Bra­sil. Agro­ne­go­cios: espe­cu­la­do­res inter­na­cio­na­les o ali­men­ta­ción salu­da­ble

Por Rai­mun­do Pires Sil­va. Bra­sil de Fato. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre de 2020.

La agro­in­dus­tria cede ante los espe­cu­la­do­res inter­na­cio­na­les y demues­tra que no está com­pro­me­ti­da con un pro­yec­to de ali­men­ta­ción salu­da­ble.

La agro­in­dus­tria, aso­cia­da a los medios de comu­ni­ca­ción, difun­de una noción difu­sa de moder­ni­dad, de pro­duc­ción de ali­men­tos sos­te­ni­ble y de gene­ra­dor de divi­sas en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, infun­dien­do en la socie­dad un cier­to con­sen­so. A su vez, la agro­in­dus­tria, de hecho, es un modo des­na­tu­ra­li­za­do de pro­duc­ción, de carác­ter depen­dien­te y aso­cia­do al capi­tal finan­cie­ro glo­bal.

Los pro­duc­tos agrí­co­las en el con­tex­to glo­bal del mar­ke­ting con­tem­po­rá­neo se han vis­to cada vez más influen­cia­dos por movi­mien­tos espe­cu­la­ti­vos, con­vir­tién­do­se en una cla­se de acti­vo finan­cie­ro. Ante­rior­men­te, los deri­va­dos de mate­rias pri­mas se uti­li­za­ban como ins­tru­men­to de cober­tu­ra, con­tra­rres­tan­do la vola­ti­li­dad de los pre­cios de estos bie­nes.

Recien­te­men­te, estos mer­ca­dos han sido incor­po­ra­dos por la espe­cu­la­ción mun­dial, esta­ble­cien­do una corre­la­ción entre las mate­rias pri­mas y otros seg­men­tos finan­cie­ros, un pro­ce­so ren­tis­ta des­vin­cu­la­do de la pro­duc­ción real.

Ban­cos como Gold­man Sachs, Mor­gan Stan­ley y Citi­bank, así como otros acto­res finan­cie­ros, han migra­do a este mer­ca­do. Por ejem­plo, Blac­kRock, una de las empre­sas de inver­sión más gran­des del mun­do, tie­ne un Fon­do Agrí­co­la para inver­tir en acti­vos tales como: el mer­ca­do futu­ro de pro­duc­tos agrí­co­las, tie­rras rura­les y empre­sas trans­na­cio­na­les de sumi­nis­tro de insu­mos y pro­duc­tos bási­cos. Su car­te­ra de accio­nes inclu­ye a Mon­san­to, Syn­gen­ta, Tyson Foods, Dee­re and Co y ADM, entre otros.

Las empre­sas trans­na­cio­na­les pro­vee­do­ras de mate­rias pri­mas e insu­mos agrí­co­las (fer­ti­li­zan­tes y pla­gui­ci­das) rea­li­zan sus acti­vi­da­des con for­mas espe­cu­la­ti­vas-finan­cie­ras. Un núme­ro limi­ta­do de estas empre­sas (oli­go­po­lio) con­tro­la las prin­ci­pa­les cade­nas de insu­mos y mate­rias pri­mas con la corres­pon­dien­te infra­es­truc­tu­ra finan­cie­ra y el sis­te­ma espe­cu­la­ti­vo com­ple­men­ta­rio de deri­va­dos. Inter­vie­ne en las fluc­tua­cio­nes del mer­ca­do finan­cie­ro mun­dial, inclui­da la pro­vo­ca­ción y explo­ta­ción de estas fluc­tua­cio­nes.

De este selec­to gru­po trans­na­cio­nal, ope­ran en el mer­ca­do nacio­nal de com­mo­di­ties: Car­gill, ADM (Archer Daniels Mid­land), LDC (Louis Drey­fus Com­pany) y Bun­ge. Más recien­te­men­te, el gru­po Wil­mar, de Sin­ga­pur y la empre­sa esta­tal chi­na Cof­coa. Sin pes­ti­ci­das, Syn­gen­ta, Bayer, BASF y DuPont. El sec­tor de los fer­ti­li­zan­tes está domi­na­do por Norsk Hydro y Mosaic.

En la fabri­ca­ción de bie­nes inten­si­vos en recur­sos natu­ra­les (azú­car, alcohol, papel, celu­lo­sa, agro­in­dus­tria de jugos y car­nes, entre otros), el per­fil de ges­tión se trans­for­mó, tan­to con la pre­sen­cia de capi­tal extran­je­ro en el con­trol de la cade­na de valor, como inter­na­cio­na­li­za­ción de acti­vos nacio­na­les. Este pro­ce­so se lle­vó a cabo prin­ci­pal­men­te a tra­vés de fusio­nes y adqui­si­cio­nes lide­ra­das por ban­cos y otras ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras. Un ejem­plo es el agro­ne­go­cio de la caña de azú­car con la entra­da de capi­tal extran­je­ro como acti­vo físi­co; y otro ejem­plo es el sec­tor de pro­ce­sa­mien­to de car­ne, don­de JBS se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal pro­vee­dor mun­dial de car­ne de res.

El mer­ca­do de la tie­rra y el ren­tis­ta mun­dial se fusio­na­ron en el terri­to­rio nacio­nal, con la inver­sión de capi­tal finan­cie­ro en la bús­que­da de la valo­ra­ción y espe­cu­la­ción de la tie­rra, que se hizo paten­te a par­tir de 2008, debi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca. La com­pra de tie­rras com­bi­na­da con la espe­cu­la­ción en los mer­ca­dos finan­cie­ros había deter­mi­na­do la expan­sión de las empre­sas comer­cia­les de tie­rras agrí­co­las (com­pra, ven­ta y arren­da­mien­to), con los fon­dos de inver­sión glo­ba­les como la prin­ci­pal fuen­te de recur­sos finan­cie­ros, la tie­rra como un acti­vo finan­cie­ro glo­bal.

Por ejem­plo, SLC Agrí­co­la (el mayor pro­duc­tor de gra­nos y fibras del mun­do) admi­nis­tra SLC Land en una empre­sa con­jun­ta con el fon­do inglés Valian­ce, con­tro­lan­do casi medio millón de hec­tá­reas de tie­rra.

La empre­sa Radar Imo­bi­liá­ria Agrí­co­la SA, con­tro­la­da por las socie­da­des COSAN Limi­ted y Man­si­lla Par­ti­ci­pações, (accio­nis­ta mayo­ri­ta­ria, de la cual el fon­do de pen­sio­nes TIAA – Tea­chers Insu­ran­ce and Annuity Asso­cia­tion of Ame­ri­ca – es pro­pie­ta­rio pleno), admi­nis­tra cer­ca de 300 mil hec­tá­reas.

El capi­tal finan­cie­ro sub­con­tra­ta el nego­cio con la tie­rra, exi­mién­do­se de res­pon­sa­bi­li­dad por los impac­tos cau­sa­dos​por la espe­cu­la­ción en el cam­po bra­si­le­ño, ya que no son pro­pie­ta­rios direc­tos de la tie­rra, ras­go ocul­to en la apro­pia­ción sobre el ori­gen real del capi­tal.

Final­men­te, el capi­tal finan­cie­ro glo­bal bus­ca ele­var la lógi­ca ren­tis­ta a la tie­rra, trans­for­man­do la pro­pie­dad de la tie­rra en una opor­tu­ni­dad para los acti­vos finan­cie­ros, inde­pen­dien­te­men­te de la pro­duc­ción pri­ma­ria real. Por ello, el actual gobierno ha dic­ta­do la Medi­da Pro­vi­sio­nal (MP) 8922019, trans­for­ma­da en Ley Ordi­na­ria 139862020. Esta Ley Ordi­na­ria ins­ti­tu­yó la adju­di­ca­ción de la pro­pie­dad, es decir, el des­mem­bra­mien­to de la pro­pie­dad a efec­tos de garan­tías cre­di­ti­cias, y ya no es nece­sa­rio com­pro­me­ter el total de la pro­pie­dad, y cons­ti­tu­yó el CIR (Cédu­la Imo­bi­liá­ria Rural), que se pue­de nego­ciar en el mer­ca­do. de valo­res.

Este reali­dad mues­tra el some­ti­mien­to de la sobe­ra­nía terri­to­rial y agrí­co­la a los intere­ses impe­ra­ti­vos de la agro­in­dus­tria. Un modo de pro­duc­ción que ya no es nacio­nal, adap­tán­do­se a pro­ce­sos que rede­fi­nie­ron su fun­cio­na­li­dad al capi­tal glo­bal.

(Rai­mun­do Pires Sil­va es agró­no­mo, direc­tor de ABRA, con maes­tría en Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co /​UNICAMP y doc­to­ra­do en Desa­rro­llo Terri­to­rial y Ambien­tal /​UNIARA.)

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *