Argentina.OLP-Resistir y Luchar: «Repu­dia­mos las con­ce­sio­nes al levan­ta­mien­to poli­cial»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre 2020.

Comu­ni­ca­do:

Otra vez la “mal­di­ta poli­cía” ha hecho de las suyas. Como en todos los gobier­nos des­de que se ins­tau­ró en 1983 una demo­cra­cia rigu­ro­sa­men­te con­tro­la­da. Como lo hicie­ron antes, cuan­do tenían luz ver­de y “lega­li­dad” para, jun­to con los mili­ta­res, poder secues­trar, tor­tu­rar y ase­si­nar a nuestrxs mejo­res hijas e hijos del pue­blo.
Sí, es esa mis­ma poli­cía bonae­ren­se que duran­te todos los años de gobier­nos pejo­tis­tas en la pro­vin­cia, sea­mos sin­ce­ros, nadie qui­so o pudo poner en caja, y que obvia­men­te radi­ca­li­zó sus fecho­rías duran­te el man­da­to macris­ta. Estos que aho­ra se han lan­za­do a la calle en abier­ta sedi­ción, con la excu­sa de recla­mar aumen­to sala­ria­les, son par­te de esa ins­ti­tu­ción que ha hecho del gati­llo fácil (jun­to con los fede­ra­les) una prác­ti­ca cons­tan­te. Son los que detu­vie­ron, tor­tu­ra­ron, ase­si­na­ron e hicie­ron des­apa­re­cer a Miguel Bru, los que le pres­ta­ron el apo­yo indis­pen­sa­ble al geno­ci­da Etche­co­latz, para hacer des­apa­re­cer a Jor­ge Julio López, los ase­si­nos de Luciano Arru­ga, y una lar­ga lis­ta de pibes y pibas humil­des que han pasa­do por sus comi­sa­rías y han sufri­do todo tipo de vejá­me­nes y tor­tu­ras. Solo con tener en cuen­ta que es la mis­ma fuer­za que recien­te­men­te secues­tró y ase­si­nó a Facun­do Astu­di­llo Cas­tro, cuyos eje­cu­to­res son aho­ra pro­te­gi­dos por el minis­tro Ser­gio Ber­ni, nos pode­mos dar cuen­ta con que bue­yes esta­mos aran­do. Ber­ni, el mis­mo que ape­nas pro­du­ci­do el levan­ta­mien­to poli­cial ya esta­ba jus­ti­fi­cán­do a sus “cama­ra­das de armas” por­que “efec­ti­va­men­te sus suel­dos esta­ban más que caí­dos”, Ber­ni, el “Ram­bo” de lar­go his­to­rial repre­si­vo que fue colo­ca­do en su car­go por la vice­pre­si­den­ta, pre­ci­sa­men­te por sus ante­ce­den­tes de “hom­bre duro”, pero con los de aba­jo, no con los de uni­for­me.
De esa poli­cía ‑que jamás fue depu­ra­da- esta­mos hablan­do, com­pa­ñe­res, la de los nego­cios más que tur­bios, la de la con­vi­ven­cia con los nar­cos en los barrios, la de la com­pli­ci­dad con la tra­ta, con el jue­go, con la pros­ti­tu­ción, la que ame­na­za y per­si­gue a lxs pibxs de nues­tras barria­das obli­gan­dolxs a que “tra­ba­jen” para ellos en el deli­to . La de las comi­sa­rías de pri­me­ra y segun­da cla­se, en vir­tud de cuán­to hay de sobre­suel­do para el comi­sa­rio y algu­nos ofi­cia­les, pre­ci­sa­men­te por la taja­da que dejan esos pin­gües nego­cios por izquier­da.
Esos son los que aho­ra se hacen las víc­ti­mas de tener bajos sala­rios y ape­nas pro­du­je­ron su alga­ra­da y ata­ca­ron el domi­ci­lio del pro­pio gober­na­dor pro­vin­cial, sub­vir­tien­do total­men­te el orden que ellos mis­mos dicen cui­dar, les fue­ron con­ce­di­dos aumen­tos sin chis­tar, en vez de exo­ne­rar­los y dete­ner a sus jefes, como hubie­ra corres­pon­di­do. Aumen­tos, no olvi­de­mos, que se les nie­gan a los esfor­za­dos y valien­tes tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la salud que pelean en pri­me­ra linea con­tra el Covid, por no enu­me­rar la lar­ga lis­ta de quie­nes, ocu­pa­dos, des­ocu­pa­dos, jubi­la­dos, de todas las acti­vi­da­des, nun­ca entran en la lis­ta del “repar­to” ofi­cial.
El otro tema a ana­li­zar es la tre­men­da y sui­ci­da debi­li­dad de este gobierno que al no res­pon­der como se debe fren­te a esta mafia des­con­tro­la­da, arma­da y lega­li­za­da, le ha dado más alas a quie­nes indu­da­ble­men­te están jugan­do para una ope­ra­to­ria de la dere­cha local y exter­na. En ese sen­ti­do, lla­ma la aten­ción, como a pesar de la gra­ve­dad de la situa­ción, el Pre­si­den­te sigue adop­tan­do un dis­cur­so blan­do, ambi­guo y con­ce­si­vo, cre­yen­do que de esta mane­ra fre­na­rá al mons­truo. ¿Se olvi­da de lo ocu­rri­do en Boli­via, don­de se adop­tó la mis­ma estra­te­gia y poli­cías como estos, fue­ron el fac­tor fun­da­men­tal del gol­pe con­tra el gobierno popu­lar de Evo Mora­les? ¿Se olvi­da del rol que juga­ron poli­cías simi­la­res en Ecua­dor para des­es­ta­bi­li­zar a Rafael Correa?
Indu­da­ble­men­te, no se apren­de de las expe­rien­cias. No es con paños fríos ni des­mo­vi­li­zan­do al pue­blo que se fre­nan los gol­pes de Esta­do, algo que indu­da­ble­men­te aquí se está ges­tan­do entre poli­cías y esos mili­ta­res que el Pre­si­den­te tam­bién elo­gió. A la des­es­ta­bi­li­za­ción se la ven­ce con la fuer­za del pue­blo orga­ni­za­do y en la calle, antes que sea dema­sia­do tar­de. Por supues­to que no que­re­mos de nin­gu­na mane­ra que se inte­rrum­pa el ciclo cons­ti­tu­cio­nal ini­cia­do en diciem­bre pasa­do, por­que fue el voto popu­lar el que ins­ta­ló a este gobierno, pero tam­po­co que­re­mos que nos lle­ven pues­tos a todos sus repe­ti­das con­ce­sio­nes a la oli­gar­quía a la que no se quie­re expro­piar, a los enemi­gos exter­nos con los que se coque­tea y a los pode­res fác­ti­cos loca­les fren­te a los que se baja la cabe­za.

Hoy más que nun­ca deci­mos: Solo el pue­blo sal­va­rá al pue­blo!
Unir­se des­de aba­jo, orga­ni­zar­se com­ba­tien­do

OLP-Resis­tir y Luchar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *