Argen­ti­na. Impor­tan­te comu­ni­ca­do de la Liga por los Dere­chos Huma­nos sobre la rebe­lión poli­cial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de sep­tiem­bre 2020.

Así no se resuel­ve la cues­tión de la lla­ma­da “inse­gu­ri­dad”, ni la con­duc­ción de la Bonae­ren­se ni mucho menos, enfren­tar el Plan Gol­pis­ta de las dere­chas y el Impe­ria­lis­mo Yan­kee.

En medio de una catás­tro­fe sani­ta­ria, pro­vo­ca­da por el sabo­ta­je a las medi­das de dis­tan­cia social, la fal­ta de pre­vi­sión sobre el plan­tel medi­co inten­si­vis­ta y la apa­ren­te resig­na­ción del Minis­te­rio de Salud de la Nación, una ver­da­de­ra sedi­ción poli­cial se ha des­ata­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, con final incier­to, y segu­ra­men­te cos­to­so para el gobierno y el cam­po popu­lar.

Nin­gu­na de estas cala­mi­da­des eran ni son inevi­ta­bles, nada hay “natu­ral” en una pan­de­mia des­bor­da­da y mucho menos en una rebe­lión de la fuer­za poli­cial más cruel, corrup­ta y vio­len­ta de la Argen­ti­na.

Des­de el momen­to de la cons­ti­tu­ción del Fren­te de Todos, herra­mien­ta elec­to­ral crea­da para derro­tar a Macri en el terreno elec­to­ral, la hege­mo­nía de esa fuer­za ha opta­do una y otra vez por inten­tar resol­ver los esco­llos por la vía del acuer­do con la dere­cha, vetan­do y des­alen­tan­do la movi­li­za­ción popu­lar, en un cla­ro mode­lo de acción polí­ti­ca cupu­lar cuyos resul­ta­dos están a la vis­ta en la foto del nue­ve de setiem­bre: poli­cías arma­dos en la puer­ta de la Resi­den­cia Pre­si­den­cial y nue­vo récord de infec­ta­dos por el Covid 19, aho­ra 12293 en un día.

Es la hora de balan­cear un mode­lo de cons­truc­ción de poder polí­ti­co, de vol­ver a con­fiar en los movi­mien­tos socia­les que tam­bién debe­rían reco­no­cer que no hay razón algu­na para trans­fe­rir a nadie la defen­sa de nues­tros dere­chos y la con­quis­ta de nues­tros sue­ños.

La Bonae­ren­se defien­de sus pri­vi­le­gios

El ase­si­na­to de Lucas Verón en La Matan­za y la des­apa­ri­ción for­za­da segui­da de muer­te de Facun­do Astu­di­llo Cas­tro son los casos más rele­van­tes de una for­mi­da­ble segui­di­lla de agra­vios, ame­na­zas, deten­cio­nes arbi­tra­rias, tor­tu­ras en sede poli­cial, muer­te por Coro­na­vi­rus en sede peni­ten­cia­ria, ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les nom­bra­dos como “gati­llo fácil” y has­ta accio­nes de gru­pos fas­cis­tas de van­da­li­za­ción de espa­cios de memo­ria (el cole­gio don­de estu­dio Tere­sa Israel, los loca­les de la JP y el Pece de San Mar­tín y has­ta los pañue­los blan­cos de la Pla­za de Mayo)

De todos estos temas hubo deba­tes socia­les, con­fron­ta­ción entre la dere­cha clá­si­ca y el gobierno y has­ta entre sec­to­res del mis­mo gobierno, bási­ca­men­te entre las posi­cio­nes que sus­ten­ta­ba el Minis­te­rio de Segu­ri­dad de Nación y el de pro­vin­cia, apa­ren­te­men­te apo­ya­dos por sus res­pec­ti­vos pode­res eje­cu­ti­vos.

Ber­ni sos­tu­vo una defen­sa orto­do­xa, a lo Bull­rich, del accio­nar de las fuer­zas poli­cia­les, lo que resal­tó al momen­to del secues­tro de Facun­do dado su defen­sa a ultran­za de la Bonae­ren­se y una defen­sa aún más con­ser­va­do­ra del “dere­cho a la pro­pie­dad pri­va­da,” por enci­ma y con­tra todo otro dere­cho, en el deba­te sobre las tomas de terre­nos bal­díos por per­so­nas pri­va­das del dere­cho cons­ti­tu­cio­nal a la vivien­da. Si Ber­ni se reco­no­ce pero­nis­ta, diga­mos que lo hace en la línea de Isa­bel, López Rega, Las­ti­ri y los que crea­ron la Tri­ple A y lan­za­ron el Ope­ra­ti­vo Inde­pen­den­cia. Sus denun­cias con­tra los com­pa­ñe­ros del Movi­mien­to Evi­ta y otros movi­mien­tos nos remon­tan a aque­llos años de El Cau­di­llo, el dia­rio que anun­cia­ba los ase­si­na­tos de la Tri­ple A. Su pasa­do gol­pis­ta y sus ambi­cio­nes lo con­vier­ten en un suje­to muy peli­gro­so para la demo­cra­cia y en pri­mer lugar para quie­nes lo pro­mo­vie­ron y defien­den. La vie­ja his­to­ria de Fran­kens­tein se renue­va.

Por su lado, la Minis­tra Fre­de­ric debu­tó reci­bien­do a los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos, pro­me­tien­do una ges­tión huma­nis­ta y abo­cán­do­se a revi­sar el farra­go de Pro­to­co­los y Regla­men­tos que no solo die­ron cober­tu­ra a las accio­nes per­se­cu­to­rias y repre­si­vas, sino que casi las obli­ga­ban a la fuer­za. La revi­sión del ‚modo en que se efec­tuó el Ope­ra­ti­vo con­tra San­tia­go Mal­do­na­do, la denun­cia penal corres­pon­dien­te, el esfuer­zo por ten­der puen­tes con las comu­ni­da­des mapu­ches del sur y una ima­gen ins­ti­tu­cio­nal que bus­ca empa­tía con los sec­to­res popu­la­res, apa­re­cen como sus pun­tos fuer­tes. El com­pro­mi­so con el escla­re­ci­mien­to del caso Facun­do Astu­di­llo Cas­tro apa­re­ció con­tra­pues­to al dis­cur­so y la prác­ti­ca del Minis­te­rio y el gobierno de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires que no qui­so (o no supo) des­pe­gar­se nun­ca de la Bonae­ren­se en un caso don­de cua­ren­ta años de lucha con­tra el gati­llo fácil están en jue­go por lo que de qué lado de la mecha se colo­ca cada cual es deci­si­vo.

El trein­ta de abril Facun­do Cas­tro des­apa­re­ce en un via­je a Bahía Blan­ca. El cin­co ce junio su mamá hace la denun­cia por des­apa­ri­ción for­za­da. El 16 de agos­to se encuen­tra un cuer­po esque­la­ti­za­do en un can­gre­jal. El dos de setiem­bre se iden­ti­fi­can esos res­tos como los de Facun­do Astu­di­llo Cas­tro. Dos días des­pués, o sea el cua­tro de setiem­bre, los gobier­nos nacio­nal y pro­vin­cial lan­zan un mega plan de segu­ri­dad con­sis­ten­te en más poli­cías, más autos, más balas, más tec­no­lo­gía. Nada ori­gi­nal, nada que no hayan hecho todos los gober­na­do­res ante­rio­res quie­nes tam­bién todos dije­ron que nun­ca antes se había hecho seme­jan­te esfuer­zo y otras pava­das. El ocho de setiem­bre, una rebe­lión poli­cial comen­zó so pre­tex­to de recla­mos sala­ria­les, ocu­pan­do nada menos que un lugar que en épo­cas de la dic­ta­du­ra mili­tar, un cen­tro clan­des­tino de deten­ción tor­tu­ra y exter­mi­nio, Puen­te 12.

Des­de el cua­tro al nue­ve de setiem­bre el pre­si­den­te ha habla­do varias veces sobre el tema de la lla­ma­da segu­ri­dad y la Bonae­ren­se. Fin­ge que es un tema sala­rial, des­co­no­ce el con­tex­to y la pro­yec­ción de la movi­da poli­cial (empa­ren­ta­da con los gol­pes poli­cia­les en Ecua­dor y Boli­via). De Facun­do, ni una pala­bra; de Lucas Verón y los otros cien­tos de jóve­nes vio­len­ta­dos en sus dere­chos, ni una pala­bra; del com­ba­te con­tra la vio­len­cia policial/​estatal, ni una pala­bra.

Es lla­ma­ti­vo que el cua­tro de setiem­bre, dos días des­pués que se iden­ti­fi­que a Facun­do y cua­tro antes de le rebe­lión poli­cial, Fer­nán­dez haya dicho ” el pro­ble­ma de la inse­gu­ri­dad en el Gran Bue­nos Aires es el tema que más nos preo­cu­pa, más allá de la pan­de­mia” como si la pan­de­mia no fue­ra de lejos lo que más debie­ra ocu­par­lo, y de modo urgen­te.

En un escri­to publi­ca­do en Pági­na 12 el lunes sie­te de setiem­bre, el famo­so bió­lo­go Alber­to Korn­blit dice:”… esta­mos en cre­ci­mien­to expo­nen­cial de muer­tes: el 17 de mayo tenía­mos 375, el 11 de junio 865, el 5 de julio 1500, el 27 de julio 3 mil, el 19 de agos­to 6 mil. Aho­ra esta­mos en más de 9 mil y la pro­yec­ción indi­ca que para el 15 – 16 de sep­tiem­bre lle­ga­re­mos a 12 mil. Si el 11 de junio (cuan­do tenía­mos menos de mil) nos hubie­ran dicho que en sep­tiem­bre ten­dría­mos éstas cifras, de segu­ro, tam­bién nos habría pare­ci­do una exa­ge­ra­ción.”

O sea, que casi en un para­le­lo per­fec­to, el covid 19 se dis­pa­ró en los mis­mos días que Facun­do Cas­tro des­apa­re­cía y era lue­go encon­tra­do. Pero Fer­nán­dez deci­dió lan­zar el Plan de Segu­ri­dad, opcio­nes polí­ti­cas, no capri­chos.

En estos días, dos dis­cu­sio­nes cru­za­ron en el espa­cio social que resis­tió al macris­mo y fue la base del triun­fo de Fer­nán­dez y Kici­llof: cómo redu­cir la vio­len­cia esta­tal, cómo impe­dir la impu­ni­dad de los ase­si­nos de Facun­do, de San­tia­go, de Rafael, de Lucas, de tan­tas y tan­tos por un lado y cómo fre­nar el esta­lli­do de los con­ta­gios que traen muer­te y van liman­do día a día la capa­ci­dad del sis­te­ma de salud públi­ca para resis­tir la pan­de­mia por el otro. No estoy dicien­do que la mayo­ría pien­se como noso­tros en uno u otro tema, no, pero sí que esa eran las preo­cu­pa­cio­nes al momen­to del lan­za­mien­to del Plan de Segu­ri­dad.

Sin embar­go, el Fren­te de Todos que asu­me los gobier­nos de la Nación y la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, deci­dió escu­char otros deba­tes y otras voces. No por nada se hicie­ron reite­ra­das men­cio­nes a la inci­den­cia de la temá­ti­ca en la lla­ma­da opi­nión públi­ca y la ciu­da­da­nía. Como no podía ser de otro modo, el empo­de­ra­mien­to de la ges­tión Ber­ni a la Bonae­ren­se, suma­do al reco­no­ci­mien­to de sus deman­das por el Pre­si­den­te y el Gober­na­dor, desem­bo­ca­ron en esta rebe­lión casi de un modo direc­to, para nada casual o sor­pre­si­vo. No es la pri­me­ra vez que la con­ce­sión en cues­tio­nes de prin­ci­pio le jue­ga en con­tra a la fuer­za polí­ti­ca gober­nan­te.

Me per­mi­to hacer un míni­mo reco­rri­do para decir que en el año 2004, ple­na vigen­cia del lide­raz­go de Nés­tor Kirch­ner, lue­go de movi­li­za­cio­nes mon­ta­das por la dere­cha detrás del caso Blum­berg se san­cio­na­ron en el Con­gre­so, con el voto de la ban­ca­da mayo­ri­ta­ria, las lla­ma­das ley Blum­berg que oca­sio­na­ron entre otras cosas Suma de penas: per­mi­te adi­cio­nar el tiem­po de pri­sión por dis­tin­tos deli­tos comu­nes come­ti­dos por la mis­ma per­so­na, con un tope de 50 años (antes el máxi­mo era de 25), Endu­re­ci­mien­to de penas: para los robos come­ti­dos con armas, para la tenen­cia ile­gal de armas –no inclu­ye las de cali­bres menores‑, y para deli­tos «abe­rran­tes», como secues­tros extor­si­vos segui­do de muer­te, la vio­la­ción segui­da de muer­te y la tor­tu­ra segui­da de muer­te, Prohi­bi­ción de las sali­das anti­ci­pa­das de pri­sión: limi­ta la liber­tad con­di­cio­nal para los auto­res de los ya men­cio­na­dos deli­tos «abe­rran­tes»
En el año 2007 el pre­si­den­te Kirch­ner envío y defen­dió la san­ción de una ley anti­te­rro­ris­ta a pedi­do de los orga­nis­mos internaci0onales finan­cie­ros, ley que fue vuel­ta a refor­mar a pedi­do de Cris­ti­na en el año 2011. El cen­tro ideo­ló­gi­co de la ley es el Art. 213 ter: «Se impon­drá pri­sión o reclu­sión de CINCO a VEINTE años al que toma­re par­te de una aso­cia­ción ilí­ci­ta cuyo pro­pó­si­to sea, median­te la comi­sión de deli­tos, ate­rro­ri­zar a la pobla­ción u obli­gar a un gobierno o a una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal a rea­li­zar un acto o abs­te­ner­se de hacer­lo (…)» que deja abier­ta la per­se­cu­ción a cual­quie­ra que resis­ta cual­quier medi­da guber­na­men­tal y que sen­tó las bases para la crea­ción por ley del lla­ma­do Tes­ti­go Arre­pen­ti­do que resul­tó cla­ve en las ope­ra­cio­nes de per­se­cu­ción polí­ti­ca con­tra algu­nos de los que la san­cio­na­ron a pesar de que una pres­ti­gio­sa Madre de Pla­za de Mayo dijo que se san­cio­na­ba para no usar­la a lo que le con­tes­té que las leyes que no se quie­ren uti­li­zar no se san­cio­nan. Sen­ci­llo de enten­der. Aun­que toda­vía la ley no ha sido uti­li­za­da en nin­gún jui­cio penal fede­ral, sus con­se­cuen­cias ideo­ló­gi­cas cul­tu­ra­les han sido demo­le­do­ras y pres­cin­dir de su aná­li­sis al momen­to de pen­sar cómo se cons­tru­yó el law fare en Amé­ri­ca Lati­na (leyes idén­ti­cas se vota­ron en casi todos los paí­ses)
Y un últi­mo recuer­do, de 2017, más cer­cano por­que fui­mos con­vo­ca­dos por el Sena­do de la Nación a opi­nar ante una Comi­sión pre­si­di­da por un ex com­pa­ñe­ro de la cár­cel de Coron­da bajo la dic­ta­du­ra, el sena­dor entre­rriano Guas­ta­vino, alia­do enton­ces al macris­mo en la san­ción de la refor­ma de la Ley de Eje­cu­ción Penal impul­sa­da por Macri y con pleno apo­yo de la “opi­nión públi­ca” Con la nue­va nor­ma­ti­va prác­ti­ca­men­te cesa­ron todos los estí­mu­los para tra­ba­jar o estu­diar (antes esti­mu­la­dos con reduc­ción de pena según la tra­di­ción peni­ten­cia­ria que lle­va casi un siglo). El alar­ga­mien­to de la pena, suma­do al aumen­to del mon­to puni­to­rio de las con­de­nas anti­ci­pa un colap­so peni­ten­cia­rio que no se resol­ve­rá con la pro­me­sa de más cár­ce­les. La pan­de­mia puso de mani­fies­to la catás­tro­fe huma­ni­ta­ria que se vive tras los muros. Unos doce mil en cár­ce­les fede­ra­les y otros ochen­ta y tres mil en las uni­da­des pro­vin­cia­les, acer­cán­do­nos a los cien mil per­so­nas pri­va­das de la liber­tad efec­ti­va.

Lo hemos dicho en una pre­sen­ta­ción ante el Minis­te­rio de Segu­ri­dad de la Nación y de la Comi­sión de Segu­ri­dad del Con­gre­so de la Nación. Lle­va­mos casi cua­ren­ta años de refor­mas poli­cia­les, pla­nes de segu­ri­dad, refor­mas legis­la­ti­vas y todas con el mis­mo mode­lo o matriz. A veces se amplían las juris­dic­cio­nes, a veces se achi­can, a veces se echan poli­cías a veces se toman. Y sin embar­go la vio­len­cia esta­tal no baja y las mafias del deli­to no des­apa­re­cen. El resul­ta­do sobre la diná­mi­ca del deli­to es casi intras­cen­den­te pero las refor­mas, siem­pre regre­si­vas, siem­pre un poqui­to más mano duras y puni­ti­vi­tas son el cal­do de cul­ti­vo para el pen­sa­mien­to de dere­cha que pre­go­na algu­nas men­ti­ras que el gobierno nacio­nal aho­ra ha hecho ver­da­de­ras.
Uno. La inse­gu­ri­dad la pro­vo­can los pobres, cuan­do se tien­tan con el deli­to como ha dicho Fer­nán­dez, enton­ces, si se tien­tan, palo y a la bol­sa, o sea, más poli­cías, más armas, más cár­ce­les. Es inacep­ta­ble que la inse­gu­ri­dad ven­ga del lado de los pobres “ten­ta­dos” en momen­tos que dos­cien­tos argen­ti­nos mue­ren por el Covid19, es decir por un sis­te­ma de salud insu­fi­cien­te, diez­ma­do por polí­ti­cas de pri­va­ti­za­cio­nes y ajus­tes per­pe­tuos. La inse­gu­ri­dad es que no haya médi­cos inten­si­vis­tas y que los que hay cobren unos cua­ren­ta mil pesos, mien­tras se des­ti­nan trein­ta y sie­te mil sete­cien­tos millo­nes al nue­vo plan, o sea a los poli­cías más corrup­tos y mafio­sos, los de la Bonae­ren­se.
Dos. Cuan­to más poli­cías más segu­ri­dad como si la poli­cía no tuvie­ra nada que ver con el lava­do de dine­ro, el trá­fi­co de dro­gas, la pros­ti­tu­ción y explo­ta­ción de las niñas, niños y ado­les­cen­tes. Se pre­ten­de que agran­dar la Poli­cía es la solu­ción cuan­do todos sabe­mos que son par­te del pro­ble­ma. Se pre­ten­de que el pro­ble­ma se resuel­ve con bue­nos cur­sos de for­ma­ción cuan­do la cul­tu­ra repre­so­ra es cons­ti­tu­ti­va de la vida coti­dia­na de la fuer­za y las seña­les de más auto­no­mía se tra­du­cen en más vio­len­cia y más nego­cios. Lejos de resol­ver, el Plan aumen­ta­rá la inse­gu­ri­dad aún en la inter­pre­ta­ción medio­cre y estre­cha que le asig­na el gobierno.
Tres. Lo que debe man­dar en un gobierno es la opi­nión públi­ca, no impor­ta si es de dere­cha, no impor­ta si la for­ma­tea Cla­rín y los medios comer­cia­les. Nadie tie­ne dere­cho a dis­cu­tir nada pues­to que el mun­do es así y así será para siem­pre. Des­pués de todo lo que se dijo sobre la Bonae­ren­se, des­pués de todo lo que dijo la madre de Facun­do sobre Ber­ni, la foto del pre­si­den­te con el gober­na­dor delan­te de una for­ma­ción de autos poli­cia­les es el ges­to que recon­for­ta a Cla­rín y a la dere­cha. Aho­ra, cada vez que se pre­ten­da salir de esa foto (repug­nan­te a las con­cien­cias demo­crá­ti­cas) la dere­cha mediá­ti­ca le exi­gi­rá que vuel­va allí, que se que­de allí. Que eso es lo que quie­re la “opi­nión públi­ca”. Pre­ten­der cam­biar algo en acuer­do de los pode­res más con­cen­tra­dos es de una inge­nui­dad extre­ma o de un cinis­mo cruel.
Otros (Callo­ni, Borón, Beins­tein) han escri­to sobre las gue­rras de cuar­ta dimen­sión, los alcan­ces del law fare com­bi­na­do con accio­nes poli­cia­les y de ocu­pa­ción de espa­cios públi­cos por las dere­chas. Todo es dema­sia­do obvio para acep­tar que la rebe­lión es un pro­ble­ma sala­rial moti­va­do en la injus­ta dis­tri­bu­ción de la copar­ti­ci­pa­ción impo­si­ti­va. Más allá de eso y de muchas más posi­bles cau­sas, hay un plan gol­pis­ta en mar­cha y no es cedien­do y cedien­do que se lo va a derro­tar.
Es impres­cin­di­ble mar­car la auto­ri­dad pre­si­den­cial ante los rebe­la­dos, ante la dere­cha gol­pis­ta y todos los que hoy mis­mo están mos­tran­do las uñas geno­ci­das, sucias de san­gre vie­ja y dóla­res fres­cos.
Pero para ello, es evi­den­te, que el movi­mien­to popu­lar debe­rá hacer oír su poten­te voz. Otra vez. Como sea

José Schul­man, pre­si­den­te de la Liga Argen­ti­na por los Dere­chos Huma­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *