Vene­zue­la. Cua­tro “modos” de la opo­si­ción (Opi­nión)

Por Clo­do­val­do Her­nán­dez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2020.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y los indul­tos mar­can las dife­ren­cias entre cua­tro tole­tes opositores:

Modo “Mesa de Diálogo”

Cuan­do comen­za­ron a reu­nir­se con el gobierno, los otros opo­si­to­res los bom­bar­dea­ron con pupu­tovs decla­ra­ti­vas y tui­te­ras. Les dije­ron has­ta del mal que iban a morir y, con una petu­lan­cia muy carac­te­rís­ti­ca de quie­nes se creen gran­des, los apo­da­ron “la Mesi­ta”, por­que supues­ta­men­te eran micro­par­ti­dos y líde­res con poca influencia.

A la vuel­ta de un año, han pasa­do a ser el úni­co sec­tor opo­si­tor que ha hecho algo cons­truc­ti­vo por el país en muchos años. Lo más didác­ti­co del asun­to es que muchos de los que los mal­di­je­ron y depre­cia­ron aho­ra les deben la liber­tad pro­pia o la de algún fami­liar, pues fue gra­cias a la Mesa de Diá­lo­go Nacio­nal que se logró el indul­to de 110 per­so­nas pri­va­das de liber­tad o con pro­ce­sos judi­cia­les abier­tos por una gama de deli­tos –dicho sea de paso- que bien le ser­vi­ría a un estu­dian­te de Dere­cho para memo­ri­zar el Códi­go Penal.

El res­to de la opo­si­ción tam­bién ten­dría que agra­de­cer­les (aun­que sabe­mos que no lo harán, ni siquie­ra en el caso de que vuel­van a nacer) por­que se cum­plió su capri­cho de que cam­bia­ran la direc­ti­va del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral, a pesar de que con el ante­rior fue que gana­ron por pali­za las elec­cio­nes de 2015.

Los opo­si­to­res que entra­ron en este modo tie­nen una opor­tu­ni­dad de oro de con­ver­tir­se en los líde­res de un seg­men­to muy impor­tan­te del elec­to­ra­do que ha esta­do huér­fano de repre­sen­ta­ción debi­do a lo legen­da­ria­men­te malos que han sido los dipu­tados por los que vota­ron hace cin­co años. Oja­lá de allí sur­ja la opo­si­ción leal (con el país) con la que el coman­dan­te Chá­vez soñó, y que nun­ca tuvo.

Modo “sal­var los muebles”

El segun­do gru­po opo­si­tor que se ha per­fi­la­do con la inmi­nen­cia de las elec­cio­nes y con el decre­to de indul­to es el de los que pre­fe­rían las otras opcio­nes que “esta­ban sobre y bajo la mesa”, pero al ver­las fra­ca­sar, una tras otra, han opta­do por tra­tar de sal­var al menos los muebles.

En este gru­po están los opo­si­to­res que se rebe­la­ron con­tra el plan de Juan Guai­dó de ser reelec­to pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal en enero de este año, y los cua­dros par­ti­dis­tas que han insur­gi­do inter­na­men­te con­tra las cama­ri­llas y los autó­cra­tas que mane­ja­ban a su anto­jo esas orga­ni­za­cio­nes políticas.

Aho­ra andan bus­can­do la mane­ra de enca­ra­mar­se en el tren en mar­cha de las elec­cio­nes del 6 de diciem­bre, a ver si man­tie­nen la curul que ya tenían o con­si­guen una para el pró­xi­mo quinquenio.

En este tole­te se han suma­do ya algu­nos de los indul­ta­dos y se esti­ma que lue­go lo harán otros, por más que digan que pre­fie­ren seguir pre­sos para no reco­no­cer que el úni­co aquí que pue­de otor­gar ese tipo de bene­fi­cios se lla­ma Nico­lás Maduro.

Modo “auto­pro­cla­ma­do continuo”

Subien­do en la esca­le­ra de los diso­cia­dos están los opo­si­to­res que se afe­rran a la con­vic­ción de que el dipu­tado Guai­dó toda­vía es el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal y algu­na vez ha sido pre­si­den­te encar­ga­do de la República.

Estas per­so­nas, en con­se­cuen­cia, pos­tu­lan las tesis de que la solu­ción a los pro­ble­mas polí­ti­cos del país es no con­cu­rrir a las elec­cio­nes, que estas serán invá­li­das y que en enero, los dipu­tados elec­tos en 2015 segui­rán sien­do par­la­men­ta­rios, Guai­dó segui­rá sien­do eso que ya no es y tam­bién segui­rá sien­do lo que nun­ca ha sido. ¡Vál­ga­me el cielo!.

En fin, unas abe­rra­cio­nes teji­das con las otras y sos­te­ni­das en un solo y lamen­ta­ble hecho: los jefes esta­dou­ni­den­ses han dado la orden de que se siga ade­lan­te con el mis­mo señor, tal vez por aque­llo de que no se cam­bia de caba­llo a mitad de un río. Sobre todo por­que el río por el que Donald Trump está cru­zan­do está dema­sia­do bravo.

Modo “grin­gos, no se rajen, ven­gan ya”

Por más extre­ma que parez­ca la pos­tu­ra de los guai­do­sis­tas con­ti­nuis­tas, siem­pre hay alguien más +allá. En este caso, tene­mos a la ultra­de­re­chis­ta de la ran­cia oli­gar­quía María Cori­na Macha­do, quien des­pués de inten­tar inú­til­men­te alzár­se­le al coman­dan­te Chá­vez y al pre­si­den­te Madu­ro, ha deci­di­do suble­vár­se­le a Guaidó.

La doñi­ta fashion le envió una car­ta muy ruda en la que lo acu­sa de varios peca­dos, sien­do el prin­ci­pal de ellos que no apro­ve­chó la dis­po­si­ción de Trump y de la pan­di­lla de pre­si­den­tes que siguen sus órde­nes a pie jun­ti­llas para pro­pi­ciar una inva­sión a Venezuela.

Por la for­ma como se ha expre­sa­do (por escri­to y ver­bal), Macha­do está envian­do el men­sa­je de que ella sí hubie­se ges­tio­na­do los bom­bar­deos, los mag­ni­ci­dios y otras lin­du­ras pro­pias de la gen­te chic y muy demo­crá­ti­ca que diri­ge el mun­do. Está empe­ña­da en demos­trar que en esa opo­si­ción ella es más macha que los machos y solo le fal­ta retar a Washing­ton dicien­do algo así como “¡No se rajen, grin­gos, ven­gan ya!”.

Cómo esta­rá de encen­di­da en lla­mas esta seño­ra que has­ta el geno­ci­da en serie Elliott Abrams tuvo que salir a reco­men­dar­le que se modere.

Fuen­te: Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión
Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Dia­rio 4F

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *