Argen­ti­na. Bitá­co­ra Inter­na­cio­na­lis­ta. Manuel Ugar­te y el socia­lis­mo lati­no­ame­ri­cano

por Mara Espa­san­de*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 sep­tiem­bre 2020.

Dema­sia­do nacio­nal para los socia­lis­tas y dema­sia­do socia­lis­ta para el ala con­ser­va­do­ra de la polí­ti­ca argen­ti­na. Una exhu­ma­ción his­tó­ri­ca de Manuel Ugar­te, un pen­sa­dor mal­di­to de y por la Patria Gran­de

— — — — -

Pre­di­ca­dor de la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na, pre­cur­sor del socia­lis­mo nacio­nal, deu­do de Jean Jau­rès, anti­guo com­pa­ñe­ro del Par­ti­do de Alfre­do Pala­cios y Juan B. Jus­to; hom­bre de la bohe­mia –aun­que al decir de su bió­gra­fo Nor­ber­to Galas­so una bohe­mia par­ti­cu­lar, sin ham­bre ni tubercu­losis- Manuel Ugar­te fue sin dudas, una de las figu­ras más des­ta­ca­da de la lla­ma­da Gene­ra­ción del 900.

En pleno auge del semi­co­lo­nia­lis­mo y la pre­sen­cia del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co en Amé­ri­ca del Sur y de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Cen­tral y el Cari­be, se ges­tó una gene­ra­ción que refle­xio­nó sobre las raí­ces de “lo nacio­nal” en cuan­to lati­no­ame­ri­cano. Naci­dos entre 1874 y 1882 comen­za­ron a estu­diar la his­to­ria regio­nal y a res­ca­tar los fun­da­men­tos que per­mi­tían ver a Amé­ri­ca Lati­na como una uni­dad: la heren­cia his­pá­ni­ca, el idio­ma en común, la cul­tu­ra com­par­ti­da y el some­ti­mien­to semi­co­lo­nial a la cual había sido sen­ten­cia­da cons­ti­tuían las bases de dicha unión.

Manuel Ugar­te en la Revo­lu­ción Mexi­ca­na, año 1910

En 1911 Ugar­te sos­tu­vo: “Nadie pue­de poner en duda que la fron­te­ra de Méxi­co es un lími­te entre dos civi­li­za­cio­nes. Al Nor­te res­plan­de­ce el espí­ri­tu anglo­sa­jón, al Sur per­sis­te la con­cep­ción lati­na. (…) El pro­ble­ma de saber si los anglo­sa­jo­nes de Amé­ri­ca deben rei­nar sobre el Con­ti­nen­te ente­ro o si los lati­nos, más mez­cla­dos con las razas abo­rí­ge­nes y más vie­jos en la ocu­pa­ción, con­se­gui­rán defen­der de Nor­te a Sur su len­gua, sus cos­tum­bres (…) No somos un pue­blo inde­pen­dien­te, por­que tene­mos aquí y allá una ban­de­ra en una asta y una demar­ca­ción en el mapa­mun­di, sino por­que den­tro de noso­tros exis­te una dife­ren­cia­ción, un alma fun­da­men­tal­men­te pro­pia, y por­que aún bajo el des­po­jo, des­pués de borra­da la enti­dad nacio­nal, con­ser­va­ría­mos los ras­gos inal­te­ra­bles que nos per­so­na­li­zan”.

Ugar­te fue pio­ne­ro en sos­te­ner la hipó­te­sis de que la frag­men­ta­ción regio­nal era cla­ve para com­pren­der la depen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na. Para él, el des­mem­bra­mien­to esta­ba estre­cha­men­te rela­cio­na­do con las otras tareas incon­clu­sas de la eta­pa de la eman­ci­pa­ción pues al crear­se vein­te paí­ses don­de debía fun­dar­se una nación, se habían cons­ti­tui­do en semi­co­lo­nias subor­di­na­das al impe­ria­lis­mo. “Todo nues­tro esfuer­zo tie­ne que ten­der a sus­ci­tar una nacio­na­li­dad com­ple­ta (…) res­pe­tan­do todas las auto­no­mías” pro­po­nía. La recons­truc­ción de la Patria Gran­de –tal como deno­mi­na­ba a la región- era requi­si­to para el ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía. 

Pero esta uni­dad, para él, debía desa­rro­llar­se de la mano del socia­lis­mo. Por ello, des­de joven mili­tó en las filas del Par­ti­do Socia­lis­ta en la Argen­ti­na pero su pos­tu­ra nacio­nal y anti­im­pe­ria­lis­ta lo lle­vó a enfren­tar­se –en nume­ro­sas opor­tu­ni­da­des- con la con­duc­ción. ¿Qué le cri­ti­ca­ba a Juan B. Jus­to y sus segui­do­res? Adver­tía que es nece­sa­rio “…evi­tar las absor­cio­nes eco­nó­mi­cas y men­ta­les…”. Des­de esta idea cues­tio­nó la anti­rre­li­gio­si­dad, el inter­na­cio­na­lis­mo abs­trac­to y la defen­sa del libre­cam­bis­mo rea­li­za­das por el Par­ti­do. 

Los “doc­to­res” del Par­ti­do Socia­lis­ta argen­tino

El carác­ter situa­do y aten­to a la reali­dad nacio­nal del pen­sa­mien­to de Ugar­te –pro­duc­to de com­ba­tir el colo­nia­lis­mo ideo­ló­gi­co en el que reco­no­cía haber sido for­ma­do- se con­tra­po­nía al carác­ter uni­ver­sa­lis­ta y el inter­na­cio­na­lis­mo abs­trac­to del PS. Dicho par­ti­do esta­ba pro­fun­da­men­te com­pe­ne­tra­do con la con­cep­ción filo­só­fi­ca posi­ti­vis­ta (tam­bién racis­ta y evo­lu­cio­nis­ta), don­de la fór­mu­la civi­li­za­ción o bar­ba­rie estruc­tu­ra­ba la for­ma de ana­li­zar la reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na en gene­ral y la argen­ti­na en par­ti­cu­lar. Afir­mó Juan B. Jus­to en La rea­li­za­ción del Socia­lis­mo: “los gau­chos cons­ti­tuían una cla­se bár­ba­ra y débil, el pai­sa­na­je tenía que sucum­bir”. Las con­sig­nas elec­to­ra­les para enfren­tar al radi­ca­lis­mo mos­tra­ban tam­bién esta con­cep­ción: “Si usted es enemi­go de la alpar­ga­ta y ami­go de la civi­li­za­ción, vote por el Par­ti­do Socia­lis­ta”. Cuan­do, en 1913, en oca­sión del regre­so de Ugar­te a Bue­nos Aires lue­go de la rea­li­za­ción de su Cam­pa­ña His­pa­no­ame­ri­ca­na el perió­di­co La Van­guar­dia sos­tu­vo: “…Ugar­te vie­ne empa­pa­do de bar­ba­rie, vie­ne de atra­ve­sar zonas insa­lu­bres, regio­nes mise­ra­bles, pue­blos de esca­sa cul­tu­ra, paí­ses de rudi­men­ta­ria civi­li­za­ción… Y Ugar­te no vie­ne a pedir­nos que lle­ve­mos nues­tra cul­tu­ra lito­ral al nor­te atra­sa­do para exten­der­la des­pués, si se quie­re, a más (sic) al nor­te. No. Vie­ne a pedir­nos una soli­da­ri­dad nega­ti­va”.

Des­de una con­cep­ción dia­me­tral­men­te opues­ta, Ugar­te cues­tio­nó esta dico­to­mía fun­dan­te del pen­sa­mien­to anti­na­cio­nal y esti­mó posi­ti­va­men­te el carác­ter de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos. Advir­tió como el sofis­mo posi­ti­vis­ta de “civi­li­zar a los pue­blos atra­sa­dos” era una fala­cia al ser­vi­cio de jus­ti­fi­car la domi­na­ción colo­nial: “nada sería más funes­to que admi­tir, aun­que sea tran­si­to­ria­men­te, la supers­ti­ción semi­cien­tí­fi­ca de las razas infe­rio­res”. Por otro lado, iden­ti­fi­có que el mode­lo agro-mine­ro-expor­ta­dor era la cau­sa estruc­tu­ral de la depen­den­cia y que se debía avan­zar hacia el pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co para obte­ner el desa­rro­llo indus­trial. En este esque­ma, el libre comer­cio esta­ba al ser­vi­cio de la domi­na­ción colo­nial.


Mitin en Pla­za Con­gre­so de la Unión Demo­crá­ti­ca, la coa­li­ción que enfren­tó al pero­nis­mo en 1946

Fren­te a las dife­ren­cias insal­va­bles con el Par­ti­do al cual supo adhe­rir, Ugar­te sos­tu­vo que era nece­sa­ria la con­for­ma­ción de una nue­va fuer­za polí­ti­ca que lle­ga­ra al poder y que impul­sa­ra el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, en el mar­co del avan­ce en la reso­lu­ción de la cues­tión nacio­nal. Pro­pu­so enton­ces un nacio­na­lis­mo popu­lar anti­ca­pi­ta­lis­ta; “por­que, así como el nacio­na­lis­mo, que sig­ni­fi­ca la pre­ser­va­ción de la colec­ti­vi­dad, no pue­de rea­li­zar­se ple­na­men­te sin acep­tar las ten­den­cias popu­la­res, el gobierno en su amplio desa­rro­llo, no logra sos­te­ner­se por aho­ra sin ayu­da del nacio­na­lis­mo”.

Este posi­cio­na­mien­to lo lle­vó a adhe­rir al pero­nis­mo por con­si­de­rar que cons­ti­tuía un pro­yec­to que defen­día el sen­tirpen­sar en nacio­nal. Con 71 años se encon­tró por pri­me­ra vez con Juan Domin­go Perón. Fue Ernes­to Pala­cios quien, el 31 de mayo de aquel año, lo acom­pa­ñó a la Casa Rosa­da. Lue­go del 17 de octu­bre de 1945, Ugar­te había expre­sa­do en diver­sos medios perio­dís­ti­cos su entu­sias­mo por la nue­va fuer­za polí­ti­ca que emer­gía en el país semi­co­lo­nial. En decla­ra­cio­nes al perió­di­co Demo­cra­cia afir­mó: “…creo que ha empe­za­do para nues­tro país un gran des­per­tar (…) Más demo­cra­cia que la que ha traí­do Perón, nun­ca vimos en nues­tra tie­rra. Con él esta­mos los demó­cra­tas que no tene­mos ten­den­cia a pre­ser­var a los gran­des capi­ta­lis­tas y a los res­tos de la oli­gar­quía…”.

Lue­go de su muer­te, en 1951, la vas­ta obra del ada­lid de la uni­dad fue sumer­gi­da en el olvi­do. Dema­sia­do “nacio­nal” para los socia­lis­tas, dema­sia­do “socia­lis­ta” para el ala con­ser­va­do­ra de la polí­ti­ca argen­ti­na. Pero la fuer­za y pro­fun­di­dad de su obra ‑ancla­da y cons­trui­da des­de y para la reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na– siguen ten­dien­do hoy más vigen­cia que nun­ca para aque­llos que pen­sa­mos que el úni­co camino hacia el ejer­ci­cio pleno de la sobe­ra­nía sigue sien­do la uni­dad regio­nal.

* Lic. en His­to­ria, direc­to­ra del Cen­tro de Estu­dios de Inte­gra­ción Lati­no­ame­ri­ca­na “Manuel Ugar­te” de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Lanús, Bue­nos Aires, Argen­ti­na.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *