Colom­bia. El abo­ga­do Javier Ordó­ñez fue ase­si­na­do por la Poli­cía, denun­cian sus fami­lia­res

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de sep­tiem­bre de 2020.

Según con­ta­ron fami­lia­res de Javier Ordo­ñez, los agen­tes ya lo cono­cían. Su úni­co peca­do, hablar fuer­te. Deja dos niños. Tenía 44 años

En la noche del 8 de sep­tiem­bre el abo­ga­do Javier Ordo­ñez lle­gó al apar­ta­men­to de unos ami­gos de toda la vida en el bario San­ta Ceci­lia de la loca­li­dad de Enga­ti­vá. Las cer­ve­zas los fue­ron ponien­do con­ten­tos y el rui­do de la con­ver­sa­ción subía. Los veci­nos lla­ma­ron a la poli­cía y el abo­ga­do esgri­mió sus dere­chos. A la poli­cía no le gus­tó.

Según fami­lia­res del abo­ga­do entre­vis­ta­dos por el Dia­rio La Liber­tad de Bogo­tá: “ya que los agen­tes lle­gan dicién­do­le aho­ra sí me lo lle­vo, enton­ces, Javier Hum­ber­to le con­tes­ta a la poli­cía que impon­gan la mul­ta que yo la pago, y de una vez se van en su con­tra con la pis­to­la traser a inmo­vi­li­zar a mi fami­liar”.

Una vez lo espo­sa­ron redu­je­ron al hom­bre de 44 años al piso y lo some­tie­ron a dos minu­tos de elec­tri­ci­dad cons­tan­te.

Según ver­sio­nes, Javier Ordó­ñez se encon­tra­ba depar­tien­do con unos ami­gos y fue reque­ri­do por la Poli­cía por pre­sun­ta­men­te estar ingi­rien­do licor en espa­cio públi­co.

Una de las per­so­nas que acom­pa­ña­ba al abo­ga­do en el momen­to del pro­ce­di­mien­to, seña­ló que lue­go del mal­tra­to que se evi­den­ció en el video, los poli­cías lo tras­la­da­ron a un CAI cer­cano, don­de lo habrían segui­do gol­pean­do y minu­tos des­pués fue con­du­ci­do a un cen­tro médi­co don­de «falle­ció por los gol­pes», según el repor­te médi­co que reci­bió el tes­ti­go quien era ami­go de Ordó­ñez.

Javier Ordó­ñez, era padre de dos hijos de 10 y 14 años, y según Elvia Ber­mú­dez, tía del abo­ga­do, fue ase­si­na­do por la Poli­cía. «Le esta­ban pegan­do en el sue­lo y ponien­do corrien­te, lue­go lo subie­ron a una patru­lla y dije­ron que se lo lle­va­ban para la URI de La Gran­ja» seña­ló la tía de la víc­ti­ma; quien agre­gó que a su sobrino «lo mató la Poli­cía»

El uso de arma­men­to «no letal» por par­te de la Fuer­za Públi­ca

Las armas taser con las que fue some­ti­do Javier Ordó­ñez, pese a ser cate­go­ri­za­das como «no leta­les» pue­den gene­rar la muer­te con una uti­li­za­ción inade­cua­da o exce­si­va.

Según exper­tos médi­cos, un con­tac­to pro­lon­ga­do con el arma pue­de pro­du­cir asfi­xia por con­trac­ción sos­te­ni­da de los múscu­los de la res­pi­ra­ción que pue­de lle­var a paros car­dio­rres­pi­ra­to­rios. Asi­mis­mo, des­car­gas que exce­dan la inten­si­dad que el cuer­po tole­ra, pue­den hacer que el cora­zón alte­re su rit­mo y se pro­duz­ca una fibri­la­ción ven­tri­cu­lar lle­gan­do a cau­sar en algu­nos casos la muer­te.

En rela­ción con la uti­li­za­ción de estas armas se ha pro­nun­cia­do el Comi­té con­tra la Tor­tu­ra de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­dad ‑ONU‑, que median­te un infor­me seña­ló que «el uso de esas armas pro­vo­ca un dolor inten­so, cons­ti­tu­ye una for­ma de tor­tu­ra, y en algu­nos casos, pue­de inclu­so cau­sar la muer­te».

Este hecho, revi­ve el ase­si­na­to del joven Dilan Cruz a manos de un agen­te del ESMAD en el mes de noviem­bre del año pasa­do, hecho sobre el cual aún no hay con­de­nas, ni res­pon­sa­bles, pese a que el uni­for­ma­do que accio­nó el arma que hirió de muer­te a Dilan; fue ple­na­men­te indi­vi­dua­li­za­do. Este caso fue recien­te­men­te some­ti­do a la Jus­ti­cia Penal Mili­tar, lo que según varios sec­to­res será garan­tía de que el hecho que­de en la impu­ni­dad.

Fuen­te: Con­ta­gio Radio

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *