Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Nacio­nes Uni­das: ¿ingre­so míni­mo tem­po­ral o ren­ta bási­ca uni­ver­sal?

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 sep­tiem­bre 2020.- 

La pan­de­mia del coro­na­vi­rus ha trans­for­ma­do el esce­na­rio glo­bal. “Podría casi dupli­car­se el núme­ro de per­so­nas que pade­cen ham­bre extre­ma el mun­do”, advir­tió en abril el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos de la ONU; según las pro­yec­cio­nes del Infor­me Mun­dial sobre Cri­sis Ali­men­ta­rias 2020, podrían supe­rar­se ‑a fina­les de año- las 265 millo­nes de per­so­nas con inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria agu­da en el pla­ne­ta. Ya en 2019, aña­de el repor­te, el 61% de la pobla­ción en Sudán del Sur pade­cía una situa­ción de cri­sis ali­men­ta­ria; y al menos el 35%, en Sudán, Yemen, Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, Zim­bab­wue, Afga­nis­tán, Siria y Hai­tí.

La cri­sis tam­bién ha cam­bia­do las con­di­cio­nes labo­ra­les; duran­te el pri­mer mes de la pan­de­mia, los tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía infor­mal en Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na han vis­to redu­ci­dos sus ingre­sos en un 81%, des­ta­ca la OIT. A ello se agre­gan los 1.500 millo­nes de alum­nos afec­ta­dos por el cie­rre de escue­las y uni­ver­si­da­des. La OMS infor­mó en agos­to de las con­clu­sio­nes sobre una encues­ta, en 159 paí­ses, sobre los ser­vi­cios de salud esen­cia­les duran­te la COVID-19: “En los paí­ses de ingre­sos bajos, los ser­vi­cios crí­ti­cos –como la detec­ción y el tra­ta­mien­to del cán­cer o el VIH- habían sufri­do inte­rrup­cio­nes de alto ries­go”.

En esta coyun­tu­ra, la ONU defen­dió en julio la intro­duc­ción de un ingre­so bási­co tem­po­ral para cer­ca de 2.700 millo­nes de per­so­nas que sobre­vi­ven por deba­jo o ape­nas por enci­ma del umbral de la pobre­za, en 132 paí­ses “en vías de desa­rro­llo” (ten­drían cober­tu­ra, de este modo, mil millo­nes de per­so­nas “pobres” y 1.700 millo­nes de per­so­nas “vul­ne­ra­bles”, que repre­sen­tan –suma­das- el 44% de la pobla­ción total de los 132 paí­ses y el 35% de la pobla­ción mun­dial). La pro­pues­ta figu­ra en el infor­me Tem­po­rary Basic Inco­me: Pro­tec­ting poor and vul­ne­ra­ble and peo­ple in Deve­lo­ping Coun­tries, del Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD). El docu­men­to pone el ejem­plo de tres paí­ses que, entre otros, han pro­mo­vi­do ini­cia­ti­vas de estas carac­te­rís­ti­cas: Espa­ña, Colom­bia y Togo.

En cuan­to a las per­so­nas “bene­fi­cia­rias”, la mayo­ría habi­tan en el Sur de Asia (786 millo­nes) y el Áfri­ca Sub­saha­ria­na (707 millo­nes). Para rea­li­zar las esti­ma­cio­nes, se uti­li­zan cri­te­rios como el umbral de vul­ne­ra­bi­li­dad, que se sitúa en los 3,20 dólares/​día para los paí­ses del Sur de Asia y el Áfri­ca Sub­saha­ria­na; 5,50 dóla­res dia­rios en los paí­ses del Este de Asia y Pací­fi­co, Orien­te Medio y Nor­te de Áfri­ca; y 13 dóla­res al día en Euro­pa y Asia Cen­tral y Lati­noa­mé­ri­ca-Cari­be.

A par­tir de los 199.000 millo­nes de dóla­res men­sua­les es el “cos­te” total esti­ma­do para este ingre­so tem­po­ral, que los per­cep­to­res podrían cobrar duran­te tres, seis o nue­ve meses, según los esce­na­rios pre­vis­tos; en otros tér­mi­nos, el “cos­te” del ingre­so míni­mo equi­va­le, en fun­ción del mode­lo esco­gi­do, a entre el 0,27% y el 0,63 del PIB com­bi­na­do de estos paí­ses.

¿Cómo se finan­cia­ría el ingre­so míni­mo? El infor­me plan­tea que podrían deri­var­se recur­sos que actual­men­te se des­ti­nan al abono de la deu­da; así, según Nacio­nes Uni­das, los pagos de la deu­da públi­ca exter­na de los paí­ses “en desa­rro­llo” se ele­va­rán, en 2020 y 2021, a entre 2,6 billo­nes y 3,4 billo­nes de dóla­res (en abril el G 20 y el Ban­co Mun­dial acor­da­ron la sus­pen­sión –no con­do­na­ción- del pago de los intere­ses de la deu­da has­ta fina­les de 2020, para los 73 paí­ses más empo­bre­ci­dos; sin embar­go, en julio, un infor­me de las ONG Oxfam, Chris­tian Aid y Glo­bal Jus­ti­ce seña­la­ba la insu­fi­cien­cia de la medi­da: “Los 73 paí­ses segui­rán pagan­do has­ta fina­les de año has­ta 33.700 millo­nes en con­cep­to de reem­bol­so de la deu­da, es decir, 2.800 millo­nes de dóla­res al mes. Esto es el doble de lo que Ugan­da, Malaui y Zam­bia jun­tos gas­tan en su pre­su­pues­to anual de salud”).

Ade­más de la deu­da, el eco­no­mis­ta jefe en el PNUD, Geor­ge Gray Moli­na, apun­tó en una entre­vis­ta a Tele­vi­sión Espa­ño­la (TVE) otras vías para la finan­cia­ción del ingre­so bási­co: “Los sub­si­dios a las ener­gías fósi­les y al gas­to mili­tar, pues no debe­ría­mos tener des­em­bol­sos que no fue­ran esen­cia­les duran­te la pan­de­mia; ya los esta­mos obser­van­do con la reduc­ción de los pre­cios de los hidro­car­bu­ros. Dife­ren­tes gobier­nos empe­za­ron a movi­li­zar recur­sos diri­gi­dos ‑en un prin­ci­pio- a la sub­ven­ción de los com­bus­ti­bles fósi­les, hacia medi­ca­men­tos u otros gas­tos”.

Asi­mis­mo, “con las trans­fe­ren­cias no con­di­cio­na­das, si eres una per­so­na muy pobre y gas­tas el dine­ro en el mer­ca­di­to local, ese dine­ro flu­ye a la eco­no­mía, y el Esta­do recu­pe­ra una par­te en impues­tos direc­tos e indi­rec­tos. No habla­mos de impues­tos nue­vos”, expli­ca Gray Moli­na (en los paí­ses del Sur, sie­te de cada 10 tra­ba­ja­do­res depen­den para su manu­ten­ción de las eco­no­mías infor­ma­les).

Una pro­pues­ta muy dis­tin­ta es la Ren­ta Bási­ca Uni­ver­sal (RBU). Dos de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res son Phi­lip­pe Van Parijs y Yan­nick Van­der­borght, quie­nes escri­bie­ron La ren­ta bási­ca. Una medi­da efi­caz para luchar con­tra la pobre­za (Pai­dós, 2006); en el pró­lo­go a este ensa­yo (revis­ta Sin Per­mi­so, 2006), el eco­no­mis­ta y pre­si­den­te de la Red Ren­ta Bási­ca, Daniel Raven­tós, equi­pa­ra­ba la RBU con el sufra­gio uni­ver­sal demo­crá­ti­co, ya que todos los ciu­da­da­nos per­ci­bi­rían la ren­ta de mane­ra incon­di­cio­nal, con inde­pen­den­cia del nivel de ingre­sos, etnia, con­di­ción reli­gio­sa u opción sexual; se tra­ta, por tan­to, de un dere­cho adqui­ri­do por el hecho de exis­tir. Ade­más de plan­tear­se con­tra los efec­tos de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, la RBU está aso­cia­da a valo­res como la jus­ti­cia y la dig­ni­dad. Otro argu­men­to cen­tral es que la exten­sión de la pre­ca­rie­dad y la pobre­za impli­can una mer­ma de la liber­tad ciu­da­da­na.

El 17 de julio, en el actual con­tex­to de cri­sis y “abis­mo” glo­bal, la sub­se­cre­ta­ria gene­ral de la ONU y direc­to­ra del PNUD en Asia y Pací­fi­co, Kan­ni Wig­na­ra­ja, pro­pug­nó la ren­ta bási­ca uni­ver­sal; en par­te, por los bene­fi­cios “enor­mes” que repor­ta­ría a la esta­bi­li­dad social; en un argu­men­ta­rio difun­di­do a los medios, la direc­to­ra sub­ra­yó las apli­ca­cio­nes con­cre­tas en Esta­dos Uni­dos y Cana­dá; así, en el Esta­do de Alas­ka, des­de 1982, cada ciu­da­dano reci­be una ren­ta –que ha lle­ga­do a alcan­zar los 2.000 dóla­res anua­les- pro­ce­den­te de los recur­sos petro­lí­fe­ros. En Cana­dá, el gobierno apro­bó en abril una ayu­da de 2.000 dóla­res cana­dien­ses (1.285 euros) al mes, duran­te un cua­tri­mes­tre, a los tra­ba­ja­do­res que per­die­ron sus ingre­sos por la COVID-19; “se tra­ta­ría de ampliar­lo y hacer­lo fun­cio­nar a lar­go pla­zo”, sos­tie­ne Kan­ni Wig­na­ra­ja.

La alta res­pon­sa­ble de Nacio­nes Uni­das abo­ga, asi­mis­mo, por un tra­ba­jo con­jun­to de los paí­ses para enfren­tar­se a la eva­sión fis­cal, de per­so­nas y empre­sas. “Mul­ti­na­cio­na­les como Apple, Ama­zon, Gog­gle y Wal­mart gene­ran bene­fi­cios estra­tos­fé­ri­cos, y tras apro­ve­char todas las lagu­nas de los sis­te­mas fis­ca­les, pagan sumas limi­ta­das” (Tax Jus­ti­ce Net­work publi­ca cada dos años un índi­ce de paí­ses cla­si­fi­ca­dos por su secre­to finan­cie­ro y la acti­vi­dad offsho­re, que en 2020 enca­be­zan Islas Cai­mán, Esta­dos Uni­dos, Sui­za, Hong Kong, Sin­ga­pur, Luxem­bur­go Japón, Holan­da y las Islas Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas; ade­más, “los super­ri­cos glo­ba­les tie­nen al menos 21 billo­nes de dóla­res escon­di­dos en paraí­sos fis­ca­les”, según cal­cu­ló la ONG en 2012).

Tam­bién se refie­re Wig­na­ra­ja al Infor­me sobre la Rique­za Glo­bal de Cre­dit Suis­se (2019), que atri­bu­ye al 1% de las per­so­nas adul­tas el 44% de la rique­za mun­dial. La alter­na­ti­va a la RBU, con­clu­ye la sub­se­cre­ta­ria gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, es un pro­ba­ble aumen­to de los “dis­tur­bios socia­les, con­flic­tos, migra­cio­nes masi­vas incon­tro­la­bles y la pro­li­fe­ra­ción de gru­pos extre­mis­tas”.

El juris­ta aus­tra­liano Phi­lip Als­ton, Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la extre­ma pobre­za y los dere­chos huma­nos (2014−2020), defen­dió en 2017 la ren­ta bási­ca incon­di­cio­nal y uni­ver­sal, vin­cu­la­da a la pro­mo­ción de los dere­chos huma­nos. En la intro­duc­ción del infor­me pre­sen­ta­do ante el Con­se­jo de DDHH de Nacio­nes Uni­das, Als­ton jus­ti­fi­có la ini­cia­ti­va por los cam­bios en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca: “El carác­ter cada vez más pre­ca­rio en la era de Uber, Airbnb, la exter­na­li­za­ción, la sub­con­tra­ta­ción o los con­tra­tos que no espe­ci­fi­can el núme­ro de horas de tra­ba­jo”.

Ade­más des­ta­có la pro­ba­bi­li­dad de un des­em­pleo cre­cien­te por la auto­ma­ti­za­ción y la digi­ta­li­za­ción; el aumen­to de las des­igual­da­des en el pla­ne­ta (por ejem­plo, seña­la­ba Oxfam en 2018, los tres hom­bres más ricos de Esta­dos Uni­dos –Bill Gates, Jeff Bezos y Warren Buf­fett- poseían tan­ta rique­za como la mitad más pobre de la pobla­ción); y “el ascen­so de una nue­va agen­da neo­li­be­ral, que inclu­ye la obse­sión por unos tipos impo­si­ti­vos bajos, la demo­ni­za­ción del Esta­do admi­nis­tra­ti­vo, la des­re­gu­la­ción como cues­tión de prin­ci­pio y la pri­va­ti­za­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des del Esta­do en el sec­tor social”, con­cluía el rela­tor. 

Fuen­te ima­gen: ONU Mujeres/​Fahad Kai­zer

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *