Chi­le. Allen­de: Es más que una bio­gra­fía, es un nom­bre y un hom­bre de la his­to­ria

Por Hugo Guz­mán. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre 2020.

Algu­nos no dudan en defi­nir­lo como el líder social y polí­ti­co más impor­tan­te e influ­yen­te en la his­to­ria de Chi­le en los dos últi­mos siglos.

Su impron­ta irra­dió nacio­nal e inter­na­cio­nal­men­te y su pen­sa­mien­to es fuen­te recu­rren­te en espa­cios aca­dé­mi­cos, legis­la­ti­vos, polí­ti­cos, sin­di­ca­les, estu­dian­ti­les, de his­to­ria­do­res.

Su prác­ti­ca como médi­co, mili­tan­te socia­lis­ta, figu­ra fun­da­men­tal de la izquier­da chi­le­na, minis­tro, par­la­men­ta­rio y Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, se selló en cohe­ren­cia y rec­ti­tud en el últi­mo ges­to de defen­sa irres­tric­ta del man­da­to popu­lar y cons­ti­tu­cio­nal de defen­der la pre­si­den­cia, ins­ta­la­do y com­ba­tien­do en el pala­cio pre­si­den­cial de La Mone­da.

Así, su actuar se rei­vin­di­ca en un sen­ti­do éti­co y una expre­sión supre­ma de la acción polí­ti­ca con­se­cuen­te.

Su lar­ga tra­yec­to­ria polí­ti­ca y social se extien­de en suce­sos en unas cua­ren­ta déca­das don­de no hubo mes o año en que deja­ra de rea­li­zar algu­na acción de gra­vi­tan­te con­no­ta­ción públi­ca en base a pro­pues­tas o desem­pe­ño pen­san­do en dere­chos del pue­blo, defen­sa de deman­das socia­les, avan­ces en salud o vivien­da, nutrien­do el pen­sa­mien­to trans­for­ma­dor, pen­san­do en una socie­dad dis­tin­ta, vin­cu­lán­do­se a los tra­ba­ja­do­res, y bus­can­do la uni­dad de la izquier­da y las fuer­zas del cam­bio.

Sal­va­dor Allen­de Gos­sens es más que una bio­gra­fía. Es un nom­bre y un hom­bre de la his­to­ria. Don­de su pen­sa­mien­to y prác­ti­ca polí­ti­ca se ter­mi­nó de amal­ga­mar con una con­se­cuen­cia éti­ca y defen­sa de idea­les.

Su his­to­ria, en la his­to­ria, se nutre de acier­tos, tam­bién de equi­vo­ca­cio­nes, de logros y de fra­ca­sos, de bue­nas y malas deci­sio­nes. No es su desem­pe­ño algo lineal y puro, some­ti­do al escar­nio o el aná­li­sis de su tra­yec­to­ria, ger­men de deba­tes y tam­bién de reco­no­ci­mien­to a su obra.

Nació en el puer­to de Val­pa­raí­so el 26 de junio de 1908. Estu­dió Medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Chi­le y se incli­nó por la medi­ci­na social y las polí­ti­cas públi­cas de salud, escri­bien­do el tex­to “La reali­dad médi­co social chi­le­na”Fue inte­gran­te des­ta­ca­do de la Maso­ne­ría. Dipu­tado y sena­dor, minis­tro de Salu­bri­dad, Pre­vi­sión y Asis­ten­cia Social en el gobierno de Pedro Agui­rre Cer­da. Can­di­da­to pre­si­den­cial de fuer­zas popu­la­res y de izquier­da los años 1952, 1958, 1964 y 1970. Des­de joven mili­tó en el Par­ti­do Socia­lis­ta, has­ta su muer­te el 11 de sep­tiem­bre de 1973.

Des­de su ado­les­cen­cia ger­mi­nó en él un espí­ri­tu de bús­que­da aso­cia­do a una con­di­ción de rebel­día, en una con­vic­ción que fue ani­dan­do en cuan­to a un cam­bio pro­fun­do de la socie­dad chi­le­na, que no era otra cosa que con­se­guir la jus­ti­cia social. Como dato bio­grá­fi­co, el mis­mo Pre­si­den­te Allen­de recor­da­ba al zapa­te­ro ita­liano y anar­quis­ta que lo lle­vó en los pri­me­ros pasos de lec­tu­ras deci­si­vas. “Cuan­do era mucha­cho, entre los 14 y los 15, me acer­ca­ba al taller de un zapa­te­ro anar­quis­ta lla­ma­do Juan Demarchi…Me ense­ñó a jugar aje­drez, me habla­ba de cosas de la vida, me pres­ta­ba libros…Sus comen­ta­rios eran impor­tan­tes por­que yo tenía una voca­ción pro­fun­da de lec­tu­ras y él me sim­pli­fi­ca­ba los pro­ble­mas”. Influ­yó en él una his­to­ria fami­liar don­de sus abue­los, tío y su padre juga­ron pape­les en ges­tas de inde­pen­den­cia y momen­tos his­tó­ri­cos del país.

Fue atle­ta, boxea­dor, exce­len­te alumno, pasó por las aulas del Liceo Eduar­do de la Barra (fue pre­si­den­te del cen­tro de alum­nos), por el Regi­mien­to Lan­ce­ros de Tac­na, se con­vir­tió en diri­gen­te en la Uni­ver­si­dad de Chi­le don­de explo­ró con mayor pro­fun­di­dad las ideas socia­lis­tas. Más tar­de sería par­te del Par­ti­do Socia­lis­ta y su pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad orgá­ni­ca estu­vo en Val­pa­raí­so. Lue­go gra­vi­ta­ría como uno de los diri­gen­tes más impor­tan­tes de esa colec­ti­vi­dad.

Se dice que salien­do a la calle en medio de un fuer­te tem­blor, cono­ció casual­men­te a Hor­ten­sia Bus­si, “Ten­cha”, con quien se casa­ría y de ese matri­mo­nio nacie­ron tres hijas: Car­men Paz, Isa­bel, y Bea­triz (Tati). Des­de los años de infan­cia y ado­les­cen­cia cre­ció bajo los cui­da­dos de Mama Rosa, que lo acom­pa­ñó has­ta adul­to. Desa­rro­lló entra­ña­bles amis­ta­des con sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de lucha, y varios de ellos murie­ron el mis­mo 11 de sep­tiem­bre o en meses pos­te­rio­res al gol­pe de Esta­do, como Augus­to Oli­va­res y José Tohá.

Empe­ci­na­do en cono­cer pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios y de libe­ra­ción, y expe­rien­cias polí­ti­cas de otras lati­tu­des, fue un empe­der­ni­do via­je­ro. En sus rutas lle­gó a paí­ses como Cuba y Viet­nam, don­de pudo con­ver­sar con Ernes­to Gue­va­ra y Ho Chi Minh. Lle­gó a correr ries­gos polí­ti­cos inter­nos en aras de suce­sos inter­na­cio­na­les, como cuan­do no dudó en pro­te­ger y lle­var a la isla socia­lis­ta a los tres gue­rri­lle­ros cuba­nos sobre­vi­vien­tes del gru­po rebel­de de Gue­va­ra en Boli­via, que habían logra­do cru­zar la fron­te­ra boli­via­na hacia Chi­le.

Más allá de sus con­sis­ten­tes men­sa­jes polí­ti­cos, gra­fi­ca­dos en el dis­cur­so del triun­fo pre­si­den­cial des­de el bal­cón de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, su his­tó­ri­ca inter­ven­ción en Nacio­nes Uni­das, su alo­cu­ción con moti­vo de la nacio­na­li­za­ción del cobre y, por cier­to, sus últi­mas pala­bras pro­nun­cia­das en medio del com­ba­te en La Mone­da, Allen­de solía esta­ble­cer tam­bién con­si­de­ra­cio­nes más per­so­na­les, como cuan­do dijo, al saber­se de su triun­fo elec­to­ral pre­si­den­cial, que “soy tan­to sólo un hom­bre con todas las debi­li­da­des y fla­que­zas de todo hom­bre, y si supe sopor­tar las derro­tas de ayer, acep­to hoy sin reser­vas y sin espí­ri­tu de ven­gan­za este triun­fo que nada tie­ne de per­so­nal”.

El con­tac­to con la gen­te, con su pue­blo, fue una carac­te­rís­ti­ca del “Com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te”. Incon­ta­bles dis­cur­sos los pro­nun­ció en pobla­cio­nes, cons­truc­cio­nes, fábri­cas, escue­las, uni­ver­si­da­des, jun­tas de veci­nos, en los cam­pos y en sedes de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. Da cuen­ta de esa cer­ca­nía las cien­tos de foto­gra­fías con tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes secun­da­rios y uni­ver­si­ta­rios, muje­res, pobla­do­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas, niños, artis­tas, muchas de ellas en las vere­das cer­ca­nas a La Mone­da, en calles, pla­zas, cen­tros de tra­ba­jo y de estu­dio.

Su com­pro­mi­so no fue con la eli­te, ni con pro­yec­tos mez­qui­nos, ni con pode­res fác­ti­cos y menos con acti­tu­des incon­se­cuen­tes. Siem­pre man­tu­vo fir­me­za res­pec­to a su com­pro­mi­so con el pue­blo, con los tra­ba­ja­do­res, con la juven­tud. Y en un dis­cur­so en el Esta­dio Nacio­nal, no vaci­ló en afir­mar ante miles de hom­bres, muje­res y jóve­nes, más allá de cual­quier retó­ri­ca: “…yo les digo a uste­des, com­pa­ñe­ros, com­pa­ñe­ros de tan­tos años, se lo digo con cal­ma, con abso­lu­ta tran­qui­li­dad: yo no ten­go pas­ta de após­tol ni ten­go pas­ta de Mesías, no ten­go con­di­cio­nes de már­tir, soy un lucha­dor social que cum­ple una tarea, la tarea que el pue­blo me ha dado; pero que lo entien­dan aque­llos que quie­ren retro­traer la his­to­ria y des­co­no­cer a la volun­tad mayo­ri­ta­ria de Chi­le: sin tener car­ne de már­tir, no daré un paso atrás; que lo sepan: deja­ré La Mone­da cuan­do cum­pla el man­da­to que el pue­blo me die­ra. Que lo sepan, que lo oigan, que se les gra­be pro­fun­da­men­te: defen­de­ré esta revo­lu­ción chi­le­na, y defen­de­ré el Gobierno Popu­lar por­que es el man­da­to que el pue­blo me ha entre­ga­do, no ten­go otra alter­na­ti­va, sólo acri­bi­llán­do­me a bala­zos podrán impe­dir la volun­tad que es hacer cum­plir el Pro­gra­ma del pue­blo”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *