión, la cifra de muer­tos duran­te las pro­tes­tas con­tra el abu­so poli­cial en Colom­bia ascen­dió a diez. Las movi­li­za­cio­nes empe­za­ron el miér­co­les por la noche pero se exten­die­ron a lo lar­go del jue­ves en repu­dio a la muer­te de Javier Ordó­ñez, abo­ga­do de 46 años que reci­bió repe­ti­das des­car­gas de la pis­to­la taser de un poli­cía. La alcal­de­sa bogo­ta­na, Clau­dia López, deta­lló que las sie­te per­so­nas que per­die­ron la vida en la ciu­dad son jóve­nes de entre 17 y 27 años que reci­bie­ron dis­pa­ros de arma de fue­go.

Hubo otras tres víc­ti­mas fata­les en Soa­cha, una popu­lo­sa loca­li­dad situa­da al sur de la capi­tal colom­bia­na. Las pro­tes­tas deja­ron ade­más un sal­do de al menos 200 heri­dos. Duran­te las mani­fes­ta­cio­nes tam­bién fue­ron des­trui­dos alre­de­dor de 50 pues­tos de poli­cía, cono­ci­dos como Cen­tros de Aten­ción Inme­dia­ta (CAI), y dece­nas de colec­ti­vos del ser­vi­cio públi­co.

El pre­si­den­te de Colom­bia, Iván Duque, dio una tibia res­pues­ta a la vio­len­cia en las calles: dijo que no ten­drá «tole­ran­cia ante los abu­sos», aun­que mani­fes­tó la nece­si­dad de sepa­rar las «res­pon­sa­bi­li­da­des pun­tua­les» del com­por­ta­mien­to de toda la ins­ti­tu­ción poli­cial. El males­tar por los abu­sos poli­cia­les se vie­ne acu­mu­lan­do hace mucho tiem­po en la socie­dad colom­bia­na.

Pero la muer­te del abo­ga­do Javier Ordó­ñez fue la gota que rebal­só el vaso. La CIDH con­de­nó «enfá­ti­ca­men­te los casos de bru­ta­li­dad y abu­so poli­cial» en Colom­bia y lla­mó a inves­ti­gar y san­cio­nar a los cul­pa­bles. «Es ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­da la indig­na­ción ciu­da­da­na por la vio­len­cia desen­fre­na­da de la poli­cía», ase­gu­ró el sena­dor del Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo, Iván Cepe­da, en diá­lo­go con Página/​12.

Duran­te la tar­de del jue­ves se regis­tra­ron inci­den­tes en el barrio Ver­be­nal, situa­do al nor­te de Bogo­tá, don­de varios mani­fes­tan­tes lle­ga­ron has­ta el CAI de la poli­cía tras la muer­te de un joven que reci­bió cua­tro dis­pa­ros en las pro­tes­tas del miér­co­les. Algu­nos de los movi­li­za­dos usa­ron llan­tas, conos y has­ta basu­ra para ata­car las ins­ta­la­cio­nes de la poli­cía y pren­der fue­go.

Los uni­for­ma­dos que se encon­tra­ban en el inte­rior no resul­ta­ron heri­dos. Mien­tras tan­to, en otro sec­tor del nor­te de la ciu­dad, en el barrio El Rin­cón, en la loca­li­dad de Suba, mani­fes­tan­tes ata­ca­ron otro CAI. En el barrio Villa Luz, don­de Javier Ordó­ñez per­dió la vida, el Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (ESMAD) recu­pe­ró la calle lue­go de que varios mani­fes­tan­tes blo­quea­ran el paso con palos y escom­bros.

«De nue­vo se reite­ra el mis­mo patrón: el abu­so de auto­ri­dad y el con­trol exce­si­vo al dere­cho a la pro­tes­ta que cul­mi­na con el ase­si­na­to de diez per­so­nas en Bogo­tá y Soa­cha, en pro­tes­tas que inten­ta­ban expre­sar la indig­na­ción por los hechos que fue­ron cono­ci­dos a tra­vés de las redes socia­les de un evi­den­te acto de tor­tu­ra», ase­gu­ró a este dia­rio Luis Alfon­so Cas­ti­llo, voce­ro del Movi­mien­to Nacio­nal de Víc­ti­mas de Crí­me­nes de Esta­do (MOVICE).

Los muer­tos de las pro­tes­tas con­tra la vio­len­cia poli­cial son en su amplia mayo­ría jóve­nes. Julieth Ramí­rez Mesa no par­ti­ci­pa­ba de nin­gu­na mani­fes­ta­ción pero reci­bió un dis­pa­ro al que­dar atra­pa­da en medio de los des­ma­nes en La Gai­ta­na, barrio del noroes­te de Bogo­tá. Su padre, Harold Ramí­rez, recor­dó que Julieth, que en 15 días cum­pli­ría 19 años, le pidió per­mi­so para ir a casa de una ami­ga y él se lo dio por­que no sabía nada de las pro­tes­tas que esta­lla­ron el miér­co­les en la capi­tal colom­bia­na. Ramí­rez deta­lló: «En un calle­jón la niña se des­plo­mó, me dice la ami­gui­ta, y se nos murió». Por su par­te, la pare­ja del joven Jai­der Ale­xan­der Fon­se­ca, de 17, otra de las víc­ti­mas mor­ta­les, cul­pó a la poli­cía de «dejar un niño de sie­te meses sin padre».

«Tene­mos una poli­cía que pare­cie­ra entre­na­da no sola­men­te para vio­len­tar ciu­da­da­nos a par­tir del uso exce­si­vo de la fuer­za, sino tam­bién para encu­brir esas accio­nes como lo vimos el miér­co­les en videos de poli­cías que se inter­cam­bia­ban armas con per­so­nal de civil, o que encu­brían su iden­ti­fi­ca­ción vol­teán­do­se las cha­que­tas. Sien­ten que están fue­ra del con­trol del Esta­do”, mani­fes­tó Fran­klin Cas­ta­ñe­da, pre­si­den­te del Comi­té de Soli­da­ri­dad con los Pre­sos Polí­ti­cos y miem­bro de «Defen­der la liber­tad».

La alcal­de­sa de Bogo­tá, Clau­dia López, se puso al fren­te de las crí­ti­cas con­tra el vio­len­to accio­nar poli­cial. «Al uso indis­cri­mi­na­do de armas de fue­go no se le pue­de con­si­de­rar abu­so poli­cial. Eso es un aten­ta­do direc­to a ciu­da­da­nos iner­mes, a civi­les, jóve­nes en su inmen­sa mayo­ría», afir­mó. «Uno no tie­ne 58 heri­dos en una noche por tri­ful­cas, sino por el uso indis­cri­mi­na­do de armas de fue­go por par­te de miem­bros de la Poli­cía Nacio­nal», agre­gó López, que aun­que no decla­ró toque de que­da en Bogo­tá, le pidió a los ciu­da­da­nos estar en casa antes de las sie­te de la noche.

Por su par­te, la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) se sumó al repu­dio y con­de­nó «enfá­ti­ca­men­te los casos de bru­ta­li­dad y abu­so poli­cial» en Colom­bia. A tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter, la CIDH apun­tó que en el con­tex­to de las pro­tes­tas por lo ocu­rri­do con el abo­ga­do de 46 años, hubo muer­tos y heri­dos y «todos estos hechos deben ser escla­re­ci­dos, inves­ti­ga­dos y san­cio­na­dos». «La CIDH recuer­da al Esta­do su deber de garan­ti­zar el dere­cho a la vida, inte­gri­dad y liber­tad de mani­fes­ta­ción», indi­có el orga­nis­mo en otro tuit.

Nece­si­dad de refor­ma

La pér­di­da de con­fian­za de la ciu­da­da­nía en la fuer­za poli­cial cre­ce día a día, y la muer­te del abo­ga­do Javier Ordó­ñez vol­vió a poner sobre la mesa la nece­si­dad de refor­mar a la ins­ti­tu­ción. «La poli­cía está per­dien­do bue­na par­te del res­pe­to de la socie­dad. Hay un cli­ma de can­san­cio que nos lle­va a la situa­ción que esta­mos obser­van­do», dijo Cas­ta­ñe­da. En Colom­bia, a dife­ren­cia de otros paí­ses, la poli­cía nacio­nal no depen­de del minis­te­rio de Segu­ri­dad o del Inte­rior sino del de Defen­sa, y a pesar de ser un cuer­po civil arma­do, tomó par­te como un ejér­ci­to regu­lar en la lucha con­tra los gru­pos gue­rri­lle­ros y las ban­das dedi­ca­das al nar­co­trá­fi­co.

Del lado del gobierno, la res­pues­ta a lo que suce­dió en las calles fue cuan­to menos con­fu­sa. El pre­si­den­te Iván Duque ase­gu­ró que «no pue­de haber tole­ran­cia cuan­do se abu­se del uni­for­me». Sin embar­go, recha­zó que se «estig­ma­ti­ce y se les lla­me ase­si­nos» a los uni­for­ma­dos por «res­pon­sa­bi­li­da­des pun­tua­les» de algu­nos de ellos. «Este hecho se cir­cuns­cri­be den­tro de un mar­co gene­ral de vio­len­cia y vio­la­ción a los dere­chos huma­nos que se está pre­sen­tan­do en Colom­bia en los últi­mos meses a los cua­les el gobierno ha res­pon­di­do con un len­gua­je beli­cis­ta», mani­fes­tó al res­pec­to Cas­ti­llo.

La vio­len­cia de esta sema­na lle­vó a dife­ren­tes sec­to­res a plan­tear una refor­ma de la poli­cía. «Por supues­to mi lla­ma­do es a que cese toda for­ma de vio­len­cia pero tam­bién a que haya una refor­ma estruc­tu­ral y esen­cial de la poli­cía», sos­tu­vo en ese sen­ti­do Iván Cepe­da. «La poli­cía no pue­de seguir vio­lan­do los dere­chos huma­nos de la pobla­ción, y requie­re con­ver­tir­se en un orga­nis­mo que res­pe­te en toda cir­cuns­tan­cia los dere­chos de la ciu­da­da­nía», agre­gó el sena­dor colom­biano. Cas­ti­llo fue aún más crí­ti­co al ase­gu­rar que «Colom­bia hoy está tran­si­tan­do por cuen­ta de las accio­nes del gobierno a una agu­di­za­ción del con­flic­to y a la ins­ta­la­ción de un régi­men pro­cli­ve al fas­cis­mo».

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *