Argen­ti­na. La moles­ta y rui­do­sa pro­tes­ta poli­cial que no dejó dor­mir a los veci­nos de Lanús

Por Car­los Rodrí­guez, 9 sep­tiem­bre 2020.

En pleno cen­tro, sobre la ave­ni­da Yri­go­yen, poli­cías con uni­for­me y de civil cor­ta­ron media cal­za­da des­de la maña­na del mar­tes. Por Car­los Rodríguez

Sire­nas poli­cia­les duran­te el día, bom­bos en la noche y una cho­ri­cea­da monu­men­tal, fue­ron las for­mas que adqui­rió la pro­tes­ta de la Poli­cía de Lanús, que se sumó a las que vie­nen ocu­rrien­do en otros luga­res del conur­bano bonae­ren­se. En pleno cen­tro, sobre la ave­ni­da Yri­go­yen –a la que casi todo el mun­do sigue lla­man­do Pavón – , poli­cías con uni­for­me y de civil, hom­bres y muje­res, cor­ta­ron la mitad de la cal­za­da des­de la maña­na del mar­tes, lo que pro­vo­có un caos en el trán­si­to, el des­vío de las líneas de colec­ti­vo y una con­cen­tra­ción de per­so­nas que rom­pe las nor­mas esta­ble­ci­das para el ais­la­mien­to social por la pandemia. 

Des­de que empe­zó la cua­ren­te­na, el Bin­go Lanús, en Yri­go­yen 4450, se ha con­ver­ti­do en un lugar de refe­ren­cia, de encuen­tro, para ven­tas for­ma­les e infor­ma­les, e inclu­so para citas amo­ro­sas o labo­ra­les pac­ta­das onli­ne. Des­de el mar­tes por la maña­na, el área ha sido copa­da por mani­fes­tan­tes ves­ti­dos en su mayo­ría con el regla­men­ta­rio uni­for­me azul. La ave­ni­da, que a esa altu­ra está a metros de la esta­ción de la Línea Roca, sigue cor­ta­da por más de vein­te patru­lle­ros y dece­nas de motos policiales.

Cer­ca del medio­día, en ese tra­mo de la ave­ni­da, el humo que tapa­ba en par­te la visión y el aro­ma que des­pe­dían cen­te­na­res de cho­ri­zos ali­nea­dos pro­li­ja­men­te sobre dos enor­mes parri­llas, daban todo el aspec­to de un pic­nic dominguero.

Veci­nos que viven en edi­fi­cios ubi­ca­dos sobre las calles Juan Piñei­ro y Sitio de Mon­te­vi­deo, que cor­tan Yri­go­yen a esa altu­ra, daban cuen­ta de una noche “movi­da”, la del mar­tes al miér­co­les. Los bom­bos en manos poli­cia­les, sona­ron inclu­so más fuer­te y por más tiem­po que en mayo de 2016, cuan­do el Club Atlé­ti­co Lanús se con­sa­gró cam­peón del fút­bol argen­tino. “No me deja­ron dor­mir. ¿Te das cuen­ta? Y des­pués nos que­ja­mos de los pibes que salían a la madru­ga­da de los boli­ches”. Las que pro­tes­ta­ban, con cara de mal dor­mi­das, eran dos muje­res para­das en la esqui­na de la piz­ze­ría Las Pal­mas, mien­tras recor­da­ban la noc­tur­na batu­ca­da policial.

“Nos vamos a que­dar acá has­ta que nos escu­chen”, dijo uno de los poli­cías con­cen­tra­dos fren­te al Bin­go, al ser con­sul­ta­do por un comer­cian­te de la zona. “Que nos san­cio­nen, ya no nos impor­ta nada”, agre­gó otro mani­fes­tan­te, cuya fra­se fue acom­pa­ña­da con ges­tos de apro­ba­ción de sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de la fuer­za. Un voce­ro de los uni­for­ma­dos, ante una con­sul­ta de este dia­rio, admi­tió que si bien había “algu­nos fami­lia­res” acom­pa­ñán­do­los, la mayo­ría eran poli­cías en acti­vi­dad y “unos pocos reti­ra­dos” que se acer­ca­ron a expre­sar su apoyo.

Algu­nos auto­mo­vi­lis­tas que pasan fren­te al lugar, por el anda­ri­vel habi­li­ta­do de la ave­ni­da, el que va en direc­ción Ban­fi­eld-Lomas de Zamo­ra, tocan boci­na en señal de adhe­sión a la pro­tes­ta. Otros veci­nos de la zona, en cam­bio, con­si­de­ran que lo que suce­de es “una bar­ba­ri­dad, una paya­sa­da”. No fal­tó el que al pasar deja su sen­ten­cia lapi­da­ria: “Da lo mis­mo si están o no están, si no sir­ven para­da nada. Si noso­tros arma­mos este qui­lom­bo, vie­nen estos y nos cagan a palos”. La mayo­ría de los que se jun­tan en las esqui­nas para relo­jear lo que está suce­dien­do, mani­fies­ta preo­cu­pa­ción por un hecho que con­si­de­ran “muy gra­ve en medio de la situa­ción que vivi­mos todos”. 

En Lanús este, del otro lado de las vías del ferro­ca­rril Roca, los comer­cian­tes que tie­nen sus nego­cios sobre la pea­to­nal 9 de Julio, rue­gan que todo se solu­cio­nes pron­to por­que “los de la Poli­cía local no pue­den dar­le segu­ri­dad a nadie”. Cuen­tan que este miér­co­les por la tar­de “dos pare­jas se pelea­ron a las trom­pa­das y uno de los tipos sacó un cuchi­llo”. Final­men­te, la inter­ven­ción de per­so­nas que pasa­ban por el lugar hizo que la cosa “no pasa­ra a mayo­res, por­que los de la Local lle­ga­ron cuan­do ya había pasa­do todo”.

El jefe de Gabi­ne­te del muni­ci­pio de Lanús, Die­go Kra­vetz, lue­go de cali­fi­car de “jus­to” el recla­mo de los agen­tes de la Poli­cía Bonae­ren­se, sos­tu­vo ante los medios loca­les y a tra­vés de las redes socia­les que la pobla­ción “está cui­da­da” por­que ante la emer­gen­cia “se dis­pu­sie­ron vein­te móvi­les de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na y diez del Coman­do de Patru­llas para res­pon­der al 911, que es aten­di­do por per­so­nal jerár­qui­co poli­cial y hay móvi­les de las comi­sa­rías al man­do de los jefes de calle”.

En el infor­me anual sobre vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal pre­sen­ta­do a fines de agos­to por la Comi­sión Pro­vin­cial por la Memo­ria (CPM), se seña­ló entre los datos más gra­ves la sobre­po­bla­ción de dete­ni­dos en 270 comi­sa­rías bonae­ren­se. El mayor por­cen­ta­je de cre­ci­mien­to se dio en Lanús, duran­te los cua­tro años de ges­tión del gobierno de Cam­bie­mos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *